Entradas

27 enero 2019

20 enero 2019

13 enero 2019

06 enero 2019

2018-12-30 – Navidad 1

Print Friendly, PDF & Email

El Primer Domingo después de la Navidad

(Blanco)

Tema del día: Jesucristo vino a este mundo para servir como nuestro sustituto bajo la ley de Dios. Como nuestro hermano en la humanidad, Cristo hizo lo que nosotros no podemos, guardó perfectamente la ley de Dios.

La Colecta: Dirígenos, oh Señor, en todas nuestra acciones según tu beneplácito, para que mediante tu ayuda constante, todas nuestras obras sean iniciadas, continuadas y llevadas a cabo en tu nombre, para gloria tuya, y al final alcancemos la vida eterna; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 1 Samuel 2:18-20,26 El niño Samuel sirvió en el templo del Señor, en donde también vivió. Vemos una similaridad entre su ministerio a Dios y el ministerio de Cristo de niño (con la excepción que Cristo sirvió a Dios perfectamente).

18Y el joven Samuel ministraba en la presencia de Jehová, vestido de un efod de lino. 19Y le hacía su madre una túnica pequeña y se la traía cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado. 20Y Elí bendijo a Elcana y a su mujer, diciendo: Jehová te dé hijos de esta mujer en lugar del que pidió a Jehová. Y se volvieron a su casa.

26Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres.

El Salmo del Día: Salmo 111

Aleluya.

1 Alabaré a Jehová con todo el corazón

En la compañía y congregación de los rectos.

2 Grandes son las obras de Jehová,

Buscadas de todos los que las quieren.

3 Gloria y hermosura es su obra,

Y su justicia permanece para siempre.

4 Ha hecho memorables sus maravillas;

Clemente y misericordioso es Jehová.

5 Ha dado alimento a los que le temen;

Para siempre se acordará de su pacto.

6 El poder de sus obras manifestó a su pueblo,

Dándole la heredad de las naciones.

7 Las obras de sus manos son verdad y juicio;

Fieles son todos sus mandamientos,

8 Afirmados eternamente y para siempre,

Hechos en verdad y en rectitud.

9 Redención ha enviado a su pueblo;

Para siempre ha ordenado su pacto;

Santo y temible es su nombre.

10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;

Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos;

Su loor permanece para siempre.

La Segunda Lectura: Hebreos 2:10-18 ¡Oh, qué hermano nos es Cristo! En su amor vino a este mundo como nuestro hermano en la humanidad para ser nuestro sustituto bajo la ley y para morir en nuestro lugar. Por medio de su muerte destruyó la muerte y el diablo. Nosotros ya no tenemos que temer la muerte. Además, tenemos uno que nos puede ayudar en las tentaciones, el que fue tentado pero salió victorioso.

10Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. 11Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12diciendo:

Anunciaré a mis hermanos tu nombre,

En medio de la congregación te alabaré.b

13Y otra vez:

Yo confiaré en él.c

Y de nuevo:

He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.d

14Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. 17Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 18Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Qué la paz de Cristo reine en vuestros corazones. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 2:41-52 Vemos que aun de joven, Cristo cumplió con la voluntad de Dios, mostrando que Dios y su Palabra fueron las cosas más importantes en su vida.

Pero también mostró su obediencia a Dios al escuchar a sus padres, cumpliendo con el cuarto mandamiento. Cristo desde niño cumplió con toda la ley de Dios como nuestro substituto.

41Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; 42y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. 43Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 44Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 45pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 46Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. 48Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. 49Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? 50Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. 51Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

CONSERVEMOS EL REGALO MÁS GRANDE QUE LA NAVIDAD NOS HA DADO

En Colombia hay una tradición cada 24 de diciembre, que es el día donde se celebra la Navidad aquí, de darle un regalo a los niños porque “el niño Dios se los trajo” es muy común el día 25 de diciembre ver a los niños jugando con sus regalos y la pregunta que siempre se les hace ¿qué regalo les dio el niño Dios? Pero muchos guiados por la tradición Católica Romana de hacer las novenas con el fin de preparar la venida del niño Jesús al Pesebre y son 9 días donde mayormente los niños se reúnen en las calles, casas y en los templos Romanos para cantar villancicos y escuchar la novena de Navidad y en el último día es decir el 24 ellos están muy felices porque el niño Dios les ha traído regalos. Aunque sabemos que esta es una tradición llena de mentiras porque a todos nosotros nos criaron haciéndonos pensar que era el niño Dios quien nos traía estos juguetes como regalos, hoy vengo con palabras de verdad hablándoles como Jesús en sí mismo es el regalo más grande que no solamente recordamos en esta temporada sino que es un regalo que viene desde lo alto.

Navidad sin Jesús no es Navidad, Navidad sin la fe en este que nació en Belén no es Navidad, Navidad sin el regalo de la Salvación no es Navidad. El mundo cristiano no debe centrarse en lo material para celebrar estas fechas sino pensar en la parábola que nos enseña Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. El tesoro que encontró este hombre fueron las buenas nuevas que es el Evangelio, este tesoro fue tan importante que no le importó cuánto valía ese campo y lo compró. Esto nos anima a cada uno de nosotros a que en este mundo no predomine lo material, que en estas fiestas nuestro gozo sea el Evangelio, este es nuestro tesoro el cual nos fue dado por el amor de Dios, este tesoro lo podemos resumir en lo que nos enseña 1 Corintios 12:3 nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Esta es la fe que ha sido puesta en nuestros corazones por medio de los medios de Gracia que conocemos como el Evangelio en la Palabra y los Sacramentos del Bautismo y la Santa Cena, es por medio de esto que nosotros ahora creemos que el regalo más grande que se nos ha dado es Creer en Cristo Jesús y el regalo más grande que podemos dar a otros, desde el más niño hasta el más viejo es hablar de lo que Cristo vino hacer en este mundo dándonos la Salvación por medio del perdón de nuestros pecados.

Pero por culpa de nuestro egoísmo, nuestros pleitos con el prójimo, por el deseo de estar trabajando y trabajando para tener cada vez más dinero no compartimos este regalo con nadie, pecamos siendo piedra de tropiezo y en contra de este mandamiento que el mismo Jesús nos da en Mateo 22:37-39 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Así es, muchas veces estamos tan ocupados con nosotros mismos o con nuestro orgullo que no dejamos que el perdón abunde en nuestras vidas o la avaricia por el dinero que olvidamos que la mejor muestra de Amor hacia Dios y el prójimo es darle el Regalo del Evangelio y es por pecados como estos que Jesús vino al mundo porque este pecado y como todos los otros nos condenan en el infierno eterno pero Dios usó a alguien para que nos diera este regalo, a Cristo Jesús.

Este evangelio para hoy nos enseña muy bien en que consiste el regalo que se nos ha dado, que es la Fe en Cristo Jesús. La ley no era un mandato solamente para el pueblo de Israel sino para cada hombre que hay en este mundo como lo dice en Romanos 2:14-15 14Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos. Todo ser humano que viene a este mundo llega con la Ley escrita en sus corazones, esto es que Dios quiere que todos sepamos cuál es su Santa voluntad, que es lo que Él quiere que nosotros hagamos o dejemos de hacer y también la Ley nos muestra que merecemos el castigo eterno en el infierno por no someternos a ella perfectamente como Dios quiere que lo hagamos pero es ahí donde está el valor grande de este regalo que se nos fue dado desde la primera Navidad, a Cristo Jesús. 41Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; 42y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. Dentro de las leyes que Dios dio a su pueblo encontramos la ley ceremonial de celebrar la fiesta de la Pascua, esta fiesta era parte de las Leyes ceremoniales que eran aquellas que Dios mismo dio para que le adoraran y en esta oportunidad para dar gracias por la salida del pueblo de Israel de Egipto, pero estas Leyes ceremoniales tenían un propósito claro que era ser un tipo de Jesús, esto quiere decir que se cumplirían en Jesús. Nosotros hoy en día no estamos llamados a cumplir estas Leyes porque en Jesús encontramos el cumplimiento perfecto de ellas, sus padres celebraban cada año la Pascua cumpliendo este mandato de Dios pero lo hacía de manera imperfecta, en cambio Jesús al celebrar esta fiesta de la Pascua cuando tenía 12 años y todas las veces que la celebró lo hizo para cumplir la Ley perfectamente, María y José la celebraban de manera imperfecta pero en Cristo Jesús encontraron la verdadera Pascua, Jesús es nuestra Pascua como lo enseña San Pablo 7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 1 Corintios 5:7. Esto quiere decir que Jesús como nuestro doble sustituto no solamente cumplió la Ley por nosotros sino que también murió para darnos el perdón de nuestros pecados que es la vieja levadura.

Pero encontramos también perdón de nuestro pecado de no querer compartir este Regalo con el prójimo por nuestro egoísmo, orgullo y avaricia en Cristo Jesús, nos cuenta la historia Bíblica de hoy 43Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 44Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 45pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 46Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Jesús no se extravió como lo hacen algunos niños a esa edad movidos por su desobediencia, el motivo de quedarse en Jerusalén fue mucho más que celebrar la fiesta de la Pascua, se quedó para que Dios nos perdone a cada uno de nosotros que no compartimos el Regalo de dar a conocer su nombre y Él sí lo hizo perfectamente por cada uno de nosotros, Él se quedó dándoles a todos aquellos que estaban en el templo en ese momento el Regalo más grande que se le puede dar a una persona, usar la Palabra de Dios por medio de la Ley y el Evangelio para que el Espíritu Santo ponga la fe en el Redentor.

48Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. 49Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? La respuesta de Jesús no fue un pecado en contra del cuarto mandamiento, al contrario Él por Amor a sus padres y a toda la humanidad les dijo directamente cuál era su propósito de venir a este mundo, es necesario atender los negocios de su Padre, y este negocio era comprar por medio de la vida perfecta de Cristo y su sufrimiento y muerte a toda la humanidad, que importante somos cada uno de nosotros para Dios y si lo somos para ÉL como no nosotros aprender de Jesús para atender los negocios de Dios que es simplemente dar el Regalo de la Navidad que es mostrar el amor de Él por todo el mundo por medio de Jesucristo.

 50Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. 51Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. 52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. En ese momento sus padres no entendieron cuál era la misión de Jesús en este mundo, pero tiempo después al verlo predicar, hacer milagros y como la Biblia muestra que María guardaba todo esto en su corazón porque ella estaría bajo la cruz el día que Jesús cumplió la tarea que el Padre le había encomendado. Ahora nos queda a nosotros salir y dar este mismo regalo a toda la Humanidad, dejemos los celos, los pleitos y demos prioridad a la Palabra de Dios estudiándola para enseñar a otros que todo aquel que confiese que Jesús es el Señor será Salvo. Amén.

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

4-16 Los himnos para la navidad

17 De tal manera Dios amó

29 Fruto del amor divino

30 Jesús es la roca

32 Oh, Verbo humanado

33 Soy el camino

77 Oh Jesús, niñito hermoso

Culto Cristiano:

8-26 Los himnos para la Navidad

349-358 Los himnos para la Navidad (para niños)

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

35 Gloria a Dios en las alturas

36 Lindos ángeles cantores

38 Jesús divino

251 ¡Oh qué amigo nos es Cristo!

 

 

Print Friendly, PDF & Email

2018-12-24 – La Nochebuena

Print Friendly, PDF & Email

La Nochebuena

(Blanco)

Tema del día: El tema para la nochebuena es el mensaje que los ángeles anunciaron a los pastores, “No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de Belén, un Salvador, que es Cristo el Señor.”

La Colecta: Oh Dios, que has hecho que esta santísima noche brille con el resplandor de la verdadera luz: Concede, te suplicamos, que tal como hemos conocido en la tierra los misterios de esa luz, así tengamos en el cielo la plenitud de sus goces: por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 9:2-7 Más que setecientos años antes del nacimiento de Cristo, Dios prometió enviar una luz que iba a resplandecer en la oscuridad, un niño quien es el Salvador del mundo y el Dios todopoderoso.

2El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.b 3Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.4Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián. 5Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego. 6Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.c El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

El Salmo del Día: Salmo 96

1 Cantad a Jehová cántico nuevo;

Cantad a Jehová, toda la tierra.

2 Cantad a Jehová, bendecid su nombre;

Anunciad de día en día su salvación.

3 Proclamad entre las naciones su gloria,

En todos los pueblos sus maravillas.

4 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;

Temible sobre todos los dioses.

5 Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos;

Pero Jehová hizo los cielos.

6 Alabanza y magnificencia delante de él;

Poder y gloria en su santuario.

7 Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos,

Dad a Jehová la gloria y el poder.

8 Dad a Jehová la honra debida a su nombre;

Traed ofrendas, y venid a sus atrios.

9 Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad;a

Temed delante de él, toda la tierra.

10 Decid entre las naciones: Jehová reina.

También afirmó el mundo, no será conmovido;

Juzgará a los pueblos en justicia.

11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra;

Brame el mar y su plenitud.

12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está;

Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento,

13 Delante de Jehová que vino;

Porque vino a juzgar la tierra.

Juzgará al mundo con justicia,

Y a los pueblos con su verdad.

La Segunda Lectura: Tito 2:11-14 Este niño nacido en Belén es la manifestación de la gracia de Dios, o sea, su amor inmerecido por nosotros. El hecho de que Cristo vino para redimirnos no solamente quita nuestros pecados, sino también nos da la fuerza y motivación para llevar vidas santas en su nombre.

11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 2:1-20 Al nacer Jesucristo de la virgen María en el pueblito Belén, se cumplieron las profecías del Antiguo Testamento en cuanto al Salvador prometido. El rey de los siglos fue adorado primeramente por unos pobres pastores, los cuales escucharon a los ángeles y fueron inmediatamente a ver y a adorar al Salvador recién nacido.

1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas,

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

GUARDEMOS EL MENSAJE DEL EVANGELIO EN NUESTRO CORAZÓN

El profeta Isaías usado para la lectura del Antiguo Testamento muestra de manera clara que es el mundo que quedó después de que el pecado entro en él los que moraban en tierra de sombra de muerte Isaías 9:2. Si pensamos en una palabra que describa este mundo la mejor descripción para esto es muerte, el Diablo aprovecha muy bien la muerte que hay en el mundo porque ella empieza a mostrar su poder en la parte espiritual del hombre, el evangelista Mateo describe muy bien este estado de muerte que está en el corazón del ser humano 19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.  Mateo 15:19. No tenemos que ir a otro planeta o a otra parte para ver dónde está la muerte; nuestros corazones es la mejor muestra de que la muerte existe en este mundo porque por naturaleza el pecado que alberga nuestro corazón es el lugar donde la muerte espiritual hace su trabajo y esto lo vemos con los problemas que tenemos con el prójimo, con los hermanos en la fe, como entre los hombres se roban, se asesinan y como cada día más de dañan los matrimonios por los deseos descontrolados de la carne y finalmente creemos que con las mentiras se pueden arreglar las situaciones que nos suceden y esto pasa por la muerte que hay en cada uno de nuestros corazones que nos muestran el lugar que merecemos que es el infierno eterno.

Cuando vemos nuestro corazón lleno de muerte entendemos porque necesitamos celebrar la Navidad, el mismo Isaías nos dice luz resplandeció sobre ellos, Isaías 9:2 y está luz es nuestro Señor Jesucristo, celebramos la Navidad porque es muy importante para nosotros recordar como Dios hecho hombre vino a vivir en medio de nosotros, y por qué tuvo que venir en medio de este mundo oscuro y lleno de muerte.

Yendo al punto donde vemos como Emmanuel vino a este mundo, el evangelista Lucas nos cuenta un hecho real, con personas reales y sucesos que la historia no puede ocultar 1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. El término “aquellos días” nos muestra algo que sucedió lejos de nosotros los que estamos ahora escuchando este mensaje y se nos informa de que el imperio Romano dirigido por Augusto Cesar mando a hacer un censo. Algunos críticos de la Biblia dicen que es una falla el hecho de que Lucas diga que Cirenio era gobernador de Siria cuando tuvo lugar este censo, porque los registros históricos mencionan a Cirenio como el gobernador de Siria casi diez años después de la muerte del rey Herodes; hubo un censo que se llevó a cabo en ese tiempo (6–7 d.C.). Sin embargo, dado que Jesús nació mientras Herodes era rey (Herodes murió cerca del año 4 a.C.), algunos afirman que Lucas comete aquí un error. Pero antes de llegar a esa conclusión, se deben tomar en cuenta algunas posibilidades: 1) Lucas dice que este es el primer censo mientras Cirenio fue gobernador de Siria; Cirenio pudo haber hecho un censo antes como parte de sus deberes con Siria, eso se insinúa en un documento antiguo que se ha conservado hasta el día de hoy. 2) Algunos eruditos griegos sugieren que la palabra “primero” se podría traducir mejor como “antes de”; entonces la traducción sería: “Este censo fue antes de que Cirenio fuera gobernador de Siria”. Nosotros en la actualidad difícilmente disponemos del conocimiento de hechos que ocurrieron hace dos mil años. No nos atrevemos a juzgar a Lucas, que escribió por inspiración del Espíritu de Dios después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen Lucas 1:3. Y por la fe creemos que todo lo que Lucas dice en este evangelio es totalmente verdadero.

Después de estar seguros que esto si sucedió en la historia del mundo, es decir que Dios habitó entre nosotros vemos como el Espíritu Santo uso a creyentes como José y María para poder llevar a cabo su plan  4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Entonces esta obediencia de José y María fue solo para cumplir la profecía de Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Podemos ver como este censo no fue algo que sucedió por casualidad o porque este gobierno vio la necesidad, Dios que tiene el control sobre todas las cosas que pasan en este mundo permitió que este censo se hiciera para que Emmanuel naciera en Belén como cumplimiento de la profecía y para que nosotros hoy que estamos celebrando su nacimiento podamos estar seguros de que este nacimiento es para el beneficio de nosotros porqué hasta su nombre está muy relacionado con la bendición que viene de Dios Efrata significa fructífera y el mejor fruto que dio fue que naciera nuestra Luz, nuestro Dios con nosotros y es por este motivo que Lucas sin titubear nos informa  6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Ya que sabemos cómo vino Emmanuel a este mundo, es el momento de recordar por que vino, y el versículo nos dice 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.  Cristo es la traducción del hebreo que significa Mesías y ambos términos nos llevan a uno que significa el UNGIDO, este es la simiente prometida desde el momento en que Adán y Eva pecaron, este fue el ESPERADO por muchos creyentes del Antiguo Testamento y este es el Señor y Salvador de toda la humanidad que vive en muerte. Esta noticia fue Dios quien empezó a contarla como el cumplimiento del tiempo ya se había efectuado, como todas las profecías se cumplieron en este niño que nació en Belén es por esto que la Biblia nos dice 8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas,

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!. Dios usó lo necesario para mostrar al mundo que Jesús, el Cristo, el Ungido estaba ya en el mundo, estos pastores fueron los primeros en ver esta Luz, el temor que sintieron por el pecado que había en su corazón fue calmado por la dulce voz del evangelio que un ángel les anunció desde el cielo porque en ese niño acostado en ese pesebre era la Gloria de Dios que trajo la verdadera Paz a los hombres. Esta Paz cambio nuestro corazón de muerte por vida y luz, esta Paz solo la encontramos en Jesús quien desde su concepción fue sin pecado para con su vida poder ser nuestro Salvador, nuestro corazón lleno de muerte en la vida de este Santo ser que nació en Belén fue cambiado a vida y es lo que la Biblia llama el Nuevo hombre, nuestro corazón por la obra de Jesús y el poder del Espíritu Santo está lleno de muchos dones dado desde lo alto donde el pecado que había en nuestro corazón fue cambiado por 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza, Gálatas 5:22-23 y es así como la muerte de Emmanuel en la cruz también lo hizo para cambiarnos a cada uno de nosotros, sacarnos de la muerte espiritual en la cual vivíamos donde merecíamos la IRA de Dios, pero con su sangre derramada en la cruz fuimos librados de ese castigo 9Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Romanos 5:9. Y esto es lo que nos motiva a llevar vidas diferentes anunciando la obra de Cristo así como lo hicieron esos pastores en esa noche 15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. Esto es lo mismo que el Evangelio produce en nosotros, seguridad, así como los pastores fueron a ver al niño nacido en el pesebre, nosotros vamos a las Escrituras y allí vemos cada vez que queremos el milagro del nacimiento de Jesús, allí miramos cada vez que queremos todo lo que Dios hizo usando personas creyentes como María que guardaba todo lo que estaba viviendo en su corazón y es lo mismo que Dios quiere en esta Navidad para cada uno de nosotros guardemos en nuestros corazones que el propósito por el cual Dios hecho hombre vino a este mundo fuimos cada uno de nosotros los cuales estamos llamados a seguir celebrando la Navidad y decirle a otros que el nacimiento espiritual que el Espíritu Santo hace en todo hombre es por el poder de su Palabra que nos llama a todos nosotros hijos de Dios eternamente y esto lo demostramos en cómo vivimos en este mundo dando a conocer a los hombres no solamente en la Navidad sino en todo momento el Amor para con todos los hombres. Amén y Feliz navidad.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

1 A ti loor y gloria

4-16 Los himnos para la Navidad

63 A Dios demos gloria

75 Jubilosos, te adoramos

77 Oh Jesús, niñito hermoso

Culto Cristiano:

8-26 Los himnos para la Navidad

349-358 Los himnos para la Navidad (para niños)

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

35 ¡Gloria a Dios en las alturas!

36 Lindos ángeles cantores

Print Friendly, PDF & Email

23 diciembre 2018

2017-12-31 – Navidad 1

Print Friendly, PDF & Email

El Primer Domingo después de la Navidad

(Blanco)

Tema del día: Jesucristo es el Salvador—el único Salvador—para todo el mundo.  En él tenemos la justificación y paz, y entonces, hagamos todo para él con corazones agradecidos.

La Oración del Día: Dirígenos, oh Señor, en todas nuestra acciones según tu beneplácito, para que mediante tu ayuda constante, todas nuestras obras sean iniciadas, continuadas y llevadas a cabo en tu nombre, para gloria tuya, y al final alcancemos la vida eterna; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 45:20-25 — Dios llama a todo el mundo que venga a él para la salvación porque es quien justifica.  Aunque todos por sus pecados se rebelan contra Dios en pensamiento, palabra y obra, Dios los llama en su amor a la salvación.

El Salmo del Día: Salmo 111

La Segunda Lectura:  Colosenses 3:12-17 — San Pablo nos anima a nosotros, “los escogidos de Dios,” a llevar vidas santas para agradecer a Dios por todo lo que nos da.

El Evangelio: Lucas 2:25-40 — Cuando José y María llevaban al niño Jesús al templo para el rito de purificación, encontraron a un hombre llamado Simeón al cual Dios había prometido que iba a ver al Salvador del mundo antes de morir.  Al ver al niño Jesús, Simeón alabó a Dios por cumplir con su promesa del Salvador.  De la misma manera, la anciana Ana también agradeció a Dios por enviar al Salvador y habló de él con todos “los que esperaban la redención de Jerusalén.”

25 Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él. 26 Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor. 27 Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, 28 él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo:

29 Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; 30 Porque han visto mis ojos tu salvación, 31 La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; 32 Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.

33 Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él. 34 Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha 35 (y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.

36 Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. 38 Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.

39 Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. 40 Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él.

 

DEMOS GRACIAS A DIOS PORQUE NUESTROS OJOS HAN VISTO LA SALVACIÓN

Este es un texto muy apropiado para este último día del año porque es un texto lleno de palabras de agradecimiento para nuestro Dios. Muchos le dan gracias a Dios por las bendiciones materiales. En Colombia colocan un disco que es muy conocido y tal vez por muchos de ustedes “yo no olvido el año viejo” y la razón de esto es por las cosas materiales que se recibieron en él. Pero este mensaje para este primer domingo de la Navidad nos va a hacer decir que damos gracias a Dios porque aún terminamos este año viendo con nuestros ojos la salvación.

Esta historia de agradecimiento nos pone en un contexto histórico muy importante para cada uno de nosotros porque cuando Jesús tenía cuarenta días hicieron un viaje breve a Jerusalén para la purificación de María y para la presentación del niño en el templo. La ley de la purificación de una madre se encuentra en Levítico 12. A una persona pobre se le pedía que llevara dos tórtolas o dos palominos como su ofrenda de sacrificio.

La ley también exigía que el varón primogénito fuera consagrado al Señor (Éxodo 13:2). Si el niño no era dado para el servicio del Señor, los padres lo debían redimir con el pago de cinco siclos (Números 3:46-47). María y José no hicieron ese pago porque Jesús había sido consagrado al Señor en la forma más completa posible. A los cuarenta días de haber nacido, Jesús le fue presentado al Señor.

Y mientras estaban allí vemos como había dos personas especiales dentro del templo, pero vamos a hablar del primero: 25Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él. 26Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor. 27Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, 28él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo: 29Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; 30Porque han visto mis ojos tu salvación, 31La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; 32Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel. 33Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él. 34Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha 35(y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.

Podemos ver en las palabras de este hombre que la Biblia no duda en darle unos adjetivos llenos de confianza justo y piadoso. Este es un regalo del cual hay que dar gracias a nuestro Dios porque este niño que nació en Belén vino para hacernos a cada uno de nosotros justo y piadoso. Nosotros al igual que Simeón estamos viviendo en la consolación de Israel que no es otra cosa que estar en la fe salvadora.

Esto nos recuerda lo que Jesús dijo en las Bienaventuranzas: Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación (Mateo 5:4). Cada uno de nosotros sabemos que el pecado nos ha hecho llorar porque por medio de él hemos ofendido a nuestro Creador y también nos lleva a ser sus enemigos, nosotros que por naturaleza nos gusta confiar en otras cosas diferentes al Dios verdadero como lo dice el profeta Isaías: No tienen conocimiento aquellos que erigen el madero de su ídolo, y los que ruegan a un dios que no salva (Isaías 45:20). Pecamos mostrando que no tenemos conocimiento cuando buscamos venganza en la justicia terrenal, cuando creemos que esta justicia es más severa que la de Dios, aquí se pone como ídolo la justica terrenal. Pecamos cuando hacemos una evaluación de este año y nos decimos que todo lo que tenemos y ganamos es por nuestros propios esfuerzos, nos faltaría conocimiento aquí cuando olvidamos que todo lo que recibimos material y espiritualmente viene de Dios y nuestro ídolo serie el “yo” y realmente nosotros no merecemos ser consolados sino ser castigados en el infierno eterno.

Pero a pesar de los pecados donde le quitamos el primer lugar a Dios por nuestro orgullo pecaminoso que nos lleva a ser ignorantes, recibimos consolación de parte de nuestro Dios. Esto sí es una gran motivo para agradecerle a Dios, un motivo para unirnos con Simeón y decir en un día como hoy: 29Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; 30Porque han visto mis ojos tu salvación,      31La cual has preparado en presencia de todos los pueblos;          32Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel. Simeón estaba declarando que ya estaba listo para morir como lo estamos cada uno de nosotros. Él vio con sus ojos a su Salvador, y nosotros cada vez que leemos las Escrituras también con nuestros ojos vemos nuestra salvación, que gran motivo de dar gracias a Dios en este último día del año y en el primer domingo de Navidad que somos perdonados, que tenemos un lugar en el cielo esperándonos porque este niño que nació en Belén nos trajo justicia, luz, paz y la Gloria de Dios entre nosotros, porqué Él se sometió y cumplió toda ley perfectamente como lo vemos en nuestro contexto: 21Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. 22Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor 23(como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), 24y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos (Lucas 2:21-24). Este acto que hicieron los padres de Jesús fue movido por el Espíritu Santo que puso en su corazón de creyentes que hicieran esto, pero lo más maravilloso es que Jesús aquí se sometió a toda la ley en lugar de toda la humanidad, pero lo hizo de una manera perfecta.

Pero dentro de las palabras de Simeón también dijo que iba a pasar con este niño que vino a traernos justicia, luz, paz y la Gloria de Dios entre nosotros: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha 35(y una espada traspasará tu misma alma). Jesús iba a ser, como lo es hoy también, tropiezo para muchos porque estos no creyeron en él. Los líderes religiosos de su época fueron quienes le llevaron a la cruz por su incredulidad como lo dijo Pedro el día de Pentecostés: Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo (Hechos 2:36). Pero lo que ellos no contaban era que con la muerte de Jesús fue tropiezo para ellos porque fueron juzgados por su incredulidad en él y en cambio para nosotros fue la manera que cada uno de nosotros nos beneficiamos para la eternidad porque con su muerte no solamente le trajo dolor a su madre y discípulos sino también a cada uno de nosotros, pero con esta muerte se nos dio los regalos de justicia, luz, paz y la Gloria de Dios entre nosotros.

Pero no solamente vamos a hablar de Simeón, también nos dice la Biblia que: 36Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. 38Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén. De esta mujer solamente se habla está sola vez en la Biblia, pero es un buen ejemplo que miremos para hablar de lo bendecido que somos cada uno de nosotros. A ella no le importó alejarse del mundo por amor a su Señor; servía día y noche en el templo y estando allí no se perdió la bendición de ver a su Salvador.

Y nosotros también hoy y cada día de nuestras vidas vamos a agradecerle a nuestro Dios sirviéndole cada día, y esto lo hacemos llevando unas vidas guiadas por el Espíritu Santo agradables a él. También hablemos de cómo es el verdadero consuelo que es espiritual porque la gran bendición que tenemos para decir a otros para dar gracias a Dios por este año que termina es que aún estamos en la fe verdadera y este regalo se comparte únicamente predicando la Palabra de Dios.

Y finalmente vemos como Jesús realmente vino interesado en darnos estos regalos que les he mencionado a lo largo de este sermón: justicia, luz, paz y la Gloria de Dios entre nosotros. Esto lo vemos al final de nuestro texto para hoy: 39Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. 40Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. Hoy cuando estemos terminando este año tenemos muchos motivos para sacar tiempo y decirle a nuestro Dios: “Gracias mil, Gracias mil porque me has dado a Cristo que vino y nació por mí para darme la verdadera esperanza que nunca se acabará por sus regalos dados: justicia, luz, paz y la Gloria de Dios entre nosotros.

Amén.

Print Friendly, PDF & Email

31 diciembre 2017

2017-12-24 – La Nochebuena

Print Friendly, PDF & Email

La Nochebuena

(Blanco)

Tema del día: El tema para la nochebuena es el mensaje que los ángeles anunciaron a los pastores: ¡No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de Belén, un Salvador, que es Cristo el Señor!

La Oración del Día: Oh Dios, que has hecho que esta santísima noche brille con el resplandor de la verdadera luz: Concede, te suplicamos, que tal como hemos conocido en la tierra los misterios de esa luz, así tengamos en el cielo la plenitud de sus goces: por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 9:2-7 — Más que setecientos años antes del nacimiento de Cristo, Dios prometió enviar una luz que iba a resplandecer en la oscuridad, un niño quien es el Salvador del mundo y el Dios todopoderoso.

El Salmo del Día: Salmo 96

La Segunda Lectura:  Tito 2:11-14 — Este niño nacido en Belén es la manifestación de la gracia de Dios, o sea, su amor inmerecido por nosotros.  El hecho de que Cristo vino para redimirnos no solamente quita nuestros pecados, sino también nos da la fuerza y motivación para llevar vidas santas en su nombre.

El Evangelio: Lucas 2:1-20 — Al nacer Jesucristo de la virgen María en el pueblito Belén, se cumplieron las profecías del Antiguo Testamento en cuanto al Salvador prometido.  El rey de los siglos fue adorado primeramente por unos pobres pastores, los cuales escucharon a los ángeles y fueron inmediatamente a ver y adorar al Salvador recién nacido.

1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14         ¡Gloria a Dios en las alturas; y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

 15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

 

HERMANOS RECIBAMOS LA BENDICIÓN DE LA NAVIDAD

La Navidad siempre la relacionamos con regalos, los niños esperan a que sus padres les obsequien algo, los trabajadores esperan que su patrón les de un aguinaldo en dinero o en algún articulo, los esposos son buscando querer tener un regalo el uno para el otro, los amigos se quieren mostrar que se quieren buscando también dar un regalos entre ellos.

Pero el verdadero sentido de esta fiesta esta en un regalo espiritual y no material, Dios regaló al mundo lo más especial que tiene a su Hijo Jesucristo. Este regalo de Jesús fue para todo el mundo pero todo el mundo no se beneficia de este regalo y el motivo de esto es por la incredulidad; las mismas Escrituras nos enseñan esto en Juan 3:16-18 16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. 17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Entonces es difícil usar este término de Feliz Navidad para los que no han creído en Jesús porque para ellos no es Feliz, al contrario es un juicio por su impenitencia porque son condenados al no creer en Jesús como su Salvador.

En cambio ustedes y yo tenemos mucho porque estar felices, nos podemos unir a María y a los pastores que tuvieron este mismo sentimiento tal como lo cuenta este evangelio para hoy:  19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. Lo que ellos guardaban en su corazón y el glorificar y alabar a Dios son sentimientos que cada uno de nosotros tenemos y conocemos, estos sentimientos se resumen en una sola palabra AGRADECIMIENTO porque cada uno de nosotros también en algún momento de nuestras vidas la Navidad no era Feliz sino triste porque estábamos incrédulos, creíamos que podíamos salvarnos por cualquier medio menos por la obra perfecta y completa de Cristo, cada uno de nosotros sabemos muy bien que hace el pecado en cada uno de nosotros porque cada vez que los cometemos sabemos de las consecuencias que vivimos por ofender a nuestro Dios, al prójimo y aún a nosotros mismos. Cada uno de nosotros necesitamos tener una perspectiva del pecado muy seria, necesitamos verlo y sentirlo como algo que en verdad nos pone en guerra con Dios porque no obedecemos ni vivimos como Él nos exige PERFECTOS. El pecado hace tanto mal para el hombre y en especial pensando en cada uno de nosotros que destina una eternidad ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga (Marcos 9:47-48).

María, los pastores que estaban en esa noche y nosotros hoy tenemos un gran motivo para decir Feliz Navidad a todos los creyentes porque con este Evangelio recordamos como nuestro Dios nos dio ese maravilloso regalo. El mundo nunca ha estado a la deriva porque Dios es quien lo controla todo así como lo dice Lucas 1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Fue el mismo Dios quien uso al imperio romano para que hiciera este censo, para muchos un motivo de hacer cuentas para ver la situación de los impuestos, para otros el cumplimiento de una orden del gobierno para saber cuántos habitantes hay y para nosotros la manos de Dios actuando allí por el beneficio de cada uno de nosotros como lo vemos en esta siguiente parte 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. Es claro el propósito de Dios, Él mismo había dicho esta profecía en Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Y el cumplimiento de esta la vemos en como usó este censo para que José y María fueran a Belén, a su tierra natal. Allí cuando se cumplió esta profecía de Miqueas se nos fue dado el regalo de la Navidad, 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón vemos aquí como Dios fue hecho hombre para darnos la bendición de la Navidad que es recordar que aquel que nació en Belén vino a traernos la verdadera PAZ.

Dios nos dio lo más preciado de él, a Jesucristo, la manera de su nacimiento nos enseña que él no vino para ser atendido como Rey que es, no nació en un palacio, no había un lugar donde pudiera nacer cómodamente, nació en una pesebrera donde se guardan los animales y su forma de nacer lo hizo por cada uno de nosotros porque mostró así que es un siervo humilde que vino solamente a ser el regalo de la Navidad, recordemos que esta palabra significa Natividad o nacimiento, cada vez que le decimos Feliz Navidad a alguien es recordando que el regalo de Dios para el mundo fue el nacimiento del Salvador prometido para traernos la verdadera PAZ.

Dios nunca ocultó este regalo para el mundo, él mismo se encargó para que la noticia corriera entre el mundo como lo sigue contando Lucas: 8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Estos pastores escucharon lo que todo hombre necesita escuchar, las buenas nuevas de gran gozo donde no vemos a un Dios castigador que exige perfección en nuestras vidas sino también a un Dios de Amor que grita desde el cielo usando sus ángeles para decir No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. La palabra que usa nuestro Dios para identificar este regalo es la palabra Cristo, esto quiere decir el ungido, Jesús fue ungido escogido para mostrar el Amor de Dios para todo el mundo y esto lo demostró recordándonos de donde fuimos sacados 18sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación (1 Pedro 1:18-19). Este niño que nació en Belén es quien vino a este mundo para darnos lo que más necesitamos, la PAZ CON DIOS, por esto cuando digamos Feliz Navidad estamos recordando esa PAZ que este niño Cristo vino a traernos.

Dios no solamente dio señales para que ellos vieran su regalo, sino que también mostró el poder de su Palabra 12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

            14         ¡Gloria a Dios en las alturas; y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. Estos pastores obedecieron al poder de la palabra de Dios, este mensaje que les dijo que fueran a ver con sus propios ojos a su Salvador, ellos fueron y le vieron, esto nos recuerda la unión que hay entre la fe y la acción, los frutos que ellos mostraron al creer en la Palabra de Dios fue ir y ver y nosotros hoy estamos aquí reunidos siglos después también creyendo en este mismo poder de la Palabra de Dios que nos dice hoy que Jesús si vino a este mundo para ser nuestro Redentor, para limpiarnos de todos nuestros pecados por medio de su sangre y es por esto que cada uno de nosotros podemos decir hoy Feliz Navidad, es por esto que podemos cada año celebrar este regalo que Dios le dio al mundo y celebramos este acontecimiento mostrando frutos de la fe al estar aquí congregados, es por esto que nosotros podemos orar y Dios escucha nuestras oraciones y en especial oremos para que nuestro Dios siga usando el poder de su palabra para que veamos las pruebas que esta Paz que Él ganó para nosotros desde el momento de su venida a este mundo y es por esto que hoy celebramos el día en que este regalo fue dado a nosotros para recibir la bendición de la Navidad y la esperanza que pronto vendrá nuestro Señor por segunda vez o nos encontraremos con él cuando muramos y estar a su lado eternamente.

Amén.

Print Friendly, PDF & Email