Entradas

2020-02-16 – epifanía 06

Print Friendly, PDF & Email

El sexto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día:  La ley de Dios es clara: Dios exige la perfección no sólo en lo que hacemos, sino también en lo que pensamos y decimos. Y es por eso que necesitamos a Jesucristo, el único Salvador de la condenación de la ley.

La Colecta: Oh Señor, te suplicamos que escuches misericordiosamente los ruegos de tu pueblo y le concedas que comprenda y discierna sus deberes, haciendo que tu gracia y virtud le muevan a cumplirlos con fidelidad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Deuteronomio 30:15-20 En esta lectura Moisés nos dice que es imposible ser neutrales espiritualmente, porque la ley declara que los que hacen lo que exige la ley son justos y los que no lo hacen quedan condenados.

15Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; 16porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. 17Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, 18yo os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella. 19A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.

El Salmo del Día: Salmo 119a

Alef

1 Bienaventurados los perfectos de camino,

Los que andan en la ley de Jehová.

2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios,

Y con todo el corazón le buscan;

3 Pues no hacen iniquidad

Los que andan en sus caminos.

4 Tú encargaste

Que sean muy guardados tus mandamientos.

5 ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos

Para guardar tus estatutos!

6 Entonces no sería yo avergonzado,

Cuando atendiese a todos tus mandamientos.

7 Te alabaré con rectitud de corazón

Cuando aprendiere tus justos juicios.

8 Tus estatutos guardaré;

No me dejes enteramente.

La Segunda Lectura: Mateo 5:21-37 Jesús en su sermón del monte revela que tan difícil es cumplir con las exigencias de la ley, porque Dios no sólo exige la obediencia en nuestras acciones, sino también en nuestros pensamientos y actitudes. Pero Dios nos salvó de la condenación de la ley y ahora nos anima a obedecer esta misma ley para agradecerle.

21Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

31También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

33Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. ¡Aleluya!

TEXTO SERMÓN

1 Corintios 2:6-13 Por medio de la fe nosotros tenemos la verdadera sabiduría, o sea, que conocemos a Jesucristo como nuestro Salvador.

6Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 7Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 9Antes bien, como está escrito:

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,

Ni han subido en corazón de hombre,

Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

10Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

DEMOS GRACIAS A DIOS POR TERMINAR LA EPIFANÍA CON SABIDURIA

Al escuchar todas las lecturas para este día es fácil identificar el tema que nos ayudará a alimentar y fortalecer nuestras almas en la Fe Bíblica al terminar este tiempo de Epifanía. Hablar de la Sabiduría es lo que apasiona a muchas personas en todos los tiempos, filósofos, antropólogos, escritores y todos los que les gusta hablar acerca de la sabiduría encontraran que solo hay dos tipos de ella, una es la que solamente tiene el hombre y la cual es subjetiva como entender un poco las cosas de este mundo, los pensamientos y comportamientos de las personas, la sabiduría de la letra, matemáticas y todas las ciencias que podemos encontrar en este mundo. La otra SABIDURIA que es necesario conocer está relacionada con la Verdad, porque esta es Eterna y no es cambiante ni subjetiva y estoy hablando de la SABIDURIA de Dios.

Es importante entender el contexto en el cual San Pablo por inspiración divina escribió a cerca de este tema. En la congregación de los Corintios, tal vez la más grande que Pablo fundó, siempre estaban acostumbrados a darle importancia a las personas que pudieran tener un conocimiento de las cosas y además la manera de expresar este conocimiento era de mucha importancia, pero cuando llego Pablo a evangelizarles dejó muy claro que la SABIDURIA que les estaba enseñando a ellos fue dada por Dios de la siguiente manera: 1Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. 1 Corintios 2:1-5. Pablo fue muy claro al explicarles con la sencillez que les habló porque el mensaje de la Palabra de Dios es sencillo de predicar, pero hoy en día han querido enseñar la Palabra de Dios con palabras místicas, esto lo usan porque creyendo muchos que entre más arcaico o antiguo se enseñe la doctrina es más santo; es lo mismo que sucede con la música, muchos creen que la única música para alabar a Dios es la gregoriana y entre más solemne suene es mejor y más sagrada. Nosotros necesitamos dejar que el Espíritu Santo nos guie con su sencilla pero Poderosa Palabra porque Pablo nos habla de la SABIDURÍA que han alcanzado madurez, estos son los que han experimentado su poder y su paz, está hablando de cada uno de nosotros que en este momento confesamos nuestra fe en Cristo Jesús quien llevó una vida perfecta y murió en la cruz para darnos el perdón de los pecados. Esta Sabiduría es diferente porque no es la que tienen los príncipes de este mundo como Anás, Caifás, los judíos del Sanedrín (Concilio), Pilatos, Herodes, Judas, ya que con su sabiduría lo que hicieron fue rechazar a Jesús como el Mesías, el Cristo y es por esto por lo que Pablo muestra su ignorancia al decir porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

Ellos al igual que muchos tienen la SABIDURIA DIVINA escondida y oculta y nosotros podemos también dejar de tener esta SABIDURIA DIVINA si no ponemos en alta estima la Palabra de Dios, el Tercer Mandamiento nos manda a que dejemos que la Palabra de Dios sea quien guíe nuestras vidas pero nosotros nos volvemos sabios pasivos, esto quiere decir que únicamente leemos las Escrituras los domingos o el día de nuestra reunión en la iglesia, la vida de un creyente refleja que tanta importancia le da a la Palabra de Dios en su constancia en congregarse, en su constancia de tomar la santa cena, en su constancia de hablar a otros de Cristo y nosotros necesitamos reconocer nuestro pecado que no hemos cumplido perfectamente la Ley de Dios en este mandamiento, lo pasivos que somos al estudiar la Palabra de Dios y aún más lo activos que somos al no dejar que el Espíritu Santo trabaje en nuestras vidas y es por esto que somos culpables de no darle estima a la Palabra de Dios mereciendo ser castigados eternamente como el hombre rico de la historia que predicó Jesús en Lucas 16:23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos.

Pero Dios hace que dejemos de ser pasivos frente a la Palabra de Dios y hace que dejemos trabajar al Espíritu Santo porque ÉL nos da la VERDADERA SABIDURIA, ésta que Pablo menciona en este texto de hoy al decir Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Y Dios preparó el Evangelio para nosotros, estas buenas nuevas que nos dicen como fuimos librados del castigo en este lugar de tormentos por la obra de Cristo, quien siempre tuvo la Palabra de Dios en su primer prioridad y es por esto que en la historia Bíblica del rico y Lázaro Él mismo enseñó esta misma prioridad cuando dijo la respuesta de Abraham a este hombre rico que estaba en el infierno a causa de su propia sabiduría 27Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Lucas 16:27-30. Jesús al mencionar que hay que oír a Moisés y los profetas que es la misma Palabra de Dios podemos ver como cumplió el Tercer Mandamiento por nosotros y fue tan activo con la Palabra de Dios que la cumplió porque en ella se nos dice como el Mesías iba a salvar el mundo como lo dijo Pablo en esta misma sección de los Corintios, a Cristo crucificado, así es Dios preparó nuestra Salvación en Cristo Jesús con su sufrimiento y muerte y es por este motivo que el mismo Espíritu Santo nos da la SABIDURIA de creer en Él.

Ahora apreciemos lo activo que es el Espíritu Santo dentro de cada uno de nosotros porque ahora tenemos esta SABIDURIA ya que Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, si no fuera por este acontecimiento nosotros hoy estuviéramos perdidos en nuestra propia sabiduría, porque, así como nuestra conciencia nos conoce a nosotros como dice Pablo 11Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también funciona el mismo Espíritu Santo quien conoce a Dios perfectamente porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. y esto nos da a nosotros seguridad que es el mismo Dios quien vive dentro de nosotros, que no nos ha dado el espíritu o la sabiduría de este mundo sino al Espíritu que proviene de Dios y esto significa que nosotros sabemos ahora que es lo que hablamos, como nosotros acomodamos lo espiritual a lo espiritual y esto quiere decir como vivimos en este mundo. Por esto para el pueblo de Israel que iba a entrar a la tierra prometida Moisés tuvo que repetirles como Dios quería que vivieran dentro de un pueblo incrédulo como los Cananeos 16porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Deuteronomio 30:16. Para andar en los caminos de Jehová es necesario el contacto con la Palabra de Dios, la cual no solamente nos da la verdadera SABIDURIA sino que también nos guía en esta vida viviendo de acuerdo a la voluntad de Dios como lo escuchamos en la porción del sermón del monte donde nos enseña una aplicación al quinto mandamiento en cuanto al trato con el hermano en la fe, el enojo constante que quiere cobrar venganza y llega al odio o el llamar al hermano en la fe necio (que es otro termino para incrédulo) son cosas que vamos a evitar porque la unión que mostramos aquí en la tierra es la que vamos a vivir en el cielo perfectamente es por este motivo que la práctica del perdón es un gozo para el cristiano. No vamos a codiciar la mujer, ni el hombre del prójimo ya que son pecados en contra del sexto mandamiento, en estos tiempos donde el valor por el cuidado del cuerpo en cuanto a lo sexual ha cambiado tanto, Dios quiere que honremos el matrimonio con fidelidad y amor de sacrificio. Vamos a evitar los juramentos necios porque es un pecado en contra del segundo mandamiento, por esto que nuestras palabras sean reconocidas por el cumplimiento, siempre vamos a respetar nuestras promesas ya que con ellas demostramos que la verdad nos hace sabios, estudiemos el sermón del monte para que podamos ver como nuestras vidas guiadas por el Espíritu Santo va a honrar al Padre en agradecimiento a la obra de Cristo y esta es la verdadera SABIDURIA. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

48 Busca primero el reino de Dios

51 Dios de gracia, Dios de gloria

53 Seguidme a mí, dice el Señor

55 Serviremos al Señor

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

Culto Cristiano:

58 Afligido y castigado

64 Jesús, mi bien

67 Santo Cordero

113 Preciosa herencia otorga Dios

114 Sabia, justa y toda pura

202 Oí la voz del Salvador

205 Venid pecadores, que Dios por su amor

207-217 Himnos de arrepentimiento y confesión

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-02-09 – epifanía 05

Print Friendly, PDF & Email

El quinto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día:  Cristo nos dice que somos la luz del mundo, y entonces, qué reflejemos la luz de su amor a todo el mundo.

La Colecta: Oh Dios, nuestro Padre amoroso, que por la gracia de tu Espíritu Santo estableces tus dones amorosos en el corazón de tu pueblo fiel: Concede a tus siervos sanidad del cuerpo y mente, a fin de que te amen con todo su ser y se dediquen de todo corazón a todo aquello que te agrada a ti; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 58:5-9 Dios mandó al pueblo de Israel ayunar como parte de su adoración a él, pero no quería mera observancia de sus leyes, sino corazones llenos misericordia y vidas de servicio humilde.

5¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? 6¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 8Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

9Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad

El Salmo del Día: Salmo 111

Aleluya.

1Alabaré a Jehová con todo el corazón

En la compañía y congregación de los rectos.

2Grandes son las obras de Jehová,

Buscadas de todos los que las quieren.

3Gloria y hermosura es su obra,

Y su justicia permanece para siempre.

4Ha hecho memorables sus maravillas;

Clemente y misericordioso es Jehová.

5Ha dado alimento a los que le temen;

Para siempre se acordará de su pacto.

6El poder de sus obras manifestó a su pueblo,

Dándole la heredad de las naciones.

7Las obras de sus manos son verdad y juicio;

Fieles son todos sus mandamientos,

8Afirmados eternamente y para siempre,

Hechos en verdad y en rectitud.

9Redención ha enviado a su pueblo;

Para siempre ha ordenado su pacto;

Santo y temible es su nombre.

10El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;

Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos;

Su loor permanece para siempre.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 2:1-5 Nosotros no somos la luz del mundo por nuestro propio poder ni sabiduría, sino por el amor y poder de Dios.

1Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Jesús les habló otra vez diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 5:13-20 En su sermón del monte, Jesucristo anima a sus discípulos que sean luces, sal, y una ciudad asentada en un monte.

13Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

14Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

17No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

LA EPIFANÍA NOS TRAE EL REGALO DE ESTAR EN CRISTO Y CON CRISTO

El Sermón del monte nos deja a nosotros como cristianos muchas enseñanzas no solamente en nuestra vida de Justificación sino también en la Santificación. Por esto la Epifanía, la manifestación de nuestro Señor Jesucristo como el Salvador de todo el mundo, como aquel por medio del cual el Padre mostró amor al mundo como lo leemos en Juan 3:16 nos enseña que necesita estar conectado el Amor del Padre con nuestras vidas y esto solo sucede cuando estamos EN Cristo y CON Cristo.

Para poder entender que significa esta situación espiritual en nosotros necesitamos conectar un versículo de las Bienaventuranzas como lo encontramos en Mateo 5:3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Los pobres de espíritu somos todos nosotros que no podemos tener una relación con Dios sin un mediador, porque lo único que tenemos para ofrecerle a Dios es el pecado, nuestra naturaleza pecaminosa que predomina en nuestras vidas nos lleva a vivir bajo los deseos de la carne como lo revelo Pablo al escribirle a Timoteo: También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios. 2 Timoteo 3.1–4. Aunque el contexto habla de cuidarnos de líderes que estarán en la iglesia y tendrán estas actitudes pecaminosas, es aplicable a nosotros porque tenemos el llamado del sacerdocio universal, el evangelio para hoy nos enseña cómo llevar a cabo este mismo sacerdocio. Pero al reconocer que somos pobres de espíritu, es decir, que nosotros somos peligrosos porque este listado de pecados muestra lo que realmente somos nosotros y esto también nos lleva a reconocer que no merecemos el reino de Dios como lo prometió Jesús en el sermón de las Bienaventuranzas sino que esta pobreza de espíritu nos lleva a recibir nuestro pago por no vivir como Dios nos manda a vivir y esto es estar en el mismo lugar de los ángeles malvados que siguieron a Satanás, Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día, Judas 6.

A la oscuridad pertenece todo aquel, como nosotros, que tenemos pecado y es donde Dios mostró su AMOR en cada uno de nosotros, una vez más Pablo nos enseña en 2 Corintios 4.6: Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. y este conocimiento que Dios nos ha dado es su Amor que nos hizo libres de la oscuridad espiritual y eterna a darnos a Jesús porque Él mismo nos dice: Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12. Jesús es nuestra Luz porque su vida lo reflejó al vivir complaciendo al Padre perfectamente en nuestro lugar, ÉL venció la oscuridad del pecado con su propia vida que brilló delante del Padre para hacernos a cada uno de nosotros salir de las tinieblas espirituales y tener la Luz de la vida eterna y no solamente encontramos la Luz en su vida, también Él nos libró de caer en las prisiones eternas al librarnos de la muerte eterna al pagar con su vida todo nuestro pecado y es por este motivo que nosotros hoy estamos EN Cristo puesto que la Palabra nos dice: Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Efesios 2.13–14. Por ser Él Luz del mundo el evangelista Juan nos presenta en el evangelio para este día a Jesús como nuestro SUSTITUTO al decirnos No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. Jesús cumplió todo lo que se había prometido de parte de Él en el Antiguo Testamento y es por este motivo que ÉL es nuestra única Luz ya que vino a cumplir toda la Ley de Dios y cada promesa de las Santas Escrituras. También es importante recordar como Juan hoy nos enseña la fraternidad que hay entre la Doctrina Bíblica y nuestras vidas y esto se demuestra primero amando y predicando fielmente la Palabra de Dios 19De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; más cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20Porque os digo que, si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Jesús nos enseña de una manera especial que en el cielo será llamado grande o pequeño aquel que cree en Él como su Salvador pero tiene problemas al enseñar algunas doctrinas, muchos hoy en día no entienden lo importante del uso de los sacramentos en la vida de Santificación del creyente pero será llamado pequeño en el reino de los cielos por su fe en Jesús pero nosotros apreciamos toda la plenitud de cada doctrina bíblica que se nos ha dado y es por esto que al cuidar la sana doctrina vamos a mantener la unión necesaria entre la fe y las obras que son necesarias porque también nosotros que vivimos CON Cristo por su misericordia encontramos de su perdón Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, Efesios 2.4–6. y ahora nosotros somos Bienaventurados porque nuestra pobreza espiritual nos ha llevado a Cristo quien ganó el cielo eterno por nosotros y es por esto que el reino de los cielos nos pertenece y estaremos en sus lugares celestiales por la Gracia de Dios.

Estar EN y CON Cristo es la manera en la cual nosotros tenemos la motivación de llevar nuestro sacerdocio universal, esto quiere decir que el Espíritu Santo nos ha capacitado para que nosotros seamos Sal y Luz del mundo perteneciendo a Cristo y teniendo su compañía. La sal en los tiempos de Jesús era usada para preservar los alimentos puesto que en ese tiempo no existían los equipos de refrigeración que tenemos hoy en día y al aplicarlo a nosotros que estamos EN Y CON Cristo también el mismo Espíritu Santo nos lleva a poder ser preservadores de este mundo, esto lo hacemos cuando oramos para que el Evangelio se extienda, cuando nosotros mismos queremos ser usados por Dios para llevar la Palabra a otros, cuando en nuestra oración le pedimos a Dios que tenga paciencia con la humanidad extendiendo un poco los días antes de la venida de Cristo. También hace el Espíritu Santo que nosotros seamos Luz para otros, porque al vivir EN y CON Cristo nuestra vida es un reflejo de lo que creemos, por este motivo nosotros no podemos esconder la Luz que vive en nosotros, no podemos ser oscuridad, al contrario dejemos que el Espíritu Santo nos haga vivir como lo enseña la Carta a los Colosenses 3.8–9; 12-15: Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos. Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Ahora dejemos que este tiempo de Epifanía Dios nos use para mostrar su grandeza en nuestras vidas y la mejor manera de mostrar esta grandeza es vivir y dar de su amor porque viviendo EN y CON Cristo nuestra Luz alumbrará delante de todos los hombres siendo la justicia que Dios quiere que mostremos por la obra del Espíritu Santo. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

48        Busca primero el reino de Dios

49        Con el buen Jesús andemos

51        Dios de gracia, Dios de gloria

53        Seguidme a mí, dice el Señor

54        Santo Espíritu llena mi vida

56        Alzad la cruz

57        Antiguo Espíritu despierta

59        Levántate, despierta

60        Señor despierta y llama

Culto Cristiano:

147        ¡Oh mi Dios, oh Rey eterno!

254        Firmes y adelante

255        Que mi vida entera esté

257        Mirad y ved

263        Escuchad, Jesús nos dice

264        Grato es contar la historia

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-02-02 – epifanía 04

Print Friendly, PDF & Email

El cuarto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día:  Bienaventurados los que por medio de la fe glorifican a Dios con sus vidas humildes de servicio.

La Colecta: Todopoderoso Dios, que sabes que nos hallamos rodeados de tantos grandes peligros, y que a causa de nuestra naturaleza no podemos estar firmes: Concédenos la fortaleza y la protección necesarias para librarnos de todos los peligros y triunfar sobre la tentación; por Jesucristo, tu Hijos, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 1 Corintios 1:26-31 Pablo nos recuerda lo que somos todos por naturaleza: gente sencilla y pecaminosa, pero por la gracia de Dios, somos herederos del cielo y tenemos la verdadera sabiduría que viene por medio de la fe. Por lo tanto, “el que se gloría, gloríese en el Señor.”

26Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

El Salmo del Día: Salmo 1

El justo y los pecadores

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará.

4 No así los malos,

Que son como el tamo que arrebata el viento.

5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,

Ni los pecadores en la congregación de los justos.

6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;

Mas la senda de los malos perecerá.

La Segunda Lectura: Mateo 5:1-12 Jesucristo empieza su Sermón del Monte (un sermón dirigido a los que lo miraban con los ojos de fe) con unas promesas de consuelo: bienaventurados los que quieren agradecer a Dios con una vida humilde de servicio.

1Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. 2Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:

3Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

4Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

5Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

6Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

7Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

8Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

9Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

10Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

11Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. ¡Aleluya!

TEXTO SERMÓN: Miqueas 6:1-8 Sacrificios y actos de piedad que no provienen de la fe no agradan a Dios. Al contrario, Dios quiere un corazón humilde que confía en su misericordia.

1Oíd ahora lo que dice Jehová: Levántate, contiende contra los montes, y oigan los collados tu voz. 2Oíd, montes, y fuertes cimientos de la tierra, el pleito de Jehová; porque Jehová tiene pleito con su pueblo, y altercará con Israel.

3Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí. 4Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te redimí; y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María. 5Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jehová.

6¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? 7¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? 8Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

HERMANOS LA EPIFANÍA TRAE RESULTADOS EN NUESTRAS VIDAS

Estudiando al profeta Miqueas es sorprendente como muestra la misma situación que vivimos hoy en día en muchos de nuestros países, la inestabilidad política, la injusticia social y la degeneración moral es lo que está predominando. Este profeta fue un campesino que Dios usó para empezar a mostrar su fe en esos tiempos difíciles del pueblo de Judá, no solo en la predicación de la Palabra sino también en su vida como lo muestra este pasaje de este mismo libro en Miqueas 3:8 Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado. Este profeta nos presenta que está viviendo en el mismo panorama que nosotros estamos hoy con el egoísmo, ser oportunista, la avaricia y la crueldad. Estamos en tiempos donde es difícil distinguir entre cristianos e incrédulos porque ambos grupos viven en muchas oportunidades de la misma manera como en los días de este profeta, Dios lo usa para mostrar el pecado a su pueblo y a cada uno de nosotros. Lo primero que hace Dios es tener unos testigos que están desde el momento que creo los cielos y la tierra, 1Oíd ahora lo que dice Jehová: Levántate, contiende contra los montes, y oigan los collados tu voz. 2Oíd, montes, y fuertes cimientos de la tierra, los montes y las colinas fueron testigos del pecado del pueblo de Dios y en el contexto del profeta estamos hablando de la tribu de Judá. Hoy también ellos son testigos de como Dios nos muestra nuestro pecado porque este mismo nos pone en diferencias con Jehová; porque Jehová tiene pleito con su pueblo, y altercará con Israel. El monte Sinaí fue testigo del pacto que Dios hizo con su pueblo y de la idolatría del pueblo de Dios cuando adoraron el becerro de oro. Después los montes de Canaán fueron testigos de la misma idolatría que hacia el pueblo de Dios en sus montañas 23Porque ellos también se edificaron lugares altos, estatuas, e imágenes de Asera, en todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso. 1 Reyes 14:23. Y hoy las montañas y collados que nos rodean son testigos de nuestro pecado, de nuestra infidelidad a Dios no solamente con Idolatría sino también cuando no mostramos amor al hermano en la fe, Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 1 Juan 4:20, cuando no mostramos amor al prójimo yendo en contradicción de la enseñanza de Santiago 2:8 Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis. Al leer estos versículos necesitamos reconocer que el amor que Dios nos ha dado inmerecidamente no lo practicamos con el prójimo, ni con el hermano en la fe y así como la Tribu de Judá mereció la destrucción eterna nosotros también merecemos el castigo eterno en el infierno por ser infieles a nuestro Dios y ser tratados como trata al diablo y sus ángeles caídos Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; 2 Pedro 2:4.

El pleito de Jehová con una Judá desobediente y con nosotros que no somos la excepción por culpa de la infidelidad hacia Dios pecando en contra de las dos tablas de la Ley, Él mismo lo solucionó, en medio de las palabras de Miqueas encontramos como Dios preserva a su pueblo y en el verso 3 usa estas palabras llenas de Amor Ágape Pueblo mío, tanto el pueblo de Israel como nosotros con nuestra infidelidad que rompemos nuestra relación con Dios y Él solo nos muestra de su misericordia llamándonos su pueblo y nos recuerda como lo hizo con su pueblo del Antiguo Testamento al liberarlo de la esclavitud en Egipto ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí. 4Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te redimí; y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María. 5Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jehová. Estos dos ejemplos que nos presenta el profeta mostrando evidencia de la fidelidad de Dios cuando liberó a su pueblo de la esclavitud de Egipto, como les dio tres lideres que se preocuparon espiritualmente por ellos y finalmente cuando el Rey de Moab contrató a Balaam para maldecir al pueblo de Dios en el desierto y Dios les cuidó, nunca abandonó a su pueblo. Tampoco nos ha abandonado a nosotros, nos recuerda igualmente como nos sacó de las tinieblas de la incredulidad, de practicar el pecado y la muerte por medio de Cristo, este mismo profeta nos enseña donde iba a nacer el Cristo 2Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad, Miqueas 5:2, en Belén iba a nacer el Dios hecho hombre, concebido sin pecado y como Dios eterno nos ganó con su fidelidad perfecta nunca pecando, nunca desobedeciendo a Dios y es por esto que el mensaje de la Epifanía es claro como el Padre en los cielos presenta a Cristo Jesús como el único que le complace en todo, Mateo 3:17 y el profeta mismo nos presenta la misericordia de Dios al olvidarse de todos nuestros pecados por el pago que el Mesías, el Cristo hizo por nosotros con su sufrimiento y muerte 18¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. Miqueas 7:18. El enojo de Jehová por nuestra infidelidad Jesús lo recibió en la cruz al morir y con su sangre preciosa perdonar toda nuestra maldad y al vencer la muerte con su Resurrección nos da la seguridad que ya no está enojado con nosotros, al contrario, está esperándonos en la eternidad para seguir alabándolo por siempre.

Ahora nosotros no vamos a equivocarnos como lo hizo el pueblo que quiso tratar a Dios como un juez corrupto, 6¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? 7¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Creyeron que llevándole cantidad de ofrendas iban a ganar su perdón, recuerden como a estos infieles Dios les llamó pueblo mío, es decir ya los había perdonado, el perdón no depende de lo que podamos hacer para con Dios, o de lo que podamos ofrecerle, no hay ninguna cantidad o precio que podamos pagar por este perdón, sólo depende de Dios y antes de llevarle ofrendas para hacer tratos o pactos con Dios mejor vivamos de acuerdo a como el Espíritu Santo nos guía y es por esto que el versículo 8 nos muestra como nosotros llamados Bienaventurados en agradecimiento vamos a vivir en medio de este mundo lleno de egoísmo, envidia y degeneración moral. El Espíritu Santo cumple su palabra en cada uno de nosotros al hacernos como el árbol del Salmo 1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. Y el fruto que el Espíritu Santo nos hace producir lo vemos en el último versículo de nuestro texto para este día 8Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. Si entendemos bien los tres usos de la Ley como freno, espejo y guía solamente podemos entender este versículo bíblico como una guía a nuestras vidas porque Dios quiere que hagamos justicia, esto es actuar de acuerdo con la voluntad de Dios dada en sus mandamientos, no siendo idólatras, poniéndolo a Él en primer lugar y cuando esto sucede mostramos justicia al prójimo y hermano en la fe no mostrarle injusticia o crueldad de palabra ni de hecho sino tratarlo como a uno mismo porque cuando Dios está en primer lugar aprendemos a poner a nuestro prójimo y hermano en la fe en nuestras prioridades de servicio. Él quiere que vivamos amando misericordia, esto de nuevo, esta es la clase de misericordia de Dios; es el amor que él nos muestra, el amor: perdonador, compasivo, no egoísta, dadivoso. El padre del hijo pródigo lo tuvo: le dio la bienvenida con los brazos abiertos a su hijo que regresaba. El buen samaritano la mostró con la víctima desafortunada en el camino. Y finalmente nos pide humillarnos delante de él Cuando cada uno de nosotros nos vemos como Dios nos ve: un pecador que merece la muerte, una criatura imperfecta de polvo y barro, entonces buscaremos con humildad el perdón de Dios en Cristo y gustosamente buscará su ayuda para vivir piadosamente de acuerdo con su voluntad porque solo el Espíritu Santo nos convence que pertenecemos a Él hoy y siempre siendo el pueblo de Dios. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

47 A nadie amaré como a Cristo

48 Busca primero el reino de Dios

49 Con el buen Jesús andemos

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

53 Seguidme a mí, dice el Señor

54 Santo Espíritu llena mi vida

55 Serviremos al Señor

Culto Cristiano:

164 En todo tiempo

253 A los pies de Jesucristo

254 Firmes y adelante

255 Qué mi vida entera esté

257 Mirad y ved a nuestro Dios

403 Estad por Cristo firmes

86 Oh Cristo, nuestro gozo y bien

406 Luchad, luchad por Cristo

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-01-26 – epifanía 03

Print Friendly, PDF & Email

El tercer domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día:  Jesús cumple con la profecía de Isaías al predicar las buenas nuevas del evangelio en Galilea, y en esa forma se manifiesta como el Salvador, la luz prometida en el Antiguo Testamento.

La Colecta: Oh Señor, Dios todopoderoso, que siempre has abastecido tus siervos con los varios dones que proceden únicamente de tu Espíritu Santo: Te rogamos que no nos dejes desprovistos de tus múltiples dones ni de la gracia para poderlos usar siempre para gloria tuya y el bienestar de nuestros prójimos; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 9:1-4 Dios por medio de su profeta Isaías profetiza que una luz resplandecerá sobre los gentiles para consolar a los que por causa del pecado están cargados y desesperados espiritualmente.

1Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles. 2El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. 3Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos. 4Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián.

El Salmo del Día: Salmo 27

Salmo de David.

1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?

Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos,

Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

3 Aunque un ejército acampe contra mí,

No temerá mi corazón;

Aunque contra mí se levante guerra,

Yo estaré confiado.

4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré;

Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida,

Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

5 Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;

Me ocultará en lo reservado de su morada;

Sobre una roca me pondrá en alto.

6 Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean,

Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo;

Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

7 Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo;

Ten misericordia de mí, y respóndeme.

8 Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro.

Tu rostro buscaré, oh Jehová;

9 No escondas tu rostro de mí.

No apartes con ira a tu siervo;

Mi ayuda has sido.

No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación.

10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran,

Con todo, Jehová me recogerá.

11 Enséñame, oh Jehová, tu camino,

Y guíame por senda de rectitud

A causa de mis enemigos.

12 No me entregues a la voluntad de mis enemigos;

Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad.

13 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová

En la tierra de los vivientes.

14 Aguarda a Jehová;

Esfuérzate, y aliéntese tu corazón;

Sí, espera a Jehová.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 1:10-17 San Pablo exhorta a la congregación de Corinto a ser unidos en una sola fe, “en una misma mente y un mismo parecer.” Debemos evitar divisiones en la iglesia, especialmente en cuanto a quién es el pastor o líder favorito. Somos uno bajo el Señor y uno en nuestra predicación.

10Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 11Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? 14Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo, 15para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre. 16También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. 17Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Jesús iba por toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, y proclamando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 4:12-23 Pronto después de que fue encarcelado Juan el Bautista, Cristo empezó su ministerio en Galilea, predicando un mensaje de arrepentimiento y fe, y cumpliendo con las palabras de la primera lectura para el día de hoy. Cristo verdaderamente fue una luz resplandeciendo en la oscuridad.

12Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea; 13y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí, 14para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo:

15 Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí,

Camino del mar, al otro lado del Jordán,

Galilea de los gentiles;

16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;

Y a los asentados en región de sombra de muerte,

Luz les resplandeció.

17Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. 18Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. 19Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. 20Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron. 21Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. 22Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.

23Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

LA EPIFANÍA NOS HACE PARTE DEL REINO DE LA LUZ

Es interesante ver como en este tiempo de Epifanía hemos visto como nuestro Señor Jesucristo se ha manifestado como el Salvador de los Judios y los Gentiles, como es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y hoy es presentado como la LUZ del mundo. La Palabra de Dios usa muchos adjetivos para bacernos entender que es y como es la vida sin Dios y es por esto que hoy la Biblia nos presenta a Jesús como la LUZ porque hay un parte del ser humano que necesita ser arreglada de parte de Dios y es la OSCURIDAD… ESPIRITUAL; esta OSCURIDAD de la cual habla la Biblia es sencillamente una vida siendo enemigos de Dios llena de incredulidad, maldad e ignorancia y es por este motivo que Isaías relaciona el pecado con la oscuridad como lo leemos en el capitulo 59:9 Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquí tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad. El hombre con su pecado aleja a Dios de su vida, cuando se aleja la Justicia de Dios para el hombre no es otra cosa más que castigo eterno en el infierno por ser sus enemigos, Adán y Eva se dieron cuenta de esto después de pecar cuando se escondieron de Dios 8Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Génesis 3:8. Pero no solamente ellos se escondieron por ser enemigos de Dios por su pecado, nosotros también estábamos escondidos de Dios por el mismo motivo de nuestros primeros padres, estábamos alejados de la Justicia de Dios, estábamos en tinieblas desde el momento de nuestra concepción y aunque en las aguas del Bautismo nacimos de nuevo nuestra carne nos siguió guiando a la oscuridad.

Muchos de nosotros olvidamos realmente que es el pecado y cuales son sus consecuencias y esto lo mostramos como es nuestra relación con el prójimo, y es triste como hoy en día no le damos el valor a la promesa del matrimonio, no damos valor a hablar con la verdad, no nos importa los demás con tal de cumplir nuestros propios objetivos, preferimos dar prioridad a la carne y pecamos contra la segunda tabla de la ley donde nuestro Dios nos dice en resumen ama a tu prójimo como a ti mismo Mateo 22:39 y es por este motivo que cada uno de nosotros merecemos estar castigados en la oscuridad, en las tinieblas eternas del infierno.

Isaías nos enseña como la LUZ iba a venir a este mundo, cuando estaba citando los territorios de Zabulón y Neftalí que eran lugares que existían en sus tiempos ahora Mateo en su tiempo nos dice donde empezó el ministerio esta LUZ hablando de Galilea de los gentiles y específicamente en Capernaum que son los mismos territorios que señaló Isaías y donde la mayoría de personas que estaban en estas tierras no eran judías ya que los israelitas nunca sacaron a todos los cananeos de sus tierra y este fue el lugar donde nuestro Señor Jesucristo se estableció después de que fue preparado para empezar su ministerio tanto con su bautismo y los 40 días que estuvo en el desierto siendo tentado por el Diablo. Pero mientras empezaba su ministerio se enteró de como su primo Juan estaba en la cárcel y sabemos que fue la consecuencia de predicar la ley a sus dirigentes políticos de ese momento, ya que Herodes se había quedado con Herodías que era la esposa de su hermano Felipe como lo registra Marcos 6:17 y esto también nos enseña como vive todo aquel que esta en oscuridad demostrando que no le interesa cuál es su relación con Dios practicando el pecado, viviendo en muerte y oscuridad para ser condenados en el infierno eterno.

La profecía de Isaías fue cumplida pero más que esto vemos como beneficio al mundo que llegara esta LUZ, Cristo Jesús, porque esta LUZ empezó predicando la Ley llamando al Arrepentimiento al hombre; este llamado no es algo nuevo porque tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo es un llamado que viene desde la misma Palabra de Dios, ya que el Espíritu Santo usa la LEY para mostrarnos que vivir en oscuridad nos trae consecuencias graves y eternas, es por esto que damos gracias al mismo Espíritu Santo que convenció nuestro orgullo pecaminoso mostrándonos el infierno eterno, lugar donde es castigado eternamente con llamas eternas todo aquel que vive en oscuridad.

Jesús al llamar al Arrepentimiento mostrando lo que realmente es el hombre y cada uno de nosotros, miserables pecadores con derecho de ir al infierno eterno por no hacer la voluntad perfecta del Padre lo hizo por Amor ya que el propósito de la LEY es llevarnos a la LUZ es por esto que Jesús dentro de su predicación dijo: el Reino de los cielos se ha acercado y esto quiere decir que es el mismo Dios quien vino a este mundo para sacarnos de la Oscuridad y es por esto que esta LUZ es Dios mismo porque al recorrer toda Galilea enseñando en las Sinagogas y predicando el evangelio atacó de frente al mismo dueño de la oscuridad y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y esto lo hizo para mostrarnos a todos nosotros que aquel que metió el pecado al mundo y sus consecuencias como las enfermedades y dolencias iba ser destruido por Él mismo Dios que Isaías y Mateo lo llaman LUZ porque Él es perfecto, no hay nada de oscuridad, y es por esto que también ellos le dan el nombre de Emmanuel ya que siendo el mismo Dios Hecho hombre vivió perfectamente cumpliendo la voluntad tal como el Padre lo exige y es por esto que esta LUZ nos alumbra a nosotros, es por esto que estamos bajo la misma LUZ que hace que podamos tener una buena relación con Dios ya que también esta misma LUZ fue a la muerte para destruir las tinieblas de la muerte y el infierno como lo enseña 1 Pedro 3:18-19 18Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; 19en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados. En la muerte de Cristo encontramos como fue vencida la oscuridad de la tumba y del infierno al descender esta LUZ para mostrarles que seguirán en el infierno eternamente e irán a este lugar todo aquel que no crea en esta LUZ, pero a nosotros que el Espíritu Santo nos ha traído al Reino de los cielos esta LUZ nos ha salvado de ir a esta oscuridad eterna y ahora que pertenecemos a esta LUZ nuestra vida es muy influenciada por ella misma y es por esto que cuando la Biblia nos llama a que seamos Luz del mundo porque Juan 8:12 nos dice Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Ya nosotros no andamos en tinieblas y conocemos y creemos en esta Luz, y así como Jesús llamó a estos 4 pescadores Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, a dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano para que fueran pescadores de hombres, es decir que llevaran hombres a la LUZ nosotros también tenemos este mismo llamado, puesto que Dios nos usa a cada uno de nosotros para que seamos LUZ para otros al predicar el mensaje de la Ley llamando al Arrepentimiento para que el hombre pueda conocer de la LUZ verdadera que es Cristo quien llevó una vida perfecta y sufrió y murió para hacernos hijos de la LUZ y ser luces para otros teniendo el mismo llamado de ser Pescadores de hombres, Dios nos ha dado el privilegio a cada uno de nosotros para que traigamos a otros a la LUZ, nos da la bendición de poder llegar a otros y llamarlos hermanos en la fe y nos da la Bendición de llevar este mensaje de Epifanía a otros. Es por esto que es importante dejarnos guiar por el tercer mandamiento ya que nos guía a darle importancia al estudio de la Palabra de Dios porque es únicamente por ella que podemos conocer esta LUZ y es la única que podemos usar para llevar la LUZ a otros y es por esto que hoy en este tercer domingo de Epifanía podemos terminar nuestra meditación con este pequeño himno del salmista Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

107 El Señor es mi luz

26 El buen Jesús es mi pastor

29 Fruto del amor divino

30 Jesús es la roca

32 Oh, Verbo humanado

33 Soy el camino

34 Salvador, Jesús amado

Culto Cristiano:

34 Levántate con gozo

35 ¡Gloria a Dios en las alturas!

38 ¡Jesús divino!

111 ¡Oh Dios! Tu Verbo santo

165 Hay una fuente

242 Jesús es mi pastor

404 Hosanna al Hijo de David

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-01-19 – epifanía 02

Print Friendly, PDF & Email

El segundo domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día: Jesús es el “cordero de Dios que quita el pecado del mundo,” así como testifica Juan el Bautista en el evangelio para esta mañana. El mensaje del cordero le es dado por su Padre (la primera lectura), y sus discípulos dan testimonio a él proclamándolo el Mesías (el evangelio).

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, que gobiernas todas las cosas en el cielo y en la tierra: Oye misericordiosamente las súplicas de tu pueblo y concédenos tu paz todos los días de nuestra vida; por Jesucristo, tu Hijos, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 49:1-6 En este, el segundo de los “Himnos del Siervo” de Isaías, el Señor describe el llamamiento y obra de su Siervo: “restaurar el remanente de Israel” y ser “luz de las naciones.”

1Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria. 2Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba; 3y me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, porque en ti me gloriaré. 4Pero yo dije: Por demás he trabajado, en vano y sin provecho he consumido mis fuerzas; pero mi causa está delante de Jehová, y mi recompensa con mi Dios.

5Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre para ser su siervo, para hacer volver a él a Jacob y para congregarle a Israel (porque estimado seré en los ojos de Jehová, y el Dios mío será mi fuerza); 6dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.

El Salmo del Día: Salmo 89

Masquil de Etán ezraíta.

1 Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente;

De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca.

2 Porque dije: Para siempre será edificada misericordia;

En los cielos mismos afirmarás tu verdad.

3 Hice pacto con mi escogido;

Juré a David mi siervo, diciendo:

4 Para siempre confirmaré tu descendencia,

Y edificaré tu trono por todas las generaciones.

Selah

5 Celebrarán los cielos tus maravillas, oh Jehová,

Tu verdad también en la congregación de los santos.

6 Porque ¿quién en los cielos se igualará a Jehová?

¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados?

7 Dios temible en la gran congregación de los santos,

Y formidable sobre todos cuantos están alrededor de él.

8 Oh Jehová, Dios de los ejércitos,

¿Quién como tú? Poderoso eres, Jehová,

Y tu fidelidad te rodea.

9 Tú tienes dominio sobre la braveza del mar;

Cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas.

10 Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte;

Con tu brazo poderoso esparciste a tus enemigos.

11 Tuyos son los cielos, tuya también la tierra;

El mundo y su plenitud, tú lo fundaste.

12 El norte y el sur, tú los creaste;

El Tabor y el Hermón cantarán en tu nombre.

13 Tuyo es el brazo potente;

Fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.

14 Justicia y juicio son el cimiento de tu trono;

Misericordia y verdad van delante de tu rostro.

15 Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte;

Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro.

16 En tu nombre se alegrará todo el día,

Y en tu justicia será enaltecido.

17 Porque tú eres la gloria de su potencia,

Y por tu buena voluntad acrecentarás nuestro poder.

18 Porque Jehová es nuestro escudo,

Y nuestro rey es el Santo de Israel.

19 Entonces hablaste en visión a tu santo,

Y dijiste: He puesto el socorro sobre uno que es poderoso;

He exaltado a un escogido de mi pueblo.

20 Hallé a David mi siervo;

Lo ungí con mi santa unción.

21 Mi mano estará siempre con él,

Mi brazo también lo fortalecerá.

22 No lo sorprenderá el enemigo,

Ni hijo de iniquidad lo quebrantará;

23 Sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos,

Y heriré a los que le aborrecen.

24 Mi verdad y mi misericordia estarán con él,

Y en mi nombre será exaltado su poder.

25 Asimismo pondré su mano sobre el mar,

Y sobre los ríos su diestra.

26 El me clamará: Mi padre eres tú,

Mi Dios, y la roca de mi salvación.

27 Yo también le pondré por primogénito,

El más excelso de los reyes de la tierra.

28 Para siempre le conservaré mi misericordia,

Y mi pacto será firme con él.

29 Pondré su descendencia para siempre,

Y su trono como los días de los cielos.

30 Si dejaren sus hijos mi ley,

Y no anduvieren en mis juicios,

31 Si profanaren mis estatutos,

Y no guardaren mis mandamientos,

32 Entonces castigaré con vara su rebelión,

Y con azotes sus iniquidades.

33 Mas no quitaré de él mi misericordia,

Ni falsearé mi verdad.

34 No olvidaré mi pacto,

Ni mudaré lo que ha salido de mis labios.

35 Una vez he jurado por mi santidad,

Y no mentiré a David.

36 Su descendencia será para siempre,

Y su trono como el sol delante de mí.

37 Como la luna será firme para siempre,

Y como un testigo fiel en el cielo.

Selah

38 Mas tú desechaste y menospreciaste a tu ungido,

Y te has airado con él.

39 Rompiste el pacto de tu siervo;

Has profanado su corona hasta la tierra.

40 Aportillaste todos sus vallados;

Has destruido sus fortalezas.

41 Lo saquean todos los que pasan por el camino;

Es oprobio a sus vecinos.

42 Has exaltado la diestra de sus enemigos;

Has alegrado a todos sus adversarios.

43 Embotaste asimismo el filo de su espada,

Y no lo levantaste en la batalla.

44 Hiciste cesar su gloria,

Y echaste su trono por tierra.

45 Has acortado los días de su juventud;

Le has cubierto de afrenta.

Selah

46 ¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Te esconderás para siempre?

¿Arderá tu ira como el fuego?

47 Recuerda cuán breve es mi tiempo;

¿Por qué habrás creado en vano a todo hijo de hombre?

48 ¿Qué hombre vivirá y no verá muerte?

¿Librará su vida del poder del Seol?

Selah

49 Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias,

Que juraste a David por tu verdad?

50 Señor, acuérdate del oprobio de tus siervos;

Oprobio de muchos pueblos, que llevo en mi seno.

51 Porque tus enemigos, oh Jehová, han deshonrado,

Porque tus enemigos han deshonrado los pasos de tu ungido.

52 Bendito sea Jehová para siempre.

Amén, y Amén.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 1:1-9 Pablo empieza su carta a los corintios con acción de gracias por la gracia que Dios les había concedido. Pero aunque no les faltaba a los corintios dones del Espíritu, vemos que Pablo insinúa dos problemas que tenía esa congregación al decir “en toda palabra y en toda ciencia,” porque más tarde en esta misma carta, Pablo advierte a los corintios del mal uso del don de las lenguas y del orgullo en la sabiduría (ciencia) humana.

1Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, 2a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro: 3Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

4Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; 5porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; 6así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, 7de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; 8el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 9Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! El me dijo: Tú eres mi siervo, Israel, en quien mostraré mi gloria. ¡Aleluya!

El Evangelio: Juan 1:29-41 El testimonio de Juan sobre Jesús anima a dos de sus discípulos a seguir a Jesús. Inmediatamente Andrés comparte con su hermano Pedro las buenas nuevas de que había encontrado al Mesías.

29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. 30Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo. 31Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua. 32También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. 33Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. 34Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

35El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos. 36Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios. 37Le oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a Jesús. 38Y volviéndose Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro), ¿dónde moras? 39Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora décima. 40Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. 41Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo).

LA EPIFANÍA NOS SEÑALA QUE JESÚS ES EL CORDERO DE DIOS QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO

Hoy en día hay cristianos que no entienden lo importante de la UNIDAD de las Escrituras, es decir, de cómo están unidos el Antiguo y Nuevo Testamento con el mismo mensaje y la misma promesa. Tienen una manera única de separar los dos Testamentos diciendo cosas como estas, “el Antiguo Testamento no lo necesitamos hoy en día” “Este solo fue escrito para el pueblo de Israel y de nada nos sirve hoy en día” “Solo estos libros eran útiles en los tiempos de Israel para nosotros no tienen ninguna utilidad” “el Antiguo Testamento es Ley y el Nuevo Testamento es Evangelio” y al usar expresiones como estas solamente se están perdiendo de todo el mensaje bíblico que Dios nos ha dado con toda su Palabra y la falsa doctrina se apodera de muchos predicadores y maestros que dejan claro en su mensaje el desconocimiento de tener la UNIDAD de la Biblia en sus pulpitos llevando cada vez más personas el infierno eterno.

En esta segunda semana del tiempo de Epifanía Dios nos enseña lo importante de mantener esta UNIDAD de la Palabra de Dios, nos presenta un buen ejemplo de Juan el Bautista, de Andrés y muy posiblemente Juan el escritor de este evangelio quienes el Espíritu Santo les mostró lo importante de conocer el Antiguo Testamento para identificar a Jesús como el Cordero de Dios y como el Mesías esperado. Por esto siempre insistimos en el estudio de la Palabra de Dios, lo importante que es conocer tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento porque nos muestra UNIDAD en el mensaje dado por Dios, pero a veces nuestra pereza espiritual saca buenas escusas para no estudiar el Antiguo Testamento porque decimos que no entendemos las palabras que se usan en estos libros, no sabemos casi nada de los profetas que escribieron, porque nos es muy complicado entender la cultura de esos tiempos y las escusas pueden continuar llevándonos a pecar en contra del TERCER MANDAMIENTO y este desconocimiento de las Escrituras es muy peligroso porque nos puede llevar a una catástrofe espiritual eterna y nos pasaría como los predicadores en los días del profeta Jeremías que olvidaron el mensaje de Dios predicando mentiras y por ende olvidando la Fe Salvadora del Mesías esperado y es por esto que Jeremías le predicó la Ley a su pueblo en ese momento al igual que a cada uno de nosotros cuando no consideramos el estudio de la Palabra de Dios y es así como nos habla Jeremías 9:3 Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y no se fortalecieron para la verdad en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice Jehová. Y este desconocimiento nos lleva al castigo eterno en el infierno por no conocer y preservar la verdad de la Palabra de Dios.

El evangelista Juan nos muestra como es importante conocer bien el mensaje del Antiguo Testamento usando a Juan el Bautista como ejemplo diciéndonos 29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. ¡Así es hermanos! Juan el Bautista pudo ver que Jesús es el Cordero de Dios que vino con un propósito claro dado desde el Antiguo Testamento de quitar el pecado del mundo. Esta figura del Cordero nos lleva al día de la primera pascua que celebraron los judíos cuando estaban siendo liberados de Egipto 3Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. Éxodo 12:3-7. Egipto tiene un significado claro de lo que hace el diablo con la creación de Dios, el pueblo fue esclavizado por este pueblo pagano que desconocía que él era el Pueblo del único Dios verdadero y esta esclavitud nos recuerda como el Diablo nos tenia esclavos a cada uno de nosotros en el pecado, esta esclavitud nos mantenía sin esperanza, sin un propósito claro en este mundo porque sólo la carne es alimentada por el pecado que nos lleva a ser enemigos de Dios. Éxodo nos enseña como la perfección de este Cordero, como la Sangre de este Cordero les iba a librar de la muerte en esa noche horrenda para los egipcios y para todo aquel que no creyó en este Cordero y ahora Juan el Bautista nos señala en esta segunda semana del tiempo de Epifanía que este Cordero que se habla en el Antiguo Testamento esta haciendo referencia a Jesús. Podemos ver lo importante del trabajo del Espíritu Santo en Juan el Bautista, señalar a Jesús como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y mostrar que este Cordero es perfecto, cumpliendo lo que dice Éxodo y es importante esta verdad porque es Dios mismo al decir 30Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo. Que buena referencia encontramos en este mensaje para hoy, Jesús quita el pecado del mundo porque es Dios mismo, ya que Juan nos cita un atributo de Dios que es ETERNO, no tiene principio, no es creado, es por lo que Juan el Bautista sin titubear dice que es primero Jesús que Él en su existencia y esto nos da seguridad que es el mismo Dios quien vino a tratar con nuestro pecado.

Juan no le conocía a Él personalmente, 31Y yo no le conocía; pero al conocer el Antiguo Testamento sabía que su trabajo era muy claro más para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua. 32También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. 33Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. 34Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. Dios uso a Juan el Bautista Bautizando, lavando los pecados de las personas para que fueran creyentes y sus pecados fueran limpiados con agua para que mostrara al pueblo de quién verdaderamente estaba hablando, puesto que Jesús llegó a Él para ser bautizado y le fue mostrada una visión al ver descender el Espíritu Santo sobre Jesús y así llamarlo Hijo de Dios.

Encontramos en este mensaje para el día de hoy lo importante de la UNIDAD de las Escrituras con su único mensaje que nos muestra en Jesús quien vino a quitar nuestros pecados al ser llamado Hijo de Dios quien vino a cumplir perfectamente la voluntad del Padre, como fue un hijo digno de este mismo llamado al cumplir perfectamente toda la Voluntad del Padre por cada uno de nosotros y como Cordero que derramó su Sangre en la Cruz para que cada uno de nosotros ahora seamos libres de la esclavitud que el Diablo nos tenia con el pecado, como nosotros 2en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, Efesios 2:2-6. Pablo nos explica claramente cual ha sido este cambio espiritual de cada uno de nosotros en el cual vivimos hoy con la esperanza de la vida eterna porque el Hijo de Dios nos hizo hijos de Dios por su vida perfecta y sufrimiento y muerte en la cruz que pago por cada uno de nosotros para ser librados de la ira de Dios en el infierno eterno.

La otra parte de los importante de conocer bien el Antiguo Testamento lo vemos con los discípulos de Juan el Bautista, lo más posible el mismo escritor de este evangelio y Andrés hermano de Simón Pedro quienes al conocer el Antiguo Testamento sabían muy bien el significado del término MESIAS, ellos no solamente fueron guiados por el Espíritu Santo a creer en Jesús como el Cordero de Dios sino que también al conocer el Antiguo Testamento sabían que el UNGIDO del Señor iba a ser el Salvador de los pecados de todo el mundo, por esto quisieron conocer donde vivía Jesús y ellos hicieron lo que el Espíritu Santo quiere que cada uno de nosotros hagamos que usemos tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento para señalar primero a nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo, a quien Dios ponga en nuestro camino para hacer lo mismo que hizo Juan el Bautista, predicar por medio de la ley que el pecado nos hace enemigos de Dios y que Jesús es el Cordero Mesías que vino a este mundo para ser el Salvador de todos nosotros y toda esta predicación la podemos hacer desde el Antiguo como del Nuevo Testamento porque en ellos encontramos la UNIDAD de la Ley y el Evangelio que fue dada para salvarnos, conservarnos y llevarnos al cielo eternamente. Amén

Los Himnos:

Cantad al Señor:

26-34 Los himnos del Redentor

56 ¡Alzad la cruz!

59 Levántate, despierta

60 Señor despierta y llama

Culto Cristiano:

38 Jesús divino

47 Cristo, vida del viviente

52 Jesús mi salvador

53 ¡Oh Cordero celestial!

67 Santo Cordero

263 Escuchad, Jesús nos dice

264 Grato es contar la historia

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-01-12 – epifanía 01

Print Friendly, PDF & Email

El primer domingo después de epifanía

(El bautismo de nuestro Señor)

(Blanco)

Tema del día: El bautismo de Jesucristo marca el principio de su ministerio en este mundo, pero mientras que meditemos en su bautismo, también pensamos en nuestro propio bautismo por el cual estamos conectados con Cristo y su obra salvadora que llevó a cabo por todo el mundo y bajo la aprobación de Dios Padre.

La Colecta: Padre celestial, que con el bautismo de Jesús en el Río Jordán proclamaste a tu Hijo amado y le ungiste con el Espíritu Santo: Concede que todos los bautizados en su nombre guardemos con fidelidad el pacto en el cual hemos sido llamados, confesando con confianza a nuestro Salvador, a fin de que seamos coherederos con él en la vida venidera; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Lectura: Hechos 10:34-38 San Pedro relata a Cornelio, un gentil, como la gracia de Dios se extiende a todo el mundo por medio de Cristo Jesús el cual, después de su bautismo, empezó de predicar estas buenas nuevas con el poder y aprobación de Dios.

34Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, 35sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. 36Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. 37Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: 38cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

El Salmo del Día: Salmo 29

Salmo de David.

1 Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos,

Dad a Jehová la gloria y el poder.

2 Dad a Jehová la gloria debida a su nombre;

Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.

3 Voz de Jehová sobre las aguas;

Truena el Dios de gloria,

Jehová sobre las muchas aguas.

4 Voz de Jehová con potencia;

Voz de Jehová con gloria.

5 Voz de Jehová que quebranta los cedros;

Quebrantó Jehová los cedros del Líbano.

6 Los hizo saltar como becerros;

Al Líbano y al Sirión como hijos de búfalos.

7 Voz de Jehová que derrama llamas de fuego;

8 Voz de Jehová que hace temblar el desierto;

Hace temblar Jehová el desierto de Cades.

9 Voz de Jehová que desgaja las encinas,

Y desnuda los bosques;

En su templo todo proclama su gloria.

10 Jehová preside en el diluvio,

Y se sienta Jehová como rey para siempre.

11 Jehová dará poder a su pueblo;

Jehová bendecirá a su pueblo con paz.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Tú eres mi Hijo amado, en ti tengo complacencia. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 3:13-17 La historia del bautismo de Jesucristo. Jesucristo, el escogido de Dios que se menciona en la primera lectura para esta mañana, en obediencia a su Padre celestial recibe el bautismo de Juan para “cumplir toda justicia” por toda la humanidad. Es importante notar que Cristo recibió la aprobación del Dios Padre en el principio de su ministerio y también como en el bautismo de Cristo se encuentran claramente las tres personas de la trinidad divina.

13Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. 14Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. 16Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Texto Sermón Isaías 42:1-7 Este es el primero de los “Himnos del Siervo” de Isaías. Aquí Dios, hablando por medio del profeta Isaías, describe a su siervo fiel, el cual traería justicia y misericordia al mundo entero. Este siervo es el Mesías—el ungido de Dios—ungido con el Espíritu Santo para servir a Dios bajo su aprobación.

1He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. 2No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. 3No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. 4No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley.

5Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: 6Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, 7para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

EN EL BAUTISMO DE JESÚS EL PADRE NOS SEÑALA QUIEN ES SU UNGIDO

Entendemos que en este tiempo de la Epifanía estamos celebrando la MANIFESTACIÓN de Jesús como el Mesías esperado y dentro de este tema podemos ver que Él también es el SIERVO MESÍAS. Es importante este tema porque nos da más seguridad que si estamos escuchando lo que nuestra alma necesita, ella necesita tener tranquilidad y confianza que eternamente hay un lugar en el cielo esperándole y que llegará el momento en el cual estará el cuerpo y alma en ese mismo lugar adorando al Dios eterno por siempre. Es interesante saber que nosotros hacemos parte del cuerpo de Cristo, es decir que somos su iglesia al igual que lo fue el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento, pero hay algo que en verdad nos hace poner tristes porque por culpa de nuestro pecado no somos siervos fieles representantes de Dios en este mundo, eso mismo paso con el pueblo de Israel no solo en la época de Isaías sino que lo podemos ver en todo el transcurso del Antiguo Testamento.

Pero antes de explicar porque Jesús es el Siervo del cual habla Isaias necesitamos entender que el profeta no esta hablando del pueblo de Dios en este pasaje porque el versículo 19-23 de este mismo capitulo nos dice: 19¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, 20que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? 21Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla. 22Mas este es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: Restituid. Estos versículos nos muestran cual era la situación espiritual del pueblo de Israel, ellos estaban tan mal espiritualmente que Isaías muestra su situación al llamarles ciegos, sordos, saqueados, pisoteados, atrapados y despojados. Si analizamos bien estos versículos no podemos solo decir que ese pueblo era un Siervo infiel porque nosotros que somos su iglesia necesitamos ver como en la semana trabajamos, estudiamos, compartimos con nuestra familia, pero lastimosamente olvidamos que somos el pueblo de Dios porque caemos en pecado fácilmente. Este es el momento apropiado de preguntarnos como lo hizo Job ¿Cuántas iniquidades y pecados tengo yo? Hazme entender mi transgresión y mi pecado. Job 13:23 y necesitamos pararnos frente a la Ley de Dios e inmediatamente cada mandamiento nos señala nuestro pecado, no poner a Dios en primer lugar, burlarnos de su nombre, no tener en buena estima su Palabra, no someternos a nuestras autoridades, el deseo de asesinar, robar, mentir y desear las cosas del prójimo es lo que mostramos en cada día de nuestras vidas y es por esto que nosotros merecemos ser castigados al igual que Sodoma y Gomorra ya que ellos no temían a Dios ni amaban al prójimo como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno. Judas 1:7.

El Evangelio para hoy nos presenta bien quien es el SIERVO FIEL Y PERFECTO, nosotros y el pueblo de Israel somos siervos infieles, pero cuando después del bautismo de Jesús el Padre en los cielos dijo: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia el Espíritu Santo hace un trabajo maravilloso en cada uno de nosotros, porque primero nos hace reconocer que somos siervos inútiles y ahora nos lleva a los pies de Jesús, El SIERVO FIEL Y PERFECTO que complació al Padre Perfectamente de la siguiente manera:

Primero nos dice que tiene el Espíritu de Dios y en el Bautismo de Jesús vieron la visión del Espíritu Santo descendiendo sobre Él y esto para darle todos los dones que Él necesitaba en su naturaleza humana para empezar su ministerio, puesto que con su bautismo lo empezó y perfectamente lo hizo como SIERVO FIEL por cada uno de nosotros como lo enseña el capítulo 61:1-3 de este mismo libro 1El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 2a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; 3a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Esto es puro mensaje del Evangelio, son buenas nuevas que nos trajo Jesús cuando vino a este mundo y con su Epifanía quiere recordarnos que Él vino a ser el SIERVO FIEL en lugar nuestro.

Pero Isaías nos sigue diciendo que Él vino a traer la JUSTICIA, y San Pablo nos explica que esta Justicia donde Dios exige que seamos castigados por nuestra infidelidad el mismo Jesús recibió este castigo por cada uno de nosotros y es así como 2 Corintios 5:21 nos da más de este consuelo Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. El Padre en los cielos se complació cuando Jesús fue a la Cruz para pagar por cada uno de nosotros, el castigo por nuestra infidelidad Él lo sufrió con su muerte en la cruz y así es como Él es nuestra justicia.

Nuestro pecado nos lleva a tener un carácter fuerte en muchas oportunidades en contra del prójimo y aún en contra de Dios y sobre todo cuando no nos salen las cosas como lo hemos planeado o cuando alguien nos irrita mostramos lo peor de nosotros con nuestro carácter pero este SIERVO FIEL dice Isaías que tiene un carácter calmado NO GRITARA, esto nos muestra que nunca tuvo cambios hostiles en su manera de hablar, de pensar y actuar y esto lo demostró en uno de los momentos más difíciles de su vida cuando estaba siendo castigado y humillado sólo la Biblia nos dice que guardó silencio ‘Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respondió. Pilato entonces le dijo: ¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti? Pero Jesús no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho. Mateo 27:12-14.

Este SIERVO FIEL también nos dice las Escrituras QUE NO QUIEBRA UNA CAÑA INUTIL NI APAGARÁ EL PABILO QUE HUMEARE, los reyes de todos los tiempos y aún nosotros queremos destruir a los débiles, pero este SIERVO FIEL solo usa el poder de su Palabra para convencer al que esta perdido, Él no quiere la destrucción del hombre débil por el pecado, solo quiere que todo hombre le conozca y es por esto que nos dice que esta APEGADO A LA VERDAD lo que nos reafirma que usa su Palabra para que las personas puedan llegar a la fe. La predicación de la Ley y el Evangelio es la garantía de que el hombre que esta perdido por el pecado encuentra JUSTICIA en Cristo Jesús y es por esto que también Isaías nos habla del alcance que tendrá este SIERVO FIEL, seria conocido en todas las cosas, aquí Isaías hace referencia de lo lejos que llega Él con el poder de su Palabra, el libro de Apocalipsis lo expresa de la siguiente manera la magnitud que viven en el cielo los que están en este momento allí y como nosotros al igual que muchos otros creyentes de todo el mundo estamos esperando hacer parte de este grupo de personas 9y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5:9-10.

¿Por qué es importante para nosotros celebrar este domingo del Bautismo del Señor? Una vez más nuestro Dios apunta a cada uno de nosotros que somos siervos infieles pero que Dios por medio de Jesucristo su SIERVO FIEL quien nos unió al Padre no solamente con su vida perfecta y sacrificio en la cruz sino que nos mandó a bautizar porque también nos une con Dios cuando venimos a este mundo muertos en nuestros delitos y pecados, la Biblia no nos habla del Bautismo como un paso de obediencia sino como una conexión con la obra de Cristo como lo enseña Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Y esta conexión a Cristo nos lleva a tener una vida nueva que es la Fe Salvadora la cual sólo glorifica a Dios entre los hombres por este motivo nosotros que somos su iglesia en cada momento de nuestras vidas cada vez que estemos en el trabajo, en el estudio, en nuestras casas y aún en la calle que nuestra Luz alumbre delante de los hombres. Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

28 El profundo amor de Cristo

29 Fruto del amor divino

30 Jesús es la roca

32 Oh, Verbo humanado

33 Soy el camino

40 Fui en tu nombre bautizado

Culto Cristiano:

34 Levántate con gozo

35 Gloria a Dios en las alturas

79 Loores dad a Cristo el Rey

117-119 Himnos para el Santo Bautismo

251 Oh, qué amigo nos es Cristo

404 Hosanna al Hijo de David

 

Print Friendly, PDF & Email

2020-01-05 – epifanía

Print Friendly, PDF & Email

La epifanía de nuestro Señor

(El día de los reyes)

(Blanco)

Tema del día: La palabra “epifanía” quiere decir “la manifestación.” En el festival de la epifanía celebramos la manifestación de Jesucristo al mundo. Dios en su amor ofrece la salvación a todos, sin fijar en su edad, raza o nivel económico.

La Colecta: Oh Dios, que por la señal de una estrella manifestaste tu unigénito Hijo a los gentiles: Misericordiosamente concede que nosotros que te conocemos ahora por la fe, contemplemos al fin la belleza de tu majestad; por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 60:1-6 Vemos aún en el Antiguo Testamento, setecientos años antes de Cristo, que la luz de la salvación es para todas las naciones.

1Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 2Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; más sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. 3Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

4Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos. 5Entonces verás, y resplandecerás; se maravillará y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la multitud del mar, y las riquezas de las naciones hayan venido a ti. 6Multitud de camellos te cubrirá; dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá; traerán oro e incienso, y publicarán alabanzas de Jehová.

El Salmo del Día: Salmo 72

Para Salomón.

1 Oh Dios, da tus juicios al rey,

Y tu justicia al hijo del rey.

2 El juzgará a tu pueblo con justicia,

Y a tus afligidos con juicio.

3 Los montes llevarán paz al pueblo,

Y los collados justicia.

4 Juzgará a los afligidos del pueblo,

Salvará a los hijos del menesteroso,

Y aplastará al opresor.

5 Te temerán mientras duren el sol

Y la luna, de generación en generación.

6 Descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada;

Como el rocío que destila sobre la tierra.

7 Florecerá en sus días justicia,

Y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna.

8 Dominará de mar a mar,

Y desde el río hasta los confines de la tierra.

9 Ante él se postrarán los moradores del desierto,

Y sus enemigos lamerán el polvo.

10 Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes;

Los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones.

11 Todos los reyes se postrarán delante de él;

Todas las naciones le servirán.

12 Porque él librará al menesteroso que clamare,

Y al afligido que no tuviere quien le socorra.

13 Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso,

Y salvará la vida de los pobres.

14 De engaño y de violencia redimirá sus almas,

Y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos.

15 Vivirá, y se le dará del oro de Sabá,

Y se orará por él continuamente;

Todo el día se le bendecirá.

16 Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes;

Su fruto hará ruido como el Líbano,

Y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra.

17 Será su nombre para siempre,

Se perpetuará su nombre mientras dure el sol.

Benditas serán en él todas las naciones;

Lo llamarán bienaventurado.

18 Bendito Jehová Dios, el Dios de Israel,

El único que hace maravillas.

19 Bendito su nombre glorioso para siempre,

Y toda la tierra sea llena de su gloria.

Amén y Amén.

20Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Isaí.

La Segunda Lectura: Efesios 3:2-12 San Pablo declara a los efesios y también a nosotros que la salvación es para todo el mundo, para los judíos y también nosotros los gentiles. Entonces, qué proclamemos a todos este evangelio de “las inescrutables riquezas de Cristo.”

2si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; 3que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, 4leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, 5misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: 6que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, 7del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.

8A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, 9y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; 10para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, 11conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor, 12en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Vimos su estrella en el oriente, y hemos venido a adorarle. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 2:1-12 Por medio del ejemplo de los magos, Dios nos muestra que quiere que todos adoren a su Hijo Jesucristo.

1Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, 2diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. 3Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. 4Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. 5Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta:

6 Y tú, Belén, de la tierra de Judá,

No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá;

Porque de ti saldrá un guiador,

Que apacentará a mi pueblo Israel.

7Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; 8y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. 9Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. 10Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. 11Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. 12Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

HERMANOS LA EPIFANÍA MUESTRA LA MALA INTENCIÓN DE MUCHOS AL MANIPULAR LA HSTORIA

Lastimosamente hoy podemos ver como la historia es manipulada, siempre hay por lo menos dos clases de historia de una persona o una situación que ha pasado, todo depende desde cual punto de vista halla sido escrita. El tener varios puntos de vista de una historia sucede por la capacidad que tiene el hombre para mentir y engañar y estos son pecados contra el octavo mandamiento que nos manda a no hablar falso testimonio, esto quiere decir que debemos temer y amar a Dios, de modo que no mintamos contra nuestro prójimo, ni lo traicionemos, ni lo difamemos; sino que lo defendamos, hablemos bien de él y tomemos sus palabras y sus hechos en el mejor sentido. Y una aplicación al pecar contra el octavo mandamiento lo vemos en esta fiesta de la Epifanía donde la tradición a manipulado la historia bíblica para hacer creer al mundo cosas que no tienen fundamento y muchos han sido y son engañados con muchas mentiras que hay alrededor de toda esta fiesta. Pero el culpable de todo esto es el padre de la mentira como esta en Juan 8:44. Y es por esto que nosotros que tenemos la Palabra de Dios en nuestras manos no podemos tampoco manipular la historia bíblica, necesitamos tomarla como lo que es, VERDADERA, porque ella fue dada por el que en verdad conoce todo y es el dueño de la historia, Dios, porque el mismo Pedro cuando el Señor se le presentó resucitado afirmo esta gran verdad Señor, lo sabes todo. Juan 21:17. Al darnos su Palabra toda la historia que ella nos presenta es VERDAD y es por esto por lo que esta misma VERDAD no necesita ser investigada ni modificada.

Pero muchos que creen saber todo han modificado el sentido de la fiesta de la Epifanía, el diablo los usa para que el mundo no conozca que Mateo contó esta historia para mostrar como Jesús se mostró como el Salvador no solamente de los judíos sino también de los gentiles, en otras palabras, es el Salvador de todo el mundo. Y es por esto por lo que al manipular la historia ya el centro no es Jesús sino tres personajes que ellos mismos le han puesto nombre porque en ese momento de la edad media entre los siglos V y XV querían representar a las 3 razas que existían en ese momento para los habitantes del viejo continente por eso Melchor representa a los europeos, Gaspar los asiáticos y Baltasar a los africanos y en España en el siglo XIX se inicio la costumbre de que ellos traen regalos la noche antes del 6 de enero.

Pero una vez más nosotros que tenemos la historia verdadera en nuestras manos, que es el relato de la Palabra de Dios necesitamos no manipularla sino dejar que ella misma nos guie enseñándonos cual es el sentido de tener esta historia en nuestras manos. Tenemos unos personajes claves que nos dan un significado claro en esta historia y estos personajes nos guían al verdadero sentido de esta porque nos dice 1Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, podemos investigar en la historia secular de este rey Herodes y sabemos por el dato que nos da este mismo evangelio al decirnos que es el Herodes que existió en los días del nacimiento de Jesús y nos dicen los registros seculares que el rey Herodes murió en el año 4 a.C. Eso indicaría que Jesús pudo haber nacido en el año 5 o 6 a.C. según nuestro calendario. E inmediatamente podemos concluir como la visita que llegó a Galilea buscando a un Rey que había nacido pudieron llegar a la casa de los reyes que gobernaban esa región. Por esto la pregunta que ellos le hicieron a Herodes para nosotros no es difícil de entender 2¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Esta pregunta no fue muy agradable a los oídos de Herodes y por esto Mateo nos dice que él se turbó y hasta toda Jerusalén, esto puso muy nerviosos a todos ellos porque estaban hablando de un nuevo REY que ellos no conocían y que no conocían de su nacimiento. Aquí empezamos a entender cual es el propósito de esta historia bíblica, estos hombres estaban buscando a este nuevo Rey porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Estos hombres que Mateo llama magos o sabios o que se mencionan aquí eran una clase de sacerdotes, astrónomos y astrólogos, consejeros influyentes en el rey, muy probablemente en Babilonia. Algunos estaban involucrados en varias prácticas ocultas. Durante los 70 años de la cautividad de los judíos en Babilonia (586–516 a.C.), Daniel fue el jefe de la casta de los magos, y seguramente aprendieron de él acerca del Mesías que esperaban los judíos. También tuvieron oportunidades de aprender lo que los profetas de Israel habían predicho sobre el Mesías. Tomaron muy en serio esas promesas y creyeron en el Dios de Israel; de otra manera, muy difícilmente hubieran podido emprender el largo y peligroso viaje para ir a buscar y adorar a Jesús. Y por esto entendieron que esta estrella que fue una creación especial de Dios tenía un propósito claro y también podemos ver como estos hombres conocían de las Escrituras y creyeron en ellas ya que habían tomado muy enserio las profecías dadas en ellas como en Números 24:17 que nos dice Saldrá ESTRELLA de Jacob. y además vemos como los encargados de la vida espiritual del pueblo de Israel que fueron consultados por el mismo rey citaron también las Escrituras para que vieran cual era el cumplimiento de ésta usando al profeta Miqueas 5:2 6Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel. Pero Herodes al saber estos detalles quiso engañar a los magos como nos informa Mateo 7Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; 8y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Podemos ver un mismo motivo pero con enfoque diferente, los magos querían adorar a este niño y según las palabras de Herodes él también pero este quería engañarlos y esto nos enseña que hay una clase de adoración que es engañadora, hipócrita: Herodes con su hipocresía quiso engañar a estos hombres y hoy muchos que se hacen llamar cristianos también quieren mostrar esa misma hipocresía porque han logrado modificar esta historia para llevar a las personas al paganismo, a la idolatría, adorando a estos magos y para que crean su mentira les dieron nombres y es por esto que le queman incienso y hasta les hacen oraciones de mediadores y engañan a muchos diciéndoles que ellos tienen poder de saber las cosas y es por esto que traen regalos a los que se han portado bien y todo esto es IDOLATRIA, y a nuestro viejo hombre le gusta tener varias opciones para Adorar a Dios escuchando y tal vez cambiando la historia bíblica para que se adoren los magos puesto que el viejo hombre ama la tradición y estas están muy arraigadas dentro de nosotros convirtiéndonos en hipócritas al adorar a Dios cambiando al único mediador y al hacerlo nos recuerda como nosotros merecemos ser castigados en el infierno eterno por darle el segundo lugar a Dios.

Pero el Espíritu Santo nos lleva al igual que estos magos, los cuales no sabemos cuantos eran, a Adorar a nuestro Dios y por un motivo único, ÉL ES NUESTRO SALVADOR, y este es otro propósito de conocer esta historia, Mateo nos enseña quién es Él y esto lo demuestra con la clase de Adoración que hicieron estos hombres gentiles y creyentes 9Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. 10Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. 11Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Podemos ver un rico simbolismo en los tres regalos. El oro precioso sugiere realeza, porque Jesús era el Rey de los judíos y también vino para ser el Rey de los Gentiles como lo enseña Pablo en Efesios 3:5-6 5misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: 6que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio. Pero vino a este mundo siendo Rey porque es Dios y el incienso nos recuerda la deidad de Cristo; el incienso se usaba normalmente en la adoración en el Templo y su humo aromático que se elevaba a los cielos simbolizaba las oraciones del pueblo agradables a Dios que ascendían a su trono, y esto nos asegura como Él es nuestro mediador porque vino para darnos la verdadera paz para con Dios llevando una vida perfecta puesto que Dios nos exige a cada uno de nosotros perfección como lo dice Deuteronomio 18:13 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. y es por lo que Jesús es Dios para ser perfecto por cada uno de nosotros y así no ser nosotros más enemigos de Dios y por último la mirra simboliza la humanidad de Jesús y señalaba su sufrimiento y su muerte; era una resina aromática que se usaba en perfumería y en el embalsamamiento. Servía de anestésico cuando se mezclaba con vino; por eso los soldados romanos le ofrecieron a Jesús vino mezclado con mirra cuando estaba colgado en la cruz Y le dieron a beber vino mezclado con mirra; más él no lo tomó. Marcos 15:23, pero él se negó a beberlo para sentir el sufrimiento de la muerte por cada uno de nosotros ya que la falta de perfección se castiga con la muerte, pero Jesús se hizo imperfecto siendo perfecto sufriendo todo esto para darnos el perdón de todos nuestros pecados.

Hoy es un día de Adoración para nosotros como cristianos, no traemos oro, incienso y mirra, pero si traemos nuestra ofrenda a Dios como nos enseña en Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. La mejor adoración que Dios quiere que le hagamos no solamente consiste en cantarle himnos o hacer oraciones, ÉL quiere que llevemos nuestra adoración en acción y esto es con nuestras vidas y aunque no podemos ser perfectos como ÉL nos exige, en agradecimiento por haber enviado al Salvador a este mundo para hacernos perfectos por medio de Él vamos a tener en nuestras vidas muy presente la enseñanza de Mateo 22: 37-38 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y nosotros podemos ser obedientes al igual que estos magos que no solamente creyeron en las promesas de Dios, sino que dejaron que les guiara después de adorar al REY verdadero y es así como el mandamiento de Mateo 22:37-38 lo llevaron a cabo 12Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino. Pusieron a Dios en primer lugar al obedecerle al darse cuenta del engaño de Herodes y amaron a su prójimo, es decir, a Jesús y su familia mostrando amor por ellos al irse por otro camino. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

6 En la noche los pastores

8 Los magos llegaron a Belén

11 ¿Qué niño es éste?

13 Ve dilo en la montaña

32 Oh, Verbo humanado

77 Oh Jesús, niñito hermoso

Culto Cristiano:

32-36 Himnos para la Epifanía

8 Venid fieles todos

10 Al mundo gozo proclamad

146 De heladas cordilleras

360 Del Oriente somos los tres

264 Grato es contar la historia

79 Loores dad a Cristo el rey

147 ¡Oh mi Dios, oh eterno Rey!

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-05-19 – Pascua 05

Print Friendly, PDF & Email

El quinto domingo de la pascua

(Blanco)

Tema del día: Nuestro Señor resucitado quiere que nos amemos los unos a los otros.

La Colecta:  Oh Dios, que haces que los corazones de tus fieles sean de una misma voluntad: Concede a tu pueblo que ame lo que mandas y desee lo que prometes, para que en medio de los numerosos cambios de este mundo, nuestros corazones estén fijos en ti que eres la fuente de los verdaderos goces; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura:  Hechos 13:44-52 En este mundo pecaminoso, siempre va a haber los que se oponen a nuestra predicación del evangelio, pero vemos aquí en esta lectura, que la Palabra de Dios siempre producirá fruto para la gloria de Dios Padre. “Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehovah y contra su ungido…El que mora en los cielos se reirá, el Señor se burlará de ellos.” (Salmo 2:2,3)

44El siguiente día de reposo* se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios. 45Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando. 46Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles. 47Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo:

Te he puesto para luz de los gentiles,

A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

48Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. 49Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia. 50Pero los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas, y a los principales de la ciudad, y levantaron persecución contra Pablo y Bernabé, y los expulsaron de sus límites. 51Ellos entonces, sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies, llegaron a Iconio. 52Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

El Salmo del Día: Salmo 145

Salmo de alabanza; de David.

1 Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,

Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

2 Cada día te bendeciré,

Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

3 Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;

Y su grandeza es inescrutable.

4 Generación a generación celebrará tus obras,

Y anunciará tus poderosos hechos.

5 En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,

Y en tus hechos maravillosos meditaré.

6 Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,

Y yo publicaré tu grandeza.

7 Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,

Y cantarán tu justicia.

8 Clemente y misericordioso es Jehová,

Lento para la ira, y grande en misericordia.

9 Bueno es Jehová para con todos,

Y sus misericordias sobre todas sus obras.

10 Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,

Y tus santos te bendigan.

11 La gloria de tu reino digan,

Y hablen de tu poder,

12 Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,

Y la gloria de la magnificencia de su reino.

13 Tu reino es reino de todos los siglos,

Y tu señorío en todas las generaciones.

14 Sostiene Jehová a todos los que caen,

Y levanta a todos los oprimidos.

15 Los ojos de todos esperan en ti,

Y tú les das su comida a su tiempo.

16 Abres tu mano,

Y colmas de bendición a todo ser viviente.

17 Justo es Jehová en todos sus caminos,

Y misericordioso en todas sus obras.

18 Cercano está Jehová a todos los que le invocan,

A todos los que le invocan de veras.

19 Cumplirá el deseo de los que le temen;

Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

20 Jehová guarda a todos los que le aman,

Mas destruirá a todos los impíos.

21 La alabanza de Jehová proclamará mi boca;

Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

La Segunda Lectura:  Apocalipsis 21:1-6 Dios permitió que el anciano San Juan tuviera un vistazo de la gloria y el gozo que le esperaba en el cielo. En esa nueva Jerusalén no va a haber lágrimas ni tristeza ni muerte, sino solamente el gozo eterno, que es un hecho seguro en nuestro Señor resucitado Jesucristo.

1Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

5Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre él. Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. ¡Aleluya!

El Evangelio:  Juan 13:31-35 En la noche en que fue entregado por nosotros, nuestro Señor Jesucristo mandó a sus discípulos amarse los unos a los otros así como él les había amado. El amor de Cristo fue humilde; fue auto-sacrificio en actitud y acción. Nuestro amor hacía los demás debe de ser igual, siempre pensando en el bien de la otra persona ante nuestro propio bien.

31Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. 32Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. 33Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir. 34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

HERMANOS LA SEÑAL DE LA PASCUA ES EL AMOR

Como Luteranos Confesionales estamos familiarizados en mantener la diferencia entre los tres tipos del uso de la palabra amor, llamamos al amor sexual y material eros, al amor que es practicado entre amigos como filos y finalmente conocemos y hablamos del tipo de amor más alto que puede existir que es el amor ágape. Somos conocedores de las palabras que nuestro Señor Jesucristo predicó el jueves santo donde su predicación la llevo a la acción, si estudiamos detenidamente este capítulo 13 de Juan aprendemos que Jesús hizo un acto antes de enseñarles cual era el propósito por el cual nuestro Dios quiere que nos amemos unos a otros, lavar los pies a sus discípulos fue un acto de amor de nuestro Señor para sus apóstoles donde les enseño como sirviéndonos unos a otros es la manera más alta de mostrar el amor ágape entre los creyentes.

La piedra de tropiezo para que no nos amemos unos a otros la encontramos en nosotros mismos, en nuestro pecado, la Biblia nos muestra como la iglesia que Jesús dejó instituida en muchas oportunidades no fue un ejemplo de practicar este amor y es el mismo problema que tenemos cada uno de nosotros, desafortunadamente muchas veces tenemos actitudes vengativas que no nos deja llevar a cabo el mandamiento de nuestro Dios y esto nos recuerda el pecado que cometieron Juan y su hermano Jacobo cuando se dieron cuenta que los Samaritanos no quisieron recibir a Jesús 54Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? Lucas 9:59. Nosotros también hemos tenido ese mismo sentimiento con personas que no nos han recibido cuando les llevamos la Palabra de Dios y también cuando alguien nos hace algo donde somos ofendidos queremos responder con la venganza. Otro pecado que nosotros caemos es cuando pensamos que somos mejores que otros, caemos en las criticas vagas en contra de los hermanos en la fe, muchas veces olvidamos de este amor cuando tenemos alguna diferencia en aplicación de la doctrina y antes de sentarnos a estudiar las escrituras lo que hacemos es atacarnos unos a otros, o cuando tenemos envidia de los dones de un hermano y nos ofende cada vez que los pone al servicio de la iglesia o aún en nuestro servicio, por esto Pablo escribió esto en Gálatas 5:15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.

Otro de los pecados que más cometemos nosotros, aún sin darnos cuenta es la división, recordemos como empezó Pablo su carta a los Corintios 11Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? 1 Corintios 1:11-13, la división es tan sutil que el Diablo sabe usarla muy bien con el fin de mantenernos separados, él busca cualquier oportunidad para dividirnos y esto lo hacemos cuando no queremos volver a congregarnos o hemos decidido no tratar con un hermano en la fe por el hecho de que no nos cae bien o tal vez porque en algún momento no nos entendimos en alguna situación en especial. Pero estos pecados no solamente los cometemos dentro de nuestra iglesia, lastimosamente se cumple esta frase dentro de nuestras congregaciones “pueblo pequeño, infierno grande” y olvidamos totalmente el deseo de nuestro Dios en cuanto al trato entre nosotros como hermanos en la fe y realmente al escuchar este mandamiento de amarnos unos a otros lo que realmente necesitamos reconocer que no merecemos el amor de nuestro Dios y merecemos ser castigados en el infierno eterno.

Jesús no solamente mostró este amor con sus apóstoles al lavarle los pies a cada uno de ellos, aún a Judas mismo que le iba a traicionar, sino que también lo muestra por cada uno de nosotros que hemos pecado al no amarnos los unos a los otros, Él nos amó perfectamente para que seamos perdonados de nuestro pecado de no cumplir este mandamiento de amarnos los unos a los otros y el evangelista Juan centra mucho su mensaje en darnos a entender como es el amor de nuestro Dios, lo primero que nos asegura es lo que pasó con nuestro Señor Jesucristo 31Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. 32Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. La gloria del Padre estaba unida a la gloria del Hijo de una manera inseparable como este mismo evangelista lo expreso en Juan 1:14, Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Dios envió al Hijo para que se convirtiera en hombre, un hombre como Dios quería que fuera todo hombre cuando lo creó: sin pecado. Como el Hijo del hombre, él debía tomar el lugar del hombre pecador y ser el sacrificio por todos los pecados. Ahí estaba su gloria y la de su Padre Dios, que lo había enviado. Y Juan en su primera carta nos dice como se cumplió esta gloria del Hijo 9En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 1 Juan 4:9, encontramos vida en la vida del mismo Jesús, como amó perfectamente aún a su discípulo que le entregó, cuando lavó los pies sucios de sus discípulos también lavó los de Judas y esto lo hizo perfectamente para darnos a cada uno de nosotros el perdón de este pecado y también encontramos el perdón en su muerte 10En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10. Jesús con su muerte y resurrección sello el amor inmerecido de nuestro Dios para con cada uno de nosotros, y les recuerda cómo iba ser esta separación que con los incrédulos es permanente y con sus discípulos fue por un tiempo corto 33Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir. Los judíos que le rechazaron la vida perfecta de Cristo y su sufrimiento y muerte de nada les serviría porque les condenaría eternamente, en cambio con sus discípulos solo eran esperar a que Él sufriera, muriera, fuera sepultado y después se encontraría con ellos en su resurrección y es lo que estamos celebrando en esta pascua como Jesús hoy nos dice que veamos su amor para que nos amemos unos a otros porque este amor que demostró por cada uno de nosotros nos da la esperanza de que Él está en el cielo en este momento como este mismo evangelista lo afirma inspirado por Dios en Juan 14:1-2 1No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Como una herencia que les dejó Jesús al partir a sus apóstoles y a cada uno de nosotros, un mandamiento “nuevo” que a la vez era “antiguo”. Moisés le había dicho al pueblo que EL YO SOY exigía: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Levítico 19:18. La palabra “nuevo” aquí significa que es “fresco” y que tiene una nueva calidad. El mandato de Jesús era el de que se amaran unos a otros como él los había amado. A partir de esa noche, los discípulos de Jesús iban a poner en práctica el amor bajo la luz del sacrificio de Jesús en la cruz. A este tipo de amor se le llama ágape. Es el amor que se sacrifica por otras personas. ¿De qué manera sabrá la gente que somos discípulos de Cristo? Si practicamos este tipo de amor los unos por los otros y la mejor manera de darnos a conocer al mundo lleno de envidia, engaños, venganza, es amándonos unos a otros, por esto seamos serviciales no solamente con los hermanos en la fe sino con el prójimo y esto lo hacemos poniendo las necesidades de los demás por encima de las nuestras, también mostramos amor con el otro cuando frecuentemente reconocemos que somos igual o más pecadores e indignos que los demás y que es por la misericordia de Dios que estamos en su reino, mostramos amor ágape a los demás cuando perdonamos a los que nos han ofendido y nos piden perdón y pedimos perdón a todo aquel que ofendemos con nuestros pensamientos, palabra y obras. Y Finalmente mostramos amor entre nosotros cuando nos cuidamos con la Palabra de Dios enseñando la doctrina Bíblica y cuidándonos unos a otros cuando un hermano esta caído o caemos nosotros en algún pecado y el hermano en amor quiere abrirnos el reino de los cielos, mostramos amor al prójimo cuando dedicamos el tiempo necesario de enseñarle el amor de nuestro Dios por toda la humanidad por medio de Jesucristo que su obra es para el beneficio de todo el mundo no importando color de piel, idioma, estatus económico y finalmente mostramos amor cuando oramos por todos y siempre damos gracias a Dios por los dones que nos ha dado a cada uno de nosotros para servirle y como nosotros como una iglesia sola podemos adorarle amándonos unos a otros. Amen.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

47 A nadie amaré como a Cristo

48 Busca primero el reino de Dios

49 Con el buen Jesús andemos

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

52 Hermanos cantad

53 Seguidme a mí, dice el Señor

54 Santo Espíritu llena mi vida

Culto Cristiano:

133 Amémonos, hermanos

164 En todo tiempo, mi buen Salvador

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

253 A los pies de Jesucristo

254 Firmes y adelante

255 Qué mi vida entera esté

257 Mirad y ved

264 Grato es contar la historia

403 Estad por Cristo firmes

406 Luchad, luchad por Cristo

 

 

Print Friendly, PDF & Email

2019-05-05 – Pascua 03

Print Friendly, PDF & Email

El tercer domingo de la pascua

(Blanco)

Tema del día: Nuestro Señor resucitado apareció a varias personas en diferentes ocasiones para fortalecer su fe, y también para fortalecer la fe nuestra por medio de su testimonio.

La Colecta:  Oh todopoderoso y eterno Dios, ya que nos has asegurado del cumplimiento de nuestra salvación mediante la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, concédenos la voluntad para manifestar en nuestras vidas lo que profesamos con nuestros labios; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Hechos 9:1-19a La conversión de San Pablo. Nuestro Señor resucitado Jesucristo aparece a Saulo, el gran enemigo y perseguidor de la iglesia. En su gracia, nuestro Señor lo llama a la fe y lo designa como su instrumento escogido para predicar las buenas nuevas de salvación a los gentiles.

1Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 2y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. 3Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 7Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie. 8Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco, 9donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. 11Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, 12y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. 13Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. 15El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. 17Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. 19Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas.

El Salmo del Día: Salmo 67

Al músico principal; en Neginot. Salmo. Cántico.

1 Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga;

Haga resplandecer su rostro sobre nosotros;

Selah

2 Para que sea conocido en la tierra tu camino,

En todas las naciones tu salvación.

3 Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

4 Alégrense y gócense las naciones,

Porque juzgarás los pueblos con equidad,

Y pastorearás las naciones en la tierra.

Selah

5 Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

6 La tierra dará su fruto;

Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.

7 Bendíganos Dios,

Y témanlo todos los términos de la tierra.

La Segunda Lectura: Apocalipsis 5:11-14 En esta lectura, San Juan nos cuenta de otra visión que tuvo del Cristo glorificado, quien merece toda honra, gloria y alabanza.

11Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 13Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. 14Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre él. Y se dijeron el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría las Escrituras? ¡Aleluya!

El Evangelio: Juan 21:1-14 En su amor, Cristo apareció a sus discípulos una tercera vez y repitió un milagro que había hecho antes en su ministerio, probando a sus discípulos que era el mismo Jesús.

1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: 2Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. 3Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada.

4Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. 5Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. 7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. 8Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.

9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. 10Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. 11Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. 12Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. 14Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.

LAS MANIFESTACIONES DE LA PASCUAL NOS ENSEÑA QUE JESÚS RESUCITO

Nosotros estamos familiarizados con la palabra manifestar, que es dejar ver algo; por ejemplo cuando sentimos cosas extrañas en nuestro cuerpo vemos la necesidad de ir al médico y de acuerdo a como se manifiesta nuestro cuerpo se determina la enfermedad que se esté padeciendo en ese momento, los analistas políticos al analizar cómo se mueve la política en su región o país ven como se está manifestando los pensamientos de las personas de acuerdo a sus gobernantes, y no podemos dejar de usar este término en los análisis económicos donde se pueden medir no solamente la situación de cada país sino en cómo se manifiesta la economía de cada persona. Entonces cuando hablamos usando la palabra manifestar tiene esa connotación de mostrar la realidad de una situación en especial y para nosotros cuando estamos estudiando las Escrituras esta palabra nos explica como Dios hecho hombre se manifestó dentro de nosotros.

Esto nos lleva al mismo jueves santo, cuando Jesús en la última cena, predicó un sermón a sus discípulos con el fin de despedirse de ellos ya que estaba pronto a su muerte y con el objetivo de mostrarles como el Espíritu Santo iba a seguir manifestándose a la iglesia; y el amor es la manifestación de Dios al mundo y como los creyentes iban a manifestarse también en amor no solamente en la iglesia sino también en medio de este mundo. Y en ese mismo sermón que Jesús les estaba predicando algunos de los discípulos tenían algunas preguntas, y les invito para que lean capítulo 14 de Juan encontraremos una pregunta que nos sirve de guía para entender la importancia de esta tercera vez que el Señor resucitado se presenta a sus discípulos 22Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?, Juan 14:22. Esta pregunta de Judas tiene dos partes que aprovecharemos para verla en nuestro mensaje para este día, la primera parte como se manifiesta el amor de Dios a los creyentes y la segunda parte como se manifiesta el amor de Dios a los incrédulos.

La única manera que Dios ha usado para manifestarse no solamente a los creyentes sino al mundo es su Palabra, hoy en día el diablo se ha concentrado en crear discusiones teológicas para saber que versión de las Escrituras podemos usar y demostrar que una es mejor que la otra, pero estas discusiones en sí mismas no son el problema, el problema se centra en que se olvida cual es el centro del mensaje de las Escrituras, Cristo es este centro del mensaje, Cristo es la respuesta a la pregunta de Judas (no el Iscariote), Cristo es la respuesta a los dos puntos que consideramos en este mensaje para el día de hoy de cómo se manifiesta a los creyentes y a los incrédulos.

Tal vez los discípulos ya se estaban acostumbrando a estar sin su Señor, los días y las horas sin su presencia hacia parte de su cotidianidad y es por esto que el escenario que nos muestra en este día es el mar; 1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: 2Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. 3Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Estos versículos nos llevan al principio cuando Jesús los llamo para ser sus discípulos, recordemos que el mar fue el lugar donde Jesús los encontró les llamó y ahora está usando este mismo escenario para manifestarse delante de ellos y creyeran que no estaban solos, la soledad puede llevar al hombre creer que Dios lo ha olvidado, la soledad la usa el diablo para darnos desconfianza hacia Dios, con frecuencia escuchamos que estamos deprimidos y por eso se manifiestan enfermedades en nuestros cuerpos, escuchamos con frecuencia que no queremos compartir con hermanos en la fe porque nos sentimos defraudados, con frecuencia dejamos que la soledad sea nuestra consejera en asuntos materiales y espirituales en este mundo. Y cada vez que esto nos pasa necesitamos recordar que es un pecado en contra del primer mandamiento porque dejamos de confiar en Dios y confiamos en las cosas terrenales que nos dan seguridad y que no nos hace sentir solos, es por eso que muchos han preferido unirse a clubes sociales, caen en las drogas o el alcohol o buscan otras maneras de reemplazar a Dios, y nuestra naturaleza pecaminosa tiende en momentos de soledad a alejarnos de Dios.

Pero vemos la respuesta de la pregunta de Judas (no el Iscariote) y la respuesta de Dios a nuestro pecado en Jesucristo, 4Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. 5Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. 6El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Jesús se les presentó de esta manera a estos siete discípulos para que supieran que no estaban solos, los peces que recogieron es la evidencia que el amor de Dios estaba con ellos y hoy para nosotros es muy importante leer que Jesús resucitado se presentó delante de sus discípulos porque nos da la seguridad del perdón de los pecados en contra del primer mandamiento y de todos nuestros pecados en la vida perfecta que Jesús llevó. Esto nos muestra que Dios sí aceptó el sacrificio de Cristo con su sufrimiento y muerte y esto también nos muestra lo cercano que Jesús esta y nos hizo a cada uno de nosotros con Dios aún en nuestros momentos de soledad porque por la obra de Cristo Jesús podemos ver con toda confianza el texto de Isaías que nos dice No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10; y es lo mismo que Juan nos muestra en el pasaje para el día de hoy como nosotros no vamos a temer en los momentos de soledad, así como lo hicieron sus discípulos también 7Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. 8Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos. El Espíritu Santo quiere que seamos al igual que Pedro en los momentos de soledad cuando sabemos por medio de la Palabra que Jesús está con nosotros y en nosotros; es muy importante tener esta seguridad, ÉL está con nosotros porque está en todos lados, pues es Dios; y está dentro de nosotros porque el Espíritu Santo hace que seamos el templo del Dios vivo y esto solamente sucede en los que se ha puesto la fe en Cristo Jesús, vemos la manifestación de Jesús en nuestras vidas por su amor que nos da la seguridad que no solamente estaremos en el cielo el día que muramos con nuestras almas, sino que resucitaremos para estar en cuerpo y alma a su lado por toda la eternidad.

Pero la manifestación de Jesús no solo se limitó a mostrarles que es Dios resucitado y que actúa para el bien sus hijos, también se mostró con su grande amor en compartir más íntimamente con sus discípulos, para todas las tradiciones de los hombres del mundo entero invitar a una persona a compartir los alimentos es una muestra de que esa persona es muy importante y es lo mismo que hizo Jesús, mostró la importancia que es para Él sus discípulos y aún nosotros su iglesia 9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. 10Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. 11Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. 12Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. 13Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. Este es un acto de compañerismo, nos recuerda como los cristianos no solamente se reúnen en compañerismo para los alimentos, sino que también lo hacemos alrededor del sacramento del Altar, esta es la expresión máxima donde la iglesia muestra que es una con Dios, este compañerismo nos recuerda lo importante que hemos sido para Dios ya que nos dice que somos uno entre nosotros y somos uno con Él.

Este tiempo de pascua es muy importante para que como iglesia no nos sintamos solos en medio de este mundo que está lleno de pecado, es necesario que sintamos a un Dios muy cercano que mostró su cercanía a sus apóstoles, su iglesia en ese momento 14Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos. Y la mejor cercanía que tenemos con nuestro Dios son las Escrituras, no dejemos de escudriñarlas porque allí vemos como Dios se ha manifestado a creyentes e incrédulos y mostrara esa diferencia total cuando venga por segunda vez donde se cumplirá lo que nos dice Apocalipsis 1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Ese día veremos el resultado de los que creyeron en el perdón de los pecados dados por la vida perfecta de Cristo y en su sangre preciosa que serán puestos a la derecha y los que no creyeron serán condenados eternamente en cuerpo y alma, pero vemos el amor de Dios para con los incrédulos porque aún no ha venido por segunda vez y tiene misericordia con ellos usándonos a nosotros para que sigamos disfrutando de las manifestaciones de nuestro Dios por medio de su Palabra que nos mantendrá unidos a Él hoy y siempre y compartamos esta unión para los que no han creído en Él, amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

19-23 Los himnos para la Resurrección

45 Fortalece a tu Iglesia

56 Alzad la cruz

98 ¡Muerte! ¿dónde está tu horror?

105 Acuérdate de Jesucristo

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

38 Jesús divino

69-77 Los himnos para la Pascua de Resurrección

78 De mil arpas y mil voces

82 A Cristo proclamad

264 Grato es contar la historia

335 ¡Cristo vive!

336 Del sepulcro tenebroso

Print Friendly, PDF & Email

2019-04-19 – Viernes Santo

Print Friendly, PDF & Email

El viernes santo

(Negro)

Tema del día: Dios es justo. Dios es amor. Parece una paradoja ¿verdad? Dios en su justicia tiene que castigar el pecado, pero en su amor no quiere que nadie se pierda. En la cruz se encuentran ambas características de Dios, es decir, su amor y su justicia. En su justicia Dios castigó el pecado, pero castigó a sí mismo, a su Hijo Jesucristo, en vez de castigar a nosotros mostrando su amor inefable. La cruz es una proclamación fuerte de ley y evangelio, de pecado y de gracia.

La Colecta:  Te suplicamos, bondadoso Dios, que mires con gracia y misericordia a nosotros tus hijos, por quienes nuestro Señor Jesucristo tuvo a bien ser traicionado y entregado en las manos de hombres pecadores y sufrir la muerte en la cruz; por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 52:13-53:12 Dios por medio del profeta Isaías describe en gran detalle unos setecientos años antes de Cristo, la agonía que Jesús iba a sufrir en la cruz. Isaías nos dice también el resultado de su sufrimiento y muerte inocente, “por su llaga fuimos nosotros curados.”

13He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. 14Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, 15así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.

53

1¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

4Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

10Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

El Salmo del Día: Salmo 22

Al músico principal; sobre Ajelet-sahar. Salmo de David.

1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;

Y de noche, y no hay para mí reposo.

3 Pero tú eres santo,

Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

4 En ti esperaron nuestros padres;

Esperaron, y tú los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados;

Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

6 Mas yo soy gusano, y no hombre;

Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7 Todos los que me ven me escarnecen;

Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:

8 Se encomendó a Jehová; líbrele él;

Sálvele, puesto que en él se complacía.

9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;

Porque no hay quien ayude.

12 Me han rodeado muchos toros;

Fuertes toros de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí su boca

Como león rapaz y rugiente.

14 He sido derramado como aguas,

Y todos mis huesos se descoyuntaron;

Mi corazón fue como cera,

Derritiéndose en medio de mis entrañas.

15 Como un tiesto se secó mi vigor,

Y mi lengua se pegó a mi paladar,

Y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque perros me han rodeado;

Me ha cercado cuadrilla de malignos;

Horadaron mis manos y mis pies.

17 Contar puedo todos mis huesos;

Entre tanto, ellos me miran y me observan.

18 Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

19 Mas tú, Jehová, no te alejes;

Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.

20 Libra de la espada mi alma,

Del poder del perro mi vida.

21 Sálvame de la boca del león,

Y líbrame de los cuernos de los búfalos.

22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos;

En medio de la congregación te alabaré.

23 Los que teméis a Jehová, alabadle;

Glorificadle, descendencia toda de Jacob,

Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.

24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

25 De ti será mi alabanza en la gran congregación;

Mis votos pagaré delante de los que le temen.

26 Comerán los humildes, y serán saciados;

Alabarán a Jehová los que le buscan;

Vivirá vuestro corazón para siempre.

27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra,

Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

28 Porque de Jehová es el reino,

Y él regirá las naciones.

29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra;

Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,

Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

30 La posteridad le servirá;

Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.

31 Vendrán, y anunciarán su justicia;

A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

La Segunda Lectura: Hebreos 4:14-16; 5:7-9 El escritor a los hebreos se nos revela a Jesucristo como nuestro gran Sumo Sacerdote, el cual compartía en la humanidad, sufriendo las mismas tentaciones como nosotros sin pecar. Por su obediencia y muerte tenemos uno que a la vez entiende nuestra necesidad y que nos da el remedio.

4

14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

5

7Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; 10y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

El Versículo: Ciertamente él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.

El Evangelio: Juan 19:17-30 Jesucristo, el Rey de reyes, se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Aún sufriendo dolores físicos y la carga de los pecados del mundo, Cristo mostró su amor para con su madre María y cumplió con todas las profecías del Antiguo Testamento. Al morir, podía verdaderamente decir, “Consumado es.” La deuda del pecado fue cancelada. La salvación es un hecho para todos los que creen en él.

17Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:

Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

Y así lo hicieron los soldados. 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

HERMANOS EN ESTE VIERNES SANTO AFERREMONOS A NUESTRA REDENCIÓN

La celebración de esta semana santa nuestro Dios nos tiene reunidos con los medios de Gracia que Él nos ha dado para darnos el perdón de nuestros pecados, ayer Jueves santo estuvimos reunidos por el mensaje del sacramento de la Santa Cena y hoy viernes Santo estaremos reunidos por la doctrina del Evangelio, las buenas nuevas. El Domingo de Ramos escuchamos como las personas que estaban recibiendo a Jesús cantaban el Evangelio diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Lucas 19:38. Estas son palabras de Buenas Nuevas que el Espíritu Santo puso en las bocas de las personas que estaban recibiendo a Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén. Hoy podemos ver como lo más posible es que estas mismas personas estaban viendo salir a este Rey derrotado. Pensaron que habían perdido el tiempo aludiendo a este Rey, como en verdad este era un fiasco porque con su silencio se dejó derrotar de parte del imperio Romano, las esperanzas para que fueran una sola nación una vez más estaban por el suelo porque su Rey que vieron que hizo milagros, resucitar muertos, les dio de comer ahora estaba cargando una cruz siendo condenado como el criminal más perverso del mundo.

En los días de Jesús recibir el castigo como Lucas nos enseña en este día 17Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Era una humillación total, porque cada persona que era condenado a morir en la cruz era considerado como un criminal muy peligroso, y más con la compañía que tuvo nuestro Señor Jesús de estar en medio de otros dos criminales no se podía diferenciar entre los tres, para el pueblo en ese momento los tres que estaban en la cruz merecían la humillación que estaban recibiendo. La Cruz para muchos es solo un objeto de maldición porque no entienden lo que enseña Pablo en Gálatas 3:13 (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero) y por este motivo muchos cristianos hoy en día no usan el símbolo de la cruz en sus templos, en sus casas o usarla con las manos porque dicen que la cruz es maldita, porque allí murió nuestro Señor Jesucristo; y otros cristianos no usan ningún símbolo de la Cruz porque creen que es Idolatría. Pero para poder entender el mensaje que hay en la Cruz necesitamos la doctrina de la Ley y el Evangelio, porque esto es lo que enseña el texto de Gálatas 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). El mensaje de la cruz es muy claro, Jesús se hizo maldito por nosotros para que fuéramos hechos hijos de Dios, este es el mensaje que nos reúne hoy por medio del Evangelio que es un medio de Gracia.

Este Evangelio nos muestra lo que hizo el único Rey verdadero, no por un solo pueblo o un grupo determinado de personas sino por todo el mundo, las personas que estaban viendo salir a Jesús cargando siendo humillado la cruz no sabían la verdad que se estaba mostrando allí y Dios uso al incrédulo Pilato para enseñar esa verdad 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. Podemos ver la traducción de esta verdad en tres idiomas y hoy en muchos idiomas más por las diferentes versiones de la Escrituras que existen; Jesús es el Rey que gobierna nuestras vidas porque se hizo maldito al cargar todos los pecados de toda la humanidad y así librarnos de la esclavitud del Diablo, esta verdad la quisieron y la quieren cambiar muchos hombres hoy en día tal como lo querían hacer los enemigos de Jesús 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito. Cambiar el mensaje de quien es Jesús es un pecado en contra del segundo y tercer mandamiento, decir que Jesús es un profeta más, que murió por una causa que no tenía sentido, que era un hombre que quiso enfrentarse solo a un imperio poderoso, que es un hombre que solo quiere curar enfermedades, que es un hombre que solo quiere la prosperidad económica de las personas; estos son ejemplos de cómo se cambia el mensaje de quien es Jesús, desafortunadamente hoy en día muchas iglesias se han convertido en sinagogas de Satanás porque presentan a Jesús de muchas maneras pero no como el Salvador del mundo.

Hoy vemos como no solamente los pecados en contra del segundo y tercer mandamiento fueron perdonados por Jesús, también vemos como todos nuestros pecados fueron cargados por este Rey, Jesús al cargar la cruz estaba demostrando que seguía siendo el Rey no solamente de los Judíos sino del mundo entero porque Él vino a destruir las obras del príncipe de este mundo. Y la mejor manera de destruir a este príncipe, que es el Diablo era venciendo la muerte y es por este motivo que el camino hacia ella fue una humillación total, esto nos muestra porque Jesús es el Salvador que nosotros necesitamos, ya que esta humillación era una prueba para el mismo Jesús, Él sufrió esta humillación para vencer nuestro orgullo pecaminoso que no admite ayuda para estar en paz con Dios y este mismo orgullo es el que nos lleva a pecar en contra de nuestro Dios, Jesús por amor a cada uno de nosotros se humillo de esta manera 23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esta era una costumbre de los soldados romanos donde se quedaban con las pertenencias de las personas que eran crucificadas, pero en realidad lo que estaba sucediendo en esta oportunidad era permitido por Dios para cumplir las palabras de este Salmo 22:18, que es un texto sagrado Mesiánico Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados. Este cumplimiento de este salmo es una prueba más de que Jesús si es el Cristo, el Ungido que vino a este mundo para redimirnos y hacernos un solo pueblo con Dios, ÉL es nuestro Padre y nosotros sus hijos al igual que estos hermanos en la fe que estaban en la cruz acompañando a nuestro Señor y Salvador 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. Aún en medio de este sufrimiento nuestro Salvador no olvido lo importante de la unidad de la fe, en ese momento la mayoría de su familia de sangre no creía en Él y era de mucha importancia para Jesús que no solamente su madre y sus discípulos sean uno sino también cada uno de nosotros, la muerte de Cristo nos hace que seamos uno, nos hace que compartamos la misma fe; aún en la cruz Jesús como nuestro sustituto cumplió el segundo y tercer mandamiento por cada uno de nosotros recordando que Dios quiere que seamos uno así como lo es el Dios Trino, La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Juan 17:22.

Finalmente Juan nos presenta los minutos más angustiosos de nuestro Salvador, como realmente todo el castigo que había recibido está llegando a su final, la sed que produjo toda la deshidratación estaba mostrando que su final estaba llegando y es donde dijo estas palabras finales que tiene mucho significado para todos nosotros dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. La palabra consumado tiene la connotación de perfecto, Jesús estaba afirmando que toda su obra que había hecho con su vida completa y su sufrimiento y muerte en la cruz fue perfecta, esta muerte cambio la historia del mundo porque hace la diferencia del que cree en Él y el que no cree, la muerte de Jesús cambio el sentido de nuestra muerte porque con ella nos dio la esperanza de la Salvación, la esperanza de que cada uno de nuestros pecados ha sido perdonados se convirtió en realidad; nosotros no adoramos la cruz pero si encontramos en ella el mensaje de la Ley y el Evangelio, el castigo que Dios exigía por nuestros pecados lo realizó allí en esta cruz, Cristo recibió el castigo y nosotros el perdón y es por este motivo que cada uno de nosotros estamos aquí reunidos alabando a nuestro Dios, alabando su santo nombre, pidiéndole a nuestro Dios que siempre nos mantenga con nuestra mirada en el cielo dando Gloria y honor a su nombre y por medio del Evangelio decir Gracias, Gracias Señor Jesús por darme lo que más necesitamos que es el perdón de nuestros pecados y permite que el Espíritu Santo nos mantenga en la única y verdadera fe que nos lleva a la vida eterna. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

33 Soy el camino

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

50 Hay una fuente sin igual

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

60 En la cruz mirad

62-68 Los himnos para el Viernes Santo

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

Print Friendly, PDF & Email