Entradas

2019-07-14 – Pentecostes 05

Print Friendly, PDF & Email

El quinto domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: Lamentablemente la mayoría del mundo siempre rechazará a Cristo, el Pastor sufrido, como su Salvador, pero nosotros, viéndolo por los ojos de la fe, vamos a poder hacer la misma confesión que San Pedro, “Eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

La Colecta: Oh Señor, cuya presencia misericordiosa nunca deja de gobernar y dirigir a los que has alimentado en tu amor y adoración: Haz que reverenciemos y amemos sin cesar tu santo nombre; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Zacarías 13:7-9 En esta lectura, Dios por medio del Profeta Zacarías, predice los sufrimientos de Cristo y la subsecuente reacción de sus discípulos. Aunque muchos se perderán, “la tercera parte” serán fieles a Dios.

7Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos. 8Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella. 9Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.

El Salmo del Día: Salmo 22

Al músico principal; sobre Ajelet-sahar. Salmo de David.

1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;

Y de noche, y no hay para mí reposo.

3 Pero tú eres santo,

Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

4 En ti esperaron nuestros padres;

Esperaron, y tú los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados;

Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

6 Mas yo soy gusano, y no hombre;

Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7 Todos los que me ven me escarnecen;

Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:

8 Se encomendó a Jehová; líbrele él;

Sálvele, puesto que en él se complacía.

9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;

Porque no hay quien ayude.

12 Me han rodeado muchos toros;

Fuertes toros de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí su boca

Como león rapaz y rugiente.

14 He sido derramado como aguas,

Y todos mis huesos se descoyuntaron;

Mi corazón fue como cera,

Derritiéndose en medio de mis entrañas.

15 Como un tiesto se secó mi vigor,

Y mi lengua se pegó a mi paladar,

Y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque perros me han rodeado;

Me ha cercado cuadrilla de malignos;

Horadaron mis manos y mis pies.

17 Contar puedo todos mis huesos;

Entre tanto, ellos me miran y me observan.

18 Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

19 Mas tú, Jehová, no te alejes;

Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.

20 Libra de la espada mi alma,

Del poder del perro mi vida.

21 Sálvame de la boca del león,

Y líbrame de los cuernos de los búfalos.

22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos;

En medio de la congregación te alabaré.

23 Los que teméis a Jehová, alabadle;

Glorificadle, descendencia toda de Jacob,

Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.

24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

25 De ti será mi alabanza en la gran congregación;

Mis votos pagaré delante de los que le temen.

26 Comerán los humildes, y serán saciados;

Alabarán a Jehová los que le buscan;

Vivirá vuestro corazón para siempre.

27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra,

Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

28 Porque de Jehová es el reino,

Y él regirá las naciones.

29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra;

Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,

Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

30 La posteridad le servirá;

Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.

31 Vendrán, y anunciarán su justicia;

A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

La Segunda Lectura: Gálatas 3:23-29 Dado que la salvación es por su sola gracia, Dios no hace excepción de personas. “El que creyere y fuere bautizado será salvo.” No importa nuestra edad, nuestra raza, ni nuestro sexo; somos hijos de Dios y herederos de la salvación.

23Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. 24De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. 25Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, 26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Porque somos hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre! ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 9:18-24 Así como en los días de Cristo, hoy en día, la mayoría del mundo no reconoce a Cristo por quien es. Por lo tanto, qué siempre confesemos al mundo la verdad de que él es el Salvador prometido, el Hijo del Dios viviente.

18Aconteció que mientras Jesús oraba aparte, estaban con él los discípulos; y les preguntó, diciendo: ¿Quién dice la gente que soy yo? 19Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado. 20Él les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy? Entonces respondiendo Pedro, dijo: El Cristo de Dios.

21Pero él les mandó que a nadie dijesen esto, encargándoselo rigurosamente, 22y diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día.

23Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

EL ESPÍRITU SANTO NOS CONVIERTE EN CREYENTES

Nuestra vida de cristianos muchas veces nos hace vivir como si estuviéramos en una competencia con otros cristianos porque nuestro viejo hombre o como muchos le llaman la carne está acostumbrada a recibir reconocimiento, y esto sucede porque el hombre siendo incrédulo cree que tiene la capacidad de poder escoger entre hacer el bien o el mal y entre más haga el bien será mejor que otros, es por este motivo que aún muchos que dicen ser creyentes siguen alimentando la doctrina del libre albedrío, esta es una enseñanza que ha hecho mucho daño al cristianismo porque está conectada con la doctrina de la Conversión, es decir contesta la pregunta ¿el hombre puede por sus propios medios aceptar o recibir a Cristo? Y es muy normal que escuchemos hablar a muchos del día que «aceptaron» o «recibieron» a Cristo  porque para la lógica del hombre funciona bien el tema del libre albedrío y si alguno de nosotros creemos que tenemos libre albedrío la puerta del infierno nos espera. Pero realmente que dice las Escrituras frente a esta enseñanza ¿tenemos libre albedrío? 

Lucas nos contestará esta pregunta teniendo el privilegio de estar en este domingo estudiando este tema que nos reúne el cual podemos partir de la pregunta que Jesús les hizo a sus apóstoles ¿Quién dice la gente que soy yo? En la respuesta a esta pregunta hay un tema profundo de doctrina porque está relacionado con la salvación de cada uno de nosotros, para Jesús era muy importante que sus apóstoles y todos los creyentes tengamos la confianza realmente de quien es Él; pero lo primero que hace el mismo Dios por medio de la Tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo es quitarnos de los ojos lo que nos quita la vista de la eternidad con Dios, Pablo nos habla de esto en la lectura de Gálatas 3:23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley. Estar confinados bajo la ley muestra su propósito neto de esta doctrina que es tratar con nuestro pecado, así es, el pecado quita la vista de la eternidad al lado de Dios; porque por nuestra propia naturaleza no somos capaces de diferenciar entre lo bueno y lo malo porque el pecado es aquello que mantiene muerto al hombre hablando espiritualmente, esto nos recuerda la respuesta que Jesús le dio a un grupo de Judíos incrédulos Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis. Juan 8:24. Y lastimosamente habrán personas que se perderán en el infierno, así como lo dijo el profeta Zacarías 13:9 Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. Esa tercera parte es un número simbólico que nos explica que hay y habrá algunos que rechazarán creer en el Verdadero Pastor de las ovejas porque el hombre por culpa de su naturaleza pecaminosa puede rechazar la obra del Espíritu Santo y es por este motivo que serán fundidos en el fuego eterno.

El pecado en nuestras vidas realmente quita la vista del cielo y es por esto que la predicación de la Ley cumple un propósito claro y es llevarnos al infierno, las Escrituras nos señala que es un lugar donde el que llega es por toda la eternidad ya que la paga del pecado es la muerte, Romanos 6:23. Y aunque muchos no lo crean el Espíritu Santo juega un papel importante en la predicación de la Ley porque con su poder Dios siembra en el hombre que está muerto en sus delitos y pecados un temor que estando en las puertas del infierno dice ¿cómo puedo librarme de ir a este lugar? Es por este motivo que Pablo nos dice en la carta a los Gálatas 3:24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, la palabra ayo significa el instructor de niños y es la función de la predicación de la Ley, nos muestra que realmente el pecado quita la vista eterna de Dios y que necesitamos del Salvador. Es por este motivo que Jesús le hizo esta pregunta a sus apóstoles ¿Quién dice la gente que soy yo? Lucas nos presenta la respuesta variada de muchos que aún no habían dejado trabajar al Espíritu Santo en sus vidas por medio de la predicación de la Palabra de Dios 19Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado. En esta variedad de respuestas encontramos como el hombre por naturaleza cambia y no entiende el propósito de Cristo, muchos hoy en día cuando les preguntamos quien es Cristo para ellos le dan otros nombres diferentes a los que nos presentan el evangelio para este día pero muestra igual el desconcierto de que una tercera parte no cree quien es Jesús verdaderamente y es por este motivo que hablan de un Jesús médico, profeta, banquero, Jesús es una mujer, Jesús es homosexual y hasta hemos escuchado de un Jesús que se ha casado y tiene descendencia viva que existe hoy en día. El encargado de desvirtuar realmente quien es Jesús es el mismo diablo que no quiere que todo el hombre sea Salvo. Entre más extraviado este el nombre de Jesús entre los hombres más fácil es que el hombre no pueda confesarle como su Salvador y así mismo se pierda.

Dios con su Poder siempre ha mantenido un redil, aquellos que en verdad el Espíritu Santo a ganado usando la Palabra y los sacramentos, y estos son los que saben contestar esta pregunta que Jesús le hizo específicamente a sus apóstoles 20Él les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy? Pedro muestra como el mismo Poder que actúo en nosotros le llevo a confesar realmente quien es Jesús Entonces respondiendo Pedro, dijo: El Cristo de Dios. Así es, solamente hay un Cristo, ungido, de Dios. Solamente la Segunda Persona de la Trinidad, el Hijo, vino a este mundo para quitarnos la venda que teníamos en los ojos y no permitía que viéramos la eternidad con Dios, Él como el Cristo vino a tratar directamente con nuestro pecado, con el pecado de la humanidad y esto lo hizo al decirle a sus apóstoles lo que iba a suceder con Él 22y diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que sea muerto, y resucite al tercer día. Todo este padecimiento lo sufrió Él para recibir el castigo de todos nuestros pecados y con su sangre preciosa quitarnos la venda que no nos dejaba tener una buena relación con Dios, Él sufrió toda esta humillación por amor a cada uno de nosotros y además de esto Él como Ungido de Dios cumplió perfectamente toda la ley en nuestro lugar, 26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Gálatas 3:26-27. Ser revestidos en Cristo nos da la seguridad que por su vida perfecta todos nosotros encontramos perdón, en nuestro bautismo recibimos la fe en Cristo, la cual nos lleva a confiar que solamente por sus méritos el Padre en el cielo, la Primera Persona de la Trinidad nos ha perdonado. Jesús les dijo a sus apóstoles que no dijeran nada de esto hasta que se cumpliera todo lo que él tenía que sufrir, pero nosotros estamos llamados a mostrar en quien creemos, es decir que ser Hijos de Dios no es solamente confesar su nombre como nuestro Salvador sino que nuestra vida es muy afectada por esta creencia 23Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

Negarnos a nosotros mismos comienza con reconocer que el libre albedrío se perdió en el Edén cuando Adán y Eva pecaron y que solamente son creyentes aquellos que fueron traídos por el mismo Dios a la fe por medio del Evangelio en la Palabra y el Sacramento del Santo Bautismo, al reconocer que solamente somos salvos por la obra de Dios es una muestra de negarnos a nosotros mismos porque no estamos diciendo que llegamos a la fe por nuestros propios méritos ya que no tenemos la capacidad de aceptar o recibir a Cristo, realmente necesitamos una fuerza de afuera que nos de vida y es por esto que damos la Gloria a nuestro Dios de nuestra Conversión y además nos permite tomar la cruz cada día dejando que sea el Espíritu Santo quien crea las buenas obras en nosotros y estas obras muchas veces producen dolor en nuestra carne porque lo que antes hacíamos pecaminosamente agradando la carne en el momento de no hacerlo trae dolor en nosotros, 2 Corintios 10:3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne y esto es lo que significa tomar la cruz porque dejamos ya nuestra vida pasada y solo el Espíritu Santo ha puesto en cada uno perder nuestras vidas en este mundo para dar Gloria a nuestro Dios porque somos guiados por sus mandamientos los cuales nos mantienen en libertad y no esclavizados de una adicción pecaminosa que solamente nos quita la bendición de ser llamados hijos de Dios. Tomar la cruz cada día es soportar todas las tribulaciones como lo enseña Hechos 14:22 Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios, estas son muy necesarias para mantener nuestra mira en el cielo eterno y no confiar en este mundo donde reina el pecado porque en medio de las tribulaciones tenemos la bendición de negarnos a nosotros mismos no buscando la solución en nuestras propias manos sino dándole la Gloria a nuestro Dios que nos permite salir de este mundo para que vivamos juntos con Él eternamente. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

26 El buen Jesús es mi pastor

27 ¡Cristo es mi alegría!

29 Fruto del amor divino

30 Jesús es la roca

33 Soy el camino

34 Salvador, Jesús amado

53 Seguidme a mí, dice el Señor

82 Bien sé en quien creo

83 Con qué paternal cariño

88 Sublime gracia

 Culto Cristiano:

47 Cristo, vida del viviente

159 Cristo Salvador

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

240 En Jesucristo se halla paz

246 Mi fe descansa en ti

251¡Oh, qué amigo nos es Cristo!

254 Firmes y adelante

272 Me guía Cristo en Santo amor

273 Mi mano ten

274 No temas ya

404¡Hosanna al Hijo de David!

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-07-07 – Pentecostes 04

Print Friendly, PDF & Email

El cuarto domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: La vida de un cristiano es una vida penitente. El verdadero arrepentimiento empieza con reconocimiento del pecado y tristeza por lo que se ha hecho y también con la confianza firme que Dios lo perdonará. En las lecturas para esta mañana veremos ejemplos de pecadores, los cuales al ser enfrentados con sus pecados, se arrepienten y confían en el perdón de su Dios misericordioso.

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, concédenos un aumento de fe, esperanza y amor, para que amemos lo que tú has mandado y obtengamos el cumplimiento de todas tus promesas; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 2 Samuel 11:26-12:10,13-15 Al ser enfrentado con sus pecados de adulterio y asesinato, David se arrepiente y recibe las palabras consoladoras, “Jehova ha remitido tus pecados, no morirás.”

26Oyendo la mujer de Urías que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido. 27Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová.

Natán amonesta a David

12

1Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. 2El rico tenía numerosas ovejas y vacas; 3pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. 4Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él. 5Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. 6Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia.

7Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, 8y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. 9¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 10Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer.

13Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. 14Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá. 15Y Natán se volvió a su casa.

Y Jehová hirió al niño que la mujer de Urías había dado a David, y enfermó gravemente.

El Salmo del Día: Salmo 32

Salmo de David. Masquil.

1 Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2 Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,

Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.

4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

6 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

La Segunda Lectura: Gálatas 2:11-21 San Pablo sigue defendiendo su ministerio ante los judaizantes de Galacia contando de una vez en que tenía que regañar al más popular de los apóstoles, Pedro, por su actitud farisaica.

11Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? 15Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 16sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. 17Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. 18Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. 19Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Vístanse de justicia tus sacerdotes, y canten con gozo tus santos. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 7:36-50 La mujer que ungió los pies de Cristo sentía una verdadera tristeza por sus pecados, pero confiando en el perdón de Dios, mostró su amor y agradecimiento.

36Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa. 37Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; 38y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. 39Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. 40Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. 41Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. 44Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. 45No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. 47Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. 48Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. 49Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? 50Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

HERMANOS VESTÍOS DEL NUEVO HOMBRE

Una de las cosas que hace que el cristiano sea débil actualmente es la falta de conocimiento de los mandamientos de Dios y esta falta de conocimiento está relacionado con no entender la aplicación a cada mandamiento en la vida de cada uno de nosotros y también acompaña esta falta de conocimiento como olvidamos lo que realmente la Biblia nos habla acerca del infierno, cada uno de nosotros podemos pasar días sin pensar o hablar de este lugar de tormentos que fuimos librados de ir y es por esto que no mantenemos vivo este lugar donde merecemos ir por culpa de nuestro pecado, y en conclusión cuando nosotros pecamos necesitamos reconocer que el motivo principal de caer en él es porque no estamos siempre pensando cual es la voluntad de Dios con nuestras vidas. La Biblia hace una conexión directa entre el perdón y la vida de un cristiano y esta conexión nosotros como luteranos confesionales la conocemos como la Ley y el Evangelio, Martín Lutero en una de sus enseñanzas dijo que realmente es un teólogo aquel que sabe usar la Ley y el Evangelio y esto es una gran verdad porque no podemos olvidar que Dios nos ha llamado a cada uno de nosotros como cristianos no solamente perdonados sino como lo enseña Efesios 4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. El “nuevo hombre” es el hijo convertido y regenerado con un nuevo amor y reverencia hacia su Padre que le permiten querer hacer la voluntad de Dios. Es necesario notar que este nuevo hombre ha sido “creado”. El cristiano no ha engendrado nada. Es alguien que ha cobrado vida por medio del poder creativo y todopoderoso de Dios. Y lo que Dios ha creado es “según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. Esta nueva creación es un regreso a la imagen de Dios en la cual el hombre y la mujer fueron creados originalmente Génesis 1:27, pero que la perdieron cuando cayeron en el pecado. Por desgracia, esa restauración no se llevará a cabo por completo aquí en la tierra, debido a que nosotros los cristianos con demasiada frecuencia sucumbimos a las tentaciones, pero es un comienzo. El nuevo hombre tiene un deseo entusiasta de vivir en la verdadera justicia y santidad que le agrada a su Dios Redentor. Pablo apela a este deseo de complacer a un Dios misericordioso y amoroso cuando exhorta a llevar una vida de santificación.

Y hablando del nuevo hombre creado por Dios para vivir en verdadera justicia y santidad vemos como el evangelista Lucas nos presenta a una mujer que entendió como era su vida sin Dios y como fue rescatada de ir al lugar lleno de llama y tortura eterna; esta mujer que la Biblia dice que es una pecadora, lo más posible practicaba la prostitución el cual es un pecado en contra del sexto mandamiento y el Espíritu Santo la convenció de su pecado y ella reconoció su pecado, luego sintió dolor por el mismo y vemos aquí a una mujer renovada agradeciendo a su Salvador la cual trajo un frasco de alabastro con perfume; 38y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. Esta mujer no perdió la oportunidad de agradecerle a su Señor porque entendió lo pecadora que era y como fue más perdonada 48Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados y agradeció grandemente a Dios por encontrar lo que realmente necesitaba en su vida 50Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

Necesitamos reconocer que olvidamos ser agradecidos con Dios por tenernos aquí, olvidamos cual es el motivo por el cual nos congregamos, cual es el motivo por el cual necesitamos estudiar la Palabra diariamente, cual es el motivo por el cual orar diariamente; y el diablo tiene una docena de razones falsas para inducirnos al pecado para que pequemos más porque: será agradable; será provechoso; está de moda; todo el mundo lo hace; nadie se perjudicará con eso; y es donde estamos cada uno de nosotros allí con nuestro pecado. Amar y confiar en el dinero, amar y confiar en el hombre más que en Dios, seguir brujos, el horóscopo y confiar en el tarot son pecados en contra del Primer Mandamiento. No orar, usar el nombre de Dios para falsos juramentos, prometer o mandar lo que Dios no manda ni promete son pecados contra el Segundo Mandamiento. Dejar de congregarnos con frecuencia, no hacer devocionales, no tomar la santa cena por vivir en impenitencia son pecados contra el Tercer Mandamiento. Desobedecer a los padres, al jefe en el trabajo, ofrecer dinero al policía cuando cometemos una infracción o enfrentarme a pelear con él es un pecado en contra del Cuarto Mandamiento. Estar a favor del aborto, la eutanasia, tener pensamientos suicidas o homicidas, comer por gula, ser alcohólico, ser adicto a drogas psicoactivas, la ira, el odio son pecados en contra del Quinto Mandamiento. Tener vida sexual fuera del matrimonio bien sea que se esté casado o soltero, estar de acuerdo con la homosexualidad, ser adicto a la pornografía y pagar para tener sexo son pecados en contra del Sexto Mandamiento. Cuando no queremos trabajar por pereza, cuando en el trabajo no cumplimos totalmente las horas por las cuales nos han pagado, cuando tomamos dinero o cosas que no son nuestras, cuando como padres de familia no damos el tiempo suficiente a nuestra familia por preferir los amigos o el trabajo estos son pecados en contra del Séptimo Mandamiento. Cuando no usamos el oficio de las llaves correctamente dentro de la iglesia, cuando mentimos, cuando no guardamos secretos, cuando el chisme y los malos comentarios abundan en nuestras bocas en contra del prójimo o hermano en la fe es un pecado en contra del Octavo Mandamiento. La envidia, el egoísmo, la avaricia son pecados en contra del Noveno y Décimo Mandamiento y cada uno de nosotros necesitamos reconocer que no aplicamos lo que nos enseña Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros y como en vez de someternos a Dios nos sometemos al diablo a causa de nuestro pecado merecemos ser enviados al infierno eterno.

También necesitamos cuidarnos de no tener la vista de aquellos que no creen que Jesús es el Salvador cuando cuestionaron su obra 49Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? O la actitud de Simón el fariseo que había invitado a comer a Jesús en su casa 39Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. Pablo nos enseña en la carta a los Corintios que si nos creemos mejor que otros es mejor salir de este mundo. Pero la enseñanza en este cuarto domingo del tiempo de Pentecostés Dios quiere que dejemos trabajar al Espíritu Santo así como lo hizo David, Pedro y esta mujer del evangelio para el día de hoy después de reconocer y sentir tristeza por el pecado. Y la manera de dejar trabajar al Espíritu es reconocer cada día de nuestras vidas que fuimos librados de ir al infierno, es pensar en el fuego eterno que fuimos librados y después de reconocer esto que no es otra cosa que mostrar arrepentimiento por nuestro pecado ir a la vida perfecta de Cristo y a su sacrificio el cual nos da el perdón gratuito por todas nuestras ofensas; así lo mostró Pablo a Pedro en Gálatas 2:17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. Cristo no fue servidor del pecado, fue enemigo del pecado y es por esto que vivió perfectamente para salvarnos de ir al tormento eterno y poder entender lo que nos enseña en este mismo capítulo de Gálatas 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Cuando Pablo dice que esta juntamente crucificado con Cristo esto quiere decir que todos nuestros pecados fueron llevados y clavados en la cruz la cual Cristo sufrió para darnos nueva vida porque ya nosotros no vivimos en la carne sino que nuestra motivación está en Cristo Jesús, el cielo, la vida eterna y recordando que cada uno de nosotros somos el que más le debía a Dios como en esta parábola de Jesús 41Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado.

Dejemos de poner tropiezo al Espíritu Santo y dejemos que realmente trabaje en nuestras vidas haciéndonos vivir en la fe del Hijo de Dios y esto quiere decir que vamos a vivir en la justicia y santidad de la verdad al estar estudiando constantemente los mandamientos de Dios aplicándolo como espejo y freno en nuestras vidas, como los cumplió Jesús en lugar nuestro con su vida perfecta y su sufrimiento y muerte y lo más importante su aplicación, es usar los mandamientos como una guía en nuestras vidas porque no queremos que nos pase como al rey David que por su pecado hizo que los enemigos de Dios blasfemaran de ÉL, porque queremos ser Luz en medio de toda esta oscuridad que hay en este mundo, porque queremos que nuestros hogares no sean fuentes de divisiones sino de unidad, respeto, amor, perdón, lealtad para ayudar a otros hogares que se están destruyendo poco a poco así como el cáncer hace con el ser humano; queremos que Dios nos use para ayudar al homosexual, al adicto, al mentiroso, al asesino, al infiel, al ladrón, al egoísta y al avaro, a todo aquel que está muerto en sus delitos y pecados para que salga de esa vida enseñándoles como la Ley y el Evangelio ha transformado nuestras vidas y finalmente queremos que nuestro apellido de ser cristianos y más de la fe luterana confesional sea mantenido en este mundo hasta el día tan deseado de encontrarnos con nuestro Dios cara a cara y todo esto es posible si dejamos que el Espíritu Santo gobierne por completo nuestra vida. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

88 Sublime gracia

111 Cordero de Dios

Culto Cristiano:

207-217 Himnos de Arrepentimiento y Confesión

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

67 Santo Cordero

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

204 Ven alma que lloras

205 Venid pecadores

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-06-30 – Pentecostes 03

Print Friendly, PDF & Email

El tercer domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: Nuestro Dios misericordioso tiene el poder para hacer vivir a los que están muertos. En la segunda lectura y el evangelio para este día vemos que tiene el poder para resucitar a una persona muerta físicamente, y en la primer lectura vemos que tiene el poder hacer vivir a una persona muerta espiritualmente. Demos gracias al Dios que nos ha dado vida.

La Colecta: Oh Dios, fuente y origen de toda bondad: concede a tus humildes siervos que mediante tu santa inspiración meditemos en lo justo, y guiados por ti, lo realicemos; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Gálatas 1:11-24 San Pablo defiende su ministerio ante las acusaciones de los judaizantes de Galacia, mostrando como Dios lo había convertido en una forma especial y como le había dado el evangelio.

11Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo. 13Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; 14y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. 15Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre, 17ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco.

18Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; 19pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. 20En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento. 21Después fui a las regiones de Siria y de Cilicia, 22y no era conocido de vista a las iglesias de Judea, que eran en Cristo; 23solamente oían decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba. 24Y glorificaban a Dios en mí.

El Salmo del Día: Salmo 30

Salmo cantado en la dedicación de la Casa.

Salmo de David.

1 Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado,

Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí.

2 Jehová Dios mío,

A ti clamé, y me sanaste.

3 Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol;

Me diste vida, para que no descendiese a la sepultura.

4 Cantad a Jehová, vosotros sus santos,

Y celebrad la memoria de su santidad.

5 Porque un momento será su ira,

Pero su favor dura toda la vida.

Por la noche durará el lloro,

Y a la mañana vendrá la alegría.

6 En mi prosperidad dije yo:

No seré jamás conmovido,

7 Porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte.

Escondiste tu rostro, fui turbado.

8 A ti, oh Jehová, clamaré,

Y al Señor suplicaré.

9 ¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura?

¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad?

10 Oye, oh Jehová, y ten misericordia de mí;

Jehová, sé tú mi ayudador.

11 Has cambiado mi lamento en baile;

Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

12 Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado.

Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.

La Segunda Lectura, El Evangelio: Lucas 7:11-17 Jesucristo muestra su amor y poder al resucitar al hijo de la viuda de Naín.

11Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. 12Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. 13Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. 14Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. 15Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. 16Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo. 17Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones. ¡Aleluya!

Texto Sermón

1 Reyes 17:17-24 Dios mostró su misericordia y poder al resucitar al hijo de la viuda de Sarepta.

17Después de estas cosas aconteció que cayó enfermo el hijo del ama de la casa; y la enfermedad fue tan grave que no quedó en él aliento. 18Y ella dijo a Elías: ¿Qué tengo yo contigo, varón de Dios? ¿Has venido a mí para traer a memoria mis iniquidades, y para hacer morir a mi hijo? 19El le dijo: Dame acá tu hijo. Entonces él lo tomó de su regazo, y lo llevó al aposento donde él estaba, y lo puso sobre su cama. 20Y clamando a Jehová, dijo: Jehová Dios mío, ¿aun a la viuda en cuya casa estoy hospedado has afligido, haciéndole morir su hijo? 21Y se tendió sobre el niño tres veces, y clamó a Jehová y dijo: Jehová Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él. 22Y Jehová oyó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a él, y revivió. 23Tomando luego Elías al niño, lo trajo del aposento a la casa, y lo dio a su madre, y le dijo Elías: Mira, tu hijo vive. 24Entonces la mujer dijo a Elías: Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra de Jehová es verdad en tu boca.

NUESTRA VIDA ESPIRITUAL ES TESTIMONIO DE LA DERROTA DE LA MUERTE

El Salmo 30 que es el Salmo para este día nos enseña es en estos versículos 9¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura? ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad? 10 Oye, oh Jehová, y ten misericordia de mí; Jehová, sé tú mi ayudador. Estas palabras escritas por inspiración Divina por el rey David en su vejez y tal vez ya entregando todo el trono a su hijo Salomón le hizo meditar lo que sucedería con él y su muerte, él ya había aprendido lo importante de la adoración a Dios en su vida pero pensaba que pronto iba a morir y ¿cómo iba adorar a Dios en su sepultura?; pero esta pregunta también tiene una respuesta clara porque hay una conexión directa entre el pecado y la muerte; siempre la enfermedad y la muerte son recordatorios permanentes de que vivimos en un mundo pecador, que la perfección del Edén ha desaparecido y que necesitamos al Salvador personal del pecado. Y hoy es un día muy apropiado para que meditemos en la muerte, la cual cada uno de nosotros conocemos de manera espiritual y también conoceremos que es pasar por ella físicamente si nuestro Señor Jesucristo no ha venido por segunda vez.

Recuerdo cuando era joven tenía un amigo, que lamentablemente ya murió, el cual trabajaba en el cementerio más popular de mi ciudad y se ganaba la vida arreglando las tumbas de los muertos con flores, los días sábados yo me iba a hacerle compañía y a convivir con la muerte, eso es lo que hace una persona que trabaja en un cementerio o se encarga de preparar cadáveres para sus velaciones, aprenden a convivir con la muerte. Pero esta convivencia con ella no es siempre normal para estos que están acostumbrados cada día en ver funerales y entierros porque llegaran momentos que estas muertes los afectaran de tal manera que también saldrán lágrimas de sus ojos por personas cercanas a ellos que pasen por la muerte y esto nos muestra que humanamente no estamos preparados para convivir con ella; pero relativamente cuando hablamos de cuando éramos muertos espiritualmente si encontramos que el diablo había logrado que tengamos cierta despreocupación por este estado espiritual, vivir muertos en delitos y pecado es la manera en la cual muchos de nosotros estuvimos en un tiempo de nuestras vidas, esto quiere decir que practicábamos el pecado y como lo enseña 1 Corintios 6:9-10 9¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. De un modo a otro cada uno de nosotros vivíamos felices en alguno de este listado de pecados, pero como dice la Biblia en Santiago 2:10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Y eso es lo que realmente hacia el estar muertos espiritualmente éramos culpables de infringir toda la ley de Dios y es por este motivo que al no heredar el Reino de Dios el lugar que nos esperaba por estar muertos espiritualmente era el infierno eterno.

El contexto del pasaje que estamos meditando en este tercer domingo del tiempo de Pentecostés nos enseña como el pueblo de Dios había pasado de vida espiritual a muerte, 29Comenzó a reinar Acab hijo de Omri sobre Israel el año treinta y ocho de Asa rey de Judá. 30Y reinó Acab hijo de Omri sobre Israel en Samaria veintidós años. Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que reinaron antes de él. 31Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal rey de los sidonios, y fue y sirvió a Baal, y lo adoró. 32E hizo altar a Baal, en el templo de Baal que él edificó en Samaria. 33Hizo también Acab una imagen de Asera, haciendo así Acab más que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él, para provocar la ira de Jehová Dios de Israel. 1 Reyes 16:29-33, sabemos por el relato de la Biblia que si su rey estaba muerto espiritualmente también la mayoría de su pueblo lo estaría y como consecuencia de su muerte espiritual Dios envió una sequía porque según la religión cananea, el dar o retener el rocío o la lluvia estaba bajo el poder de Baal, el dios cananeo de la tormenta. El que el rocío y la lluvia fueran retenidos por petición de Elías a Dios, dañaría la fama de Baal y prepararía la escena final de su impotencia en el monte Carmelo.

Pero como el Amor y la Misericordia de Dios es eterna mantuvo en medio de tanta muerte espiritual un remanente que siempre confiaba en Él y el escritor del libro de Reyes nos presenta que Elías hacia parte de este remanente y también esta mujer de Sarepta junto con su hijo, es decir, aún en medio de tanta muerte espiritual habían vivos espirituales; Dios cuido a Elías de este tiempo de hambruna y es por este motivo que uso a esta viuda como medio para sustentar al profeta en ese tiempo de hambruna, pero la Biblia nos enseña 17Después de estas cosas aconteció que cayó enfermo el hijo del ama de la casa; y la enfermedad fue tan grave que no quedó en él aliento. No sabemos realmente cual fue la enfermedad de este joven pero la Biblia nos dice que él murió y esto era muy desesperanzador para esta mujer que era viuda y ya había de quedar totalmente desprotegida porque su hijo que tal vez era el único que la podía sostener físicamente había muerto, pero lo que nos llama la atención es que esta mujer creyó que esto había sido consecuencia por algún pecado que había cometido en su pasado 18Y ella dijo a Elías: ¿Qué tengo yo contigo, varón de Dios? ¿Has venido a mí para traer a memoria mis iniquidades, y para hacer morir a mi hijo? Pero esta muerte no era un castigo o una disciplina por algún pecado pasado de esta mujer, pasa al igual que con nosotros que ahora estamos vivos espiritualmente por la gracia de Dios, si nos pasa algo grave en nuestras vidas no es como consecuencia de algún pecado pasado porque en Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús; así es, esto nos recuerda como cada uno de nosotros pasamos de muerte espiritual a vida espiritual porque no solamente Pablo como lo leemos en la primer lectura para este día Dios le reveló a su Hijo sino que también a cada uno de nosotros ha sido revelado, nos ha mostrado de su amor al no condenarnos en el infierno sino que nos rescató para vida eterna por medio de Jesús quien venció la muerte y como nuestro sustituto la enfrentó perfectamente al darle vida al hijo de la viuda de Naim, 13Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. 14Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. 15Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. Lucas 17:13-15 y esto nos muestra porque Jesús es nuestro Salvador ya que Él como Dios destruyó la obra del Diablo, la muerte, para que cada uno de nosotros tengamos vida espiritual y vida eterna porque esto no fue la única oportunidad que Jesús se enfrentó con ella cara a cara, también lo hizo de manera personal como lo dice San Pedro 3:18-19 18Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; 19en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados. Sabemos que Jesús fue el infierno a demostrar que es Dios y venció la muerte porque ella no tenía ningún poder sobre Él, la venció para que cada uno de nosotros seamos llevados a Dios.

Elías era creyente en el Mesías igualmente que cada uno de nosotros y Dios lo usó también para demostrar a su pueblo que tiene control sobre la muerte 19El le dijo: Dame acá tu hijo. Entonces él lo tomó de su regazo, y lo llevó al aposento donde él estaba, y lo puso sobre su cama. 20Y clamando a Jehová, dijo: Jehová Dios mío, ¿aun a la viuda en cuya casa estoy hospedado has afligido, haciéndole morir su hijo? 21Y se tendió sobre el niño tres veces, y clamó a Jehová y dijo: Jehová Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él. 22Y Jehová oyó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a él, y revivió. Este es un milagro real que demostró el poder de Dios sobre la muerte, muchos vivían en sequía en ese tiempo pero en medio de esta Dios mostró su amor por sus hijos como lo vimos con esta viuda al no dejarla sola sin su único hijo, y también el escritor de Reyes muestra que esta mujer fue testigo de este milagro 23Tomando luego Elías al niño, lo trajo del aposento a la casa, y lo dio a su madre, y le dijo Elías: Mira, tu hijo vive. 24Entonces la mujer dijo a Elías: Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra de Jehová es verdad en tu boca.

No solamente la Palabra de Dios es verdad en la boca de Elías, lo es en cada uno de nosotros también, porque es por medio de su Palabra que nosotros pasamos de muerte espiritual a vida espiritual y ahora Dios nos usa como pequeños Elías para que anunciemos esta verdad a otros, la cual les dará también vida espiritual y la promesa de que no se quedaran en la tumba porque desde ella misma todo el que muere físicamente y es creyente su tumba será usada como adoración hacia Dios porque estará esperando ese cuerpo la resurrección de los muertos para estar en cuerpo y alma adorando a Dios por toda la eternidad, ya tenemos las repuestas a las preguntas del Salmo 30, 9¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura? ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad? Porque la fe que se nos ha dado es eterna y ella que constantemente vive alimentándose de la misericordia de Dios hará que desde nuestra sepultura podamos ser testimonio de que la muerte fue vencida porque el alma de cada uno de nosotros creyentes estará adorando a Dios en el cielo y esperará hasta el último día para que en cuerpo y alma estar en el cielo adorando eternamente a nuestro Dios y pido al Señor de la vida que nos conceda todo esto a cada uno de nosotros, Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera, Dios amó

26 El buen Jesús es mi pastor

27 ¡Cristo es mi alegría!

28 El profundo amor de Cristo

30 Jesús es la roca

31 Manos cariñosas

32 Oh Verbo humanado

33 Soy el camino

34 Salvador, Jesús amado

88 Sublime gracia

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

129 Castillo fuerte

202 Oí la voz del Salvador

203 ¿Oyes como el evangelio?

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola

229 Tal como soy de pecador

239 El rey de amor es mi pastor

240 En Jesucristo se halla la paz

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

251 Oh, que amigo nos es Cristo

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-06-23 – Pentecostes 02

Print Friendly, PDF & Email

El segundo domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: El Señor es digno de confianza porque siempre cumple con sus promesas. En las lecturas para esta mañana y por medio del Rey Salomón, San Pablo y el centurión de gran fe, nuestro Dios nos muestra su fidelidad.

La Colecta: Oh Dios, cuya providencia infalible ordena todo cuanto hay en la tierra y en el cielo: Te suplicamos que nos apartes de todo peligro y nos concedas todo lo que nos beneficie; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 1Reyes 8:22-23,41-43 En su dedicación del templo de Dios, Salomón alaba al Dios fiel que siempre cumple con sus promesas.

22Luego se puso Salomón delante del altar de Jehová, en presencia de toda la congregación de Israel, y extendiendo sus manos al cielo, 23dijo: Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos, los que andan delante de ti con todo su corazón;

41Asimismo el extranjero, que no es de tu pueblo Israel, que viniere de lejanas tierras a causa de tu nombre 42(pues oirán de tu gran nombre, de tu mano fuerte y de tu brazo extendido), y viniere a orar a esta casa, 43tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y harás conforme a todo aquello por lo cual el extranjero hubiere clamado a ti, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre y te teman, como tu pueblo Israel, y entiendan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo edifiqué.

El Salmo del Día: Salmo 100 (Texto del Sermón)

Salmo de alabanza.

1 Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2 Servid a Jehová con alegría;

Venid ante su presencia con regocijo.

3 Reconoced que Jehová es Dios;

Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;

Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias,

Por sus atrios con alabanza;

Alabadle, bendecid su nombre.

5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,

Y su verdad por todas las generaciones.

La Segunda Lectura: Gálatas 1:1-10 San Pablo regaña a los gálatas por alejarse del evangelio. Sólo hay un evangelio verdadero y salvador, aparte de él no hay salvación.

1Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos), 2y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia: 3Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, 4el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre, 5a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

6Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

10Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 7:1-10 Jesús sana al siervo de un centurión. Nuestro Salvador se maravilló de la fe del centurión gentil porque no confió en su propia fuerza ni autoridad, sino en Dios y en sus promesas.

1Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. 2Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. 3Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. 4Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; 5porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. 6Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo; 7por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. 8Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. 9Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 10Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

Salmo 100 (Texto del Sermón)

CRISTIANOS TODOS CANTAD, SERVIR, VENID Y RECONOCER LA FIDELIDAD DE NUESTRO DIOS

La FIDELIDAD es un don que muchas veces nosotros hemos infringido, prometemos FIDELIDAD en varias oportunidades de nuestras vidas, cuando nos casamos prometemos esta FIDELIDAD de estar con nuestra pareja en las buenas y en las malas pero en realidad de un modo a otro hemos fallado todos los que estamos casados con esta promesa; también hemos prometido FIDELIDAD a Dios y no solamente cuando alguien se ha confirmado en la fe sino que también sabemos todas las cosas que le hemos prometido a Dios y somos como el viento, cuando pasa la situación olvidamos cual fue nuestra promesa, ningún ser humano sea creyente o incrédulo puede afirmar que ha sido FIEL porque hasta con nuestros mejores amigos de un modo a otro les hemos fallado al incumplir las reglas básicas que hay en una relación.

Pero en este segundo domingo del tiempo de Pentecostés es necesario que juntos reconozcamos la FIDELIDAD de nuestro Dios, esto si debe producir una alegría no solamente en este mundo sino por toda la eternidad porque estamos frente a un atributo de nuestro Dios que nos enseña claramente porque Él no cambia. El Salmo para este día es una de tantas respuestas para adorar esta FIDELIDAD de Dios en nuestras vidas, no podemos imaginarnos nuestras vidas sin Dios y es por este motivo que recordamos lo que dice el Salmo 51:11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. Nosotros sin Dios realmente caeríamos en el Tartarus que es un término griego para infierno, es un término de la mitología griega para un abismo oscuro o profundo como lo encontramos en 2 Pedro 2:4: “Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno [tartarus] y los entregó a prisiones de oscuridad, donde están reservados para el juicio.” Tartarus, o el infierno, es el lugar a donde Dios envió a los ángeles malvados después de haber caído en pecado, para ser retenidos hasta el día del juicio. Y es ese lugar que nos esperaría si nosotros somos enemigos de Dios, por este motivo necesitamos reconocer que nuestra fidelidad hacia Dios es desleal porque olvidamos fácilmente en vivir bajo la voluntad de Dios, porque Él quiere que nos mantengamos alejados del pecado como lo enseña Judas 23 aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne. O como lo expresa también el apóstol Pablo a los Efesios 5:3-4 3Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Pero necesitamos reconocer que nuestra carne ama desobedecer a Dios, nuestra carne disfruta la deslealtad hacia Dios y es por este motivo que muchos se han llegado a preguntar en algunas ocasiones si nosotros en verdad somos hijos de Dios que pertenecemos a su iglesia o si en realidad pertenecemos a una iglesia para ocultar nuestra maldad.

No necesitamos ocultarle a nuestro Dios el amor de nuestra carne porque Él lo conoce muy bien, el rey David mostró como amó su carne al caer en su adulterio, mentira y asesinato pero Dios no le trató como él se merecía enviándolo al Tartarus, al contrario fue FIEL hacia David dándole una promesa que nos beneficiaria a cada uno de nosotros, esta promesa estaba relacionada con su reinado y el deseo de construirle el templo a Jehová, pero la respuesta de este Dios Fiel fue muy clara, primero 12Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. 2 Samuel 7:12; promete que su hijo será el próximo rey y como escuchamos en la lectura para el día de hoy tomada del libro de Reyes aprendimos como este hijo Salomón sí construyó el templo para Jehová y le adoró allí y la segunda respuesta de su fidelidad la encontramos en 2 Samuel 7:16 16Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. Aquí está hablando no de un rey terrenal como lo fue David, Salomón y su descendencia, está hablando del Reino del Mesías, este reino en el cual pertenecemos hoy, es por este motivo que hoy adoramos a nuestro Dios con este salmo de alabanza 1Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. 2Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. Toda la tierra necesita adorar la FIDELIDAD de Dios porque ÉL mostró su amor por todo el mundo, como ÉL envío a su hijo para establecer un reinado eterno como lo leemos en Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. El dar su hijo al mundo es la muestra grande de su FIDELIDAD porque por medio de su vida perfecta y sacrificio en la cruz hoy podemos servirle a nuestro Dios y podemos estar en su presencia ya que por el único mediador cada uno de nosotros podemos estar hoy aquí y orar en cualquier momento ya que es por la obra de Jesús que nosotros únicamente podemos acercarnos a nuestro Dios Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 1 Timoteo 2:5.

Pero este Salmo también nos sigue llevando a adorar a nuestro Dios diciendo 3Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Él es Dios porque nos ha creado, no tenemos ninguna duda de cómo llegamos nosotros a existir pero también necesitamos reconocer su poder, nosotros como su pueblo reconocemos que tiene poder sobre las obras del Diablo, la muerte, la enfermedad, el dolor, la angustia que trae este mundo solo en Dios es curado todo esto; el centurión es un personaje bíblico que escuchamos de él en el evangelio de Lucas para este domingo; el Espíritu Santo le convenció con su poder que Jesús es Dios y que conoce muy bien todas nuestras necesidades 6Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo; 7por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. Lucas 7:6-7. Nosotros hoy Reconocemos que el Poder de la Palabra de Dios no solamente nos ha salvado del pecado y del castigo en el Tartarus, sino que también reconocemos que con sus poder nos da la promesa que nos ayuda en todas nuestras necesidades en este mundo, la FIDELIDAD de Dios la vemos cada día dándonos el techo, la comida y el vestido; permitiendo que podamos tener médicos que Dios los usa para ayudarnos en nuestro bienestar en esta vida y aún vemos su FIDELIDAD en medio de nuestras enfermedades que tenemos porque Él no nos deja desfallecer y es por esto que nos acercamos en medio de nuestros dolores a Él y Él nos da de su consuelo; sabemos que su FIDELIDAD nos lleva a confiar en sus palabras del Salmo 37:25 no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

Y es por esto que Dios quiere que con frecuencia nos reunamos como iglesia para adorar su FIDELIDAD como lo escuchamos de su palabra 4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. 5Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones. Cada vez que estamos delante de la presencia de nuestro Dios encontramos muchos motivos por los cuales dar gracias a Él, el salmo muestra que se adore a Dios dentro del templo y aún afuera del atrio en otras palabras quiere que se adore porque todo lo que él nos da es bueno, Dios es tan bueno con cada uno de nosotros que no nos deja caer al pecado, Él escucha nuestras peticiones en el Padre Nuestro “no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal” y San Pablo respalda esto inspirado por Dios mostrando la FIDELIDAD de Dios en nuestras vidas 13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13. Cada uno de nosotros no dejamos de mencionar el nombre de Dios porque hemos vivido y conocido de su misericordia, la paz que cada uno de nosotros sentimos en ese momento no tiene precio, esta paz hace que cada paso que demos en nuestras vidas sea seguro porque la misericordia de Dios nos sostiene, porque a pesar de que el mundo nos trate como sus enemigos tenemos la confianza que nuestro Dios es FIEL y por esto nos está esperando en el cielo ansiosamente a cada uno de nosotros para continuar con este compañerismo eterno, amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

80 A las montañas mis ojos con fe

81 Con Dios no temeremos

82 Bien sé en quien yo creo

83 Con qué paternal cariño

84 Cristo, buen pastor, orienta

85 No me abandones, Dios

86 Oh Cristo, nuestro gozo y bien

87 Oh, Dios eterno

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

219 Roca de la eternidad

220 A Dios obedecen (segunda lectura)

225 Por gracia sola yo soy salvo

240 En Jesucristo se halla la paz

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

251 ¡Oh qué amigo nos es Cristo!

253 A los pies de Jesucristo

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-06-16 – Pentecostes 01

Print Friendly, PDF & Email

El primer domingo después de pentecostés

(El domingo de la santísima Trinidad)

(Blanco)

Tema del día: La Biblia enseña claramente que hay un solo Dios, pero que este Dios es tres personas distintas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu los cuales todos son Dios completamente. En el misterio de la Trinidad, Dios se revela como nuestro Creador, Redentor, y Santificador.

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, que has dado gracia a tus siervos para confesar la verdadera fe, ensalzar la gloria de la eterna Trinidad y en el poder de la majestad divina adorar a la Unidad: Te suplicamos que nos conserves en esta fe y nos defiendas siempre en toda adversidad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Números 6:22-27 En esta lectura, Dios manda a Moisés y Aarón bendecir a la gente con lo que llamamos hoy en día “la bendición aarónica.” Nosotros, el pueblo de Dios, todavía recibimos esta bendición del Dios trino.

22Jehová habló a Moisés, diciendo: 23Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles:

24 Jehová te bendiga, y te guarde;

25 Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

26 Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

27Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.

El Salmo del Día: Salmo 150

Aleluya.

1 Alabad a Dios en su santuario;

Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

2 Alabadle por sus proezas;

Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

3 Alabadle a son de bocina;

Alabadle con salterio y arpa.

4 Alabadle con pandero y danza;

Alabadle con cuerdas y flautas.

5 Alabadle con címbalos resonantes;

Alabadle con címbalos de júbilo.

6 Todo lo que respira alabe a JAH.

Aleluya.

La Segunda Lectura: Romanos 5:1-5 En estos versículos breves, San Pablo destaca la obra salvadora que ha efectuado nuestro Dios trino por nosotros. Jesucristo vino a este mundo y pagó el precio de nuestros pecados. Dios el Padre por su parte nos justifica, es decir, nos declara inocentes por los méritos de Cristo y ahora tenemos paz con él. Recibimos este regalo de la justificación por medio de la fe que el Espíritu Santo ha derramado en nuestros corazones.

1Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 3Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 5y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria. ¡Aleluya!

El Evangelio: Juan 16:12-15 En la noche antes de su crucifixión, Cristo promete a sus discípulos que iban a recibir al Espíritu Santo el cual los conduciría a un conocimiento completo de la salvación que tenían en Cristo. Por los méritos de Cristo ya tenían paz para con Dios Padre. ¡La salvación se encuentra solamente en nuestro Dios trino!

12Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

HERMANOS SIN LA TRINIDAD NO HAY UN VERDADERO JESÚS

Todos conocemos una frase que fue dicha por el emperador Romano Julio Cesar “divide y vencerás” y sabemos las consecuencias de esta frase en el mundo en el cual vivimos, en la política vemos como hay partidos que trabajan juntos por un fin común y luego de lograr su meta vemos como se dividen por conseguir el poder y terminan todos destruidos; en las familias cuando los esposos empiezan a tener diferencias grandes fácilmente terminan divididos y destruyendo su familia; aún la historia de los reinos poderosos sabemos que muchos de ellos no existen porque se han dividido internamente y terminan destruyéndose a sí mismos. Podemos afirmar que esta frase “divide y reinarás” fue inventada por el mismo diablo porque fue lo que hizo en el huerto del Edén con Adán y Eva y el mismo Dios los dividió y el hombre terminó siendo enemigo de Dios.

Esta estrategia que la conoce el enemigo también la ha querido aplicar al mismo Dios, pensaremos nosotros los cristianos que el Diablo es muy osado al meterse con la misma esencia de Dios pero lo ha hecho porque él cree que puede dividir y destruir a Dios. El hombre débil por el pecado ha sido una presa fácil del enemigo, cuando Pedro escribió estas palabras 8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar, 1 Pedro 5:8, no está muy lejos esta advertencia de como el diablo ataca a la misma iglesia, a los mismos fieles para devorarlos con falsas doctrinas y sobre todo con la falsa enseñanza de negar la esencia del único Dios verdadero que son tres personas distintas; se han confundido cuando la Biblia nos dice Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Deuteronomio 6:4, esta parte del versículo que afirma que Jehová uno es ha sido la piedra en el zapato para muchos cristianos porque no han tomado en cuenta todo el contexto bíblico acerca de que enseña la Escritura de cómo es ese uno es. Podemos citar una controversia que surgió en Alejandría por un desacuerdo entre Alejandro, el obispo de esa ciudad, y Arrío, uno de sus presbíteros. Dado que había estudiado en Antioquía bajo uno de los más famosos maestros cristianos de su época, Luciano de Antioquía, probablemente Arrío fue más educado que Alejandro e influenciado por la filosofía helenista entro en este debate: “alguien en Alejandría preguntó si el Verbo o Logos de Dios- el que se encarnó en Jesús- era eterno o no. Alejandro adoptó la posición de que el Verbo, dado que era divino, debía ser eterno. Arrío rechazó esa posición, y declaró que solamente el ser supremo Dios era eterno, y que el logos había sido creado dentro del tiempo”. Este es un buen ejemplo que nos muestra como el diablo se devoró a este presbítero Arrío y desde ese momento existen sectas como los Testigos de Jehová, que no solamente niega que Jesús es Dios sino que también se han atrevido llamar al Espíritu Santo como la fuerza activa invisible que emplea Dios para cumplir su propósito y revelar su voluntad, o sea, es su poder en acción.

Si nosotros no cuidamos la Doctrina o no estamos estudiándola constantemente o usamos la razón para interpretar las Escrituras también seremos presa fácil para el Demonio porque siempre él ataca esta doctrina tan fundamental y nuestra razón nos llevará a querer entenderla y terminaremos de rodillas ante alguna secta existente hoy en día o tal vez creando una nueva secta la cual nos llevara a los lugares eternos de condenación por nuestro pecado en contra del tercer mandamiento al no tener en buena estima la Palabra de Dios.

Pero recordemos el tema que tenemos para este día donde estamos celebrando la fiesta del verdadero Dios, la Santísima Trinidad, Hermanos sin la Trinidad no hay un verdadero Jesús. Y este pasaje que estamos meditando en este Domingo tan especial para nosotros los cristianos trinitarios somos alimentados fuertemente y poderosamente con la misma Palabra de Dios Hijo, que es la segunda persona de la Trinidad, y nos dice: 12Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Estas palabras dichas el jueves antes del día de su pasión mostró amor por sus discípulos, ese mismo amor que muestra por cada uno de nosotros, porque Él que es Dios nos conoce muy bien y sabe que por ejemplo sus discípulos aun no estaban preparados para la situación que se avecinaba en cuanto a lo que pasaría con su Señor, ellos aún no estaban preparados para ver esto­: 26Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado. 27Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron alrededor de él a toda la compañía; 28y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata, 29y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! 30Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza. 31Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle. Mateo 27:26-31. Ellos aún no entendían al igual que nosotros no pudiéramos entender porque Jesús sufrió todo esto, porque se expuso a esta situación tan catastrófica para su vida, para darnos el perdón de los pecados, para poder estar en Paz con el Dios Trino, verdadero; quién envió a la tercera persona de la Trinidad que es Dios, al Espíritu Santo para cumplir un trabajo especial 13Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. La verdad que hemos sido guiados es mostrar y reconocer nuestra miseria espiritual porque realmente desde que Adán y Eva pecaron ningún ser humano puede vivir perfectamente de acuerdo a la voluntad de Dios, pero desde el día de Pentecostés los apóstoles que habían recibido mucho alimento de parte de Jesús, no habían podido digerirlo pero el Espíritu Santo les ayudó a digerirlo como lo hace con nosotros que al mostrarnos nuestro pecado nos lleva a los pies de la vida perfecta de Jesús, por esto Jesús es la Verdad porque no hay engaño en ÉL, porque nunca pecó, ni aún en los momentos más difíciles de su vida como estar colgado en la cruz y no pecó pidiendo venganza en contra de sus enemigos, vemos como perfectamente Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Lucas 23:34. Por esto el trabajo del Espíritu Santo es ser el comunicador, es sólo por ÉL que nosotros no solamente podemos entender algunas cosas de la Biblia sino que creemos todo lo que la Biblia nos dice, nuestro conocimiento es limitado y no podemos entender la esencia de Dios que son tres personas distintas pero si podemos creer que estas son el Dios verdadero que nos lleva a los pies de Jesús.

El Espíritu Santo también Glorifica a Jesús, y esto quiere decir que ÉL hace que nosotros tengamos toda nuestra atención en Jesús y también en la primera persona de la Trinidad, el Padre que es nuestro Creador y quien sustenta al mundo y todo lo que existe, cuando Jesús dice 15Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. La unidad del Dios Trino la vemos en este versículo final de nuestro evangelio para el día de hoy, la verdad que unen a los tres y esta misma verdad que hablan las tres personas de la Trinidad que ha mostrado la obra del Dios verdadero para toda la humanidad y es su obra salvífica para todo aquel que en Él cree. Esta verdad que habla el Dios verdadero que es la Trinidad quiere mantenerla dentro de nosotros y lo hace bendiciéndonos, es por este motivo que la bendición Aarónica tiene tanta importancia para nosotros al terminar el culto de adoración porque al iniciar nuestro culto invocamos su nombre para ser alimentados por sus medios de gracia como el Evangelio y la Santa Cena y al terminar con esta bendición salimos para nuestras casas con el nombre de Dios dirigiendo nuestras vidas, porque nosotros pertenecemos a Él y esta bendición respalda su presencia en nuestras vidas; lo cual nos lleva como lo dice el último salmo que encontramos en la Biblia, el salmo 150 como Alabar a Dios con todo nuestro sentir, los instrumentos musicales y los bailes hacían parte de la adoración a Dios en los días de David, aunque no hay un mandato de como adorar a Dios Él si quiere que le adoremos con todo nuestro ser y mostremos esta adoración en nuestras vidas, ya que todo tiene un propósito en nosotros y toda dificultad que podamos tener igualmente es guiado por el Dios Trino que ha solucionado el problema de que nosotros no seamos enviados al infierno por la obra de Cristo y nos ayuda a ver nuestra tribulación para que tengamos paciencia en este mundo oscurecido por el pecado y esta paciencia muestra de que estamos hechos y a quien pertenecemos porque al producir prueba en nuestras vidas siempre nos hace mirar con esperanza la vida eterna que el Dios Trino y Verdadero nos ha dado por tu eterno Amor y es por esto:

A Dios, el Padre Celestial, al Hijo nuestro Redentor, y al Eternal Consolador, unidos todos alabad.

A la Divina Trinidad unidos todos Alabad; cantad su amor y gran virtud con alegría y gratitud.

Al Padre, al Hijo Redentor, y al Celestial Consolador, al Trino Dios en unidad: Loor eterno tributad. Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

25 A Dios supremo creador

63 A Dios demos gloria

66 ¡Al Dios de Abraham, loor!

71 Dad al Padre toda gloria

75 Jubilosos te adoramos

78 Señor, mi Dios

Culto Cristiano:

96-103 Himnos para la Santísima Trinidad

104-108 Doxologías

2 Alzaos, ¡Oh Puertas!

185 Naciones todas alabad

190 Sólo a Ti, Dios y Señor

193 De boca y corazón

303 Dios os guarde siempre en santo amor (primera lectura)

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-06-09 – Pentecostés

Print Friendly, PDF & Email

El día de pentecostés

(Rojo)

Tema del día:  ¡Hoy cumple años la iglesia! Hace casi dos mil años, el Espíritu Santo cumplió con promesa y profecía al derramarse sobre los primeros cristianos. Hoy en día, el Espíritu Santo todavía obra en nuestros corazones por medio de Palabra y Sacramentos.

La Colecta: Oh Dios, que impartiste conocimiento a los corazones de tus fieles enviándoles la luz de tu Espíritu Santo: Haz que el mismo Espíritu nos conceda un juicio recto en todas las cosas y nos dé el gozo de su santo consuelo; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 11:1-9 Cuando Dios creó al hombre, sólo existía un idioma. Pero después del diluvio, los hombres se juntaron en su orgullo para construir una ciudad y una torre contra la voluntad de Dios. Consecuentemente, Dios confundió su lengua y los esparció por todo el mundo.

1Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. 2Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. 3Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. 4Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. 5Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. 6Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. 7Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. 8Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 9Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.

El Salmo del Día: Salmo 51

1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;

Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

2 Lávame más y más de mi maldad,

Y límpiame de mi pecado.

3 Porque yo reconozco mis rebeliones,

Y mi pecado está siempre delante de mí.

4 Contra ti, contra ti solo he pecado,

Y he hecho lo malo delante de tus ojos;

Para que seas reconocido justo en tu palabra,

Y tenido por puro en tu juicio.

5 He aquí, en maldad he sido formado,

Y en pecado me concibió mi madre.

6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,

Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

7 Purifícame con hisopo, y seré limpio;

Lávame, y seré más blanco que la nieve.

8 Hazme oír gozo y alegría,

Y se recrearán los huesos que has abatido.

9 Esconde tu rostro de mis pecados,

Y borra todas mis maldades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,

Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de delante de ti,

Y no quites de mí tu santo Espíritu.

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,

Y espíritu noble me sustente.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,

Y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;

Cantará mi lengua tu justicia.

15 Señor, abre mis labios,

Y publicará mi boca tu alabanza.

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;

No quieres holocausto.

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;

Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

18 Haz bien con tu benevolencia a Sion;

Edifica los muros de Jerusalén.

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,

El holocausto u ofrenda del todo quemada;

Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.

La Segunda Lectura: Hechos 2:1-21 Al derramarse sobre los apóstoles en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo cumplió con la promesa de Cristo que se encuentra en el evangelio para el día de hoy. Con el poder del Espíritu Santo, los apóstoles predicaban sin temor y en varios idiomas a los que se habían reunido en Jerusalén. En el día de Pentecostés, la confusión causada por Babel se convirtió en gozo para todos aquellos que escucharon las buenas nuevas del evangelio en su propio idioma.

1Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

5Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. 6Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. 7Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? 8¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? 9Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, 11cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. 12Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? 13Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.

Primer discurso de Pedro

14Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:

17 Y en los postreros días, dice Dios,

Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

Vuestros jóvenes verán visiones,

Y vuestros ancianos soñarán sueños;

18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

19 Y daré prodigios arriba en el cielo,

Y señales abajo en la tierra,

Sangre y fuego y vapor de humo;

20 El sol se convertirá en tinieblas,

Y la luna en sangre,

Antes que venga el día del Señor,

Grande y manifiesto;

21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Ven Espíritu Santo, llena los corazones de los fieles, y enciende en ellos el fuego de tu amor. ¡Aleluya!

El Evangelio: Juan 15:26,27 En esta lectura, Cristo promete a sus discípulos que mandará al Consolador, es decir, al Espíritu Santo, el cual procede del Padre e Hijo para dar testimonio a la verdad del evangelio.

26Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. 27Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

CELEBREMOS PENTECOSTES RECORDANDO EL OFICIO DEL ESPÍRITU SANTO

Los movimientos pentecostales y carismáticos han cambiado de manera negativa la manera de adorar a Dios, con esto no quiero decir que la Iglesia Luterana Confesional tiene la mejor y legitima manera de adorar, tampoco quiero criticar la manera en la cual algunas congregaciones adoran al Dios verdadero porque sabemos que todo lo que tiene que ver con la adoración entra dentro del tema de la adiáfora, es decir, son las cosas que vive y hace el cristiano donde la Biblia no tiene un mandato claro o una prohibición que tengamos que seguir, en este caso no tenemos un orden marcado por las escrituras en cuanto a la adoración y alabanza a Dios. Pero no podemos pasar por alto lo que nuestro Dios por medio del apóstol Pablo enseñó a los Corintios cuando estaba tratando el tema de cómo estar dentro de la iglesia cuando estén adorando a Dios decentemente y con orden 1 Corintios 14:40.

Hablando en la manera negativa que este movimiento cambio al culto de adoración, ellos han perdido el orden que la Palabra de Dios ha mandado dentro de la adoración queriendo sentir al Espíritu Santo como “una evidencia” del mismo dentro de la iglesia. Pero cuando hablamos de este tema necesitamos caminar como si estuviéramos sobre un campo minado, porque lamentablemente este movimiento también en sus inicios toco la época de la reforma cuando surgió un grupo reformador radical donde sus miembros se les llamó anabaptistas y eran similares a los pentecostales porque pensaban que Lutero y los otros reformadores no avanzaban lo suficiente en sus intentos de reformar la iglesia; es por esto que los reformadores llamaron a estos hombres “entusiastas” que rechazaban el bautismo de los niños y volvían a bautizar a los miembros que ya habían sido bautizados de niños; ellos creían que cada miembro de la familia de los santos estaba destinado a gozar del don de profecía y tenía la capacidad de interpretar las revelaciones divinas; Lutero llamó a estas personas “profetas celestiales” porque su pregón era ¡El Espíritu! ¡El Espíritu! Y Lutero respondía: “No iré a donde lleva su espíritu” y en otra ocasión dijo: “¡Cacheteo a su espíritu en el hocico!”

Pero hoy en día este movimiento Pentecostal Carismático ha ido creciendo grandemente porque las personas cada vez más quieren buscar la evidencia que el Espíritu Santo está dentro de ellos, y es por esto que hablan en lenguas, dan la profecía, interpretan sueños, predicen el futuro, hacen sanaciones y hasta se han atrevido a resucitar muertos y en medio de toda esta corriente estamos nosotros que muchas veces nos sentimos confundidos porque no vemos una evidencia del Espíritu Santo dentro de nosotros. Nunca olvido cuando invite a una persona asistir a uno de nuestros servicios en Medellín y después del culto le pregunté cómo se había sentido y de una manera muy radical me dijo que había perdido el tiempo al venir aquí porque nuestra iglesia no tiene al Espíritu Santo y muchas veces nos vemos tentados a ver que evidencias del Espíritu Santo hay en nuestra iglesia. Pero en verdad sí tenemos evidencia que el Espíritu Santo esta activamente trabajando en nuestra congregación en cada uno de nosotros, en los niños, jóvenes, adultos y es el mismo Jesús que nos muestra esta evidencia como lo leemos y escuchamos en el texto para el día de hoy 26Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. 27Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio. Este doble oficio que nos muestra Jesús en este pasaje lo vemos activamente dentro de nuestra iglesia que es muy influenciada por el Dios Trino porque el Espíritu Santo fue enviado por el Padre y el Hijo; la evidencia número uno es que somos creyentes y esto porque el Espíritu Santo dio testimonio de Jesús por medio de su Palabra y la evidencia número dos, solo basta ver nuestras vidas, como el Espíritu Santo nos guía en esta vida para dar Gloria a Dios.

Nuestra terquedad espiritual muchas veces nos llevan a negar estas dos evidencias porque muchas veces hemos querido traer testimonios de vida a la iglesia para que supuestamente los hermanos crean, una vez un hermano hasta trajo un video de una persona que daba su testimonio para que la iglesia lo viera y creyéramos de verdad, o muchas veces queremos escuchar testimonios que supuestamente le han sucedido a personas en medio de una situación especial sus mentes han sido influenciadas fuertemente y dicen que han pasado el túnel y traen un mensaje del cielo o del infierno o también hemos pecado cuando le ponemos freno al Espíritu Santo en nuestras vidas y terminamos comportándonos peor que un incrédulo. Si alguno de nosotros no tiene clara la evidencia del Espíritu Santo dentro de nuestra iglesia esto es semejante al pecado que Jesús menciona en Mateo 12:31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; más la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. Porque este comportamiento de alguno de nosotros negando estas dos evidencias que no es otra cosa que el oficio del Espíritu Santo son las mismas que tienen los incrédulos y es por este motivo que el infierno es el lugar perfecto para castigar este pecado.

Pero necesitamos tener claridad porque no es perdonado el pecado en contra el Espíritu Santo y la carta a los Hebreos nos explica esto 4Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio. 7Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; 8pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada. Hebreos 6:4-8, el escritor de Hebreos establece que el que ha cometido este pecado no puede ser restaurado al arrepentimiento, es imposible que pueda volver a arrepentirse. No es Dios quien coloca al hombre en esta condición, sino que es el hombre mismo quien se coloca en esta condición por propia culpa. Cuando este estado de cosas llega a cierto punto, Dios deja de actuar en tal persona. Entonces es maldita, y ya no es posible que pueda salvarse. ¿Por qué? Porque no puede arrepentirse. El suelo de su corazón esta maldecido, de modo que ya no es fertilizado por el rocío y la lluvia de la gracia divina.

Pero después de escuchar estas palabras tan espantosas nos miramos a nosotros y damos hoy gracias en este día de Pentecostés por el oficio doble del Espíritu Santo en nuestras vidas porque este mismo ha puesto en nuestro corazón y en nuestros labios soy un miserable, estoy seguro de haber cometido el pecado contra el Espíritu Santo y este consuelo viene después que el Espíritu Santo dio testimonio en nuestras vidas a cerca de la obra de Cristo que hizo por cada uno de nosotros ya que el testimonio que dio de Jesús es mostrarnos su vida perfecta Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1 Juan 3:5, y sabemos y creemos que estamos revestidos por la vida de Cristo quién vivió perfectamente por cada uno de nosotros para que Dios nos vea a cada uno de nosotros perdonados, pero no solamente da testimonio de la vida de Cristo sino también de su sufrimiento y muerte como nos beneficia y el testimonio que nos ha dejado vivamente lo vemos en el sacramento del Altar, cada vez que tenemos la oportunidad de comer el cuerpo de Cristo y beber de tu sangre con el pan y el vino recordamos lo que nos dice la Palabra 23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 1 Corintios 11:23-26.

Finalmente el Testimonio que nos da el Espíritu Santo es nuestra vida, Jesús fue muy claro cuando dijo en el evangelio para este día 27Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio. Y este testimonio no es algo que vamos a mostrar solamente para nosotros mismos, es para todos los que nos rodean que vamos a mostrar cómo es la influencia del Espíritu Santo en nuestras vidas viviendo en el perdón los unos a los otros, siendo pacificadores y no personas que estamos buscando constantemente la contienda con otros, respetando nuestro hablar como lo dice la Biblia que nuestro decir sea si, si, o no, no, y esto no es otra cosa que hablar con la verdad; siendo cristianos que honramos nuestros matrimonios cumpliendo cada uno el papel del hombre, la mujer y ser hijo dentro de una familia cristiana y en este mundo tan afanoso y material nosotros recordemos lo que hace el Espíritu Santo en cada uno de nosotros como esta en Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Amén, Amén. FELIZ DIA DE PENTECOSTÉS.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

57 Antiguo Espíritu despierta

54 Santo Espíritu llena mi vida

45 Fortalece a tu Iglesia

36 Soplo de Dios viviente

37 Ven, Espíritu Santo

38 Tu Palabra es mi cántico

Culto Cristiano:

87-95 Himnos para el Pentecostés

96-103 Himnos para la Santísima Trinidad

109 Sosténnos firmes, ¡oh Señor!

291 Imploramos tu presencia

303 Dios os guarde siempre en santo amor

367 Gloria, canto, honor

 

Print Friendly, PDF & Email

24 febrero 2019