Entradas

2019-05-19 – Pascua 05

[printfriendly]

El quinto domingo de la pascua

(Blanco)

Tema del día: Nuestro Señor resucitado quiere que nos amemos los unos a los otros.

La Colecta:  Oh Dios, que haces que los corazones de tus fieles sean de una misma voluntad: Concede a tu pueblo que ame lo que mandas y desee lo que prometes, para que en medio de los numerosos cambios de este mundo, nuestros corazones estén fijos en ti que eres la fuente de los verdaderos goces; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura:  Hechos 13:44-52 En este mundo pecaminoso, siempre va a haber los que se oponen a nuestra predicación del evangelio, pero vemos aquí en esta lectura, que la Palabra de Dios siempre producirá fruto para la gloria de Dios Padre. “Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehovah y contra su ungido…El que mora en los cielos se reirá, el Señor se burlará de ellos.” (Salmo 2:2,3)

44El siguiente día de reposo* se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios. 45Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando. 46Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles. 47Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo:

Te he puesto para luz de los gentiles,

A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

48Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. 49Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia. 50Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites. 51Ellos entonces, sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies, llegaron a Iconio. 52Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

El Salmo del Día: Salmo 145

Salmo de alabanza; de David.

1 Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,

Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

2 Cada día te bendeciré,

Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

3 Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;

Y su grandeza es inescrutable.

4 Generación a generación celebrará tus obras,

Y anunciará tus poderosos hechos.

5 En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,

Y en tus hechos maravillosos meditaré.

6 Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,

Y yo publicaré tu grandeza.

7 Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,

Y cantarán tu justicia.

8 Clemente y misericordioso es Jehová,

Lento para la ira, y grande en misericordia.

9 Bueno es Jehová para con todos,

Y sus misericordias sobre todas sus obras.

10 Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,

Y tus santos te bendigan.

11 La gloria de tu reino digan,

Y hablen de tu poder,

12 Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,

Y la gloria de la magnificencia de su reino.

13 Tu reino es reino de todos los siglos,

Y tu señorío en todas las generaciones.

14 Sostiene Jehová a todos los que caen,

Y levanta a todos los oprimidos.

15 Los ojos de todos esperan en ti,

Y tú les das su comida a su tiempo.

16 Abres tu mano,

Y colmas de bendición a todo ser viviente.

17 Justo es Jehová en todos sus caminos,

Y misericordioso en todas sus obras.

18 Cercano está Jehová a todos los que le invocan,

A todos los que le invocan de veras.

19 Cumplirá el deseo de los que le temen;

Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

20 Jehová guarda a todos los que le aman,

Mas destruirá a todos los impíos.

21 La alabanza de Jehová proclamará mi boca;

Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

La Segunda Lectura:  Apocalipsis 21:1-6 Dios permitió que el anciano San Juan tuviera un vistazo de la gloria y el gozo que le esperaba en el cielo. En esa nueva Jerusalén no va a haber lágrimas ni tristeza ni muerte, sino solamente el gozo eterno, que es un hecho seguro en nuestro Señor resucitado Jesucristo.

1Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

5Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre él. Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. ¡Aleluya!

El Evangelio:  Juan 13:31-35 En la noche en que fue entregado por nosotros, nuestro Señor Jesucristo mandó a sus discípulos amarse los unos a los otros así como él les había amado. El amor de Cristo fue humilde; fue auto-sacrificio en actitud y acción. Nuestro amor hacía los demás debe de ser igual, siempre pensando en el bien de la otra persona ante nuestro propio bien.

31Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. 32Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. 33Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir. 34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

HERMANOS LA SEÑAL DE LA PASCUA ES EL AMOR

Como Luteranos Confesionales estamos familiarizados en mantener la diferencia entre los tres tipos del uso de la palabra amor, llamamos al amor sexual y material eros, al amor que es practicado entre amigos como filos y finalmente conocemos y hablamos del tipo de amor más alto que puede existir que es el amor ágape. Somos conocedores de las palabras que nuestro Señor Jesucristo predicó el jueves santo donde su predicación la llevo a la acción, si estudiamos detenidamente este capítulo 13 de Juan aprendemos que Jesús hizo un acto antes de enseñarles cual era el propósito por el cual nuestro Dios quiere que nos amemos unos a otros, lavar los pies a sus discípulos fue un acto de amor de nuestro Señor para sus apóstoles donde les enseño como sirviéndonos unos a otros es la manera más alta de mostrar el amor ágape entre los creyentes.

La piedra de tropiezo para que no nos amemos unos a otros la encontramos en nosotros mismos, en nuestro pecado, la Biblia nos muestra como la iglesia que Jesús dejó instituida en muchas oportunidades no fue un ejemplo de practicar este amor y es el mismo problema que tenemos cada uno de nosotros, desafortunadamente muchas veces tenemos actitudes vengativas que no nos deja llevar a cabo el mandamiento de nuestro Dios y esto nos recuerda el pecado que cometieron Juan y su hermano Jacobo cuando se dieron cuenta que los Samaritanos no quisieron recibir a Jesús 54Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? Lucas 9:59. Nosotros también hemos tenido ese mismo sentimiento con personas que no nos han recibido cuando les llevamos la Palabra de Dios y también cuando alguien nos hace algo donde somos ofendidos queremos responder con la venganza. Otro pecado que nosotros caemos es cuando pensamos que somos mejores que otros, caemos en las criticas vagas en contra de los hermanos en la fe, muchas veces olvidamos de este amor cuando tenemos alguna diferencia en aplicación de la doctrina y antes de sentarnos a estudiar las escrituras lo que hacemos es atacarnos unos a otros, o cuando tenemos envidia de los dones de un hermano y nos ofende cada vez que los pone al servicio de la iglesia o aún en nuestro servicio, por esto Pablo escribió esto en Gálatas 5:15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.

Otro de los pecados que más cometemos nosotros, aún sin darnos cuenta es la división, recordemos como empezó Pablo su carta a los Corintios 11Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? 1 Corintios 1:11-13, la división es tan sutil que el Diablo sabe usarla muy bien con el fin de mantenernos separados, él busca cualquier oportunidad para dividirnos y esto lo hacemos cuando no queremos volver a congregarnos o hemos decidido no tratar con un hermano en la fe por el hecho de que no nos cae bien o tal vez porque en algún momento no nos entendimos en alguna situación en especial. Pero estos pecados no solamente los cometemos dentro de nuestra iglesia, lastimosamente se cumple esta frase dentro de nuestras congregaciones “pueblo pequeño, infierno grande” y olvidamos totalmente el deseo de nuestro Dios en cuanto al trato entre nosotros como hermanos en la fe y realmente al escuchar este mandamiento de amarnos unos a otros lo que realmente necesitamos reconocer que no merecemos el amor de nuestro Dios y merecemos ser castigados en el infierno eterno.

Jesús no solamente mostró este amor con sus apóstoles al lavarle los pies a cada uno de ellos, aún a Judas mismo que le iba a traicionar, sino que también lo muestra por cada uno de nosotros que hemos pecado al no amarnos los unos a los otros, Él nos amó perfectamente para que seamos perdonados de nuestro pecado de no cumplir este mandamiento de amarnos los unos a los otros y el evangelista Juan centra mucho su mensaje en darnos a entender como es el amor de nuestro Dios, lo primero que nos asegura es lo que pasó con nuestro Señor Jesucristo 31Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. 32Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. La gloria del Padre estaba unida a la gloria del Hijo de una manera inseparable como este mismo evangelista lo expreso en Juan 1:14, Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Dios envió al Hijo para que se convirtiera en hombre, un hombre como Dios quería que fuera todo hombre cuando lo creó: sin pecado. Como el Hijo del hombre, él debía tomar el lugar del hombre pecador y ser el sacrificio por todos los pecados. Ahí estaba su gloria y la de su Padre Dios, que lo había enviado. Y Juan en su primera carta nos dice como se cumplió esta gloria del Hijo 9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 1 Juan 4:9, encontramos vida en la vida del mismo Jesús, como amó perfectamente aún a su discípulo que le entregó, cuando lavó los pies sucios de sus discípulos también lavó los de Judas y esto lo hizo perfectamente para darnos a cada uno de nosotros el perdón de este pecado y también encontramos el perdón en su muerte 10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10. Jesús con su muerte y resurrección sello el amor inmerecido de nuestro Dios para con cada uno de nosotros, y les recuerda cómo iba ser esta separación que con los incrédulos es permanente y con sus discípulos fue por un tiempo corto 33Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir. Los judíos que le rechazaron la vida perfecta de Cristo y su sufrimiento y muerte de nada les serviría porque les condenaría eternamente, en cambio con sus discípulos solo eran esperar a que Él sufriera, muriera, fuera sepultado y después se encontraría con ellos en su resurrección y es lo que estamos celebrando en esta pascua como Jesús hoy nos dice que veamos su amor para que nos amemos unos a otros porque este amor que demostró por cada uno de nosotros nos da la esperanza de que Él está en el cielo en este momento como este mismo evangelista lo afirma inspirado por Dios en Juan 14:1-2 1No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Como una herencia que les dejó Jesús al partir a sus apóstoles y a cada uno de nosotros, un mandamiento “nuevo” que a la vez era “antiguo”. Moisés le había dicho al pueblo que EL YO SOY exigía: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Levítico 19:18. La palabra “nuevo” aquí significa que es “fresco” y que tiene una nueva calidad. El mandato de Jesús era el de que se amaran unos a otros como él los había amado. A partir de esa noche, los discípulos de Jesús iban a poner en práctica el amor bajo la luz del sacrificio de Jesús en la cruz. A este tipo de amor se le llama ágape. Es el amor que se sacrifica por otras personas. ¿De qué manera sabrá la gente que somos discípulos de Cristo? Si practicamos este tipo de amor los unos por los otros y la mejor manera de darnos a conocer al mundo lleno de envidia, engaños, venganza, es amándonos unos a otros, por esto seamos serviciales no solamente con los hermanos en la fe sino con el prójimo y esto lo hacemos poniendo las necesidades de los demás por encima de las nuestras, también mostramos amor con el otro cuando frecuentemente reconocemos que somos igual o más pecadores e indignos que los demás y que es por la misericordia de Dios que estamos en su reino, mostramos amor ágape a los demás cuando perdonamos a los que nos han ofendido y nos piden perdón y pedimos perdón a todo aquel que ofendemos con nuestros pensamientos, palabra y obras. Y Finalmente mostramos amor entre nosotros cuando nos cuidamos con la Palabra de Dios enseñando la doctrina Bíblica y cuidándonos unos a otros cuando un hermano esta caído o caemos nosotros en algún pecado y el hermano en amor quiere abrirnos el reino de los cielos, mostramos amor al prójimo cuando dedicamos el tiempo necesario de enseñarle el amor de nuestro Dios por toda la humanidad por medio de Jesucristo que su obra es para el beneficio de todo el mundo no importando color de piel, idioma, estatus económico y finalmente mostramos amor cuando oramos por todos y siempre damos gracias a Dios por los dones que nos ha dado a cada uno de nosotros para servirle y como nosotros como una iglesia sola podemos adorarle amándonos unos a otros. Amen.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

47 A nadie amaré como a Cristo

48 Busca primero el reino de Dios

49 Con el buen Jesús andemos

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

52 Hermanos cantad

53 Seguidme a mí, dice el Señor

54 Santo Espíritu llena mi vida

Culto Cristiano:

133 Amémonos, hermanos

164 En todo tiempo, mi buen Salvador

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

253 A los pies de Jesucristo

254 Firmes y adelante

255 Qué mi vida entera esté

257 Mirad y ved

264 Grato es contar la historia

403 Estad por Cristo firmes

406 Luchad, luchad por Cristo

 

 

[printfriendly]

2019-05-05 – Pascua 03

[printfriendly]

El tercer domingo de la pascua

(Blanco)

Tema del día: Nuestro Señor resucitado apareció a varias personas en diferentes ocasiones para fortalecer su fe, y también para fortalecer la fe nuestra por medio de su testimonio.

La Colecta:  Oh todopoderoso y eterno Dios, ya que nos has asegurado del cumplimiento de nuestra salvación mediante la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, concédenos la voluntad para manifestar en nuestras vidas lo que profesamos con nuestros labios; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Hechos 9:1-19a La conversión de San Pablo. Nuestro Señor resucitado Jesucristo aparece a Saulo, el gran enemigo y perseguidor de la iglesia. En su gracia, nuestro Señor lo llama a la fe y lo designa como su instrumento escogido para predicar las buenas nuevas de salvación a los gentiles.

1Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 2y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. 3Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 7Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie. 8Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, 9donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. 11Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, 12y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. 13Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. 15El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. 17Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. 19Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas.

El Salmo del Día: Salmo 67

Al músico principal; en Neginot. Salmo. Cántico.

1 Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga;

Haga resplandecer su rostro sobre nosotros;

Selah

2 Para que sea conocido en la tierra tu camino,

En todas las naciones tu salvación.

3 Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

4 Alégrense y gócense las naciones,

Porque juzgarás los pueblos con equidad,

Y pastorearás las naciones en la tierra.

Selah

5 Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

6 La tierra dará su fruto;

Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.

7 Bendíganos Dios,

Y témanlo todos los términos de la tierra.

La Segunda Lectura: Apocalipsis 5:11-14 En esta lectura, San Juan nos cuenta de otra visión que tuvo del Cristo glorificado, quien merece toda honra, gloria y alabanza.

11Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 13Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. 14Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre él. Y se dijeron el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría las Escrituras? ¡Aleluya!

El Evangelio: Juan 21:1-14 En su amor, Cristo apareció a sus discípulos una tercera vez y repitió un milagro que había hecho antes en su ministerio, probando a sus discípulos que era el mismo Jesús.

1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: 2Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. 3Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada.

4Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. 5Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. 7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. 8Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.

9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. 10Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. 11Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. 12Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. 14Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.

LAS MANIFESTACIONES DE LA PASCUAL NOS ENSEÑA QUE JESÚS RESUCITO

Nosotros estamos familiarizados con la palabra manifestar, que es dejar ver algo; por ejemplo cuando sentimos cosas extrañas en nuestro cuerpo vemos la necesidad de ir al médico y de acuerdo a como se manifiesta nuestro cuerpo se determina la enfermedad que se esté padeciendo en ese momento, los analistas políticos al analizar cómo se mueve la política en su región o país ven como se está manifestando los pensamientos de las personas de acuerdo a sus gobernantes, y no podemos dejar de usar este término en los análisis económicos donde se pueden medir no solamente la situación de cada país sino en cómo se manifiesta la economía de cada persona. Entonces cuando hablamos usando la palabra manifestar tiene esa connotación de mostrar la realidad de una situación en especial y para nosotros cuando estamos estudiando las Escrituras esta palabra nos explica como Dios hecho hombre se manifestó dentro de nosotros.

Esto nos lleva al mismo jueves santo, cuando Jesús en la última cena, predicó un sermón a sus discípulos con el fin de despedirse de ellos ya que estaba pronto a su muerte y con el objetivo de mostrarles como el Espíritu Santo iba a seguir manifestándose a la iglesia; y el amor es la manifestación de Dios al mundo y como los creyentes iban a manifestarse también en amor no solamente en la iglesia sino también en medio de este mundo. Y en ese mismo sermón que Jesús les estaba predicando algunos de los discípulos tenían algunas preguntas, y les invito para que lean capítulo 14 de Juan encontraremos una pregunta que nos sirve de guía para entender la importancia de esta tercera vez que el Señor resucitado se presenta a sus discípulos 22Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?, Juan 14:22. Esta pregunta de Judas tiene dos partes que aprovecharemos para verla en nuestro mensaje para este día, la primera parte como se manifiesta el amor de Dios a los creyentes y la segunda parte como se manifiesta el amor de Dios a los incrédulos.

La única manera que Dios ha usado para manifestarse no solamente a los creyentes sino al mundo es su Palabra, hoy en día el diablo se ha concentrado en crear discusiones teológicas para saber que versión de las Escrituras podemos usar y demostrar que una es mejor que la otra, pero estas discusiones en sí mismas no son el problema, el problema se centra en que se olvida cual es el centro del mensaje de las Escrituras, Cristo es este centro del mensaje, Cristo es la respuesta a la pregunta de Judas (no el Iscariote), Cristo es la respuesta a los dos puntos que consideramos en este mensaje para el día de hoy de cómo se manifiesta a los creyentes y a los incrédulos.

Tal vez los discípulos ya se estaban acostumbrando a estar sin su Señor, los días y las horas sin su presencia hacia parte de su cotidianidad y es por esto que el escenario que nos muestra en este día es el mar; 1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: 2Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. 3Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Estos versículos nos llevan al principio cuando Jesús los llamo para ser sus discípulos, recordemos que el mar fue el lugar donde Jesús los encontró les llamó y ahora está usando este mismo escenario para manifestarse delante de ellos y creyeran que no estaban solos, la soledad puede llevar al hombre creer que Dios lo ha olvidado, la soledad la usa el diablo para darnos desconfianza hacia Dios, con frecuencia escuchamos que estamos deprimidos y por eso se manifiestan enfermedades en nuestros cuerpos, escuchamos con frecuencia que no queremos compartir con hermanos en la fe porque nos sentimos defraudados, con frecuencia dejamos que la soledad sea nuestra consejera en asuntos materiales y espirituales en este mundo. Y cada vez que esto nos pasa necesitamos recordar que es un pecado en contra del primer mandamiento porque dejamos de confiar en Dios y confiamos en las cosas terrenales que nos dan seguridad y que no nos hace sentir solos, es por eso que muchos han preferido unirse a clubes sociales, caen en las drogas o el alcohol o buscan otras maneras de reemplazar a Dios, y nuestra naturaleza pecaminosa tiende en momentos de soledad a alejarnos de Dios.

Pero vemos la respuesta de la pregunta de Judas (no el Iscariote) y la respuesta de Dios a nuestro pecado en Jesucristo, 4Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. 5Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Jesús se les presentó de esta manera a estos siete discípulos para que supieran que no estaban solos, los peces que recogieron es la evidencia que el amor de Dios estaba con ellos y hoy para nosotros es muy importante leer que Jesús resucitado se presentó delante de sus discípulos porque nos da la seguridad del perdón de los pecados en contra del primer mandamiento y de todos nuestros pecados en la vida perfecta que Jesús llevó. Esto nos muestra que Dios sí aceptó el sacrificio de Cristo con su sufrimiento y muerte y esto también nos muestra lo cercano que Jesús esta y nos hizo a cada uno de nosotros con Dios aún en nuestros momentos de soledad porque por la obra de Cristo Jesús podemos ver con toda confianza el texto de Isaías que nos dice No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10; y es lo mismo que Juan nos muestra en el pasaje para el día de hoy como nosotros no vamos a temer en los momentos de soledad, así como lo hicieron sus discípulos también 7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. 8Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos. El Espíritu Santo quiere que seamos al igual que Pedro en los momentos de soledad cuando sabemos por medio de la Palabra que Jesús está con nosotros y en nosotros; es muy importante tener esta seguridad, ÉL está con nosotros porque está en todos lados, pues es Dios; y está dentro de nosotros porque el Espíritu Santo hace que seamos el templo del Dios vivo y esto solamente sucede en los que se ha puesto la fe en Cristo Jesús, vemos la manifestación de Jesús en nuestras vidas por su amor que nos da la seguridad que no solamente estaremos en el cielo el día que muramos con nuestras almas, sino que resucitaremos para estar en cuerpo y alma a su lado por toda la eternidad.

Pero la manifestación de Jesús no solo se limitó a mostrarles que es Dios resucitado y que actúa para el bien sus hijos, también se mostró con su grande amor en compartir más íntimamente con sus discípulos, para todas las tradiciones de los hombres del mundo entero invitar a una persona a compartir los alimentos es una muestra de que esa persona es muy importante y es lo mismo que hizo Jesús, mostró la importancia que es para Él sus discípulos y aún nosotros su iglesia 9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. 10Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. 11Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. 12Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. Este es un acto de compañerismo, nos recuerda como los cristianos no solamente se reúnen en compañerismo para los alimentos, sino que también lo hacemos alrededor del sacramento del Altar, esta es la expresión máxima donde la iglesia muestra que es una con Dios, este compañerismo nos recuerda lo importante que hemos sido para Dios ya que nos dice que somos uno entre nosotros y somos uno con Él.

Este tiempo de pascua es muy importante para que como iglesia no nos sintamos solos en medio de este mundo que está lleno de pecado, es necesario que sintamos a un Dios muy cercano que mostró su cercanía a sus apóstoles, su iglesia en ese momento 14Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos. Y la mejor cercanía que tenemos con nuestro Dios son las Escrituras, no dejemos de escudriñarlas porque allí vemos como Dios se ha manifestado a creyentes e incrédulos y mostrara esa diferencia total cuando venga por segunda vez donde se cumplirá lo que nos dice Apocalipsis 1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Ese día veremos el resultado de los que creyeron en el perdón de los pecados dados por la vida perfecta de Cristo y en su sangre preciosa que serán puestos a la derecha y los que no creyeron serán condenados eternamente en cuerpo y alma, pero vemos el amor de Dios para con los incrédulos porque aún no ha venido por segunda vez y tiene misericordia con ellos usándonos a nosotros para que sigamos disfrutando de las manifestaciones de nuestro Dios por medio de su Palabra que nos mantendrá unidos a Él hoy y siempre y compartamos esta unión para los que no han creído en Él, amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

19-23 Los himnos para la Resurrección

45 Fortalece a tu Iglesia

56 Alzad la cruz

98 ¡Muerte! ¿dónde está tu horror?

105 Acuérdate de Jesucristo

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

38 Jesús divino

69-77 Los himnos para la Pascua de Resurrección

78 De mil arpas y mil voces

82 A Cristo proclamad

264 Grato es contar la historia

335 ¡Cristo vive!

336 Del sepulcro tenebroso

[printfriendly]

2019-04-19 – Viernes Santo

[printfriendly]

El viernes santo

(Negro)

Tema del día: Dios es justo. Dios es amor. Parece una paradoja ¿verdad? Dios en su justicia tiene que castigar el pecado, pero en su amor no quiere que nadie se pierda. En la cruz se encuentran ambas características de Dios, es decir, su amor y su justicia. En su justicia Dios castigó el pecado, pero castigó a sí mismo, a su Hijo Jesucristo, en vez de castigar a nosotros mostrando su amor inefable. La cruz es una proclamación fuerte de ley y evangelio, de pecado y de gracia.

La Colecta:  Te suplicamos, bondadoso Dios, que mires con gracia y misericordia a nosotros tus hijos, por quienes nuestro Señor Jesucristo tuvo a bien ser traicionado y entregado en las manos de hombres pecadores y sufrir la muerte en la cruz; por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 52:13-53:12 Dios por medio del profeta Isaías describe en gran detalle unos setecientos años antes de Cristo, la agonía que Jesús iba a sufrir en la cruz. Isaías nos dice también el resultado de su sufrimiento y muerte inocente, “por su llaga fuimos nosotros curados.”

13He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. 14Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, 15así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.

53

1¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

4Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

10Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

El Salmo del Día: Salmo 22

Al músico principal; sobre Ajelet-sahar. Salmo de David.

1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;

Y de noche, y no hay para mí reposo.

3 Pero tú eres santo,

Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

4 En ti esperaron nuestros padres;

Esperaron, y tú los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados;

Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

6 Mas yo soy gusano, y no hombre;

Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7 Todos los que me ven me escarnecen;

Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:

8 Se encomendó a Jehová; líbrele él;

Sálvele, puesto que en él se complacía.

9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;

Porque no hay quien ayude.

12 Me han rodeado muchos toros;

Fuertes toros de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí su boca

Como león rapaz y rugiente.

14 He sido derramado como aguas,

Y todos mis huesos se descoyuntaron;

Mi corazón fue como cera,

Derritiéndose en medio de mis entrañas.

15 Como un tiesto se secó mi vigor,

Y mi lengua se pegó a mi paladar,

Y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque perros me han rodeado;

Me ha cercado cuadrilla de malignos;

Horadaron mis manos y mis pies.

17 Contar puedo todos mis huesos;

Entre tanto, ellos me miran y me observan.

18 Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

19 Mas tú, Jehová, no te alejes;

Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.

20 Libra de la espada mi alma,

Del poder del perro mi vida.

21 Sálvame de la boca del león,

Y líbrame de los cuernos de los búfalos.

22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos;

En medio de la congregación te alabaré.

23 Los que teméis a Jehová, alabadle;

Glorificadle, descendencia toda de Jacob,

Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.

24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

25 De ti será mi alabanza en la gran congregación;

Mis votos pagaré delante de los que le temen.

26 Comerán los humildes, y serán saciados;

Alabarán a Jehová los que le buscan;

Vivirá vuestro corazón para siempre.

27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra,

Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

28 Porque de Jehová es el reino,

Y él regirá las naciones.

29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra;

Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,

Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

30 La posteridad le servirá;

Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.

31 Vendrán, y anunciarán su justicia;

A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

La Segunda Lectura: Hebreos 4:14-16; 5:7-9 El escritor a los hebreos se nos revela a Jesucristo como nuestro gran Sumo Sacerdote, el cual compartía en la humanidad, sufriendo las mismas tentaciones como nosotros sin pecar. Por su obediencia y muerte tenemos uno que a la vez entiende nuestra necesidad y que nos da el remedio.

4

14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

5

7Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; 10y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

El Versículo: Ciertamente él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.

El Evangelio: Juan 19:17-30 Jesucristo, el Rey de reyes, se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Aún sufriendo dolores físicos y la carga de los pecados del mundo, Cristo mostró su amor para con su madre María y cumplió con todas las profecías del Antiguo Testamento. Al morir, podía verdaderamente decir, “Consumado es.” La deuda del pecado fue cancelada. La salvación es un hecho para todos los que creen en él.

17Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:

Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

Y así lo hicieron los soldados. 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

HERMANOS EN ESTE VIERNES SANTO AFERREMONOS A NUESTRA REDENCIÓN

La celebración de esta semana santa nuestro Dios nos tiene reunidos con los medios de Gracia que Él nos ha dado para darnos el perdón de nuestros pecados, ayer Jueves santo estuvimos reunidos por el mensaje del sacramento de la Santa Cena y hoy viernes Santo estaremos reunidos por la doctrina del Evangelio, las buenas nuevas. El Domingo de Ramos escuchamos como las personas que estaban recibiendo a Jesús cantaban el Evangelio diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Lucas 19:38. Estas son palabras de Buenas Nuevas que el Espíritu Santo puso en las bocas de las personas que estaban recibiendo a Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén. Hoy podemos ver como lo más posible es que estas mismas personas estaban viendo salir a este Rey derrotado. Pensaron que habían perdido el tiempo aludiendo a este Rey, como en verdad este era un fiasco porque con su silencio se dejó derrotar de parte del imperio Romano, las esperanzas para que fueran una sola nación una vez más estaban por el suelo porque su Rey que vieron que hizo milagros, resucitar muertos, les dio de comer ahora estaba cargando una cruz siendo condenado como el criminal más perverso del mundo.

En los días de Jesús recibir el castigo como Lucas nos enseña en este día 17Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Era una humillación total, porque cada persona que era condenado a morir en la cruz era considerado como un criminal muy peligroso, y más con la compañía que tuvo nuestro Señor Jesús de estar en medio de otros dos criminales no se podía diferenciar entre los tres, para el pueblo en ese momento los tres que estaban en la cruz merecían la humillación que estaban recibiendo. La Cruz para muchos es solo un objeto de maldición porque no entienden lo que enseña Pablo en Gálatas 3:13 (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero) y por este motivo muchos cristianos hoy en día no usan el símbolo de la cruz en sus templos, en sus casas o usarla con las manos porque dicen que la cruz es maldita, porque allí murió nuestro Señor Jesucristo; y otros cristianos no usan ningún símbolo de la Cruz porque creen que es Idolatría. Pero para poder entender el mensaje que hay en la Cruz necesitamos la doctrina de la Ley y el Evangelio, porque esto es lo que enseña el texto de Gálatas 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). El mensaje de la cruz es muy claro, Jesús se hizo maldito por nosotros para que fuéramos hechos hijos de Dios, este es el mensaje que nos reúne hoy por medio del Evangelio que es un medio de Gracia.

Este Evangelio nos muestra lo que hizo el único Rey verdadero, no por un solo pueblo o un grupo determinado de personas sino por todo el mundo, las personas que estaban viendo salir a Jesús cargando siendo humillado la cruz no sabían la verdad que se estaba mostrando allí y Dios uso al incrédulo Pilato para enseñar esa verdad 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. Podemos ver la traducción de esta verdad en tres idiomas y hoy en muchos idiomas más por las diferentes versiones de la Escrituras que existen; Jesús es el Rey que gobierna nuestras vidas porque se hizo maldito al cargar todos los pecados de toda la humanidad y así librarnos de la esclavitud del Diablo, esta verdad la quisieron y la quieren cambiar muchos hombres hoy en día tal como lo querían hacer los enemigos de Jesús 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito. Cambiar el mensaje de quien es Jesús es un pecado en contra del segundo y tercer mandamiento, decir que Jesús es un profeta más, que murió por una causa que no tenía sentido, que era un hombre que quiso enfrentarse solo a un imperio poderoso, que es un hombre que solo quiere curar enfermedades, que es un hombre que solo quiere la prosperidad económica de las personas; estos son ejemplos de cómo se cambia el mensaje de quien es Jesús, desafortunadamente hoy en día muchas iglesias se han convertido en sinagogas de Satanás porque presentan a Jesús de muchas maneras pero no como el Salvador del mundo.

Hoy vemos como no solamente los pecados en contra del segundo y tercer mandamiento fueron perdonados por Jesús, también vemos como todos nuestros pecados fueron cargados por este Rey, Jesús al cargar la cruz estaba demostrando que seguía siendo el Rey no solamente de los Judíos sino del mundo entero porque Él vino a destruir las obras del príncipe de este mundo. Y la mejor manera de destruir a este príncipe, que es el Diablo era venciendo la muerte y es por este motivo que el camino hacia ella fue una humillación total, esto nos muestra porque Jesús es el Salvador que nosotros necesitamos, ya que esta humillación era una prueba para el mismo Jesús, Él sufrió esta humillación para vencer nuestro orgullo pecaminoso que no admite ayuda para estar en paz con Dios y este mismo orgullo es el que nos lleva a pecar en contra de nuestro Dios, Jesús por amor a cada uno de nosotros se humillo de esta manera 23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esta era una costumbre de los soldados romanos donde se quedaban con las pertenencias de las personas que eran crucificadas, pero en realidad lo que estaba sucediendo en esta oportunidad era permitido por Dios para cumplir las palabras de este Salmo 22:18, que es un texto sagrado Mesiánico Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados. Este cumplimiento de este salmo es una prueba más de que Jesús si es el Cristo, el Ungido que vino a este mundo para redimirnos y hacernos un solo pueblo con Dios, ÉL es nuestro Padre y nosotros sus hijos al igual que estos hermanos en la fe que estaban en la cruz acompañando a nuestro Señor y Salvador 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. Aún en medio de este sufrimiento nuestro Salvador no olvido lo importante de la unidad de la fe, en ese momento la mayoría de su familia de sangre no creía en Él y era de mucha importancia para Jesús que no solamente su madre y sus discípulos sean uno sino también cada uno de nosotros, la muerte de Cristo nos hace que seamos uno, nos hace que compartamos la misma fe; aún en la cruz Jesús como nuestro sustituto cumplió el segundo y tercer mandamiento por cada uno de nosotros recordando que Dios quiere que seamos uno así como lo es el Dios Trino, La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Juan 17:22.

Finalmente Juan nos presenta los minutos más angustiosos de nuestro Salvador, como realmente todo el castigo que había recibido está llegando a su final, la sed que produjo toda la deshidratación estaba mostrando que su final estaba llegando y es donde dijo estas palabras finales que tiene mucho significado para todos nosotros dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. La palabra consumado tiene la connotación de perfecto, Jesús estaba afirmando que toda su obra que había hecho con su vida completa y su sufrimiento y muerte en la cruz fue perfecta, esta muerte cambio la historia del mundo porque hace la diferencia del que cree en Él y el que no cree, la muerte de Jesús cambio el sentido de nuestra muerte porque con ella nos dio la esperanza de la Salvación, la esperanza de que cada uno de nuestros pecados ha sido perdonados se convirtió en realidad; nosotros no adoramos la cruz pero si encontramos en ella el mensaje de la Ley y el Evangelio, el castigo que Dios exigía por nuestros pecados lo realizó allí en esta cruz, Cristo recibió el castigo y nosotros el perdón y es por este motivo que cada uno de nosotros estamos aquí reunidos alabando a nuestro Dios, alabando su santo nombre, pidiéndole a nuestro Dios que siempre nos mantenga con nuestra mirada en el cielo dando Gloria y honor a su nombre y por medio del Evangelio decir Gracias, Gracias Señor Jesús por darme lo que más necesitamos que es el perdón de nuestros pecados y permite que el Espíritu Santo nos mantenga en la única y verdadera fe que nos lleva a la vida eterna. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

33 Soy el camino

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

50 Hay una fuente sin igual

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

60 En la cruz mirad

62-68 Los himnos para el Viernes Santo

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

[printfriendly]

2019-04-14 – Domingo de Ramos

[printfriendly]

El sexto domingo de cuaresma

(El domingo de ramos)

(Púrpura)

Tema del día: En la Semana Santa vemos a Cristo en los últimos pasos de su jornada hacia la cruz. Nos acordamos de su humillación ante los tribunales humanos, de los azotes que aguantó sin hablar, y de su sangre inocente que derramó por nuestros pecados. Pero en este primer día de la Semana Santa miremos a este hombre humilde por los ojos de la fe. Es nuestro Señor y Rey. Qué siempre cantemos con corazones agradecidos: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

La Primera Lectura: Zacarías 9:9,10 El profeta Zacarías predijo que el Rey de Sión, es decir, el Mesías iba a entrar en su ciudad humildemente, pero también «justo y victorioso.» Cristo se distingue de cualquier otro rey porque trae la verdadera paz entre Dios y los hombres.

9Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. 10Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.

El Salmo del Día: Cantar Himno 2

La Segunda Lectura: Filipenses 2:5-11 Al animarnos a imitar a Cristo con nuestras vidas, Pablo escribe como Cristo se humilló a sí mismo para morir en una cruz y como también fue exaltado hasta lo sumo, donde recibe toda honra y gloria. Esta lectura describe la humillación y exaltación de Jesucristo. Vemos que Cristo es verdadero hombre y verdadero Dios, nuestro Salvador. A él sea toda honra y alabanza.

5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

El Evangelio: Lucas 19:28-40

28Dicho esto, iba delante subiendo a Jerusalén. 29Y aconteció que llegando cerca de Betfagé y de Betania, al monte que se llama de los Olivos, envió dos de sus discípulos, 30diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. 31Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita. 32Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo. 33Y cuando desataban el pollino, sus dueños les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino? 34Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita. 35Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. 36Y a su paso tendían sus mantos por el camino. 37Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! 39Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.

EL ESPÍRITU SANTO NOS LLEVA A CONFESAR ¡BENDITO EL REY QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR; PAZ EN EL CIELO, Y GLORIA EN LAS ALTURAS!

Como cristianos es muy importante conocer bien el Antiguo Testamento, muchos cristianos hoy en día dicen que no es necesario estudiarlo porque para eso se tiene el Nuevo Testamento y las cosas que se dicen en el Antiguo Testamento ya no son útiles para los cristianos hoy en día, se basan en este versículo conocido en Romanos 6:15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? Su falta de conocimiento de las Escrituras dicen que el mensaje del Antiguo Testamento no lo necesitamos porque es un mensaje de Ley que ya no estamos obligados a cumplir porque en Cristo Jesús solo vivimos en tiempos de Gracia, sabemos que esta es una mala interpretación de las Escrituras porque como conocedores de la Biblia sabemos lo necesario para estudiarlas la doctrina de la Ley y el Evangelio porque ellas nos guían también en el Antiguo Testamento para ver como nuestro Señor Jesucristo está presente también en esa parte de la Biblia.

Los estudiosos de la Biblia dicen que hay más de tres mil profecías en el Antiguo Testamento y todas estas apuntan a Cristo Jesús, los hermanos creyentes del tiempo de Jesús debieron conocer algunas de estas que se cumplieron ese domingo que nuestro Señor Jesucristo entró a Jerusalén montado en un asno, porque podemos ver aquí en este suceso tan importante para el cristianismo como se cumplieron tres profecías que nos enseñan porque estamos aquí hoy celebrando el Domingo de Ramos y estas son: el profeta Zacarías 9:9; en el libro de 1 Reyes 1:33 y el Salmo 118:26; al estudiar este pasaje en este Domingo de Ramos el Espíritu Santo confirmará en nuestros corazones porque cada uno de nosotros confesamos ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!.

Por este mismo motivo es muy importante el tercer mandamiento para nosotros, porque el centro de este mandamiento es la Palabra de Dios, y realmente necesitamos confesar nuestro pecado al no estimar la enseñanza de las Escrituras como prioridad en nuestros días, nosotros lastimosamente somos personas que actualmente estamos siendo consumidos como lo dice la Biblia en Marcos 4:19 pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Por eso siempre la Biblia enseña que el mundo es usado por el diablo para entretener nuestra carne con los gustos y placeres que ofrece y se termina ahogando la Palabra de Dios, en otras palabras, no tendremos tiempo de alimentarnos con ella y olvidaríamos todo el amor del Padre mostrado en Jesucristo y finalmente el diablo gana una batalla al ganar almas para su reino porque le interesa que el infierno este más lleno para demostrarle a Dios que si tiene poder y también quiere que seamos ignorantes espiritualmente, muchas personas van al infierno por su ignorancia espiritual.

Pero la medicina para que este mundo no ahogue la Palabra de Dios en nuestras vidas la encontramos con el Espíritu Santo que vive dentro de nosotros, Él usa los medios de gracia como fuente de mantenernos unidos a las promesas de Dios por medio del poder del Evangelio, en esta Semana Santa que estamos empezando hoy vamos a comprobar como estos medios de Gracia nos llevan a los pies de nuestro Dios dándole gracias por la misericordia que ha tenido por cada uno de nosotros y que nos hace confesar ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!. Y esta confesión es muy importante porque estamos reconociendo que no solamente hemos pecado en contra del tercer mandamiento y toda la tabla de la ley sino que Jesús pago por todos y cada uno de nuestros pecados, esta expresión ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Estamos expresando nuestra fe en Cristo como nuestro Señor y Salvador ya que es un Bendito Rey que fue enviado por el Padre para rescatarnos de la esclavitud que el mundo nos tenía y darnos la paz con el cielo que tanto necesitamos y es por este motivo que hoy Lucas lo primero que nos muestra es que Jesús es Dios y mostró sus atributos divinos cuando envió dos de sus discípulos, 30diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. 31Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita. 32Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo. 33Y cuando desataban el pollino, sus dueños les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino? 34Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita. La omnisciencia es el atributo divino de Dios que nos dice que todo lo sabe, Él tiene un conocimiento absoluto de todas las cosas y lo demostró aquí al decirle a sus dos discípulos que tenían que encontrar este asno joven y para usarlo en una ocasión única y exclusiva, es por este motivo que este pollino no había sido montado por nadie; es muy importante que nosotros reconozcamos este atributo de Jesús porque Él si conoce verdaderamente nuestro corazón, Él sabe cuál es nuestra necesidad espiritual que tenemos a causa de nuestro pecado y quiere darnos no solamente paz espiritual sino lo más importante la paz con el cielo y por eso Lucas usa también al profeta Zacarías para mostrar porque era necesario que se cumpliera lo que el profeta había profetizado a cerca del Mesías que iba ser recibido por su pueblo como Rey, 9Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. Zacarías 9:9. Este profeta nos presenta más atributos de nuestro Señor importantes para que nosotros tengamos la seguridad de creer en Él como nuestro Señor, al decirnos que es “justo” nos recuerda que realmente Él como Rey juzga a todo aquel que no cree en Él y como “Salvador” nos recuerda su vida perfecta y todo su sufrimiento y muerte que padeció por todos nosotros para que hoy podamos encontrar descanso de nuestras almas.

Apocalipsis 1:7 nos enseña una verdad y todo ojo le verá, esto se cumplirá cuando Jesús venga por segunda vez, pero ese domingo en especial como al igual que hoy aprendemos de como todo el mundo vio y ve a Jesús como Rey, 35Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. 36Y a su paso tendían sus mantos por el camino. 37Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, este acto que hicieron los Israelitas estaban recibiendo a Jesús como Rey, esta es una verdad absoluta que nadie en el mundo puede ocultar porque cuando Él venga por segunda vez tanto incrédulos como creyentes lo verán y hoy también tanto incrédulos como creyentes escuchamos lo que sucedió en Jerusalén en ese Domingo, ustedes se preguntarán porque hablo hoy de incrédulos y sabemos que dentro de la iglesia lastimosamente hay personas que participan en la iglesia visible, escuchan de la Palabra de Dios pero no creen porque no solamente dudan de la obra de Cristo sino que también con sus vidas demuestran que no pertenecen al Reino de Dios, este hecho de reconocer a Jesús como Rey era una práctica que tenían los pueblos al reconocerlo, nos recuerda como fue reconocido y ungido Salomón 33Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón 1 Reyes 1:33. Al Jesús presentarse como Rey nos da la seguridad que somos gobernados por alguien que no solo nos conoce perfectamente sino que quiere lo mejor para nosotros y esto lo demostró al ir a la cruz sufriendo como Rey y esta inscripción Pilato de manera burlesca la hizo poner sobre la cruz 38Había también sobre él un título escrito con letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS. Lucas 23:38, pero está presentando una verdad que no nos avergüenza, Él es mi Rey, Él es quien gobierna nuestras vidas, Él es quien gobierna nuestra iglesia.

Y la última profecía que Lucas nos muestra que se cumplió en este domingo nos enseña porque adorar a Jesús, el Salmo 118:26; este Salmo es un acción de gracias por ser perdonados y dentro de esta acción de gracias nos señala a quien vamos a adorar Bendito el que viene en el nombre de Jehová; Desde la casa de Jehová os bendecimos. Decir que alguien es Bendito es porque trae un mensaje de buenas noticias y estas noticias las encontramos en la vida de Cristo, en su perfección, Él solo puede ser bendito porque no hay pecado en Él y pudo llevar la vida perfecta que el Padre le exigió, y Lucas nos muestra la actitud de adoración que tuvieron con Jesús en ese momento porque el Espíritu Santo produjo en muchos de ellos la fe en Jesús 37Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! 39Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían. Hoy en día muchos quieren callar el nombre de Jesús, pero el Padre usando al Espíritu Santo que usa a la vez los medios de Gracia nunca permitirán que esta alabanza cese, porque la promesa de que las piedras hablarán sabemos que Dios la cumplirá, pero hoy como muchos cristianos estamos adorando a nuestro Dios Trino Creador, Salvador y Santificador. Ellos producen en nosotros el deseo de no solamente adorarle al congregarnos alrededor de su Palabra sino que también lo hacemos cuando oramos confiando solo en que Él nos escucha y obra de acuerdo a su voluntad y hace que por medio de nuestras palabras, pensamientos y obras también le adoremos, y una de las maneras que podemos adorar a nuestro Dios es dejándonos usar para que otros se unan a nosotros y también confiesen ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

27 Cristo es mi alegría

28 El profundo amor de Cristo

29 Fruto del amor divino

63-79 Himnos de Alabanza

107 El Señor es mi luz

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

2 Alzaos ¡oh puertas!

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

55 Jerusalén despierta

56 Cabalga majestuoso

57 Gloria sea a Cristo

78 De mil arpas y mil voces

80 Ved al Cristo, rey de gloria

82 A Cristo proclamad

404 ¡Hosanna al Hijo de David!

405 Jesús es mi Rey soberano

 

[printfriendly]

2019-04-07 – Cuaresma 05

[printfriendly]

El quinto domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día: Dios nos ofrece y nos da el precioso tesoro de la salvación. Por lo tanto, qué nunca lo despreciemos.

La Colecta:  Todopoderoso y eterno Dios, puesto que fue tu voluntad que tu Hijo llevara los sufrimientos de la cruz por nosotros, para así rescatarnos del poderío del adversario: Ayúdanos a recordar y dar gracias por la Pasión de nuestro Señor, a fin de que recibamos la remisión de los pecados y redención de la muerte eterna; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 43:16-21 El Dios todopoderoso que rescató a su pueblo de la esclavitud en Egipto, sigue ofreciendo salvación y vida nueva a su pueblo.

16Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas; 17el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pábilo quedan apagados. 18No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. 20Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. 21Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.

El Salmo del Día: Salmo 28

Salmo de David.

1 A ti clamaré, oh Jehová.

Roca mía, no te desentiendas de mí,

Para que no sea yo, dejándome tú,

Semejante a los que descienden al sepulcro.

2 Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti,

Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo.

3 No me arrebates juntamente con los malos,

Y con los que hacen iniquidad,

Los cuales hablan paz con sus prójimos,

Pero la maldad está en su corazón.

4 Dales conforme a su obra, y conforme a la perversidad de sus hechos;

Dales su merecido conforme a la obra de sus manos.

5 Por cuanto no atendieron a los hechos de Jehová,

Ni a la obra de sus manos,

El los derribará, y no los edificará.

6 Bendito sea Jehová,

Que oyó la voz de mis ruegos.

7 Jehová es mi fortaleza y mi escudo;

En él confió mi corazón, y fui ayudado,

Por lo que se gozó mi corazón,

Y con mi cántico le alabaré.

8 Jehová es la fortaleza de su pueblo,

Y el refugio salvador de su ungido.

9 Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad;

Y pastoréales y susténtales para siempre.

La Segunda Lectura: Filipenses 3:8-14 Por medio de Jesucristo, tenemos el tesoro más precioso que hay: que aunque somos pecadores, ante los ojos de Dios somos perfectos. Este tesoro precioso nos motiva a llevar vidas santas con corazones agradecidos, siempre fijando la mirada en nuestra meta, el cielo que Cristo ganó por nosotros en la cruz.

8Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, 11si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

12No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

El Versículo: Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos.

El Evangelio: Lucas 20:9-19 Con la parábola de los labradores malvados, Dios nos da una fuerte advertencia a no despreciar el tesoro precioso de la salvación. En su paciencia y amor, Dios envió al pueblo de Israel profetas para predicar su mensaje de arrepentimiento y salvación, pero los israelitas los rechazaron y los mataron. Luego, envió a su propio hijo al cual también mataron. Así como lo habían rechazado a él, Dios también rechazó a ellos. ¡Qué nunca rechacemos ni despreciemos la salvación que Dios nos ha dado!

9Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo. 10Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. 11Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías. 12Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido. 13Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizá cuando le vean a él, le tendrán respeto. 14Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra. 15Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña? 16Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: ¡Dios nos libre! 17Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito:

La piedra que desecharon los edificadores

Ha venido a ser cabeza del ángulo?

18Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

19Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo.

LA CUARESMA NOS INVITA A MEDITAR EN NUESTRA RIQUEZA ESPIRITUAL

Es interesante ver la referencia que usa nuestro Señor Jesucristo al inicio de esta parábola usando al profeta Isaías porque Dios lo uso para mostrar el estado espiritual de su pueblo, En Isaías 5:1–7, el pueblo de Israel se presenta como una viña que no da fruto a pesar de los arduos esfuerzos del viñador, y es el mismo sentido que nuestro Señor muestra en el texto para el día de hoy hablando de la viña que es el Pueblo de Israel y el trabajo del viñador que es nuestro Dios. Realmente la riqueza de un pueblo no está en el oro que posee ni tampoco de la cantidad de tierra que puedan poseer, la riqueza verdadera no se puede medir en cosas materiales porque ellas no dan la seguridad verdadera en este mundo porque son perecederas; solo veamos los países que han sido potencias en el mundo por medio de sus riquezas y ahora ya muchos de estos países que pasaron de ser una fuerte potencia en este mundo a desaparecer o ser uno de los países pobres del mundo. Ejemplo de esto lo podemos ver con Egipto, Babilonia, Asiria, Grecia, Roma y aún podemos hablar del pueblo de Israel en su época de oro cuando fueron gobernados por David y su hijo Salomón.

Pero nosotros que conocemos la historia de estos pueblos y de muchos otros sabemos que esta riqueza es perecedera y es por este motivo que nuestro Señor Jesucristo nos trae este mensaje para este quinto domingo del tiempo de Cuaresma para que demos importancia a la riqueza espiritual; esta riqueza tiene una fuente única, Dios, Él nos comparte de esta riqueza espiritual dándonos sabiduría como lo enseña la carta a Santiago 3:17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Cuando el escritor de esta carta habla de esta sabiduría pura quiere decir que es perfecta y Dios en su perfección aún mostró y muestra misericordia para aquellos que lo han desechado y esto lo explica por medio de esta parábola que tiene dos objetivos, el primero llamar al arrepentimiento aquel que no cree y el segundo ser juicio para el que no cree. El tercer mandamiento nos enseña Debemos temer y amar a Dios, de modo que no despreciemos su palabra ni la prédica de ella; sino que la consideremos santa, la oigamos y aprendamos de buena voluntad. Y realmente lo que nos muestra esta parábola para el día de hoy es el resultado de despreciar la Palabra de Dios, de despreciar su prédica.

Como los del Sanedrín que eran conformados por los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos y aparentemente tenían en sus manos la Palabra de Dios y teniendo varios enfrentamientos con nuestro Salvador llevaron a Jesús a contarles esta parábola por la pregunta que ellos le hicieron 1Sucedió un día, que enseñando Jesús al pueblo en el templo, y anunciando el evangelio, llegaron los principales sacerdotes y los escribas, con los ancianos, 2y le hablaron diciendo: Dinos: ¿con qué autoridad haces estas cosas? ¿o quién es el que te ha dado esta autoridad? Lucas 20:1-2. Esto nos explica muy bien porque Jesús vuelve a usar la figura de la viña como la uso el profeta Isaías en su libro, mostrando que su pueblo teniendo las Escrituras no creían en ÉL como el Mesías, es por este motivo que es importante estar conectados con la fuente de la riqueza del cristiano que es la Biblia, así como un comentario en uno de nuestros estudios para pastores nos enseña que la salud espiritual de la congregación empieza en la oficina del pastor, lo mismo podemos decir del cristiano en general, la salud espiritual del cristiano depende totalmente del contacto con las Escrituras, si nosotros solo somos cristianos de banca, es decir solo lo somos cuando estamos dentro de la iglesia también estamos despreciando la Palabra de Dios porque no la meditamos y vivimos en los otros días de la semana cuando no estamos en la iglesia, muchos creen que por tener la aplicación de la Biblia en su celular o muchos creen que con solo escuchar música de alabanza es suficiente para mostrar que son ricos espiritualmente pero en realidad hoy en día hay una pereza espiritual para estudiar la Palabra de Dios, muchos cristianos tienen la mente empobrecida sin saber versículos bíblicos y no saben cómo aplicarlos en su vida, su pobreza espiritual se ve en como habla, en sus pensamientos y lógicamente sus obras no concuerdan con la enseñanza de la Biblia.

Así era la pobreza espiritual de los del Sanedrín, en la parábola que Jesús menciona les recuerda como ellos trataron los profetas que el Padre envió para llamar a su pueblo al arrepentimiento 10Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. 11Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías. 12Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido. Ellos como labradores eran los responsables de la pobreza espiritual del pueblo de Dios y como resultado no podían recibir a ninguno de estos siervos por su pobreza espiritual, el rechazo que tuvieron lo manifestaron en violencia, como acusaron, encadenaron y hasta asesinaron a los profetas de Dios por el hecho de mostrarles su pecado; pero Jesús los trae a la actualidad en ese momento y les muestra como el dueño de la viña les estaba dando la última oportunidad 13Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizá cuando le vean a él, le tendrán respeto. 14Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra. 15Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. Pero estos labradores no creyeron en la Palabra de Dios y rechazaron al hijo también, rechazaron a Jesús y prueba de este rechazo lo vemos cuando lo capturaron y lo llevaron por medio de hombres engañosos antes los tribunales civiles para llevarlo a la muerte; San Pablo nos enseña que por la falta de sabiduría de estos hombres Jesús fue llevado a la muerte 8la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 1 Corintios 2:8, estos príncipes no solamente fueron los que pertenecían al Sanedrín sino que también podemos mencionar a Pilato y todos los gobernantes de esa época y todo el que tenga esta falta de Sabiduría será llevado al infierno eterno por su incredulidad porque rechazan creer en Jesús como el Salvador 17La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo? Y por esto fue la reacción que nos muestra el versículo 19Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo. Pero esto muestra porque son condenados y como lo serán todos aquellos que rechazan a Cristo como el Salvador y también aquellos cristianos que son fríos espiritualmente necesitan considerar bien su vida espiritual porque tal vez sufran el mismo castigo del incrédulo como lo menciona el versículo 18Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará. En este versículo final vemos el propósito claro de esta parábola, los incrédulos son quebrantados, son y serán desmenuzados por su falta de fe en el Hijo.

Pero este mensaje nos hace pensar a cerca de como cuidamos nuestra fe, para nosotros no debe ser suficiente tener la aplicación de la Biblia o una aplicación para escuchar música de alabanza a Dios, necesitamos tener el cuidado de nuestra fe porque esta es nuestra riqueza espiritual y para que no nos pase lo que les pasó a estos líderes religiosos y la mejor manera de hacerla es estudiando versículo por versículo de las Escrituras y creyendo en toda la obra de Cristo hecha por nosotros, encontrando en la bella Palabra de Dios como Él trato con nuestro pecado por medio de la vida perfecta de Cristo quien es la Piedra angular de nuestra fe como lo enseña el Apóstol Pedro 6Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. 1 Pedro 2:6. No seremos avergonzados porque el Espíritu Santo ha puesto en cada uno de nosotros la fe en Cristo Jesús quien es la piedra del ángulo porque llevó una vida perfecta cumpliendo todos los mandamientos de Dios y también Él es la piedra del ángulo que destruyo y desmenuzo todas las obras del Diablo en la cruz tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación Apocalipsis 5:9.

Hoy es el último domingo del tiempo de Cuaresma y nuestro Dios nos ha preparado detalladamente para celebrar la Semana Santa y hoy es un día para que demos gracias porque nosotros por la obra el Espíritu Santo creemos que el fundamento de nuestra fe es Jesucristo, quien guía nuestra iglesia es Jesucristo, confesamos desde nuestro corazón como lo enseña también el Apóstol Pedro 7Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso 1 Pedro 2:7, no somos ricos materialmente pero si tenemos una riqueza espiritual que siempre nos hace recordar que somos peregrinos en este mundo y por lo cual tenemos la riqueza del cielo estando al lado de nuestro Dios por toda la eternidad. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

27 Cristo es mi alegría

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

32 Oh Verbo humanado

33 Soy el camino

82 Bien sé en quien creo

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

50 Hay una fuente sin igual

51 ¡Inmensa y sin igual piedad!

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

67 Santo Cordero

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

254 ¡Firmes y adelante! (segunda lectura)

 

[printfriendly]

2019-03-17 – Cuaresma 02

[printfriendly]

El segundo domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día: No nos debe sorprender la reacción que tienen muchos al escuchar el evangelio. Unos pocos van a creer, pero la mayoría del mundo lo va a rechazar hasta con enojo. Como veremos en las lecturas para esta mañana así fue para el Profeta Jeremías, el Apóstol Pablo, y aun nuestro Señor Jesucristo.

La Colecta: Oh Dios, cuya gloria consiste siempre en mostrar misericordia: Muestra tu gracia a todos aquellos que han errado de tu camino y obra en ellos corazones arrepentidos que se aferren a la verdad de tu Palabra; por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Jeremías 26:8-15 El Profeta Jeremías tenía un llamamiento bien difícil. Dios le había enviado a predicar a una gente de duro corazón. Con la ayuda de Dios, el profeta predicó fielmente, aun bajo la amenaza de muerte, proclamando juicio sobre los que habían rechazado a Dios, y dando el consuelo del perdón a los que lo obedecían.

8Y cuando terminó de hablar Jeremías todo lo que Jehová le había mandado que hablase a todo el pueblo, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo le echaron mano, diciendo: De cierto morirás. 9¿Por qué has profetizado en nombre de Jehová, diciendo: Esta casa será como Silo, y esta ciudad será asolada hasta no quedar morador? Y todo el pueblo se juntó contra Jeremías en la casa de Jehová.

10Y los príncipes de Judá oyeron estas cosas, y subieron de la casa del rey a la casa de Jehová, y se sentaron en la entrada de la puerta nueva de la casa de Jehová. 11Entonces hablaron los sacerdotes y los profetas a los príncipes y a todo el pueblo, diciendo: En pena de muerte ha incurrido este hombre; porque profetizó contra esta ciudad, como vosotros habéis oído con vuestros oídos. 12Y habló Jeremías a todos los príncipes y a todo el pueblo, diciendo: Jehová me envió a profetizar contra esta casa y contra esta ciudad, todas las palabras que habéis oído. 13Mejorad ahora vuestros caminos y vuestras obras, y oíd la voz de Jehová vuestro Dios, y se arrepentirá Jehová del mal que ha hablado contra vosotros. 14En lo que a mí toca, he aquí estoy en vuestras manos; haced de mí como mejor y más recto os parezca. 15Mas sabed de cierto que si me matáis, sangre inocente echaréis sobre vosotros, y sobre esta ciudad y sobre sus moradores; porque en verdad Jehová me envió a vosotros para que dijese todas estas palabras en vuestros oídos.

El Salmo del Día: Salmo 42

Al músico principal. Masquil de los hijos de Coré.

1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,

Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.

2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;

¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche,

Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

4 Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí;

De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios,

Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

6 Dios mío, mi alma está abatida en mí;

Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán,

Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar.

7 Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas;

Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

8 Pero de día mandará Jehová su misericordia,

Y de noche su cántico estará conmigo,

Y mi oración al Dios de mi vida.

9 Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?

¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

10 Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,

Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

11 ¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y por qué te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

La Segunda Lectura: Filipenses 3:17-4:1 San Pablo nos explica en esta lectura que lamentablemente hay muchos en este mundo que rechazan el amor de Dios y se oponen a él. Pero no nos debemos desanimar, porque nosotros tenemos ciudadanía en el cielo. Qué nos mantengamos firmes en esa esperanza.

17Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. 18Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. 20Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

41Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.

El Versículo: Jesús se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

El Evangelio: Lucas 13:31-35 Así como la mayor parte de los judíos por toda su historia habían rechazado a los profetas de Dios, también rechazaron a Cristo y lo mataron. No obstante, por medio de su rechazamiento y el sacrificio de Cristo, nosotros gozamos de la salvación.

31Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar. 32Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra. 33Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino; porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén. 34¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! 35He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor.

ADOREMOS A NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR EN ESTA CUARESMA

Jerusalén es una de las ciudades más famosas del mundo, desde el mundo antiguo hemos escuchado de su nombre y como Dios la puso como lugar donde fue construido su templo para adorarle, pero en la actualidad desafortunadamente vemos como este lugar es usado por el judaísmo, el Islam y el cristianismo para adoración. Estas tres religiones son consideradas como monoteístas porque creen en un solo dios y tienen sus raíces en Abraham pero con este pasaje necesitamos identificar cual es la religión verdadera la cual Dios instituyó para alabarle y otro punto que nos refleja esta explicación es que nos muestra muy bien cuál fue el dolor de Jesús por esta ciudad que paso de ser el centro del cristianismo al ser un lugar del paganismo.

Cuando los Israelitas entraron en Canaán, Jerusalén se encontraba en manos de una tribu semita autóctona, los jebuseos, cuyo rey era Adonisedec. Este gobernante formó una alianza de reyes en contra de Josué, pero fueron completamente derrotados; empero Josué no tomo la ciudad, sin duda debido a las ventajas que ofrecía su posición natural. Quedó en manos de los Jebuseos con el nombre de Jebús. Años después de que David tomo esta ciudad por sorpresa 1 Samuel 5:6ss fue entonces cuando el pueblo de Israel tomó esta ciudad. Una vez que David tomo esta ciudad mejoró las fortificaciones y construyó un palacio para sí; también instaló el arca en su nueva capital. Salomón continuo fortificando la ciudad, pero su mayor logro fue la construcción del templo. Pero después de su muerte vemos como el hijo de Salomón, Roboam dividió el reino y desde ese momento Jerusalén y todo el pueblo de Dios empezaron una decadencia espiritual y material. Dios empezó a enviar profeta tras profeta para que su pueblo se arrepintiera del paganismo en el cual había caído pero lastimosamente ellos rechazaron este llamado de Dios por medio de sus profetas una y otra vez, como ejemplo de esto lo encontramos en la primer lectura para este día 8Y cuando terminó de hablar Jeremías todo lo que Jehová le había mandado que hablase a todo el pueblo, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo le echaron mano, diciendo: De cierto morirás. 9¿Por qué has profetizado en nombre de Jehová, diciendo: Esta casa será como Silo, y esta ciudad será asolada hasta no quedar morador? Y todo el pueblo se juntó contra Jeremías en la casa de Jehová. Jeremías 26:8-9. Este es uno de los ejemplos de cómo el pueblo de Dios rechazó a sus profetas, pero esto no solo sucedió con Jeremías, encontramos como el profeta Daniel, Isaías y muchos otros vivieron el desprecio de aquellos que le predicaron la ley.

Entendiendo esto, podemos sacar esta conclusión: el pueblo que Dios escogió para llamarlo una gran nación era experto en rechazar los profetas que Dios les envió porque ellos solo querían escuchar cosas que le convenían ya que estaban dominados por su pecado y es por esto que Lucas nos ubica en esa misma hostilidad de la cual ni nuestro Señor Jesucristo se salvó 31Aquel mismo día llegaron unos fariseos, diciéndole: Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar. No es claro porque estos fariseos le dijeron esta advertencia a Jesús, pero podemos ver en la respuesta de Jesús que lo más posible es que ellos fueron enviados por Herodes, el cual gobernaba en Galilea, la fama de Jesús era tan conocida que hasta los gobernantes tenía su recelo frente a Jesús, ellos en el fondo temían que el Mesías o el Cristo hiciera una guerra para destruir el imperio romano. Pero la respuesta de Jesús fue contundente 32Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra. La respuesta de Jesús fue radical, Él está dejando claro que no depende de ningún hombre para parar o seguir su obra, Él solo dependía de Dios, tenía la aprobación de Él y esto es lo que importaba y esta aprobación la escuchamos el día de la Transfiguración Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd. No era importante lo que dijera Herodes porque al Jesús tratarlo de Zorra está mostrando que no era una persona de confiar porque era muy astuto para hacer el mal. Y esto era suficiente para Jesús continuar su camino a Jerusalén y mientras Él iba avanzando continuaría con su trabajo de mostrar que era el Mesías esperado haciendo estos milagros de sacar demonios y las curaciones que hacia porque era la manera de mostrar que vino a derrotar las obras del Adversario que había introducido al mundo como el pecado, la enfermedad, la muerte. Pero Jesús no solo enfrentó y venció al Diablo por medio de sus milagros sino que también fue claro al expresar 33Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino; porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén. Jesús sabía muy bien que tenía que ir al centro de adoración del pueblo de Dios que estaba escaso de la Palabra de Dios, ellos habían dejado el templo desierto y muestra de esto lo vemos cuando entro a Jerusalén el Domingo que llamamos de Ramos 12Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 13y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. Mateo 21:12-13

Es aquí donde tiene sentido las palabras de Lamento de Jesús por Jerusalén, ya la adoración a Dios no importaba, la tradición era la que gobernaba la vida de adoración de muchos, el pueblo se había alejado de Dios y es por este motivo que Jesús dijo: 34¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!

Ahora ¿cómo está nuestro templo en cuanto a la adoración a Dios? y vamos a hablar del templo en dos sentidos, el primero es el lugar físico donde nos reunimos a escuchar de la Palabra de Dios, ¿será que venimos con una disposición de no dejar que los hermanos se concentren en los cultos o en las clases porque es más importante el tema de conversación que el escuchar la predicación de la Palabra?¿O es imposible desconectarnos de las redes sociales o nuestro celular mientras estamos aquí alabando el nombre de Dios? ¿O simplemente venimos a la iglesia para tener felices a los que me invitan a venir? Y el otro templo del cual necesitamos hablar es nuestro cuerpo, la Biblia es muy clara al decirnos que somos templo del Espíritu Santo 1 Corintios 6:19. ¿Sí estamos adorando a nuestro Dios al llevar vidas de arrepentimiento? ¿En verdad dejamos que sea el Espíritu Santo quien guie nuestras vidas o con frecuencia dejamos que sea el Diablo quien controle nuestro cuerpo llevándonos al pecado? ¿Si tomamos en serio ser luz y sal de la tierra? Tenemos que reconocer que hemos pecado en contra de nuestro Dios al infringir el primer mandamiento porque muchas veces cuando hablamos de adoración hemos amado más las cosas de este mundo que Adorar a Dios con todo nuestro espíritu y con todo nuestro cuerpo.

El Amor de Dios para con cada uno de nosotros es incondicional, por esto nos trae a nuestro templo para adorarle, por esto vive dentro de nosotros para que con nuestras vidas le adoremos y este amor lo vemos en las palabras de Jesús ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! Dios siempre ha querido tener una relación con su pueblo, con cada uno de nosotros y es por este motivo que Jesús iba a ir por última vez a Jerusalén y entraría a su templo y saldría de allí para ir y ser herido, humillado y muerto y es por este motivo que dijo 35He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor. Jesús era la última vez que entraría al templo y no volvería a entrar porque Él sabía muy bien que era necesario estar dentro de Jerusalén para morir y mostrar su Amor no solamente por los de Jerusalén sino del todo el mundo y es por esto que no dudamos en cantar porque es Bendito nuestro Señor, lo es porque conocemos su amor 8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8. No le importó quienes éramos nosotros y aun así gustoso fue a la cruz para juntarnos como la gallina lo hace con sus polluelos; y también para poder que Dios viva en nosotros purificó nuestros cuerpos con su vida perfecta ya que sí cumplió la voluntad del Padre que nos exige que vivamos perfectamente y prueba que Jesús si cumplió perfectamente la voluntad del Padre lo vemos con su resurrección porque en su respuesta a Herodes y al tercer día termino mi obra. Nos hace referencia de que después de muerto resucitará al tercer día y es por esto que nuestro pecado en contra del primer mandamiento ha sido perdonado.

El Amor de Dios nos ha ganado y damos gracias a Dios por no permitir que rechacemos el mensaje en el cual creemos que Jesús es la puerta estrecha para entrar al cielo, y ese mismo Amor es quien nos va a traer las veces que podamos a nuestro templo a Adorarle en cuerpo y espíritu, dejando toda distracción que nos impida la adoración, enseñemos a nuestros niños lo importante de la reverencia dentro del culto de Adoración o mientras las clases de la Biblia, alimentemos nuestro cuerpo con la Palabra de Dios que hace que el Diablo huya de nosotros y cada vez que salimos a recibir de su cuerpo y sangre tengamos mucha reverencia para que podamos meditar en su sacrificio hecho por nosotros y finalmente dejemos que sea el Espíritu Santo quien siga guiando nuestras vidas para que gozosos en este mundo lleguemos a la vida eterna y en el cielo cantando por la alegría de salir de este mundo que está muerto por el pecado y así como Moisés cantó después de su liberación de Egipto nosotros lo haremos eternamente y para siempre 3Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. 4¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. Apocalipsis 15:3-4. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

88 Sublime gracia

47 A nadie amaré como a Cristo

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

81 Con Dios no temeremos

82 Bien sé en quien yo creo

85 No me abandones, Dios

87 Oh, Dios eterno

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

164 En todo tiempo

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

203 ¿Oyes como el evangelio?

219 Roca de la eternidad

223 Confío yo en Cristo

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

254 ¡Firmes y adelante!

 

[printfriendly]

2019-03-10 – Cuaresma 01

[printfriendly]

El primer domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día: Jesucristo vino a este mundo para vivir y morir como nuestro sustituto. Llevó la vida perfecta que por causa del pecado no podemos llevar y murió en nuestro lugar, sufriendo el castigo de todos nuestros pecados. Con su vida perfecta e inocente muerte nos da la victoria sobre el pecado, la muerte y el gran tentador, el diablo.

La Colecta: Oh todopoderoso y eterno Dios, te rogamos que nos dirijas, santifiques y gobiernes nuestras almas y corazones en los caminos de tus leyes y las obras de tus mandamientos, a fin de que mediante tu protección poderosa seamos defendidos en cuerpo y alma, ahora y siempre; por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Deuteronomio 26:5-10 Moisés recuerda al pueblo de Israel lo que su Dios había hecho por ellos, como los había rescatado de la esclavitud y miseria de Egipto. Entonces, los exhorta que con corazones agradecidos traigan a Dios de las primicias del fruto de la tierra.

5Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios: Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa; 6y los egipcios nos maltrataron y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre. 7Y clamamos a Jehová el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión; 8y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros; 9y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel. 10Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios.

El Salmo del Día: Salmo 91

1 El que habita al abrigo del Altísimo

Morará bajo la sombra del Omnipotente.

2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;

Mi Dios, en quien confiaré.

3 El te librará del lazo del cazador,

De la peste destructora.

4 Con sus plumas te cubrirá,

Y debajo de sus alas estarás seguro;

Escudo y adarga es su verdad.

5 No temerás el terror nocturno,

Ni saeta que vuele de día,

6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,

Ni mortandad que en medio del día destruya.

7 Caerán a tu lado mil,

Y diez mil a tu diestra;

Mas a ti no llegará.

8 Ciertamente con tus ojos mirarás

Y verás la recompensa de los impíos.

9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,

Al Altísimo por tu habitación,

10 No te sobrevendrá mal,

Ni plaga tocará tu morada.

11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,

Que te guarden en todos tus caminos.

12 En las manos te llevarán,

Para que tu pie no tropiece en piedra.

13 Sobre el león y el áspid pisarás;

Hollarás al cachorro del león y al dragón.

14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;

Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Me invocará, y yo le responderé;

Con él estaré yo en la angustia;

Lo libraré y le glorificaré.

16 Lo saciaré de larga vida,

Y le mostraré mi salvación.

La Segunda Lectura: Romanos 10:8b-13 La Palabra de Dios nos proclama las buenas nuevas de la salvación y obra la fe salvadora en nuestros corazones. Por medio de esta fe confesamos nuestra confianza en Jesucristo. “Nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” (II Corintios 4:13).

Esta es la palabra de fe que predicamos: 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

El Versículo: Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo

El Evangelio: Lucas 4:1-13 Cristo como nuestro sustituto sufrió las mismas tentaciones que nosotros, pero sin pecar. La perfección de Jesucristo ya es nuestra por el amor de Dios, el cual nos declara inocentes por los méritos del mismo Jesucristo quien derrotó al diablo con su vida perfecta e inocente muerte en la cruz.

1Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. 3Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 4Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. 5Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 7Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. 8Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. 9Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10porque escrito está:

A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden;

11y,

En las manos te sostendrán,

Para que no tropieces con tu pie en piedra.

12Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.

CREAMOS QUE JESÚS ES NUESTRO ESCUDO FRENTE AL TENTADOR Y ACUSADOR

Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 1 Corintios 10:12, esto es lo que nos dice el mismo Dios para que no confiemos en nosotros mismos, el error principal de nosotros los creyentes es que somos muy confiados con el adversario y siempre queremos vivir como protagonistas de una película de acción queriendo vencer el peligro. Además de ser el tentador, Satanás es también el acusador. El diablo juega ambos papeles para robar almas, esto le funcionó muy bien en el jardín del Edén, su estrategia no falló. Los primeros padres fueron creados a imagen y semejanza de Dios, Génesis 1:26. Esto quiere decir que conocían perfectamente la voluntad de Dios y como no tenían pecado le adoraban perfectamente, pero ellos cayeron en la trampa del Tentador queriendo saber si era verdad lo que Dios les había ordenado pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis, Génesis 3:3. Y le funcionó su estrategia de tentarlos al mostrarles que la Palabra de Dios podía tener varios puntos de vista sin importar lo que el mismo Dios dijera y fue entonces donde Eva cayó en la trampa de la tentación codiciando el fruto y también Adán al comer el fruto prohibido. Pero Satanás no solamente se limitó en hacer caer a Adán y Eva, en su papel de acusador dejó solos a los primeros padres en el jardín del Edén, muertos espiritualmente ya no podían estar frente al Creador Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Génesis 3:8. Adán y Eva jugaron de manera muy peligrosa y pasaron la línea entre la tentación y el pecado, fueron engañados por Satanás porque no se convirtieron en Dios, al contrario creyerón en la palabra del Tentador y Acusador los convirtió en enemigos de Dios porque ya habían perdido su imagen y estaban muertos espiritualmente porque ya no podían estar frente a Dios por sus propios méritos, iban a conocer la muerte física y de hecho por este motivo ya no están en este mundo y también para los que creen en la palabra del tentador y acusador la muerte eterna en el infierno les espera.

Desde ese momento ni los primeros padres, ni ningún ser humano, incluidos nosotros podemos estar frente a Dios por culpa de nuestro pecado, desde ese momento nuestra naturaleza pecaminosa tiende a dominar nuestras vidas y es por este motivo que no tomamos en serio lo que el Tentador hace en nosotros, para él es muy fácil llevarnos al pecado, la carta a Santiago nos muestra la realidad de lo que somos cada uno de nosotros 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Santiago 1:13-15. Cada uno de nosotros tenemos una debilidad, o muchas debilidades que son guiadas por nuestra carne: la mentira, el chisme, el deseo sexual, el amor por el dinero, el querer ser más sabios, y podemos resumir estos pecados en dos palabras: el egoísmo y la avaricia, estas debilidades nos atraen y seducen, es decir dejamos que ellas sean quien guíen nuestras vidas y de tanto alimentar estas debilidades las convertimos en pecado, esto nos muestra que en verdad somos una presa fácil para el enemigo y es por este motivo que no podemos confiar en nosotros mismos porque iremos al infierno al dejarnos guiar por el pecado y es donde el Diablo ya nos acusará delante de Dios ganando finalmente nuestras almas.

Pero esta estrategia de querer ser Tentador y Acusador le puso freno nuestro Señor Jesucristo, después de ser bautizado nos dice las Escrituras 1Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto. Es interesante ver el trabajo del Dios Trino y aquí específicamente la obra del Espíritu Santo llevando a Jesús al desierto, es una prueba más de la OBEDIENCIA PERFECTA DE JESÚS A DIOS. En su naturaleza humana iba a pasar por una situación muy difícil y es el estar en este lugar que no tiene vida, el desierto, sin poder comer ni beber nada, este es un buen ejemplo de lo que la Cristología nos enseña como “el estado de humillación de Cristo” que consiste en que siendo verdadero Dios no uso todo su poder en este mundo para poder ser obediente al Padre; esto nos enseña que en verdad en su naturaleza humana Jesús se enfrentó con el Tentador y Acusador 2por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. Usted, yo, Adán y Eva hemos querido enfrentarnos solos al Diablo y el resultado de esto es una catástrofe espiritual porque siempre sale triunfando él llevándonos al pecado y a la incredulidad. Pero en esta oportunidad no le funcionó la estrategia, quiso tentar en esta oportunidad en tres ocasiones a Jesús de la misma manera que lo hace con nosotros 1) 3Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 2)6A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 3) 7Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; 11y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Es importante que notemos como el diablo quiso tentar a Jesús usando palabras creando cizaña en Él y estas palabras son: Si eres, el tentador quería poner la duda en Jesús de que sí era el Cristo enviado al mundo, podemos ver como este enemigo estaba cada vez más desesperado atacando a Jesús ofreciéndole que actuara obedeciéndole, ¿pueden creer esto? Este tentador y acusador quería que Jesús le OBEDECIERA a él y no a Dios.

Adán y Eva, todos los creyentes del Antiguo Testamento y cada uno de nosotros que hemos caído en las garras del engaño del Diablo encontramos nuestro rescate en Jesús, sus respuestas fueron contundentes: 4Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. 8Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. 12Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. Jesús venció al Tentador por cada uno de nosotros, las veces que hemos caído en las garras del pecado han sido perdonadas por la OBEDIENCIA PERFECTA de nuestro Salvador y este enemigo ya no puede jugar el papel de acusador ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. Romanos 8:33. Ya no puede acusarnos porque Dios nos ha justificado por medio de Jesucristo, no solo en su vida perfecta sino en su muerte en la cruz, allí el tentador creyó que por fin iba a ganar a Jesús pero realmente lo que sucedió fue el cumplimiento de Génesis 3:15 ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. Satanás mordió el talón de Cristo al llevarlo a la muerte pero realmente lo que sucedió en la cruz fue que Jesús le aplastó la Cabeza y es por esto que ya no puede acusarnos, ya no puede atacarnos a nosotros con sus tentaciones porque pertenecemos a Cristo como lo enseña el apóstol Juan en su primera carta Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. 1 Juan 4:15. Dice Lucas en el último versículo del texto para hoy 13Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo. Es lo que está pasando con cada uno de nosotros en este momento, el tentador-acusador está alejado de nosotros por la presencia de Dios en nuestras vidas y es por esto que el Espíritu Santo no deja que alimentemos nuestra carne con nuestras debilidades sino que hace que estemos alimentándonos con la Palabra de Dios para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios. Colosenses 1:10. Eso es lo que produce el Espíritu Santo en nosotros las buenas obras y es por esto que el egoísmo y la avaricia han sido cambiados en nuestros corazones teniendo siempre en mente los mandamientos de Dios Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Mateo 22:37-39. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

32 Oh, Verbo humanado

88 Sublime gracia

Culto Cristiano:

129 Castillo fuerte

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

202 Oí la voz del Salvador

207-217 Himnos de Arrepentimiento y Confesión

219 Roca de la eternidad

223 Confío yo en Cristo

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

 

[printfriendly]

2019-02-24 – Epifanía 07

[printfriendly]

El séptimo domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día: El Señor de la epifanía en su amor nos ha perdonado todos nuestros pecados y ahora quiere que nosotros con corazones agradecidos amemos y perdonemos a nuestros prójimos, incluyendo a nuestros enemigos.

La Colecta: Oh Señor, te suplicamos que guardes continuamente a tu iglesia y familia en tu verdadera religión, para que los que se afirman solamente en la esperanza de tu gracia celestial sean defendidos siempre por tu gran poder; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 45:3-8,15 Aunque sus hermanos lo había maltratado y vendido en esclavitud, José muestra su amor para con ellos al decirles quien realmente era y como Dios había controlado todo para el bien de ellos.

3Y dijo José a sus hermanos: Yo soy José; ¿vive aún mi padre? Y sus hermanos no pudieron responderle, porque estaban turbados delante de él.

4Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. 5Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros. 6Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega. 7Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. 8Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.

15Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él.

El Salmo del Día: Salmo 103

Salmo de David.

1 Bendice, alma mía, a Jehová,

Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

2 Bendice, alma mía, a Jehová,

Y no olvides ninguno de sus beneficios.

3 El es quien perdona todas tus iniquidades,

El que sana todas tus dolencias;

4 El que rescata del hoyo tu vida,

El que te corona de favores y misericordias;

5 El que sacia de bien tu boca

De modo que te rejuvenezcas como el águila.

6 Jehová es el que hace justicia

Y derecho a todos los que padecen violencia.

7 Sus caminos notificó a Moisés,

Y a los hijos de Israel sus obras.

8 Misericordioso y clemente es Jehová;a

Lento para la ira, y grande en misericordia.

9 No contenderá para siempre,

Ni para siempre guardará el enojo.

10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades,

Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.

11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra,

Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

12 Cuanto está lejos el oriente del occidente,

Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.

13 Como el padre se compadece de los hijos,

Se compadece Jehová de los que le temen.

14 Porque él conoce nuestra condición;

Se acuerda de que somos polvo.

15 El hombre, como la hierba son sus días;

Florece como la flor del campo,

16 Que pasó el viento por ella, y pereció,

Y su lugar no la conocerá más.

17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen,

Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

18 Sobre los que guardan su pacto,

Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

19 Jehová estableció en los cielos su trono,

Y su reino domina sobre todos.

20 Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles,

Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra,

Obedeciendo a la voz de su precepto.

21 Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos,

Ministros suyos, que hacéis su voluntad.

22 Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras,

En todos los lugares de su señorío.

Bendice, alma mía, a Jehová.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 15:35-38a,42-49 Por medio de la resurrección de Jesucristo, tenemos la garantía de que nuestros pecados están perdonados y de que resucitaremos también en el fin del mundo. En aquel día, nuestra carne pecaminosa será transformada en un cuerpo santo y glorioso, como el de Cristo.

35Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 36Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 37Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; 38pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

42Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 45Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. 46Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. 49Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Sean compasivos, así como su Padre es compasivo. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 6:27-38 Motivados por el amor que Cristo nos ha mostrado y usando su amor como el modelo, qué amemos y perdonemos a todos, incluyendo a nuestros enemigos.

27Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. 29Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. 30A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. 31Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

32Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. 33Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. 34Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

37No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 38Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

LA EPIFANÍA NOS ENSEÑA CUAL ES NUESTRA ACTITUD FRENTE AL MUNDO

El Idealismo es una tendencia donde se considera el mundo y la vida de acuerdo con unos modelos de armonía y perfección ideal que no se corresponden con la realidad. Esto lo pueden creer muchos al escuchar o leer el evangelio que nos reúne en este día, pero no podemos olvidar que estas palabras las dijo Jesús, Dios hecho hombre, y Él conoce muy bien la realidad del mundo, no solamente pasado sino lo más importante el mundo actual; Él sabe muy bien cómo está el mundo en este momento donde el egoísmo y la avaricia tienen un lugar privilegiado en el corazón del hombre y esto lo vemos reflejado en la realidad que vivimos donde solo vemos venganza, asesinatos, odios, robos entre otras cosas más. Nuestro Señor Jesucristo no está pidiendo cosas imposibles de lograr, no necesitamos hacer un plan de 30 días para lograr hacer lo que Jesús nos dice en estas palabras porque Jesús está hablando a personas en las cuales el Espíritu Santo vive y además el fruto que produce en cada uno de nosotros los que creemos en el mensaje de la Epifanía de Jesús, la manifestación de Jesús como el Salvador de todo el mundo, y la Escritura es muy clara al mostrarnos la motivación para hacer las cosas que Jesús nos menciona en este evangelio porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5. Nosotros no podemos ver el Amor como una simple actitud del cristiano, necesitamos verla como es, un don de Dios que nos ha dado a cada uno de nosotros para poder cumplir su deseo que seamos Sal y Luz del mundo.

El amor que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros le conocemos bien porque nosotros hemos sido bendecidos por ese amor 9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:9-10. Conocemos del amor de Dios en la cruz del calvario donde el castigo que nosotros merecemos por nuestro pecado lo recibió su Hijo Jesucristo y también conocemos de este amor en la vida perfecta de Cristo quien sí cumplió lo que Dios exige de cada uno de nosotros, ser perfectos. Por este motivo Lucas inicia haciendo énfasis en estas palabras 27Pero a vosotros los que oís, os digo, es claro que nuestro Señor está hablando frente a personas que están vivas espiritualmente como lo somos cada uno de nosotros, entonces esto quiere decir que es un cumplimiento de lo que Pablo enseña en Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. También en otro pasaje de las Escrituras nos dice 19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 1 Corintios 6:19-20, en otras palabras hacer lo que nuestro Señor Jesucristo nos manda es algo muy normal para el cristiano, porque no podemos ser igual al mundo incrédulo 32Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. Aquí vemos una gran diferencia entre nosotros y el mundo, el amor del mundo es de conveniencia, egoísta, solo ama a quienes se lo merecen y si nosotros pecamos siendo exclusivos en dar este amor ágape, pues es una prueba que no hemos entendido, ni creído el Amor de Dios para con nosotros como lo leímos en 1 Juan 4. Podemos decir que no amar o amar como lo hace el mundo es un acto de incredulidad, por esto no es difícil que cada uno de nosotros amemos a nuestros enemigos. Sabemos que los incrédulos no nos aman, ellos quieren ver nuestra caída y esto lo hacen aborreciéndonos y maldiciéndonos y calumniándonos, estas situaciones la vivió y la vive la iglesia hoy en día donde por el hecho de no seguir las corrientes de este mundo somos atacados de muchas maneras; pero la respuesta que Jesús quiere que demos a ellos es algo que nosotros estamos acostumbrados hacer, hacemos el bien, bendecimos y oramos por ellos.

Nuestro Señor Jesucristo ilustra varios ejemplos que tal vez eran muy familiares para sus discípulos y los cuales ellos estaban llamados a practicar esta enseñanza  29Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. 30A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. 31Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos. Jesús usa ejemplos donde no es fácil un comportamiento de una persona, es decir, son situaciones hostiles donde la actitud más fácil es responder de la misma manera en la cual sea la persona atacada. Pero es ahí donde somos Sal y Luz del mundo, es en los momentos hostiles de nuestra vida donde mostramos de que estamos hechos espiritualmente, es en estos momentos donde Pablo resume todo esto en estas palabras ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados? 1 Corintios 6:7.

Dios quiere que nosotros seamos la muestra de su Amor que derramo por cada uno de nosotros en la Cruz de Cristo en este mundo y es por esto que nuestro chip ha sido cambiado de uno lleno de amor condicional, egoísta y avaro por un amor ágape y es por este motivo que vemos esta diferencia entre el mundo y nosotros los hijos de Dios 33Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. 34Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. La misericordia que Dios nos ha dada es la misma que ÉL quiere que cada uno de nosotros demos a este mundo, el don del Amor Ágape y la Generosidad nos lleva a que demostremos nuestro amor en poner las necesidades de los demás por encima de las nuestras, nuestro Señor quiere que la vocación de servicio que tenemos cada cristiano la llevemos a cabo en medio de este mundo egoísta y hostil.

La última parte que Jesús enseña a sus Apóstoles y a cada uno de nosotros en este día en muchas ocasiones ha sido malinterpretada por personas que dicen ser cristianas pero no quieren arrepentirse de sus pecados, estos usan mal el termino de no juzgar, esta sección es muy diferente al oficio de las llaves donde Dios nos llama a buscar al hermano perdido. Jesús quiere que nosotros no estemos en una actitud de crítica frente a los demás 37No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Nuestro Dios no quiere que ninguno de nosotros seamos expertos en criticar a los demás, que nos creamos que seamos mejores que ellos; Dios no quiere que tengamos una actitud de estar condenando y juzgando a las personas desde nuestra perspectiva pecaminosa, al contrario quiere que vivamos en ese perdón que nos ha dado, que practiquemos las palabras de nuestra oración en el Padre Nuestro perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, en vez de sentirnos mejores que otros vamos a perdonar a todo aquel que lo necesite y que el mundo lleno de odio conozca del verdadero perdón que se nos ha dado y el cual ofrecemos a los demás y como Él nos usa en contra del egoísmo y la avaricia siendo generosos 38Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. Jesús utiliza una imagen sacada del mundo comercial. El mercader primero pone el grano en una vasija que usa como medida, lo presiona, lo agita y permite que rebose; después la vacía en “vuestro regazo”, es decir, en el manto que servirá como bolsa para llevar el grano a casa. Esa es la generosidad que disfrutará el discípulo que es generoso.

No olvidemos que nosotros somos Embajadores de Dios en la tierra y más que una responsabilidad al vivir como Dios quiere que lo hagamos es la manera de mostrar nuestra propia Epifanía que ha sido manifestada a cada uno de nosotros ya que este último Domingo de este tiempo tenemos la bendición de Dios para que el mundo conozca a su iglesia y como ella es el reflejo de Dios en el mundo. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

27 Cristo es mi alegría

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

51 Dios de gracia, Dios de gloria

52 Hermanos cantad

53 Seguidme a mí, dice el Señor

55 Serviremos al Señor

76 ¡Oh amor de Dios!

88 Sublime gracia

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

133 Amémonos hermanos

202 Oí la voz del Salvador

205 Venid pecadores

218 Tu sangre, ¡oh Cristo!

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy de pecador

240 En Jesucristo se halla la paz

 

 

[printfriendly]

2019-02-17 – Epifanía 06

[printfriendly]

El sexto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día: Jesús se manifiesta como el Señor que bendice a su pueblo.

La Colecta: Oh Señor, te suplicamos que escuches misericordiosamente los ruegos de tu pueblo y le concedas que comprenda y discierna sus deberes, haciendo que tu gracia y virtud le muevan a cumplirlos con fidelidad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Jeremías 17:5-8 Usando las palabras del Salmo del Día y hablando por medio del Profeta Jeremías, Dios condena a todos los pecadores que rechazan a él, pero bendice a todos los que en él creen. Darán fruto como un árbol plantado junto a aguas.

5Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. 6Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

7Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. 8Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

El Salmo del Día: Salmo 1

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará.

4 No así los malos,

Que son como el tamo que arrebata el viento.

5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,

Ni los pecadores en la congregación de los justos.

6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;

Mas la senda de los malos perecerá.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 15:12,16-20 ¡Qué consuelo nos da la resurrección de Jesucristo! Dado que él vive, nosotros también viviremos.

12Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?

16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 6:17-26 Nuestro Señor Jesucristo da muchas bendiciones físicas y espirituales y nos enseña que las más importantes de sus bendiciones son el perdón de los pecados y la vida eterna. El confiar en las bendiciones terrenales solo trae felicidad temporal. En Jesucristo se halla eterna felicidad.

17Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; 18y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 19Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos.

20Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.

21Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.

22Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. 23Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.

24Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.

25¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis.

26¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.

LA EPIFANIA NOS LLAMA BIENAVENTURADOS

¿Por qué soy cristiano? ¿Por qué es mi necesidad estudiar las Escrituras? ¿Por qué es tan importante congregarme con frecuencia? Tal vez muchos tengan respuestas diferentes a estas preguntas, pero en realidad encontraremos que solo hay una respuesta para responder estas tres preguntas. Todo este tema del día de hoy nos habla y nos reforzara para hablar más de nuestra identidad espiritual, es decir, porque somos cristianos y porque nos reunimos a escuchar la Palabra de Dios con todas estas personas que llamamos hermanos.

Para todo ser humano es importante dos cosas en su vida, la material y la espiritual, pero cuál de estas dos cosas debe predominar, o estas dos cosas deben ser iguales o en porcentajes diferentes; para poder entender la relación entre lo material y lo espiritual este pasaje bíblico también nos ayudará a entender cuál de estas dos partes necesita predominar en nuestras vidas como creyentes.

Jesús muchas veces en sus predicaciones habla solo a creyentes, en otras a incrédulos y en otras a los creyentes e incrédulos; pero en esta oportunidad solo le está hablando a sus Apóstoles, en otras palabras este mensaje esta expresado solo a creyentes. En este tiempo de Epifanía hemos meditado sobre la obra de Jesús manifestándose al mundo como el Mesías esperado. Lucas ya nos muestra un escenario diferente, nos lleva más allá de la sinagoga judía porque el mensaje para hoy comienza diciendo 17Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; 18y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 19Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos. Lucas primera vez que nos habla de ciudades costeras que son pobladas por Gentiles, Tiro y Sidón, pero todos ellos que estaban allí para oír la Palabra de Dios tenían la certeza que Jesús era el Cristo esperado porque no solamente escuchaban su Palabra sino que también creían que era Dios por el hecho de tener la confianza de ser sanados de todas sus enfermedades y Lucas nos muestra la diversidad de personas que estaban escuchando a Jesús, judíos y gentiles; y también Jesús aprovechó este momento para presentar a la multitud a los 12 que había escogido para darles una instrucción personalizada e intensiva para que siguieran predicando el mensaje del Reino de Dios. Esta porción de la Palabra para el día de hoy nos muestra parte de esa enseñanza que Jesús dio particularmente a sus Apóstoles y que es muy útil para cada uno de nosotros que también tenemos el llamado de ser testigos de Jesús.

El versículo 20 es muy claro al mostrarnos que el mensaje es solo para creyentes 20Y alzando los ojos hacia sus discípulos, las palabras que les iba a decir consiste en una enseñanza clara que muestra el deseo que la vida espiritual de todo creyente predomine, Jesús está haciendo un contraste del creyente y el incrédulo usando dos palabra que son totalmente antónimas Bienaventurados y el Ay que es una expresión de advertencia o denuncia. Tal vez estemos familiarizados con estas Bienaventuranzas que fueron predicadas por Jesús en el sermón del monte, pero ahora las está usando exclusivamente para sus apóstoles, les quiere enseñar como a cada uno de nosotros la necesidad de predominar más la vida espiritual que la material, encontramos que hay un contraste entre las 4 bienaventuranzas y los 4 Ayes, el mensaje es muy claro, Jesús quiere que todo aquel que le sigue le dé prioridad a su vida espiritual, por este motivo al hablar de los pobres, los que tienen hambre, los que lloran y los que son perseguidos, no está hablando en sentido material de las cosas como muchos quieren mostrar y predicar que Dios esta solamente con los que son pobres o los que sufren hambruna y constantemente tienen sufrimientos, ese es el mensaje retorico de muchos sacerdotes, pastores y el mundo que cree que la felicidad está en las cosas materiales que se pueden conseguir en este mundo y Jesús nos enseña que la felicidad no depende de cómo estemos en este mundo sino en lo que nos espera en la eternidad.

Jesús nos habla en este pasaje de la felicidad que tendremos en el cielo, en esta vida podemos ser pobres y odiados, estar hambrientos y tristes. Sin embargo, cuando lleguen días así, él nos exhorta a que nos regocijemos y a que salten de gozo “porque nuestra recompensa es grande en los cielos”. Antes de enseñarles acerca de cómo se deben conducir en este mundo, Jesús pone ante los discípulos la meta principal que es el cielo y nos recuerda el sentido espiritual de estas palabra también empezando por la pobreza que hay en nuestro corazón, pobreza espiritual por el pecado que mora dentro de nosotros y sólo Dios puede cambiar nuestro corazón como lo enseña con el profeta Ezequiel 11:19-20 19Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, 20para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios. El corazón de piedra que era nuestra incredulidad y nuestra muerte espiritual por el pecado fue cambiado por un espíritu nuevo producido por la obra del Espíritu Santo 14Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 15y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 2 Corintios 5:14-15, vemos la unidad de la Palabra al mostrar como nuestro corazón pobre espiritual nuestro Dios lo cambio por un corazón que solo vive para Él y por cambiar nuestro corazón pobre nos recuerda que no importa como es nuestra vida material aquí, porque si creemos que la felicidad esta en las cosas materiales como el dinero Él mismo nos dice 24Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo. Sabemos por las Escrituras que los ricos no van al infierno por ser ricos, este pasaje muestra cual es el problema de que cualquiera de nosotros y sus apóstoles confiaran en la riqueza, porque encuentran en ella consuelo, es decir confían en su riqueza y no en Dios, un dato importante para entender esta palabra consuelo en este contexto, nosotros sabemos que el Espíritu Santo es nuestro Consolador y la palabra que aparece en el griego es la misma que usamos al decir Paracleto, entonces es muy claro que hacer de la riqueza un consuelo no lleva a la vida eterna y como cristianos sabemos que las riquezas solo sirven para el mantenimiento en este mundo y no para dar felicidad ya que nuestra verdadera felicidad esta en los cielos, ya que Jesús nos dice porque vuestro es el reino de Dios.

Nuestro Señor Jesucristo también habla del hambre y una vez más necesitamos verlo en los dos sentidos, Jesús no está diciendo que si entramos en largas horas absteniéndonos de comer vamos a ser recompensados, simplemente vuelve y nos recuerda que no importa lo que suframos en este mundo porque la felicidad no está en comer grandes y estupendos banquetes, la verdadera hambre es la espiritual, por esto nos advierte 25¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis hambre. Muchos creen que están saciados espiritualmente, que no necesitan para tener una relación con Dios las Escrituras, por eso no se congregan, no estudian la Biblia, no les importa el cuidado especial que Dios da a las almas por medio de su Palabra, esto nos recuerda como el Diablo tentó a Jesús estando en el desierto 3Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:3­; El Diablo sabe que una de las grandes debilidades que tiene el hombre es la alimentación y más cuando carece de ella, y cuando estudiamos en las Escrituras el tema de los 4 jinetes del Apocalipsis aprendemos que uno de ellos tiene que ver con la escases de alimento que hay en el mundo 5Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. 6Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Apocalipsis 6:5-6. Pero pecamos cuando confiamos más en la comida que en Dios y es por Jesús que nuestro pecado es perdonado, porque Él como nuestro sustituto no peco en medio de su hambruna y le contesto al tentador No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Y es por este motivo que hoy Dios nos dice 21Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados.

Este pasaje nos recuerda que nuestras lágrimas por culpa de nuestro pecado que nos trae sufrimientos en este mundo como la enfermedad y la muerte por la obra de Cristo tenemos la promesa de que esto en el cielo no lo tendremos más 4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor;  porque las primeras cosas pasaron. Apocalipsis 21:4; Jesús quiere que no perdamos nuestra mirada al cielo ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis. Esto nos recuerda la felicidad que nos trae el pecado, lamentablemente eso es lo que sucede cada vez que alimentamos nuestra carne, preferimos mejor gozar con el pecado pero si no tenemos en mente la obra redentora de Cristo para tener un arrepentimiento verdadero seremos juzgados sin Cristo y perderíamos la Salvación. El pecado a nosotros nos duele, produce lágrimas en nosotros y nos hace recordar el precio de nuestra Salvación 18 pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir (la cual recibisteis de vuestros padres) no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1 Pedro 1:18-19.

Ahora que sabemos que la verdadera felicidad está en la vida espiritual, que ella es la que predomina en nuestras vidas con nuestra frente en alto vamos a recordar esta otra bendición 22Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre. Es un honor saber que nos aborrecen porque decimos no al pecado, cuando nos persiguen porque enseñamos la sencilla verdad del Evangelio, porque el Espíritu Santo nos cuida de que no caigamos en el pecado de negar nuestra fe y a nuestro Dios 26¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas. Es fácil estar al mismo nivel de los incrédulos aceptando sus vidas y sus pecados, pero nosotros confesamos el nombre de Jesús con palabras y hechos porque Él nos ha prometido 32A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Mateo 10:32.

Hoy es un día para recordar que nuestra verdadera felicidad no está en las cosas que vivamos o no vivamos en este mundo, Cristo es nuestra felicidad completa viviendo y creyendo en esta promesa 23Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

34 Salvador, Jesús amado

48 Busca primero el reino de Dios

051 Dios de gracia, Dios de gloria

82 Bien sé en quien yo creo

83 Con qué paternal cariño

87 Oh, Dios eterno

Culto Cristiano:

165 Hay una fuente

193 De boca y corazón

195 Alma bendice

197 ¡Gloria a Dios!

202 Oí la voz del Salvador

220 A Dios obedecen

240 En Jesucristo se halla la paz

259 Tu vida, ¡oh Salvador!

 

 

[printfriendly]

2019-02-10 – Epifanía 5

[printfriendly]

El quinto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día: Jesucristo se manifiesta como el todopoderoso y misericordioso Señor de la mies, mostrando que tiene el poder para purificar corazones, y aun convertir a pecadores en “pescadores de hombres.”

La Colecta: Oh Dios, nuestro Padre amoroso, que por la gracia de tu Espíritu Santo estableces tus dones amorosos en el corazón de tu pueblo fiel: Concede a tus siervos sanidad del cuerpo y mente, a fin de que te amen con todo su ser y se dediquen de todo corazón a todo aquello que te agrada a ti; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 6:1-8 En una visión, Dios permitió que su Profeta Isaías viera una chispa de lo que es el cielo. Pero siendo arrodeado por ángeles y estando en la presencia del Santo Dios, Isaías se dio cuenta de su pecado y tuvo miedo. Pero Dios aseguró a Isaías que su pecado había sido limpiado. Con corazón agradecido, Isaías aceptó el llamamiento de Dios.

1En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. 2Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. 3Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. 4Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. 5Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

6Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; 7y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado. 8Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

El Salmo del Día: Salmo 85

Al músico principal. Salmo para los hijos de Coré.

1 Fuiste propicio a tu tierra, oh Jehová;

Volviste la cautividad de Jacob.

2 Perdonaste la iniquidad de tu pueblo;

Todos los pecados de ellos cubriste. Selah

3 Reprimiste todo tu enojo;

Te apartaste del ardor de tu ira.

4 Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación,

Y haz cesar tu ira de sobre nosotros.

5 ¿Estarás enojado contra nosotros para siempre?

¿Extenderás tu ira de generación en generación?

6 ¿No volverás a darnos vida,

Para que tu pueblo se regocije en ti?

7 Muéstranos, oh Jehová, tu misericordia,

Y danos tu salvación.

8 Escucharé lo que hablará Jehová Dios;

Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos,

Para que no se vuelvan a la locura.

9 Ciertamente cercana está su salvación a los que le temen,

Para que habite la gloria en nuestra tierra.

10 La misericordia y la verdad se encontraron;

La justicia y la paz se besaron.

11 La verdad brotará de la tierra,

Y la justicia mirará desde los cielos.

12 Jehová dará también el bien,

Y nuestra tierra dará su fruto.

13 La justicia irá delante de él,

Y sus pasos nos pondrá por camino.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 14:12-20 El Señor da muchos dones a sus hijos para la edificación de su iglesia. Qué siempre usemos nuestros dones para la gloria de Dios y no para la gloria nuestra.

12Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia.

13Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. 14Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. 15¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. 16Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. 17Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado. 18Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; 19pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.

20Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Jesús les habló otra vez diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 5:1-11 En esta lectura, San Pedro tiene la misma respuesta ante el poder de Dios que tuvo Isaías en la primera lectura para esta mañana: se dio cuenta de sus pecados y tuvo miedo. Pero Cristo en su misericordia quita sus temores y llama a él y sus compañeros a ser “pescadores de hombres.”

1Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. 2Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 3Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.4Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 6Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 7Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 8Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 9Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, 10y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 11Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.

EL TIEMPO DE EPIFANIA NOS RECUERDA EL LLAMADO DE SER PESCADORES DE HOMBRES

Tenemos en nuestras mentes la idea que únicamente los llamados a predicar y enseñar la Palabra de Dios son aquellos que tienen un llamado público de parte de su iglesia para hacerlo; una de las diferencias de doctrina que marcó en los tiempos de la reforma es lo que llamamos el sacerdocio universal porque para los Católicos Romanos únicamente los llamados a predicar la Palabra de Dios y administrar los medios de Gracia son solamente los sacerdotes, es más, si un sacramento no fuere administrado por un sacerdote no es válido. En nuestras confesiones y escritos de nuestro hermano Martín Lutero en dos de sus importantes documentos de 1520, A la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del Estado cristiano La cautividad babilónica de la Iglesia, Lutero aborda el asunto del sacerdocio de todos los creyentes. En el primero afirma tajantemente que no hay diferencia entre cristianos: “a no ser a causa de su oficio”, de tal manera que no hay una clase especial llamada “sacerdotal”, como han inventado los romanos, y otra “secular”. Esto basado en la misma Palabra de Dios que nos enseña en 1 Pedro 2:9-10 9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. Y el pasaje bíblico para hoy nos explica cómo cada uno de nosotros somos llamados linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para predicar las Buenas Nuevas al mundo entero.

Es interesante observar los eventos que rodean a este pasaje bíblico, necesitamos ver a los dos personajes de esta historia Bíblica, Pedro y Jesús, Pedro aún no tenia en ese momento el llamado de Jesús para ser Apóstol pero ya era testigo presencial de quien era Jesús 38Entonces Jesús se levantó y salió de la sinagoga, y entró en casa de Simón. La suegra de Simón tenía una gran fiebre; y le rogaron por ella. 39E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fiebre la dejó, y levantándose ella al instante, les servía. Lucas 4:38-39. Él vio cómo su suegra fue curada de su enfermedad, y el Espíritu Santo ya estaba trabajando en él para que creyera que Jesús era el Cristo esperado por todos, y es por esto que podemos entender la actitud de Pedro en la historia Bíblica para el día de hoy. Jesús estaba en el mar de Galilea y 1Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Genesaret era un sector del mar de Galilea. En Nazaret, su propio pueblo rechazo a Jesús pero aquí vemos como las personas estaban encima de Jesús para oír la predicación de la Palabra de Dios, en el contexto amplio de las Escrituras sabemos que predicar la Palabra es presentar la Ley y el Evangelio, 17Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 4:17, el llamado al arrepentimiento es la predicación de la Ley y el anuncio de la presencia del reino de los cielos es la predicación del Evangelio, presentar la vida perfecta de Cristo y su sufrimiento y muerte en la cruz con su victoriosa resurrección. Todos nosotros estamos acostumbrados que para escuchar y predicar la Palabra de Dios necesitamos un púlpito, unas sillas, un micrófono, un grupo de música pero en el texto para hoy vemos cual fue el templo que Jesús uso:  2Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 3Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. ¡Así es! Uso esta sección del mar de Galilea para hacerla su templo, uso los barcos de Simón como púlpito para enseñar la Palabra de Dios a todos los que estaban allí. Jesús estaba enseñando como ÉL era el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento y era el momento de demostrar que sí era Dios hecho hombre, el Emmanuel, 4Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 6Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 7Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.

Pedro le expuso la difícil situación que había vivido la noche anterior porque no habían podido recoger ni un solo pez, pero recordemos cual es el resultado de la predicación de la Palabra de Dios, dar fe, dar toda la confianza en Jesús y este fue el resultado que dio en Pedro, él ya había sido testigo de la curación de su suegra y ahora al decir más en tu palabra echaré la red muestra realmente que el Espíritu Santo usando la predicación de su Palabra llevo a Pedro a poner toda su confianza en la Palabra de Jesús, que es el mismo Dios. Después de que ellos vieron este milagro ya especialmente Pedro se dio cuenta frente a quien estaba  8Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Estar frente a Jesús nos muestra nuestro pecado, eso mismo sucedió con el profeta Isaías 5Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, Isaías 6:5. Y nosotros cada vez que estamos frente a la poderosa Palabra de Dios también necesitamos reconocer 13Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Lucas 18:13. Pecamos si nosotros no reconocemos que somos pecadores, si alguno de nosotros dice que ha alcanzado la perfección en palabras, obras y acciones está siendo condenado porque llama a Dios mentiroso, Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros 1 Juan 1:10. Y esto nos hace merecedores del castigo eterno en el infierno.

El Espíritu Santo ha puesto en nuestro corazón el Temor a Dios, estos pescadores que estaban siendo testigos sintieron ese mismo temor que trae nuestros pecados, cada vez que pecamos recordamos que somos merecedores de ir al infierno eterno, no merecemos estar frente a la presencia de Dios porque solo respiramos pecado,  9Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, 10y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 11Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron. Pero el llamado del Evangelio nos dice, no tengas miedo porque solo en Jesús encontramos el perdón de cada uno de nuestros pecados, por eso hizo este milagro que nos presenta el texto de hoy para mostrar a todo el mundo que es Dios y por esto vivió sin el pecado, Él nunca hizo nada malo porque todo fue perfecto en su vida, y esta perfección le llevo a hacer el sacrificio más alto que cualquier ser humano puede hacer, dar la vida por la humanidad ya que con su sangre poderosa como lo enseña 1 Juan 1:7 la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Y después de ser limpiados por la vida perfecta de Cristo y su sangre que derramó en la cruz, hoy nosotros tenemos mucho que contar a la humanidad, el llamado que le hizo Jesús a Pedro lo ha extendido por el mismo Apóstol cuando escribió en su primera carta para que seamos pescadores de hombres y real sacerdocio, El Espíritu Santo nos ha capacitado usando la Palabra para que nosotros podamos ejercer este llamado de predicar a todas las personas que podamos la necesidad que tiene el hombre del Salvador, de Cristo Jesús. Ser pescadores de hombres no es solamente hablar de la ley y el evangelio, es confiar que el Espíritu Santo hace la obra en las personas que les dedicamos tiempo predicándoles, es dejar que sea el mismo Espíritu quien cambie nuestras vidas viviendo para la luz y mostrando al mundo que llevamos vidas de arrepentimiento para que sea Cristo quien se muestre en nuestras eternamente. Amén.

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

51 Dios de gracia, Dios de gloria

53 Seguidme a mí, dice el Señor

54 Santo Espíritu llena mi vida

56 Alzad la cruz

60 Señor, despierta y llama

72 Gloria al nombre de Cristo

74 Hoy canto el gran poder de Dios

81 Con Dios no temeremos

87 Oh, Dios eterno

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

254 Firmes y adelante

255 Qué mi vida entera esté

257 Mirad y ved a nuestro Dios

259 Tu vida, ¡oh Salvador!

263 Escuchad, Jesús nos dice

264 Grato es contar la historia

272 Me guía Cristo

274 No temas ya

403 Estad por Cristo firmes

 

 

[printfriendly]