Entradas

2020-04-12

[printfriendly]

La pascua de resurrección

(Blanco u oro)

Tema del día: Nos congregamos en este día de la pascua de resurrección para escuchar las buenas noticias de que Jesucristo ya no está muerto. Resucitó de entre los muertos. ¡Ya vive! Este hecho de que él vive, nos asegura que nosotros también viviremos eternamente con él en su reino. Qué siempre fijemos la mirada en él, quien es nuestra vida.

La Colecta: Todopoderoso Dios Padre, por tu Hijo unigénito, Cristo Jesús, has vencido la muerte y has abierto la puerta de la vida eterna. Concede que nosotros que gozosamente celebramos el día de la Resurrección de nuestro Señor, seamos resucitados de la muerte del pecado por tu Espíritu vivificante; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Jonás 2:2-9 Jesucristo nos dice que así como el profeta Jonás estaba en el vientre del gran pez por tres días, él también iba a estar en el vientre de la tierra, o sea, en la tumba por tres días y luego resucitar de entre los muertos.

2y dijo:

Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó;

Desde el seno del Seol clamé,

Y mi voz oíste.

3 Me echaste a lo profundo, en medio de los mares,

Y me rodeó la corriente;

Todas tus ondas y tus olas pasaron sobre mí.

4 Entonces dije: Desechado soy de delante de tus ojos;

Mas aún veré tu santo templo.

5 Las aguas me rodearon hasta el alma,

Rodeóme el abismo;

El alga se enredó a mi cabeza.

6 Descendí a los cimientos de los montes;

La tierra echó sus cerrojos sobre mí para siempre;

Mas tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío.

7 Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová,

Y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo.

8 Los que siguen vanidades ilusorias,

Su misericordia abandonan.

9 Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios;

Pagaré lo que prometí.

La salvación es de Jehová.

El Salmo del Día: Salmo 118

1 Alabad a Jehová, porque él es bueno;

Porque para siempre es su misericordia.

2 Diga ahora Israel,

Que para siempre es su misericordia.

3 Diga ahora la casa de Aarón,

Que para siempre es su misericordia.

4 Digan ahora los que temen a Jehová,

Que para siempre es su misericordia.

5 Desde la angustia invoqué a JAH,

Y me respondió JAH, poniéndome en lugar espacioso.

6 Jehová está conmigo; no temeré

Lo que me pueda hacer el hombre.

7 Jehová está conmigo entre los que me ayudan;

Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen.

8 Mejor es confiar en Jehová

Que confiar en el hombre.

9 Mejor es confiar en Jehová

Que confiar en príncipes.

10 Todas las naciones me rodearon;

Mas en el nombre de Jehová yo las destruiré.

11 Me rodearon y me asediaron;

Mas en el nombre de Jehová yo las destruiré.

12 Me rodearon como abejas; se enardecieron como fuego de espinos;

Mas en el nombre de Jehová yo las destruiré.

13 Me empujaste con violencia para que cayese,

Pero me ayudó Jehová.

14 Mi fortaleza y mi cántico es JAH,

Y él me ha sido por salvación.

15 Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos;

La diestra de Jehová hace proezas.

16 La diestra de Jehová es sublime;

La diestra de Jehová hace valentías.

17 No moriré, sino que viviré,

Y contaré las obras de JAH.

18 Me castigó gravemente JAH,

Mas no me entregó a la muerte.

19 Abridme las puertas de la justicia;

Entraré por ellas, alabaré a JAH.

20 Esta es puerta de Jehová;

Por ella entrarán los justos.

21 Te alabaré porque me has oído,

Y me fuiste por salvación.

22 La piedra que desecharon los edificadores

Ha venido a ser cabeza del ángulo.

23 De parte de Jehová es esto,

Y es cosa maravillosa a nuestros ojos.

24 Este es el día que hizo Jehová;

Nos gozaremos y alegraremos en él.

25 Oh Jehová, sálvanos ahora, te ruego;

Te ruego, oh Jehová, que nos hagas prosperar ahora.

26 Bendito el que viene en el nombre de Jehová;

Desde la casa de Jehová os bendecimos.

27 Jehová es Dios, y nos ha dado luz;

Atad víctimas con cuerdas a los cuernos del altar.

28 Mi Dios eres tú, y te alabaré;

Dios mío, te exaltaré.

29 Alabad a Jehová, porque él es bueno;

Porque para siempre es su misericordia.

La Segunda Lectura: Colosenses 3:1-4 ¡Qué nuestro Señor resucitado siempre sea el enfoque de nuestra vida aquí en este mundo!

1Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo Jesús abolió la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 28:1-10 Jesucristo, temprano por la mañana en el domingo de la resurrección, apareció a unas mujeres, probando la victoria que había ganado sobre la muerte.

1Pasado el día de reposo,* al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. 5Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. 7E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. 8Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

HERMANOS GOZEMONOS EN LA PASCUA SELLO DE LA FIDELIDAD DE DIOS

57Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús. 58Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo. 59Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, 60y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue. 61Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro. Mateo 27:57-61. Así terminó el viernes donde nuestro Señor Jesucristo murió en la cruz. Mateo nos menciona unos creyentes que no abandonaron a Jesús en los momentos de su muerte, José de Arimatea, María Magdalena y la otra María (madre de Jacob) no se apartaron de su Señor y Maestro aún muerto. La fidelidad de estos creyentes únicamente fue producida por la obra del Espíritu Santo que esta conectada a la Palabra de Dios como lo explica el Salmista Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca. Salmo 89:1. La mayoría de los discípulos de Jesús estaban escondidos por miedo a las represalias de lo judíos y los romanos, porque creían que ellos iban a terminar matando a todos los que siguieron a JESÚS REY DE LOS JUDÍOS, pero siempre Dios en medio de las crisis mantiene una simiente para mantener vivo su mensaje. Esta simiente, son creyentes que Dios les usa en momentos claves de la vida del cristianismo para fortalecer a los hermanos que están débiles. Los apóstoles estaban débiles emocional y espiritualmente y Dios usó una visita que tenían estas dos mujeres en la tumba de Jesús para terminar de arreglar el cuerpo de su Señor y Maestro, puesto que no pudieron arreglar bien su cuerpo para la sepultura y es por esto que el evangelio de Marcos nos da información extra que nos ayuda a entender porque fueron a la tumba ese domingo, el primer día de la semana María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Marcos 16:1. Estas mujeres habían sido testigos de como la tumba fue sellada por una piedra grande, pero tal vez confiando que los guardias que estaban cuidando la tumba para evitar el robo del cuerpo de Jesús les ayudaran a mover esta piedra. Pero notemos lo que el mismo Mateo nos informa 66Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia. Mateo 27:66. No podemos perder de vista este versículo bíblico porque trae dos verdades importantes, sellaron la piedra de la tumba de Jesús y había guardias cuidando esta misma que nos sirven de evidencia de la Resurrección de Jesús.

Todos nosotros sabemos que es ir a un cementerio, muchas de estas visitas a estos lugares se hacen por tradición, otros lastimosamente lo hacen como paganismo para orar por los muertos y que ellos también sean mediadores ante Dios, y cada vez que visitamos una tumba vemos siempre lo mismo, la lápida tapando el féretro, esto nunca cambiara. Pero estas mujeres que estaban esperando encontrar la tumba sellada se encontraron con esta novedad: 2Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Muchos estarán pensando en estos momentos, ver para creer, pero nosotros por la fidelidad de la misericordia de Dios como lo escuchamos en el Salmo 89:1 producida por el Espíritu Santo creemos porque esto lo esta diciendo la Palabra de Dios que no miente. Envió un ángel desde el cielo, para remover la piedra, uso un terremoto para llamar la atención de estas mujeres y sus vestiduras blancas muestra como este ángel podía estar delante de Dios porque no tiene pecado. Pero más que ver este ser especial sentado sobre esta piedra escuchemos las Buenas Nuevas que tenía para estas mujeres 5No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. 7E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Mensaje de muerte y vida, ¿recuerdan el tema del día del viernes santo? Una paradoja tenemos aquí. Jesús murió crucificado, pero su tumba vacía da evidencia de que ha resucitado, la piedra que selló la tumba y los guardias que la estaban custodiando fueron testigos de la resurrección corporal de Jesús y esto es un mensaje claro para todos los creyentes que estamos celebrando el Domingo de Resurrección porque la Fidelidad de nuestro Dios en su Palabra es verdadera, Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. Salmo 16:10, esto se cumplió en la resurrección de Cristo. Vemos más en la fidelidad de nuestro Dios con el profeta Jonás que fue citado por nuestro Señor Jesucristo Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. Mateo 12:40. Es Evidente la Fidelidad de Dios con su mensaje de la Resurrección de Jesús tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento y esta misma es la que nos tiene aquí reunidos cantando alabanzas y Glorificando el nombre de Dios.

Pero este mensaje fiel de Dios es mensaje de juicio para el que no cree en las Escrituras. Los Soldados romanos son una evidencia de esto, vemos que contrario a las mujeres que recibieron este mensaje la Biblia nos dice de ellos 4Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. Esto sucedió por causa de su incredulidad, ellos, al igual que los incrédulos no pueden estar delante del mensaje de Dios porque solo escucharan juicio, terror, condenación y muerte eterna. Pablo nos explica el motivo por el cual estos soldados no soportaron ver lo que estaban viendo, Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1 Corintios 2:14. El hombre estando muerto espiritualmente no puede entender ni creer en la Fidelidad de Dios dada en su Palabra, pero lo más sorprendente es que nosotros como creyentes necesitamos reconocer nuestro pecado en contra del Tercer Mandamiento. Recordemos el mensaje del Ángel dado a estas mujeres, 7E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. La Palabra de Dios les mando a que fueran a Galilea no solamente en este pasaje, sino que el ángel estaba repitiendo las misma Palabras de Jesús que les dijo el jueves santo en el sermón que les predicó en el aposento alto 32Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.Mateo 26:32, pero ellos no creyeron en esta Palabra 11Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían. Lucas 24:11. Y esto muestra su pecado en contra del Tercer Mandamiento. Usted y yo no podemos quedarnos atrás, la Biblia nos dice en Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Y nosotros no dejamos que el Espíritu Santo trabaje en nosotros porque las cosas de este mundo nos quitan el tiempo y la oportunidad de disfrutar las bendiciones celestiales. Dedicamos mucho tiempo al ocio, a ganar dinero, a complacer nuestras necesidades físicas, a meternos en la vida de los demás solo por el deseo de chismear y todo esto nos lleva a pecar en contra del Tercer Mandamiento porque no obedecemos lo que Dios manda que hagamos movidos por el Espíritu Santo.

Pero el mensaje de este Domingo de Resurrección no se queda en la Fidelidad de Dios al mostrarnos nuestro pecado que nos recuerda la condenación del infierno que merecemos, la resurrección de Cristo nos trae perdón en contra de nuestro pecado hacia el Tercer Mandamiento, como también a sus apóstoles que no creyeron en la Palabra de Dios en ese momento. Esta Fidelidad también lo encontramos en las Palabras de Jesús resucitado 9he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán. El saludo de Jesús traducido ¡Salve! Tiene el significado de que tengan gozo y este gozo llevo a estas mujeres a no tener miedo y este mismo gozo y fortaleza nosotros lo sentimos hoy porque el poder del mundo sobre nosotros ya fue derrotado por el sufrimiento, la muerte y resurrección de Jesús. Jesús cumplió perfectamente el Tercer Mandamiento por amor a sus apóstoles y a nosotros, el evangelista Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Él no vivió para complacer el mundo, solo para obedecer a la Palabra de Dios perfectamente hasta llegar a la muerte y pagar por nuestros pecados y ahora por su muerte y resurrección tenemos la verdadera Paz con Dios y no con el mundo 17De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 2 Corintios 5:17-19

Estas mujeres no dudaron en llevar el mansaje de Salvación a los apóstoles, estas mujeres no dudaron en adorar a Jesús y nosotros no podemos quedarnos atrás porque ellas hicieron esto por el poder del Espíritu Santo al igual que nosotros tenemos el mismo mandato, estamos encargados del ministerio de la reconciliación y para hacer esto vamos a dedicar el tiempo suficiente a estudiar y meditar en la Palabra de Dios para convencer aquellos que no creen en la Fidelidad de Dios con su Palabra, para animar a los hermanos débiles cuando necesitan ser levantados espiritualmente por medio del poder de la Palabra de Dios, para consolar a las almas que están tristes por sus pecados y para anunciar a todas la naciones que Jesús resucitó para mostrar que tiene poder sobre el diablo, la muerte y el pecado y finalmente para que todos nosotros tengamos la misma sintonía de ir caminando juntos al cielo para estar juntos adorando al dador y autor de nuestra Salvación porque:

Del sepulcro tenebroso

El Señor se levantó

Y las trabas de la muerte

Poderoso destrozó.

No temáis, pues el maestro

Ha tornado hoy a vivir,

Vive no sólo Él, mas todos

Los que le hayan de seguir.

Como el grano de semilla

En la tierra debe entrar,

Nuestros cuerpos, igualmente,

En la tumba habrán de estar,

Esperando aquel gran día,

En las nubes la señal,

Cuando la final trompeta

Llame a todos por igual.

A los fieles Cristo llama

A su lado siempre a estar,

Y con Él por las edades

En los cielos a morar.

No temáis, que el buen maestro

A la vida retornó,

Vive no sólo Él, mas todos

Los que aquí su amor salvó. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

19-23 Los himnos para la Resurrección

98 ¡Muerte! ¿dónde está tu horror?

105 Acuérdate de Jesucristo

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

38 Jesús divino

69-77 Los himnos para la Pascua de Resurrección

78 De mil arpas y mil voces

82 A Cristo proclamad

335 ¡Cristo vive!

336 Del sepulcro tenebroso

337 Mi Jesús, mi Salvador

404 Hosanna al Hijo de David

 

 

 

 

[printfriendly]

2020-04-10 – El viernes santo

[printfriendly]

El viernes santo

(Negro)

Tema del día: Dios es justo. Dios es amor. Parece una paradoja ¿verdad? Dios en su justicia tiene que castigar el pecado, pero en su amor no quiere que nadie se pierda. En la cruz se encuentran ambas características de Dios, es decir, su amor y su justicia. En su justicia Dios castigó el pecado, pero castigó a sí mismo, a su Hijo Jesucristo, en vez de castigar a nosotros, mostrando su amor inmenso. La cruz es una proclamación fuerte de ley y evangelio, de pecado y de gracia.

La Colecta: Te suplicamos, bondadoso Dios, que mires con gracia y misericordia a nosotros tus hijos, por quienes nuestro Señor Jesucristo tuvo a bien ser traicionado y entregado en las manos de hombres pecadores y sufrir la muerte en la cruz; por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 52:13-53:12 Dios por medio del profeta Isaías describe en gran detalle unos setecientos años antes de Cristo, la agonía que Jesús iba a sufrir en la cruz. Isaías nos dice también el resultado de su sufrimiento y muerte inocente, “por su llaga fuimos nosotros curados.”

52

13He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. 14Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, 15así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.

53

1¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

4Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

10Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

El Salmo del Día: Salmo 22

1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

2 Dios mío, clamo de día, y no respondes;

Y de noche, y no hay para mí reposo.

3 Pero tú eres santo,

Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

4 En ti esperaron nuestros padres;

Esperaron, y tú los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados;

Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

6 Mas yo soy gusano, y no hombre;

Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7 Todos los que me ven me escarnecen;

Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:

8 Se encomendó a Jehová; líbrele él;

Sálvele, puesto que en él se complacía.

9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca;

Porque no hay quien ayude.

12 Me han rodeado muchos toros;

Fuertes toros de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí su boca

Como león rapaz y rugiente.

14 He sido derramado como aguas,

Y todos mis huesos se descoyuntaron;

Mi corazón fue como cera,

Derritiéndose en medio de mis entrañas.

15 Como un tiesto se secó mi vigor,

Y mi lengua se pegó a mi paladar,

Y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque perros me han rodeado;

Me ha cercado cuadrilla de malignos;

Horadaron mis manos y mis pies.

17 Contar puedo todos mis huesos;

Entre tanto, ellos me miran y me observan.

18 Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

19 Mas tú, Jehová, no te alejes;

Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.

20 Libra de la espada mi alma,

Del poder del perro mi vida.

21 Sálvame de la boca del león,

Y líbrame de los cuernos de los búfalos.

22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos;

En medio de la congregación te alabaré.

23 Los que teméis a Jehová, alabadle;

Glorificadle, descendencia toda de Jacob,

Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.

24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,

Ni de él escondió su rostro;

Sino que cuando clamó a él, le oyó.

25 De ti será mi alabanza en la gran congregación;

Mis votos pagaré delante de los que le temen.

26 Comerán los humildes, y serán saciados;

Alabarán a Jehová los que le buscan;

Vivirá vuestro corazón para siempre.

27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra,

Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

28 Porque de Jehová es el reino,

Y él regirá las naciones.

29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra;

Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo,

Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.

30 La posteridad le servirá;

Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.

31 Vendrán, y anunciarán su justicia;

A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

La Segunda Lectura: Hebreos 4:14-16; 5:7-9 El escritor a los hebreos se nos revela a Jesucristo como nuestro gran Sumo Sacerdote, el cual compartía en la humanidad, sufriendo las mismas tentaciones como nosotros sin pecar. Por su obediencia y muerte tenemos uno que a la vez entiende nuestra necesidad y que nos da el remedio.

4

14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

5

7Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen

El Versículo: Ciertamente él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.

El Evangelio: Juan 19:17-30 Jesucristo, el Rey de reyes, se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Aún sufriendo dolores físicos y la carga de los pecados del mundo, Cristo mostró su amor para con su madre María y cumplió con todas las profecías del Antiguo Testamento. Al morir, podía verdaderamente decir, “Consumado es.” La deuda del pecado fue cancelada. La salvación es un hecho para todos los que creen en Jesucristo.

17Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:

Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

Y así lo hicieron los soldados. 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

HOY VIERNES DE LA BENDICIÓN DE LA CRUZ

La falta del conocimiento de la ley y el evangelio en la actualidad ha llevado a muchos cristianos a desechar algunos simbolos cristianos, como la cruz, muchos dicen que no tienen una cruz o no la usan porque representa maldición. En cierto sentido tienen razón porque es muy claro lo que enseña Gátatas 3:13 porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, en esta oportunidad el Apóstol Pablo usa un versículo del Antiguo testamento de Deuteronomio 21:22-23 22Si alguno hubiere cometido algún crimen digno de muerte, y lo hiciereis morir, y lo colgareis en un madero, 23no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. Y la comparación que hizo el Apóstol en su carta a los Gálatas lo hizo para mostrar como Jesús se hizo maldito por cada uno de nosotros que merecemos la muerte eterna, el castigo en el infierno por culpa de nuestro pecado. La ley señala que todo el que comete un crimen será colgado en un madero, la Ley nos muestra que merecemos nosotros la maldición de Dios por no vivir de la manera que ÉL quiere que lo hagamos, perfectamente. Y el mundo hoy en día vive en un caos total guiado por el príncipe de este mundo que es Satanás, aumenta cada día los divorcios, los abortos, los asesinatos, los robos y los niños maltratados por sus padres y aún los padres son maltratados por sus hijos, la corrupción y la falta de amor entre los seres humanos cada vez es más evidente. Y nosotros estamos en este mundo en el cual muchas veces nos dejamos engañar del príncipe del mundo pecando en contra de los mandamientos de nuestro Dios. Pero el Evangelio nos enseña porque Jesús se hizo maldito por nosotros, porque Jesús sufrió el máximo castigo que una persona podría sufrir en ese tiempo y solo podemos encontrar una respuesta: El amor a cada uno de nosotros lo hizo ir a la Cruz y es por lo que en ella encontramos Bendición.

La sección de nuestro evangelio para este viernes Santo inicia con una escena muy conmovedora, el contexto bíblico nos dice todo el maltrato que Jesús sufrió a causa de los soldados romanos. Los latigazos, la humillación que sufrió y ahora lo vemos condenado a muerte y el amor de Jesús lo vemos en este versículo 17él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; vemos que otro en ese momento no cargó su cruz, Él mismo lo hizo porque sabia que estaba en juego la salvación de las almas. Él ir con ella hasta este lugar llamado Calavera y Gólgota demostró que públicamente iba a mostrar la Bendición que esa Cruz que Él cargaba en ese momento porque por medio de ella nos iba a Redimir; Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición. Gálatas 3:13. El recibió todo este castigo para comprarnos de nuevo, puesto que por el pecado que vive en nosotros pertenecíamos al Diablo y con su sangre preciosa derramada en la Cruz nos hizo de nuevo hijos de Dios. Este lugar público iba ser derrotado el maligno y destruido su poder sobre el creyente, es por esto que la Biblia nos enseña de esta humillación pública para el diablo y todos sus ángeles 15y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Colosenses 2:15.

Esta Redención que vemos en el monte Gólgota cuando 18y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. El evangelista Lucas nos enseña como en verdad fue derrotado el Diablo porque uno de estos dos que estaban crucificado con Jesús conoció de esa Redención y fue arrebatado de las manos del enemigo. Este hombre estaba viviendo el castigo por culpa de su pecado en la cruz y allí encontró mucho más que su castigo. Encontró Salvación 41Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; más éste ningún mal hizo. 42Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso. La Cruz es Bendición porque lleva a todo aquel que cree al paraíso, al cielo. Y este viaje no será en un tiempo después de la muerte, es inmediatamente después de morir nuestra alma irá al cielo, así como fue la de este hombre para estar adorando a Dios esperando la Resurrección de los muertos.

Pablo enseña en 1 Corintios 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden. Y esto sucede a todos aquellos que no creen en la Bendición de la Cruz, todos los que rechazan ser Redimidos por la Sangre de Jesús como los judíos que le rechazaron 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito. El motivo por el cual Pilato puso la inscripción sobre la cruz en tres idiomas como el hebreo, griego y latín Dios lo permitió como evidencia del juicio de todo aquel que rechaza a Jesús como Rey, Señor y Salvador. Los judíos que asesinaron a Jesús querían usar su propio mensaje excusando su pecado, pero no lo pudieron hacer y días después en uno de los sermones que predicó Pedro después de recibir el Espíritu Santo el día de Pentecostés les señaló su pecado 14Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15y matasteis al Autor de la vida Hechos 3:14-15 Y su propio rechazo les llevó al infierno así como todo aquel que no cree en la obra santa de Jesús, todo aquel que rechaza la Bendición dada en la Cruz es desechado eternamente.

La Bendición de la Cruz trae también la unidad de las Escrituras, es decir, como el Antiguo y Nuevo Testamento está unidos para hablar de Cristo y toda su obra de Redención 23Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:

Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

Y así lo hicieron los soldados. El Salmista predijo lo que iba a pasar a Jesús en la cruz y como Jesús cumplió todo lo dicho por David en el Salmo 22. Los soldados hicieron esto como burla para nuestro Señor, pero en realidad ellos estaban siendo usados por Dios para que se cumpliera las Escrituras y así todo el que cree en Jesús tenga la seguridad que Él si era el Mesías prometido desde el momento en que Adán y Eva pecaron y es el autor de nuestra nueva vida que ha sido dada en la Cruz de Cristo y es por esto que hoy confesamos que Jesús es nuestro Señor.

Pero esta Bendición de la Cruz tuvo el poder de congregar a cristianos y enseñar el propósito de reunirnos alrededor del mensaje de la Cruz. 25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena. 26Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. Estas mujeres y el apóstol Juan estaban reunidos alrededor del Evangelio, Jesús la noche anterior le había dicho a Pedro y Juan escribió esto de que ellos iban a entender todo después, y este era ese después. Ver al Señor y Maestro en la Cruz colgado como un maldito recibiendo el castigo de Dios por cada uno de nosotros son las Buenas Nuevas para cada uno de nosotros. Este mismo Evangelio es el que nos congrega hoy y cada domingo como iglesia cristiana, donde nuestro centro siempre es Cristo y su obra Redentora con su vida perfecta y su sufrimiento en la Cruz. Cada cristiano se reúne alrededor de la cruz de Cristo no para idolatrarla sino como una Señal de vida, perdón y Salvación. En la cruz fue derrotado el príncipe de este mundo y ya no tiene poder sobre nosotros porque el Espíritu Santo que habita en nosotros nos ha dado la Fe Salvífica en todo lo que sucedió en esa Cruz porque nuestros pecados fueron colgados en ese madero para ser Redimidos. Y es por lo que tomamos en serio con quien nos congregamos alrededor de la cruz, Jesús sabia que sus hermanos aún no creían en Él y por esto encomendó el cuidado de su madre a su discípulo amado como señal de compañerismo. Nosotros nos reunimos alrededor de la cruz con otros hermanos que tienen la misma fe que nos lleva al cielo, la fe en este Cristo que se sacrificó en la Cruz.

Nunca para nosotros como seres humanos es agradable ver a alguien morir, en nuestras mentes están las historias de nuestros familiares que los hemos visto agonizar y morir. Pero esta muerte que estamos presenciando por medio de la Palabra de Dios tiene un sentido diferente a la muerte de cualquier ser humano. Jesús estaba sintiendo el castigo eterno del infierno y es por lo que Juan usa un termino que es Bendición para nosotros alrededor de la Cruz 28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús sintió una sed verdadera, la sed que siente todo aquel que va al infierno eterno, el rico en el infierno estaba pidiendo una gota de agua para calmar el tormento que estaba viviendo y Jesús para que ninguno de nosotros sufriéramos esta sed eterna, tuvo esta sed como nuestro sustituto para librarnos de ella. Jesús nos dice más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. Juan 4:14. Y esta vida eterna fue ganada en lo que vivió nuestro Señor colgado en esa cruz 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. (Silencio)

Crucificado en un madero,

Manso Cordero,

Mueres por mí;

Por eso el alma.

Triste y llorosa,

Suspira ansiosa,

Señor por Ti. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

31 Manos cariñosas

33 Soy el camino

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

50 Hay una fuente sin igual

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

60 En la cruz mirad

62-68 Los himnos para el Viernes Santo

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

219 Roca de la eternidad

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

 

 

 

 

[printfriendly]

2020-04-09 – El jueves santo

[printfriendly]

El jueves santo

(Púrpura o blanco)

Tema del día: El jueves santo es la noche en que nuestro Señor Jesucristo fue entregado por nosotros para sufrir una muerte horrible en la cruz. En este día celebramos la institución de la Santa Cena y meditamos en la reconciliación que tenemos con Dios por medio del cuerpo y sangre de Cristo.

La Colecta: Oh Señor Jesucristo, puesto que nos has dejado en un sacramento maravilloso la memoria de tu Pasión: Concede, te suplicamos, que participemos de este sacramento de tu cuerpo y sangre de tal modo que los frutos de tu redención se manifiesten continuamente en nosotros; tú que vives y reinas con el Padre y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Éxodo 12:1-14 El Señor instruye a Moisés como hacer los preparativos para la pascua, el día en que Dios iba a salvar a su pueblo de las manos de los egipcios. Este rescate por medio de la sangre del cordero pascual prefigura la salvación que viene por medio de la sangre del cordero perfecto Jesucristo.

1Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. 9Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas. 10Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. 11Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová. 12Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. 13Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

14Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis.

El Salmo del Día: Salmo 116

1 Amo a Jehová, pues ha oído

Mi voz y mis súplicas;

2 Porque ha inclinado a mí su oído;

Por tanto, le invocaré en todos mis días.

3 Me rodearon ligaduras de muerte,

Me encontraron las angustias del Seol;

Angustia y dolor había yo hallado.

4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:

Oh Jehová, libra ahora mi alma.

5 Clemente es Jehová, y justo;

Sí, misericordioso es nuestro Dios.

6 Jehová guarda a los sencillos;

Estaba yo postrado, y me salvó.

7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,

Porque Jehová te ha hecho bien.

8 Pues tú has librado mi alma de la muerte,

Mis ojos de lágrimas,

Y mis pies de resbalar.

9 Andaré delante de Jehová

En la tierra de los vivientes.

10 Creí; por tanto hablé,

Estando afligido en gran manera.

11 Y dije en mi apresuramiento:

Todo hombre es mentiroso.

12 ¿Qué pagaré a Jehová

Por todos sus beneficios para conmigo?

13 Tomaré la copa de la salvación,

E invocaré el nombre de Jehová.

14 Ahora pagaré mis votos a Jehová

Delante de todo su pueblo.

15 Estimada es a los ojos de Jehová

La muerte de sus santos.

16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo,

Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;

Tú has roto mis prisiones.

17 Te ofreceré sacrificio de alabanza,

E invocaré el nombre de Jehová.

18 A Jehová pagaré ahora mis votos

Delante de todo su pueblo,

19 En los atrios de la casa de Jehová,

En medio de ti, oh Jerusalén.

Aleluya.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 11:23-28 San Pablo vuelve a instruir a los corintios en cuanto a la institución y significado del sacramento de la Santa Comunión. Les recuerda que Cristo ofrece su verdadero cuerpo y sangre en este sacramento y que todos los que reciben este sacramento proclaman al mundo la muerte de Cristo, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

27De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

El Versículo: Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que él venga.

El Evangelio: Juan 13:1-15,34 El apóstol Juan no incluye la institución de la Santa Cena en su evangelio, sino agrega más detalles a las hazañas de Jesucristo el jueves santo que no se encuentran en los otros evangelios. Mientras que Cristo lava los pies de sus discípulos, les enseña porque lo hace y les da un nuevo mandamiento: amar así como él los había amado.

1Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, 3sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. 6Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 7Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 8Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. 9Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 10Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

12Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

EL DON DEL SERVICIO OBRA DEL ESPÍRITU SANTO EN EL CREYENTE

Es muy común estar familiarizados con la palabra servicio, se usa frecuentemente en empresas de transporte, o empresas de comunicación y hasta en la política lo usan constantemente donde halla necesidad de trabajar con las personas. También escuchamos estas palabras con frecuencia en nuestras congregaciones, lo importante del servicio usando los dones de cada cristiano. Pero nos encontramos con este termino que es muy usado en este mundo pero pocos entienden su real significado y todo depende de quien es el motivador de este servicio porque puede ser el diablo o Dios.

El diablo es el servidor de sus hijos e igualmente los incrédulos que son sus hijos le sirven. También es el servidor de todo aquel que ama el pecado y es experto en complacer la carne con los deleites del mundo; el apóstol Juan en una de sus cartas nos enseña que es amar el mundo Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 1 Juan 2:16. Estas son las herramientas que usa el diablo para servir y para ser servido porque alimentar los deseos de la carne es su especialidad la cual lleva a que el hombre vaya en contra del prójimo con mentiras, robos, asesinato, adulterios, fornicación, codicia, haciendo todo esto se muestra que el servidor es el maligno ya que lo único que busca es que el ser humano tenga la vanagloria de esta vida y no la Gloria de la vida eterna.

La iglesia visible se ha dejado engañar en muchas oportunidades del maligno, así como hizo con el corazón de Judas, lo ganó para que tuviera la vanagloria de la vida y esto lo vemos en la iglesia de hoy en día que más que servir a las almas del Señor están dedicadas a pensar en la riqueza material y su fama en el mundo, hoy en día muchos creen que su iglesia es verdadera y la única que salva porque tienen una cabeza que es santa y llamada vicario de Cristo en el mundo o porque creen tener las obras de arte más hermosas de la humanidad. Otras iglesias visibles creen que por el hecho de tener su propio canal de televisión (que no es malo tenerlo) o porque tienen millones de fieles entonces es la iglesia que realmente representa la fe cristiana porque hacen milagros y ofrecen profecías para ayudar al hombre conocer su futuro, pero cuando se habla con los lideres de estas congregaciones simplemente es claro que la vanagloria de la vida es lo único que les interesa.

Todos nosotros tenemos claro que la iglesia cristiana no se identifica con una iglesia visible como tal porque cuando hablamos de la iglesia cristiana, así como lo mencionamos en nuestra confesión de fe, creo en la santa iglesia cristiana, en la comunión de los santos esta hablando de los verdaderos creyentes que hemos sido rescatados de las manos del maligno por el poder de la Palabra de Dios convenciéndonos de nuestro pecado y con el cual es servidor del diablo que feliz llevaba nuestras almas al castigo eterno en el infierno y todo este rescate lo hizo nuestro Señor Jesucristo quien llevó una vida sin pecado y esta semana que estamos meditando en su pasión y muerte es constatada nuestra fe que ÉL es nuestro Cordero Pascual y el Espíritu Santo que ahora vive en nosotros nos hace hijos de Dios que somos consolados con la riqueza de la Gracia de Dios al darnos la fe en Cristo Jesús. Creemos que la iglesia cristiana está en todo lugar donde se predica el Evangelio y se usan los sacramentos, muchos llaman a esto las marcas de la iglesia y finalmente creemos que la iglesia cristiana esta en este mundo al cual pertenecen muchas personas de distintas razas, idiomas, edades para servir y dar la Gloria al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Pero la iglesia cristiana tiene bien claro el mandato de Jesús en el evangelio para este Jueves Santo, 34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Y también identifica el origen de este amor en Jesucristo quién vino a este mundo mostrando el amor del Padre por la humanidad, puesto que Amó Dios al mundo que dio a su Unigénito Hijo Jesucristo para que todo aquel que en el crea no se pierda sino que tenga vida eterna, Juan 3:16. Jesús demostró el Amor del Padre destruyendo las obras del maligno en nuestro lugar, nunca busco la vanagloria del mundo porque vino a servir únicamente al Padre para que cada uno de nosotros seamos perdonados de amar las cosas y vanagloria de este mundo. 4se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Esto fue lo que Jesús hizo como nuestro sustituto, tomo el lugar de un esclavo que era tenido para hacer un oficio difícil y hasta desagradable porque todos sabemos y conocemos como son unos pies sucios y hasta con mal olor; pero a Jesús no le importó esto y como una muestra de su sacrificio y amor por la humanidad lavó los pies a sus discípulos. Pero este acto realizado por Él es una muestra del sacrificio que iba hacer por el mundo, 1sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. ¡Así es hermanos! La muestra de servicio más grande de nuestro Señor Jesucristo fue la de sufrir y morir para ser nuestro Cordero Pascual. Es por medio de la obra de Jesús que pertenecemos a la iglesia cristiana y aún más podemos ir al cielo porque nos rescató del pecado y la esclavitud que el diablo nos tenia y ahora por medio del Espíritu Santo no servimos para vanagloria del mundo sino para la Gloria de la vida eterna dada por el Dios Trino verdadero.

¡Cuidado! No podemos caer como iglesia en la actitud arrogante y despectiva de Pedro y la incredulidad de Judas después de saber que estamos en las manos de Jesús como nuestro Señor y Maestro puesto que así lo reconocieron los apóstoles en ese momento y el Espíritu Santo también nos lleva a confesarlo de esta misma manera. Recordemos lo importante de estar conectados con la Palabra de Dios y dejar que el Espíritu Santo obre por medio de ella en nosotros. Pedro en su terquedad como muchos cristianos hoy en día no entienden el lavamiento físico con el lavamiento espiritual que Jesús les estaba enseñando 6Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?; 8Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás; 9Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. Pedro se limitó a ver que Jesús estaba haciendo una acción hecha por un esclavo y no dejo que el Espíritu Santo le enseñara en ese momento cual era el significado de este gran acto de humildad de Jesús y por otro lado Judas que realmente representa a todos los que pertenecen a una iglesia visible pero no creen en Jesús como su Señor y Salvador ya que constantemente rechazan la gracia de Dios porque creen siempre lo importante de hacer o dejar de hacer obras para la salvación y esto sucede porque el diablo aún es su estorbo en esta vida y tanto Judas como estos que creen en la Salvación por obras Jesús dice de ellos 10vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. Pero esto donde se equivocó el terco Pedro y el incrédulo Judas es el fundamento de nuestra fe. Pedro al igual que nosotros estamos limpios, eso es lo que significó lavar los pies, Pedro no lo entendió en ese momento, pero Jesús sabía que él no era incrédulo como Judas y por eso le explicó 7Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. Cuando viera Pedro que Jesús colgado en una cruz estaba limpiando su pecado y Judas no tenia parte con Jesús por su incredulidad y es por lo que Jesús le dio un significado espiritual a este lavamiento de los pies de como horas más adelante iba a limpiar con su sangre preciosa todos nuestros pecados y los de toda la humanidad.

¿Hoy nosotros creemos en Cristo Jesús como nuestro Señor y Salvador? El Espíritu Santo nos lleva a confesar que Sí creemos, ¿tenemos la seguridad que pertenecemos a la iglesia cristiana? El mismo Espíritu Santo nos lleva a tener esta seguridad por nuestra fe en Jesús y este mismo Espíritu Santo nos lleva a que seamos unos creyentes de Servicio y el mismo Apóstol Juan nos enseña como seguimos el mandato de Jesús de amarnos unos a otros y 14Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. La manera de Servir en este mundo es muy clara para nosotros porque primero no lo hacemos para vanagloria del mismo, queremos ser considerados cristianos que oramos sin ser reconocidos públicamente, estudiamos las Escrituras sin mostrar que somos mejores que otros y que todo lo que hacemos es por amor y agradecimiento a nuestro Dios y dejando que el mismo Espíritu haga que en nosotros se cumpla lo que enseña 1 Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. y guardando los mandamientos como una guía en nuestras vidas sin practicar el pecado, servimos a Dios y al prójimo dejando que el Espíritu Santo use todos nuestros done para amarnos con el amor que todo lo puede, todo lo sufre y todo lo soporta. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

39 No podemos caminar

41 ¡Oh buen Jesús!

42 Una espiga

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

120-127 Los himnos para la Santa Comunión

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

255 Que mi vida entera esté

 

 

 

[printfriendly]

2020-04-05 – domingo de ramos

[printfriendly]

El sexto domingo de cuaresma

(El domingo de ramos)

(Púrpura)

Tema del día:  En la Semana Santa vemos a Cristo en los últimos pasos de su jornada hacia la cruz. Nos acordamos de su humillación ante los tribunales humanos, de los azotes que aguantó sin hablar, y de su sangre inocente que derramó por nuestros pecados. Pero en este primer día de la Semana Santa miremos a este hombre humilde por los ojos de la fe. Es nuestro Señor y Rey. Qué siempre cantemos con corazones agradecidos: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, que enviaste a tu Hijo, nuestro Salvador Jesucristo, a tomar sobre sí nuestra carne y a sufrir muerte en la cruz, mostrando al género humano el ejemplo de gran humildad: Concédenos por tu misericordia que imitemos el ejemplo de su paciencia y también seamos partícipes de su resurrección; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Filipenses 2:5-11 Al animarnos a imitar a Cristo con nuestras vidas, Pablo describe como Cristo se humilló a sí mismo para morir en una cruz y como también fue exaltado hasta lo sumo, donde recibe toda honra y gloria. Esta lectura describe la humillación y exaltación de Jesucristo. Vemos que Cristo es verdadero hombre y verdadero Dios, nuestro Salvador. Por lo tanto, a él sea toda honra y alabanza.

5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

El Salmo del Día: Salmo 24

Salmo de David.

1 De Jehová es la tierra y su plenitud;

El mundo, y los que en él habitan.

2 Porque él la fundó sobre los mares,

Y la afirmó sobre los ríos.

3 ¿Quién subirá al monte de Jehová?

¿Y quién estará en su lugar santo?

4 El limpio de manos y puro de corazón;

El que no ha elevado su alma a cosas vanas,

Ni jurado con engaño.

5 El recibirá bendición de Jehová,

Y justicia del Dios de salvación.

6 Tal es la generación de los que le buscan,

De los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob.

Selah

7 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,

Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria.

8 ¿Quién es este Rey de gloria?

Jehová el fuerte y valiente,

Jehová el poderoso en batalla.

9 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,

Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria.

10 ¿Quién es este Rey de gloria?

Jehová de los ejércitos,

El es el Rey de la gloria.

Selah

La Segunda Lectura: Mateo 21:1-11 Jesucristo entró en Jerusalén humildemente como predijo el profeta, pero este hombre humilde traía la victoria sobre la muerte y la paz para con Dios. ¡Hosanna en las alturas!

1Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús

envió dos discípulos, 2diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 4Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo:

5 Decid a la hija de Sion:

He aquí, tu Rey viene a ti,

Manso, y sentado sobre una asna,

Sobre un pollino, hijo de animal de carga.

6Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; 7y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 8Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste? 11Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea.

El Versículo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.

Texto Sermón: Zacarías 9:9-10 El profeta Zacarías predice que el Rey de Sión, o sea, el Mesías iba a entrar en su ciudad humildemente, pero también «justo y victorioso.» Cristo se distingue de cualquier otro rey porque él trae la verdadera paz entre Dios y los hombres.

9Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. 10Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.

AMADOS DE DIOS CON JÚBILO ADOREMOS A NUESTO REY

Cuando estamos estudiando el tiempo en el cual vivieron los profetas bíblicos encontramos muchas similitudes a nuestros tiempos. Esto muestra una verdad en cuanto al valor de la Palabra de Dios en todos los tiempos porque no cambia su propósito, no cambia la voluntad de Dios en todas las épocas. Zacarías es un profeta de los que llamamos del post-exilio, es decir después de que el pueblo de Israel estuvo por 70 años cautivo en Babilonia Dios había puesto el límite de ese cautiverio usando al rey Persa Ciro para que destruyera a Babilonia y permitiera que el pueblo de Dios regresara a Jerusalén. Todos entendemos que sucede cuando una casa se deja sola y se olvida, el tiempo muestra cómo se va destruyendo por si misma por la falta del cuidado de los dueños. Jerusalén ya no tenía el glorioso templo de Jerusalén y las casa donde vivían los judíos estaban también destruidas. Por este motivo tanto los profetas Hageo y Zacarias que fueron contemporáneos animaron al pueblo para reconstruir sus casas y el templo de Jerusalén. Pero en realidad los Israelitas tuvieron prioridades y ellos mezclados con los Samaritanos no vieron como prioridad construir de nuevo el templo. Esto muestra la decadencia espiritual de los Israelitas en ese momento que se dejaron confundir por los samaritanos, pero Dios en su amor envío a estos profetas para predicar la Ley y el Evangelio a su pueblo y así retomaran su vida espiritual.

Hoy no estamos hablando de la reconstrucción de un templo, pero si estamos en las mismas condiciones que los Israelitas en esos momentos, habían visto el poder de Dios al sacarlos de Babilonia y estar de nuevo en su tierra para empezar de nuevo y espiritualmente no estaban preparados. El cristiano de hoy en día fácilmente olvida su vida pasada, es decir, cuando vivía muerto espiritualmente siendo esclavo del maligno viviendo en valle de muerte. Y esto lo demuestra estando en su nueva vida, espiritual, con una cantidad de preguntas que tiene que ver con la soberanía de Dios. ¿habrá esperanza en el futuro? ¿Pueden los creyentes esperar que Dios intervenga a favor de una nación que le ha rechazado? ¿Deben estar ellos optimistas acerca de las cosas por venir? ¿O deben permitir que la situación presente los lleve al pesimismo? Y tenemos una respuesta a estas preguntas solamente guiado por nuestro orgullo pecaminoso que le gusta tener el control del futuro, le gusta vivir en la libertad del mañana pecando contra el primer mandamiento porque solo confía en sí mismo, confía en lo que el hombre pueda hacer por si mismo y nos llenamos de un pesimismo que nos lleva a adorar a otros dioses como la fama, el respeto, el egoísmo, la avaricia y así ser triunfantes en este mundo porque creemos que Dios está equivocado. Este es el trabajo de Satanás siempre nos convence que Dios no sabe lo que está haciendo y es por esto que pecamos en contra de toda la esencia de Dios contra el primer mandamiento.

El capitulo nueve de Zacarias esta hablando del juicio a las naciones paganas que estaban alrededor de Jerusalén, pero en medio de este juicio podemos ver como Dios dio las buenas nuevas para su pueblo y es donde toma un valor importante usar este texto de Zacarías en este Domingo de Ramos iniciando la Semana Santa. 9Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna. 10Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra. Estos versículos están llenos de un profundo significado para el creyente porque esta haciendo referencia a Cristo Jesús en dos acontecimientos importantes que cambio el mundo. El primero lo vemos en este domingo de Ramos como nuestro Señor Jesucristo entró a Jerusalén montado en un asno, en un pollino hijo de asna. Y el segundo es cuando venga por segunda vez para destruir todo este mundo pecaminoso y llevar todo su pueblo al cielo en cuerpo y alma. Hablando del primer punto, en cuanto a la entrada triunfante en Jerusalén San Mateo nos relata cómo se cumplió cada palabra de esta profecía con gran júbilo. Como todos los que estaban en Jerusalén gritaron ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! Mateo 21:9. Estos gritos de Júbilo para nosotros y todo creyente tiene un sentido confesional muy importante que no nos deja desmayar en estos tiempos, nos quita todo miedo que tengamos al futuro, nos fortalece en lo más profundo de nuestra fe porque nosotros también confesamos que estamos frente a nuestro Señor que es Hijo de David, es decir cien por ciento hombre como lo explicó Pablo en una de las lecturas para este día: 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; Filipenses 2:6-7. Y es Bendito porque es también Dios ya que igualmente Pablo no se equivoca al señalar que este mismo Jesús es soberano al decir en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor Filipenses 2:10-11. Estamos parados frente a la piedra de nuestra fe, la solidez de nuestra esperanza no depende de nosotros porque Dios mismo vino a vencer nuestros temores, nuestras angustias, nuestras preocupaciones sobre el futuro porque siendo hijos de Dios ahora por la fe en Jesucristo nos da la seguridad por medio del Espíritu Santo de nuestra eternidad en sus moradas por siempre.

Esta profecía como les dije también esta señalando la venida de nuestro Rey por segunda vez la cual necesitamos estar preparados para su llegada porque seremos testigos de la paz que vivimos hoy en día con nuestro Dios ya que cuando Jesús venga por segunda vez esta paz será universal. Ya no habrá carros de fuego ni arcos de batalla. Las tijeras de podar y las rejas del arado tomarán el lugar de las espadas y de las lanzas. Esa paz les llegará a los que estén del lado del Rey. La paz viene con la justicia. Cuando por fin se pueda ver sin lugar a duda que la causa es la justa, cuando los creyentes vean el cumplimiento de todos sus sueños y esperanzas, entonces habrá llegado la verdadera paz de la mente y del corazón.

Hoy estamos adorando a nuestro Dios, no con mantos y ramas tiradas en el camino como lo hicieron los habitantes de Jerusalén ese domingo de Ramos sino con Palabras que salen de nuestro Corazón movidos por la Fe Salvadora. Porque este Rey ha conquistado nuestro corazón pecaminoso. Este Rey nos ha ganado para su reino por su misericordia. Nuestro pecado en contra del primer mandamiento fue perdonado por el Padre por este Rey que es el mismo Dios sabe todas las cosas y esto lo demostró no solamente al conocer la profecía de Zacarias sino al enviar a dos se sus apóstoles a la aldea del frente para encontrar el asna y el pollino que el mismo Jesús sabia donde estaba y quien era su dueño. Es muy importante que nosotros creamos que Jesús es Dios porque es el único que pudo enfrentarse con el diablo para poder rescatarnos de nuestra idolatría y esto lo hizo humillándose para morir en la cruz Filipenses 2:8, ya que el Padre exigía la muerte como pago de nuestro pecado y este Rey murió por todos nosotros para ser perdonados por nuestro Padre. Pero también este Rey sé que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres, Filipenses 2:7 para cumplir el primer mandamiento por nosotros perfectamente solo confiando que su vida y futuro estaba en manos de Dios y es por lo que llego confiado a Jerusalén para terminar la obra que le fue encomendada y es por esto que en su vida encontramos perdón de nuestro pecado en contra del primer mandamiento. Esta verdad que acabamos de escuchar el Espíritu Santo nos hace adorarle hoy no solamente en nuestro culto diciendo que es el Rey de nuestras vidas con las palabras del Salmo 24: 7-10 Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. 8¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. 9Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria. 10 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, Él es el Rey de la gloria.

También adoramos a nuestro Rey y Señor con nuestras vidas, confiando que nuestro futuro, el día de mañana está en sus manos. ¿mañana tendremos el pan diario, el vestido y el techo? Este Rey nos responde por medio del Salmista Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Salmo 37:25. ¿Tenemos miedo de caer en el virus y estar en el hospital?, mira una vez más la respuesta de nuestro Rey Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28. ¿Tienes miedo de llegar a la muerte?, una vez más nuestro Rey nos responde 25Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; 26 Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; 27 Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí. Job 19:25-27. Y finalmente hoy adoremos a nuestro Dios esperando llegar a nuestro verdadero hogar donde estaremos por siempre adorándole así: 8todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5:8-10. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

27 Cristo es mi alegría

28 El profundo amor de Cristo

29 Fruto del amor divino

63-79 Himnos de Alabanza

107 El Señor es mi luz

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

2 Alzaos ¡oh puertas!

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

55 Jerusalén despierta

56 Cabalga majestuoso

57 Gloria sea a Cristo

78 De mil arpas y mil voces

80 Ved al Cristo, rey de gloria

82 A Cristo proclamad

404 ¡Hosanna al Hijo de David!

405 Jesús es mi Rey soberano

 

 

[printfriendly]

2020-03-29 – cuaresma 05

[printfriendly]

El quinto domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día:  Hoy, mientras que nos preparemos para la Semana Santa, meditemos en la muerte y la vida. Cristo, por medio de su evangelio en Palabra y Sacramentos, nos salva de la muerte espiritual y nos da vida nueva.

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, puesto que fue tu voluntad que tu Hijo llevara los sufrimientos de la cruz por nosotros, para así rescatarnos del poderío del adversario: Ayúdanos a recordar y dar gracias por la Pasión de nuestro Señor, a fin de que recibamos la remisión de los pecados y redención de la muerte eterna; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Ezequiel 37:1-14 En esta visión del profeta Ezequiel, el pueblo de Israel se presenta como huesos secos, muertos en sus pecados, pero según el mandato de Dios, Ezequiel predica la Palabra de Dios a ellos, y los huesos secos vuelven a vivir.

1La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. 2Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. 3Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. 4Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

7Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. 8Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. 9Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. 10Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

11Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. 12Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. 13Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. 14Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

El Salmo del Día: Salmo 116

1 Amo a Jehová, pues ha oído

Mi voz y mis súplicas;

2 Porque ha inclinado a mí su oído;

Por tanto, le invocaré en todos mis días.

3 Me rodearon ligaduras de muerte,

Me encontraron las angustias del Seol;

Angustia y dolor había yo hallado.

4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:

Oh Jehová, libra ahora mi alma.

5 Clemente es Jehová, y justo;

Sí, misericordioso es nuestro Dios.

6 Jehová guarda a los sencillos;

Estaba yo postrado, y me salvó.

7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,

Porque Jehová te ha hecho bien.

8 Pues tú has librado mi alma de la muerte,

Mis ojos de lágrimas,

Y mis pies de resbalar.

9 Andaré delante de Jehová

En la tierra de los vivientes.

10 Creí; por tanto hablé,

Estando afligido en gran manera.

11 Y dije en mi apresuramiento:

Todo hombre es mentiroso.

12 ¿Qué pagaré a Jehová

Por todos sus beneficios para conmigo?

13 Tomaré la copa de la salvación,

E invocaré el nombre de Jehová.

14 Ahora pagaré mis votos a Jehová

Delante de todo su pueblo.

15 Estimada es a los ojos de Jehová

La muerte de sus santos.

16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo,

Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;

Tú has roto mis prisiones.

17 Te ofreceré sacrificio de alabanza,

E invocaré el nombre de Jehová.

18 A Jehová pagaré ahora mis votos

Delante de todo su pueblo,

19 En los atrios de la casa de Jehová,

En medio de ti, oh Jerusalén.

Aleluya.

La Segunda Lectura: Juan 11:17-27,38-45 Muy poco antes de entrar en Jerusalén por la última vez, Cristo muestra su poder sobre la muerte al levantar a su amigo Lázaro de la muerte.

17Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. 18Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; 19y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. 20Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 21Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. 23Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. 24Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. 25Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? 27Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

38Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. 39Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. 40Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? 41Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 42Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. 43Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

45Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él.

El Versículo: Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos.

TEXTO SERMÓN: Romanos 8:11-19 San Pablo describe la relación intima que existe entre la vida de un creyente y la vida de Cristo. Nuestra nueva vida en Cristo trae bendición y responsabilidad, es decir, que Dios nos da la bendición de ser sus hijos y herederos del cielo, y entonces, tenemos la responsabilidad de comportarnos como es digno de hijos de Dios.

11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

12Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

18Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios

HERMANOS EN LA CUAREMA EL ESPIRITU NOS HACE EMBAJADORES DE JESÚS.

En otras oportunidades hemos hablado del tema de las obras, de cómo vive el cristiano que ha sido convencido e instruido por la Palabra de Dios para comportarse en este mundo motivado por el perdón de Dios. Encontramos un pasaje que no podemos olvidar porque siempre nos recuerda nuestra posición en este mundo como cristianos 2 Corintios 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo. En la política es muy usado no solamente este término, sino que hay personas que sirven a su país en otro lugar siendo embajador y con esto entendemos que es el representante de todo un país en el extranjero y en especial donde ha sido llamado para servir. Es un puesto que enorgullece a los que son llamados para esto y hasta es el sueño de muchos para servir a su país. En este tiempo de la Cuaresma el Espíritu Santo nos ha convencido y recordado del amor incondicional de nuestro Dios por cada uno de nosotros llevándonos a celebrar el paso de la muerte a la vida con la Semana Santa. La seguridad que hay un lugar en el cielo esperándonos eternamente, la tranquilidad que nuestras oraciones son escuchadas porque estamos bajo la sombra del mediador y Salvador Jesucristo y la seguridad que nuestra adoración tanto en nuestras vidas como en los cultos es aceptada por Dios nos puede llevar a una sola conclusión, en verdad somos embajadores de Dios en nuestras familias, en nuestros trabajos, cuando estamos frente a nuestro prójimo y no podemos dudar que ante el mundo muerto por el pecado somos la luz que Dios usa para llevar almas al cielo eterno usando la predicación de su Palabra.

Somos embajadores de Dios porque Él mismo venció nuestra carne como lo explica el versículo 1 de Romanos 8 que es el capítulo que estamos usando para la de meditación de hoy Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Miremos nuestras vidas en este momento, pensemos en lo que hemos vivido en esta semana y podemos ver como hemos incumplido la voluntad de Dios infringiendo sus mandamientos viviendo conforme a nuestra carne que nos lleva a la muerte. Nuestros pensamientos, palabras y obras nos han hecho pasar una vergüenza porque hemos ofendido con estos no solamente a nuestro Dios sino a nuestro prójimo porque No hay temor de Dios delante de nuestros ojos. Romanos 3:18. Esta falta de Temor a Dios es evidencia de nuestro pecado en contra del primer mandamiento porque tenemos que reconocer que cuando nos falta el temor de Dios es sencillamente porque le damos prioridad a nuestra carne poniéndola en primer lugar, satisfaciendo nuestros deseos y no la voluntad santa y perfecta de Dios y es por esto que en vez de ser embajadores de Dios en este mundo merecemos ser expulsados de su presencia por culpa de nuestro pecado y por la falta de nuestro temor a Él merecemos lo que nos dice Lucas 12:5 Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Las cartas de Pablo tienen un orden que él mismo conserva el cual consiste en su primera parte explicar la doctrina y en la segunda sección enseña la respuesta que Dios espera que el creyente haga movido por el amor y agradecimiento al perdón y vida eterna que se nos ha dado y estamos precisamente en la enseñanza dada por el mismo Espíritu Santo de como vamos a vivir agradeciendo a Dios por no enviarnos al infierno por la falta de nuestro temor a ÉL sino que nos perdonó por el mismo Jesús que no solamente es su Hijo enviado al mundo para Salvarnos sino que también es Dios mismo quien vino a este mundo a ser el embajador perfecto del Padre para hacernos a nosotros sus embajadores y esto lo logro como lo afirma Pablo por medio de Jesucristo En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana. NVI Romanos 8:3. Ninguno de nosotros podemos cumplir la ley tal como Dios lo exige y cada vez que nos paramos frente a los mandamientos lo único que vemos es nuestra carne pecaminosa, pero Jesús vino a librarnos de la acusación de la Ley anulando esta acusación porque Él tomo nuestra misma naturaleza y vivió como lo hacemos nosotros, pero con dos grandes diferencias. La primera nunca pecó porque llevó una vida perfecta y fue así como anuló la acusación de la ley hacia nosotros y la segunda se sacrificó por nuestro pecado y es por la obra de Jesús que el Padre condenó el pecado que vive en nosotros.

El Espíritu Santo nos ha convencido de los necesario que es creer en la obra de Jesús y ahora nos convence que habita dentro de nosotros y nos muestra como es nuestra vida de ser creyentes, embajadores de Dios en este mundo y lo primero que nos dice 11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Nuestra resurrección física es un hecho, nuestra muerte no es terminar, solo es llegar a nuestra verdadera casa si partimos de este mundo siendo sepultado nuestro cuerpo y el alma estará en el cielo esperando la resurrección de los muertos para que nosotros resucitemos y estemos en cuerpo y alma al lado de nuestro Dios. Que bendición estamos recibiendo hoy de parte de nuestro Dios, resucitaremos y nuestros cuerpos mortales serán cuerpos inmortales por la bendición que el Espíritu Santo vive dentro de nosotros manteniendo viva nuestra fe en Jesús.

El Espíritu Santo hace que cada uno de nosotros vivamos en este mundo como deudores, es decir, sabemos que no podemos pagar a Dios por su perdón y en agradecimiento dejaremos que el mismo Espíritu Santo haga morir el amor de nuestra carne en nosotros 12Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Todos nosotros sabemos que es ser hijos, hoy nosotros amamos a nuestros padres en agradecimiento por ser usados por Dios para cuidar de nosotros en este mundo y es por lo que nunca pensamos en hacer nada malo a ellos. y también sabemos que somos hijos de Dios y es por lo que no vivimos conforme a la carne, es decir, no vivimos practicando el pecado. No alimentamos nuestras debilidades. No dejamos que nuestros malos pensamientos arrepentidos se vuelvan acciones. Pedimos perdón por cada palabra de ofensa que sale de nuestra boca a nuestro prójimo y a Dios mismo. Pedimos perdón por cada acto que hacemos ofendiendo no solamente al hermano en la fe sino también a nuestro prójimo. ¡Esto es ser embajadores de Cristo hermanos en la fe! Porque somos guiados por el Espíritu de Dios.

El mismo amor hace que no veamos nuestra relación con Dios como siervo esclavo porque Él solo nos guía con su amor y la respuesta a este amor vemos sus mandamientos no como una carga para nuestras vidas sino como una guía para glorificarle y adorarle es por esto que Pablo nos enseña de esta relación con Él de esta manera 15Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. El mundo nos ve como marionetas, pero no nos importa lo que ellos piensan o como nos ven, muchos nos llaman fanáticos, otros dicen que estamos locos y hemos llegado a ser criticados por no hacer las cosas que hacíamos con ellos en el pasado. Pero ahora que somos embajadores de Dios en este mundo sabemos que podemos ir a Él en oración en cualquier momento clamando: ¡Padre! Y esto lo hacemos aún pidiendo por los incrédulos para que lleguen a la fe por medio del mismo poder del Espíritu Santo usando la Palabra, oramos por nuestros enemigos para que nuestro Padre tenga misericordia de ellos, oramos por los hermanos en la fe porque somos herederos al igual que ellos, no somos diferentes, estamos en igualdad de condiciones por los méritos de Cristo y es por esto que cuando estemos en el cielo seremos glorificados con nuestro Dios y por lo tanto hoy nosotros somos embajadores de Dios por ser herederos de Dios y coherederos con Cristo.

Por último, ser embajador de Cristo es llevar nuestras aflicciones con amor y paciencia, estamos sin empleo, tenemos una enfermedad que no se va a curar, tenemos problemas con un hijo desobediente, tenemos padres iracundos, tenemos problemas con nuestro matrimonio pues es el momento de que veamos que todo en este mundo tiene solución con dos palabras, perdón y amor. Y estas mismas no nos hacen esclavos de este mundo porque sabemos que todas estas cosas son temporales aún las riquezas materiales o la fama o el éxito que podamos tener porque nada en este mundo es comparado con lo que nos espera 18Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Somos embajadores de Dios por ser sus hijos, todo el mundo espera como actuamos nosotros y en verdad haremos la diferencia permitiendo solo que el Espíritu Santo nos haga llevar vidas que solo muestren el poder de Dios en cada uno de nosotros para Glorificarle y Adorarle. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

98 ¡Muerte! ¿dónde está tu horror?

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

55 Jerusalén, despierta

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

332 Dormir en Cristo

334 Morir sólo es resucitar

335 ¡Cristo vive!

337 Mi Jesús, mi Salvador

 

[printfriendly]

2020-03-22 – cuaresma 04

[printfriendly]

El cuarto domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día:  Nuestro Señor nos llama al arrepentimiento y por su muerte nos asegura que tenemos el perdón de los pecados y la salvación. Respondemos ante tal amor con vidas de servicio a él.

La Colecta: Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial: Tus misericordias son nuevas cada mañana, y pese a que no merecemos tu bondad de ninguna manera, tú provees abundantemente todas nuestras necesidades de alma y cuerpo: Concédenos, te rogamos, tu Espíritu Santo para que reconozcamos tu bondad misericordiosa para con nosotros, te damos gracias por todos tus beneficios y te sirvamos de buena voluntad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Oseas 5:15-6:3 Oseas el profeta anima a la gente, “Venid y volvamos a Jehovah,” porque Dios es misericordioso y quiere dar la vida eterna a todo aquel que en él cree.

15Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán.

6

1Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. 2Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. 3Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.

El Salmo del Día: Salmo 42

Al músico principal. Masquil de los hijos de Coré.

1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,

Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.

2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;

¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche,

Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

4 Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí;

De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios,

Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

6 Dios mío, mi alma está abatida en mí;

Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán,

Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar.

7 Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas;

Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

8 Pero de día mandará Jehová su misericordia,

Y de noche su cántico estará conmigo,

Y mi oración al Dios de mi vida.

9 Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?

¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

10 Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,

Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

11 ¿Por qué te abates, oh alma mía,

Y por qué te turbas dentro de mí?

Espera en Dios; porque aún he de alabarle,

Salvación mía y Dios mío.

La Segunda Lectura: Romanos 8:1-10 ¡Cuán bello es el evangelio! “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.” Cristo cumplió con la ley de Dios y ganó por nosotros la salvación. Por lo tanto, nosotros, motivados por este evangelio, responderemos llevando vidas de agradecimiento y servicio a nuestro Salvador.

1Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 2Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 3Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; 4para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 5Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.

El Versículo: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no se pierda, mas tenga vida eterna.

El Evangelio: Mateo 20:17-28 En esta lectura Cristo sigue en su camino hacia Jerusalén en donde va a morir por los pecados del mundo, pero los discípulos todavía no entienden completamente porque ha venido a este mundo, y entonces discutan entre sí cual es el más importante, pero Cristo nos anima a tener la misma actitud que él, que “no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate de muchos.”

17Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo: 18He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; 19y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará.

20Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. 21El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. 22Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. 23El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. 24Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos. 25Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. 26Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

JESÚS NOS LLAMA AL MINISTERIO DEL SERVICIO

Estoy viendo una serie en una de las plataformas virtuales donde cuenta una historia de un hombre que trabajaba para su gobierno, su cargo era sin importancia para muchos porque era el secretario de hacienda y vivienda. Este hombre a raíz de un cambio que tuvo su país paso de ser un simple funcionario olvidado a ser el presidente de la republica de su estado, esto llevo a cambios radicales en su vida porque ya tenía una cantidad de personas a su servicio, hasta su familia sufrió con su cambio puesto que también ya eran el centro de atención de todos los funcionarios que solo se les paga para que les sirvan. Nosotros no necesitamos ser presidentes de la república para querer vivir de esa manera porque por naturaleza nos gusta ser servidos, la actitud pecaminosa de la ambición en el servicio de la madre de los hijos de Zebedeo, Juan y Jacob, la conocemos muy bien porque hemos caído en ella por ignorancia o a propósito. Solo basta con ver nuestro comportamiento en un restaurante y tenemos la actitud de que porque estamos pagando tienen que servirnos a nosotros olvidando a los demás, realmente nuestra relación con el tema de ganar y merecer está muy relacionado con ver que las personas nos puedan servir siendo ambiciosos en el servicio.

Nuestra actitud pecaminosa de ver a Dios como un simple sirviente para su creación y ver al prójimo como alguien que tiene que servirme porque yo tengo una mejor posición económica o un puesto en el trabajo donde todos tienen que obedecerme muestra nuestra capacidad de pecar en contra del primer y cuarto mandamiento porque olvidamos principios bíblicos tan claros como el que nos enseña la Biblia en Efesios 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios. y la aplicación al primer mandamiento que nos dice en Mateo 4:10 Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. Cuando empezamos a pensar y a sentir que todo el mundo, incluido Dios tiene que servirnos solo llegamos a ser iguales no solamente a esta madre sino también a Juan y Jacobo que creyeron que podían hacer un mérito para que Dios les concediera la petición que había hecho su madre de ponerlos en el reino de Dios uno a la derecha y el otro a la izquierda y la respuesta a esta pregunta que Jesús les hizo 22No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. La respuesta de ellos muestra nuestra actitud de pensar a toda hora que todo lo merecemos, que todo lo hemos ganado. es necesario hacer un paro en el camino y reconocer que nadie tiene porque servirnos, ni aún Dios porque lo único que merecemos es estar eternamente castigados por no dar el fruto que nuestro Dios manda que demos cumpliéndose Mateo 3:10 todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.

Es increíble hasta donde alcanza la bondad y misericordia de Dios con cada uno de nosotros, la vemos plasmada en esta historia bíblica para este cuarto domingo del tiempo de cuaresma. La esposa de Zebedeo, sus hijos, los apóstoles que se enojaron al ser testigos de esta petición, usted y yo podemos ver como se cumplieron estas palabras de nuestro Señor Jesucristo que dijo: 28el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Tanto ellos como nosotros por no dar los frutos que nuestro Dios pide necesitamos ser rescatados del fuego eterno y castigador. Esto lo logró nuestro Padre de los cielos enviando a Jesús para Jerusalén, es por este motivo que es importante este pasaje para hoy porque nos ilustra como nos rescató y cuál era el propósito del viaje de Jesús 17Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo: 18He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; 19y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará. Jesús dio el fruto que nosotros no damos y lo dio ofreciendo su vida por nosotros, el Padre exige el castigo para todo árbol de mal fruto como lo somos nosotros y Jesús se ofreció como ese fruto perfecto por el cual nosotros recibimos el perdón de nuestros pecados del primer y cuarto mandamiento por la ambición por el servicio, con su muerte nos ganó para que el Padre en los cielos a través del sacrificio de Jesús nos rescatará de ir al infierno eterno.

Pero estas buenas noticias no paran aquí, la Biblia nos reafirma que Jesús fue un servidor por excelencia, su único propósito de estar dentro de nosotros en este mundo era cumplir la voluntad perfecta exigida por el Padre y por lo que vemos como no pecó buscando que le sirvieran y en esta respuesta vemos su vida perfecta 23 el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Jesús sabía que él era un servidor de su Padre, entendía lo necesario de no fallarle al Padre porque estaba en juego nuestra eternidad y es por esto que sirvió perfectamente para que nosotros no fuéramos echados en el infierno eterno sino rescatados para la promesa eterna del cielo, ese lugar donde no habita el pecado, la muerte ni el diablo porque estar al lado de Dios es vivir perfecta y eternamente a su lado.

Pero el poder de Dios no para aquí, es decir, no solamente nos da su perdón, sino que nos lleva a que disfrutemos de este perdón con los demás, con los hermanos en la fe, dentro de nuestras familias, en los trabajos y con quien podamos servirles, porque este es un llamamiento santo que viene desde el cielo, Dios nos llama a Servir. Lo primero es sirviéndole a Dios en agradecimiento por no permitir que seamos echados en el fuego eterno. Servimos a Dios con nuestro sufrimiento y persecución por ser su hijo, los apóstoles le sirvieron a Dios, no en ese momento pero en tiempo después se cumplieron las palabras que Jesús dijo: 23El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados, Jesús metafóricamente usa los términos vaso y bautismo para mostrar el sufrimiento por el cual iba a pasar en esos días, pero sus discípulos tiempo después también iban a sufrir lo mismo pero no para salvar al mundo sino a causa de esa salvación, ellos por ser creyentes en Jesús iban a pasar por el vaso y el bautismo de la persecución y la muerte a causa del evangelio, y muchos de ellos iban a sentir la soledad del servicio a Dios, porque el servicio a Dios trae en muchas oportunidades soledad de las personas a quienes les servimos como cristianos enseñándoles la Palabra de Dios y sobre todo cuando estamos ayudándoles espiritualmente para que no vayan al infierno llega la persecución, la insensatez y finalmente terminamos perseguidos por la predicación de la ley y el Evangelio ya que el amor al mundo va en dirección contraria del mensaje eterno del Evangelio y no nos importa llevar como cristianos un ministerio en soledad por amor a Dios porque el mismo Espíritu Santo nos lleva a adorarle y servirle sólo a él como una guía al primer mandamiento.

El Espíritu Santo nos lleva aplicar estas palabras de Jesús en el pasaje para hoy 25Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. 26Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; esta es una buena explicación de parte de nuestro Señor Jesucristo que nos enseña como sometértenos los unos a los otros, cuando entendemos la aplicación del cuarto mandamiento sabemos que servimos a los demás cuando entendemos que el someternos a otros es sencillamente servir, este servicio lo hacemos cuando entendemos que no hemos ganado nada, que como padres servimos a nuestros hijos no solamente dándoles el pan diario, el techo y el vestido sino cuando les enseñamos la prioridad más importante de sus vidas que es su relación con Dios, servimos como hijos cuando nos sometemos a nuestros padres, maestros y todos aquellos que nos guían en esta vida porque esto es agradable al Señor. También servimos a nuestro matrimonio cuando el hombre y la mujer tienen claro sus papeles dentro del mismo y así se sirven uno al otro. Servimos a nuestros trabajos cuando no lo hacemos para el hombre sino para Dios. Servimos a nuestra iglesia no para tener una posición admirable sino para servirnos unos a otros cuidándonos espiritualmente y servimos a nuestro prójimo cuando entendemos que hay una línea fina entre mis derechos y mis deberes y finalmente cuando sabemos que es la vida del cristiano solamente definida en una sola Palabra, Servir, Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

88 Sublime gracia

47 A nadie amaré como a Cristo

48 Busca primero el reino de Dios

49 Con el buen Jesús andemos

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

52 Hermanos cantad

53 Seguidme a mí, dice el Señor

54 Santo Espíritu llena mi vida

63 A Dios demos gloria

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

225 Por gracia sola yo soy salvo

226 No habré de gloriarme jamás

229 Tal como soy

253 A los pies de Jesucristo

254 ¡Firmes y adelante!

255 Que mi vida entera esté

257 Mirad y ved a nuestro Dios

[printfriendly]

2020-03-15 – cuaresma 03

[printfriendly]

El tercer domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día:  Nosotros somos hijos de luz, es decir, que Cristo la luz del mundo vino para llamarnos de las tinieblas del pecado a la luz de la salvación. Entonces, como dice San Pablo, “qué andemos como hijos de luz.”

La Colecta: Oh Dios, que ves que no hay en nosotros poder alguno: Guárdanos exterior e interiormente para que seamos defendidos de toda adversidad que pueda sobrevenir a nuestros cuerpos y de todos los malos pensamientos que puedan asaltar y dañar nuestras almas; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 42:14-21 Dios por medio de su profeta Isaías prometió que iba a enviar a su siervo el cual iba a guiar a los ciegos y cambiar las tinieblas en luz. Este siervo es Jesucristo la luz del mundo.

14Desde el siglo he callado, he guardado silencio, y me he detenido; daré voces como la que está de parto; asolaré y devoraré juntamente. 15Convertiré en soledad montes y collados, haré secar toda su hierba; los ríos tornaré en islas, y secaré los estanques. 16Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé. 17Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses.

18Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, 20que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? 21Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla.

El Salmo del Día: Salmo 143

Salmo de David.

1 Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos;

Respóndeme por tu verdad, por tu justicia.

2 Y no entres en juicio con tu siervo;

Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

3 Porque ha perseguido el enemigo mi alma;

Ha postrado en tierra mi vida;

Me ha hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.

4 Y mi espíritu se angustió dentro de mí;

Está desolado mi corazón.

5 Me acordé de los días antiguos;

Meditaba en todas tus obras;

Reflexionaba en las obras de tus manos.

6 Extendí mis manos a ti,

Mi alma a ti como la tierra sedienta.

Selah

7 Respóndeme pronto, oh Jehová, porque desmaya mi espíritu;

No escondas de mí tu rostro,

No venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura.

8 Hazme oír por la mañana tu misericordia,

Porque en ti he confiado;

Hazme saber el camino por donde ande,

Porque a ti he elevado mi alma.

9 Líbrame de mis enemigos, oh Jehová;

En ti me refugio.

10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;

Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

11 Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás;

Por tu justicia sacarás mi alma de angustia.

12 Y por tu misericordia disiparás a mis enemigos,

Y destruirás a todos los adversarios de mi alma,

Porque yo soy tu siervo.

La Segunda Lectura: Juan 9:1-7,13-17,34-39 En esta lectura Cristo sana al hombre ciego, pero este hombre recibe mucho más que la habilidad para ver con sus ojos físicos, porque Cristo también abre sus ojos espirituales. Lo triste es que los que rechazan a Cristo quedan ciegos espiritualmente y entonces también bajo condenación.

1Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. 2Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? 3Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. 4Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. 5Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. 6Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 7y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

13Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. 14Y era día de reposo* cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos. 15Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo. 16Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo.* Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos. 17Entonces volvieron a decirle al ciego: ¿Qué dices tú del que te abrió los ojos? Y él dijo: Que es profeta.

34Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron.

35Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? 36Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él? 37Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. 38Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró. 39Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.

El Versículo: Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo aquel que cree, tenga en él vida eterna.

TEXTO SERMÓN

Efesios 5:8-14 Pablo explica a los efesios como Dios en su gracia les llamó de las tinieblas del pecado e incredulidad a ser hijos de luz. Por lo tanto, les exhorta a vivir como es digno de hijos de la luz.

8Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9(porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10comprobando lo que es agradable al Señor. 11Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto. 13Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. 14Por lo cual dice:

Despiértate, tú que duermes,

Y levántate de los muertos,

Y te alumbrará Cristo.

HERMANOS CUARESMA ES TIEMPO DE BONDAD, JUSTICIA Y VERDAD

Hoy en día muchos de los cristianos pueden conocer la doctrina bíblica en toda su profundidad, es por este motivo que muchos teólogos escriben libros tratando de explicarla, es por la razón que vamos a seminarios donde recibimos capacitación de expertos en la doctrina bíblica y es por esto que hoy en día el hombre puede catalogar quien tiene más conocimiento que otros en la enseñanza bíblica. Pero realmente una cosa es tener un conocimiento y otra aplicar este conocimiento y es donde no solamente los doctores en doctrina fallan sino todo cristiano en general vivimos lo que Pablo nos escribe en esta carta a los Efesios 11Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto. Este versículo es un mandato de Dios a que no participemos en el pecado, aquí llamado obras infructuosas, es un termino que va en oposición a los frutos de la fe que Pablo menciona en esta porción de estudio para este tercer domingo de cuaresma como la bondad, justicia y verdad. Participar en las obras de las tinieblas creo que lo podemos hacer cada día, tenemos malos pensamientos frente a nuestro prójimo movidos por la envidia, la codicia y aún el orgullo. De nuestras bocas salen palabras de ofensas hacia nuestro prójimo, o palabras soeces hacia el otro y también aún hemos maldecido sin necesidad. Pero si esto lo hacemos en contra de nuestro prójimo que diremos ¿frente a Dios? la primera lectura para este día tomada del libro de Isaías 42:18-20 nos dice: 18Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, 20que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? El siervo del cual habla aquí Dios es su pueblo quien estaba ciego y sordo por su idolatría porque amaba más a los dioses paganos que al mismo Dios y cuando nosotros no mostramos amor al prójimo, no importando quien, también estamos ciegos y sordos frente a Dios porque Romanos 13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

Nuestro viejo hombre le gusta complacer más el pecado, se degusta en los pecados que cometen otros y es claro que por no cumplir la Ley demostrada en el amor al prójimo merecemos ser enemigos de Dios eternamente, apartados de su ciudadanía en el castigo eterno del fuego consumidor. Reconocemos que puede más nuestro egoísmo que la bondad, nuestra venganza que justicia y nuestra mentira que la verdad. Es el momento de reconocer que necesitamos ayuda porque no queremos estar eternamente castigados en el infierno consumidor. Y la solución la da el mismo Dios hacia nosotros ciegos y sordos espirituales por naturaleza 8Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor, estamos frente a un versículo que habla claro de nuestra conversión, el día que ya no pertenecíamos al diablo por la obra de Cristo quien vino a este mundo a vencer el egoísmo, la venganza y la mentira viviendo amando al prójimo perfectamente como lo enseña el evangelista Juan 13:1 Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Este amor perfecto de Jesús hacia los suyos el Padre en los cielos lo vio aceptable para perdonar nuestro pecado, en la vida de Jesús encontramos perdón por nuestro egoísmo, venganza y mentira ya que en su amor encontramos perdón en todos nuestros pecados. En el evangelio de Juan recibimos la información que él iba a pasar de este mundo al Padre y la única manera de hacerlo era venciendo al mismo autor de estas obras infructuosas producidas en nosotros, al diablo, y es por esto por lo que usamos este mismo evangelista para conocer como amó hasta el final 28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. Juan 19:28-30. Consumado es, son palabras de buenas nuevas para nosotros, Jesús mismo entregó su espíritu por amor no solamente a sus apóstoles sino a nosotros también que ahora estamos cerca a Dios y por lo que el Espíritu Santo nos llama: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. No sabemos si esto era parte de un himno o parte de una confesión de fe, pero lo que sí sabemos es lo apropiado de estas palabras para nosotros en este tiempo de cuaresma donde el Espíritu Santo nos esta llamando a despertar, es decir a dejarnos guiar por Él en nuestras vidas amando a Dios quien nos lleva a amar al prójimo practicando la Bondad, la Justicia y la verdad.

Recordemos que todo lo que sucede en nuestras vidas sale a la luz, bien sea un pecado no arrepentido o las obras producidas por el Espíritu Santo en nosotros. Pero es lo que nuestro Dios que venció la muerte quiere que nosotros mostremos que estamos vivos espiritualmente mostrando bondad al incrédulo enseñándole la Palabra de Dios para que también pueda despertar de su incredulidad y muerte espiritual, esta misma bondad Dios quiere que la mostremos en nuestros hogares amando incondicionalmente a nuestras parejas e hijos sirviéndoles y juntos adorando a nuestro Dios cada día, esta misma bondad la vamos a mostrar con nuestros hermanos en la fe no siendo piedra de tropiezo para ellos y ayudándoles a conservar en la fe y orando por ellos por sus necesidades materiales y espirituales que son las más importantes y esta bondad Dios quiere que la practiquemos aún con nuestros enemigos bendiciéndolos como la Palabra de Dios nos manda. También el Espíritu Santo produce en nosotros justicia, el hombre justo en términos humanos es aquel que por dejarse guiar por los mandamientos de Dios contribuye a la paz y el bienestar de sus semejantes, cuando somos cristianos justos pagamos nuestras deudas y somos respetuosos de todas nuestras autoridades y, cuando somos justos aprendemos a ver las cosas que pasan a nuestro alrededor con los ojos de Dios llenos de misericordia y amor.

Hermanos vivimos en la luz y esta misma nos trae la verdad, esta comienza con enseñar lo que realmente es el hombre, un miserable pecado digno de ser castigado en el infierno eterno, esta verdad es muy importante decirla porque nos prepara para otra verdad importantísima que es lo que Jesús vino a este mundo hacer por nosotros llevando una vida perfecta y sufriendo y muriendo por cada uno de nosotros. Esta verdad no solo la enseñamos en la doctrina bíblica, sino que también en nuestro diario vivir que las palabras que salgan de nuestras bocas sean sin engaño y sólo usemos nuestra boca para alabar a Dios y hablar bien de los demás.

Hermanos en este tiempo de Cuaresma el Espíritu Santo este activo en nuestras vidas llevándonos por los caminos de la bondad, la justicia y la verdad. Amén

Los Himnos:

El Sermón:

El Predicador: El Liturgista:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

88 Sublime gracia

107 El Señor es mi luz

54 Santo Espíritu llena mi vida

26-34 Los himnos del Redentor

38 Tu Palabra es mi cántico

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

110 ¡Luz brillante, dulce y pura!

116 Tu Palabra, ¡oh Padre santo!

166 Hijos del celeste rey

202 Oí la voz del Salvador

203 ¿Oyes como el evangelio?

245 Lejos de mi Padre Dios

 

[printfriendly]

2020-03-08 – cuaresma 02

[printfriendly]

El segundo domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día:  Somos justificados, es decir, declarados inocentes, por la sola gracia de Dios, por medio de la fe y no por las obras de la ley.

La Colecta: Oh Dios, cuya gloria consiste siempre en mostrar misericordia: Muestra tu gracia a todos aquellos que han errado de tu camino y obra en ellos corazones arrepentidos que se aferren a la verdad de tu Palabra; por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 12:1-8 Dios en su gracia llamó a Abraham y le prometió que en él todas las naciones de la tierra iban a ser bendecidos. Por medio de Jesucristo, un descendiente de Abraham, todas las naciones fueron bendecidos al ser justificados. Al escuchar lo que Dios le había dicho, Abraham fue con su familia a donde Dios le enseñó.

1Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5Tomó, pues, Abram a Saraí su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron.

6Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra. 7Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. 8Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová.

El Salmo del Día: Salmo 121

Cántico gradual.

1 Alzaré mis ojos a los montes;

¿De dónde vendrá mi socorro?

2 Mi socorro viene de Jehová,

Que hizo los cielos y la tierra.

3 No dará tu pie al resbaladero,

Ni se dormirá el que te guarda.

4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá

El que guarda a Israel.

5 Jehová es tu guardador;

Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

6 El sol no te fatigará de día,

Ni la luna de noche.

7 Jehová te guardará de todo mal;

El guardará tu alma.

8 Jehová guardará tu salida y tu entrada

Desde ahora y para siempre

La Segunda Lectura: Romanos 4:1-5,13-17 Pablo nos dice que Abraham fue justificado por medio de la fe y no por las obras de la ley, es decir, que aún Abraham, el padre de los judíos, no mereció la salvación, sino que la recibió como un regalo de Dios por medio de la fe.

1¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? 2Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 3Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. 4Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; 5mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

13Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. 14Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa. 15Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.

16Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros 17(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

El Versículo: Jesús se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

El Evangelio: Juan 4:5-26 Jesucristo ofrece a la mujer samaritana el agua de vida, una fuente que salte para la vida eterna.

5Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. 6Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.

7Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. 8Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. 9La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. 15La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.

16Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. 17Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; 18porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. 19Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta. 20Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. 21Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 22Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. 23Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. 25Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. 26Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

LA CUARESMA ES EL TIEMPO DE MEDITAR EN NUESTRA TIERRA PROMETIDA

Estamos acostumbrados a ver personas cuando llegan a la época de su vida que conocemos como la tercera edad, la niñez es considerada la primera edad, luego la edad adulta como la segunda y cuando una persona llega a los 60 años en mi país estamos acostumbrados a darles el adjetivo que estan en la tercera edad. Es una época en la cual la mayoría de las personas están disfrutando lo que han cosechado en toda su vida, es el tiempo de su pensión, el tiempo de disfrutar más de sus nietos pero también es el tiempo donde el pasatiempo son las citas médicas y visitas a los hospitales. Abram era un hombre que había vivido toda su vida en Ur que era una ciudad importante de Mesopotamia, tal vez estaba en la edad de estar recogiendo sus frutos de toda su vida, pero también sabemos por la historia bíblica que era un hombre casado pero sin hijos, entonces podemos suponer que Abram cuyo nombre significa padre exaltado tal vez estaba pensando en como pasar tranquilamente sus últimos días en Ur su ciudad natal. Pero lo que para el hombre puede ser tiempo de terminar para Dios puede ser el tiempo de empezar, eso es lo que pasó con nuestro padre exaltado, en su tercera edad apenas estaba empezando a vivir, apenas su vida estaba teniendo la emoción verdadera por un llamado que Dios le hizo a este creyente de dejar su ciudad e ir a una tierra que Dios le prometió Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Este es claramente un llamado al servicio, este es un llamado de parte de Dios para este hombre que no tenia descendencia para ser el padre de muchas naciones.

Pero lo que no se imaginaba Abram era la promesa que iba a escuchar, este hombre que no había tenido hijos porque su esposa era estéril ahora estaba escuchando el motivo por el cual Dios lo estaba llevando a otra nación 2Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Ahora podemos preguntarnos ¿Qué hizo Abram para que Dios le hiciera esta promesa? San Pablo nos da esta respuesta en la lectura del Nuevo Testamento para el día de hoy  1Entonces, ¿qué diremos en el caso de nuestro antepasado Abraham? En realidad, si Abraham hubiera sido justificado por las obras, habría tenido de qué jactarse, pero no delante de Dios. Pues ¿qué dice la Escritura? «Le creyó Abraham a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia.» Romanos 4:1-3. San Pablo nos escribe que no hizo nada, él no fue llamado por Dios como un premio por cumplir las obras de la Ley que no es otra cosa que cumplir los mandamientos. Sólo Dios escogió a este hombre creyente porque esa fue su voluntad. Y vemos que este hombre creyente obedeció a Dios 4Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5Tomó, pues, Abram a Saraí su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron. Él no dudo en hacer este viaje seguido por sus familiares cercanos y sus criados hasta llegar a Canaán que era una tierra llena de paganismo, pero con una característica única como lo enseña Deuteronomio 26:9 y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel. Era una tierra productiva, la cual cuando los 12 espías en los tiempos de Moisés entraron afirmaron que tan fructífera era esta misma como lo relata Números 13:27 Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella.

El camino a esta tierra no fue fácil y el tiempo que duró este viaje tampoco lo podemos establecer y Abram viajó al sur hacia el centro de Canaán, a la antigua ciudad de Siquem. Moisés dice específicamente que los cananeos habitaban el lugar. Al darse cuenta de ello, Abram comprendió que no sería capaz de posesionarse de la tierra; pues ya estaba ocupada. Antes de que sus descendientes pudieran establecerse en ella, tendrían que desalojar a sus habitantes, algo que Abram tendría que considerar seriamente. En primer lugar, Dios lo estaba instruyendo para creer lo que le dijo acerca de la tierra prometida. Y en segundo lugar Dios uso este evento para aparecerle en una visión en este lugar que estaba llenos de grandes arboles de encina para sellar su promesa al decirle A tu descendencia daré esta tierra. Y fue tanto la alegría de Abram de escuchar esta promesa que la historia bíblica para hoy nos dice que allí edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. 8Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová. Así es, Abram Glorificó el nombre de Dios por medio de un altar y por medio de un culto donde invocó el nombre del Creador y Salvador del mundo porque tenía la confianza que sí cumpliría su promesa de dar esta tierra llena de leche y miel a su descendencia.

Ahora te estarás preguntando ¿Dónde quedamos nosotros en esta historia? Necesitamos entender que cuando Dios le dijo a Abram que de él haría una nación grande, y serán benditas todas las familias de la tierra, estamos incluidos nosotros. Porque esta nación grande es el pueblo de Dios, sabemos que Abram es el abuelo de Jacob de quien vinieron las 12 tribus de Israel, que es el pueblo de Dios. Nosotros no somos de sangre israelita pero esta cuaresma podemos recordar como adquirimos nuestra ciudadanía dentro del pueblo de Dios para tener la promesa de la tierra prometida, que es un tipo del cielo. Hoy nosotros recordamos como fuimos llamados a tener nuestra ciudadanía en el cielo como esta en Filipenses 3:20 la cual adquirimos no por medio del cumplimiento de la ley porque estábamos engañados y pertenecíamos a la ciudadanía del infierno ya que estábamos acostumbrados a pensar que podíamos ser personas buenas, que, por el hecho de ayudar a pasar la calle a un anciano, de devolver la cartera que cayó con dinero a la persona que esta caminando al lado de uno, de visitar enfermos y presos, por ser padres con responsabilidad, trabajadores con exactitud, éramos salvos. Pero la Biblia nos responde una vez más 4Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda Romanos 4:4, así es, esas obras no nos servían de nada para con Dios, sólo el castigo eterno en el infierno era el lugar que nos esperaba por no tener la fe contada por Justicia puesto que Jesús es nuestra Justicia. Dios en su Justicia destituye al hombre pecador del reino de Dios por el hecho de ser deudor ya que el cumplimiento de las obras de la Ley cada vez tiene una exigencia de hacerlo perfectamente y esta Justicia de Dios fue dada a nosotros por Jesús porque Él por amor a cada uno de nosotros se sometió al castigo que la Justicia de Dios exige por el pecado 21Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 2 Corintios 5:21 y es por esto por lo que Jesús murió para que nosotros por medio de Él tuviéramos la misma promesa de Abram, llegar a nuestra tierra prometida, el cielo. Pero esta justicia no solamente la ganó Jesús con su sufrimiento y muerte, la Biblia también nos dice en Romanos 4:6-8 6Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, 7diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. 8Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado. Tener justicia sin obras consiste en estar bajo el abrigo de la vida perfecta de Jesús, quien no pecó, quien sí pudo cumplir toda la voluntad del Padre perfectamente para que nosotros hoy seamos llamados bienaventurados, porque nosotros vivimos cubiertos por los méritos de Cristo quien nos lleva a nuestra tierra prometida, ha este lugar donde la leche y miel fluye porque tendremos abundancia de Paz, Amor, Conocimiento perfecto y Perfección ya que Apocalipsis 21:4 nos enseña Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Hoy estamos parados como el Pueblo de Israel antes del Jordán confiando que después del rio estaba la tierra prometida, la muerte es lo único que nos separa en este momento para llegar a nuestra tierra prometida dada por la Justicia de Jesús. La mejor manera de mantener viva la esperanza de vivir eternamente en el cielo, nuestra tierra prometida, es dejando que el Espíritu Santo nos mantenga unidos adorando a Dios e invocando su nombre por medio del poder de las Escrituras y los sacramentos, la oración que nos ayuda en los momentos difíciles en este mundo cuando creemos por instantes que no llegaremos a nuestra morada celestial y el hablar a otros para que cada vez seamos más los que estemos juntos en este mismo lugar porque después del rio hay un lugar mejor para él, para ti y para mí. Amén

Los Himnos:

El Sermón:

El Predicador: El Liturgista:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

88 Sublime gracia

26 El buen Jesús es mi pastor

27 ¡Cristo es mi alegría!

28 El profundo amor de Cristo

30 Jesús es la roca

31 Manos cariñosas

32 Oh, Verbo humanado

33 Soy el camino

63 A Dios demos gloria

66 ¡Al Dios de Abraham, loor!

76 ¡Oh amor de Dios!

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

219 Roca de la eternidad

223 Confío yo en Cristo

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

 

 

[printfriendly]

2020-03-01 – cuaresma 01

[printfriendly]

El primer domingo de cuaresma

Tema del día:  Por el pecado del Adán y Eva, la muerte entró en el mundo, y ahora toda la humanidad por naturaleza está bajo la condenación. Pero por un solo hombre, Jesucristo, recibimos “la justicia de Dios” para nuestra salvación.

La Colecta: Oh todopoderoso y eterno Dios, te rogamos que nos dirijas, santifiques y gobiernes nuestras almas y corazones en los caminos de tus leyes y las obras de tus mandamientos, a fin de que mediante tu protección poderosa seamos defendidos en cuerpo y alma, ahora y siempre; por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 2:7-9,15-17;3:1-7 En el paraíso que Dios había creado por ellos, Adán y Eva escucharon al diablo y se rebelaron contra Dios. El pecado y la muerte entraron en el mundo por medio de esta rebelión, y ahora todos por causa de su pecado tienen la necesidad de un Salvador de su pecado.

7Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

8Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

15Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

1Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

El Salmo del Día: Salmo 130

Cántico gradual.

1 De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.

2 Señor, oye mi voz;

Estén atentos tus oídos

A la voz de mi súplica.

3 JAH, si mirares a los pecados,

¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse?

4 Pero en ti hay perdón,

Para que seas reverenciado.

5 Esperé yo a Jehová, esperó mi alma;

En su palabra he esperado.

6 Mi alma espera a Jehová

Más que los centinelas a la mañana,

Más que los vigilantes a la mañana.

7 Espere Israel a Jehová,

Porque en Jehová hay misericordia,

Y abundante redención con él;

8 Y él redimirá a Israel

De todos sus pecados.

La Segunda Lectura: Romanos 5:12-19 San Pablo hace una comparación entre Adán y Jesucristo. Así como el pecado y la muerte entraron en el mundo por un solo hombre: Adán, la justicia y la salvación vienen también por medio un hombre: Jesucristo.

12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 16Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 17Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

El Versículo: Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo

El Evangelio: Mateo 4:1-11 Aun tentado en la misma forma que Adán y Eva (y todos los seres humanos), Jesucristo nunca pecó, sino llevó una vida perfecta como nuestro substituto para ganar por nosotros la justicia.

1Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:

A sus ángeles mandará acerca de ti,

y,

En sus manos te sostendrán,

Para que no tropieces con tu pie en piedra.

7Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

AMADOS NUESTRO DIOS NOS LIBRA CONSTANTEMENTE DE LA TENTACIÓN

Estamos en tiempos donde existe tanta información pero a la vez abunda la desinformación, esto sucede por el hecho de que cada persona siempre quiere mostrar y dominar con su concepto que ha entendido y tal vez que él mismo a creado. Estamos en tiempos donde canalizar la misma información es muy difícil por el hecho de que en medio de toda la información existe muchas mentiras. Pero cuando hablamos como creyentes que estamos bajo una misma fe, porque la Biblia nos dice que es una Sola Fe, no tenemos motivo por los cuales confundir conceptos como la prueba y la tentación. Ambas son dos cosas muy diferentes, sus significados son muy distanciados pero cuando queremos manipular estos conceptos es donde manipulamos la Palabra de Dios y pecamos en contra del Tercer Mandamiento porque no le damos el trato que necesita las Escrituras, por naturaleza nosotros tendemos a manipular conceptos bíblicos, nuestros conceptos y esto es muy peligroso porque nos puede llevar a un resultado catastrófico ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, Marcos 9:43.

Siendo bien claros con el tema para este día estamos hablando de la Tentación y la Biblia nos enseña quien es el que provoca esta misma porque le da el nombre de TENTADOR Por su empeño en hacer caer a los creyentes en el pecado y el error. Mateo nos habla de este Tentador y hoy nosotros necesitamos entender que la tentación en si misma no es mala, esta se vuelve un problema cuando no dejamos que el Espíritu Santo nos haga huir de ella sino que se cumple lo que nos enseña Santiago 1:13-15 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Entendamos que la concupiscencia es el deseo y es lo que sucede con la tentación cuando en vez de dejar trabajar al Espíritu Santo mejor alimentamos ese deseo y es por este motivo que llegamos al pecado y hoy nuestro pasaje nos enseña como Jesús soportó todas estas Tentaciones por Amor a cada uno de nosotros, por esto es importante entender que Jesús fue obediente en todo momento y aquí vemos una evidencia de esto cuando Él se dejó llevar por el Espíritu Santo al desierto.

Estas Tentaciones por las cuales pasó Jesús son las mismas que nosotros nos vemos enfrentados cada día, somos tentados a amar las cosas materiales, cuando el Tentador le dijo a Jesús Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él sabía la necesidad física de Jesús en ese momento después de tener ese ayuno tan largo de 40 días y noches y en medio de esto le dijo a Jesús que supliera esa necesidad de hambre que tenía. El Tentador conoce cuales son cada una de nuestras necesidades físicas, falta de dinero, de salud, falta de un trabajo y nos lleva a que solo dependamos de ellas, hace de que amemos estas cosas llevándonos a dedicar mucho tiempo a conseguirlas o conservarlas, pero caemos en la trampa de solo concentrarnos en conseguir el bienestar material y físico en este mundo y olvidamos lo más importante, nuestra vida espiritual. Es por esto por lo que no tenemos tiempo para Dios porque estamos muy ocupados en el trabajo, consiguiendo dinero y tratando de mantener la mejor salud. Y es donde encontramos de la Gracia de nuestro Dios, nosotros caemos en esta trampa, pero Jesús a pesar de su necesidad física no cayó y vemos como su obediencia nos beneficia a cada uno de nosotros, ya que todo lo que Él hizo nos hace estar bajo el abrigo de Dios 4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La siguiente situación en nuestras vidas tiene que ver con ser tentados a cambiar el significado de la Palabra de Dios, El Tentador le dijo a Jesús. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Esto le funcionó con Adán y Eva que se dejaron cambiar el significado del mandato de Dios, Él les dijo que morirían si comían del fruto del bien y del mal, pero se dejaron cambiar el significado de estas palabras cuando el tentador les dijo que no morirían sino que serian igual a Dios y ellos al ser tentados alimentaron sus deseos y pecaron, lo mismo hacemos nosotros hoy en día cuando damos color a nuestro pecado justificándolo, diciendo que el aborto es una elección personal, la homosexualidad es una opción de vida, que el divorcio es para el bien de las personas, que necesitamos mostrar que somos mejores que otros para ganar el perdón. Todas estas cosas son ejemplos de como somos tentados en cambiar el significado de la Palabra de Dios. pero una vez más encontramos en Jesús perdón porque tampoco cayó en esta baja estrategia del Tentador por eso respondió 7Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

Por último, vemos como el Tentador nos ataca con algo que le atrae mucho a nuestro viejo hombre, el adorarnos y glorificarnos a nosotros mismos. Aquí juega un papel importante la vanidad, los medios de comunicación se han encargado de vendernos una información de que es hermoso o feo, que es riqueza y pobreza y también nos damos cuenta que por naturaleza queremos lograr nuestros éxitos a veces sin importar por encima de quien pasemos porque solo queremos tener un reconocimiento del mundo y es donde nos dejamos llevar por estas palabras que el Tentador usó para hacer caer a Jesús 8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Somos tentados a tener la gloria del mundo y vender nuestra alma al Diablo y finalmente perderemos todo eternamente. Pero Jesús nos rescató y venció esta Tentación por nosotros 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Jesús se enfrentó y venció todas estas tentaciones que vinieron del enemigo con el único objetivo de dañar nuestra salvación, pero no lo pudo lograr porque se enfrentó con el mismo Dios quien no solamente le venció en estas tentaciones, sino que soportó en toda su vida al Tentador hasta la Cruz y allí nuestro Señor Jesucristo le dio su estocada final como lo leemos en Colosenses 2:15 despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. En la Cruz finalmente Jesús pagó por todos nuestros pecados, por todas nuestras debilidades y es por esto que el Tentador ya no tiene dominio sobre nosotros porque somos hijos de Dios quien nos cuida de no caer en tentación y por este motivo que cuando Jesús dijo que el alimento verdadero del hombre es toda palabra que sale de Dios es donde el estudio de la Palabra y la oración es muy importante para nosotros porque así mantenemos alejados al tentador como lo dice Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Nuestra carne en este mundo nunca será fuerte, pero si mantenemos el alma velando con la Palabra de Dios y en oración mantendrá al enemigo alejado de nuestras vidas. También no podemos estar confiados y creer que podemos por nuestros propios medios alejar la tentación o al tentador, si nosotros tenemos ese pensar estamos en un peligro tentando a Dios y si lo hacemos es porque tal vez nuestro corazón ya no sea creyente o este endurecido como lo explica Hebreos 3:8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, los Israelitas cayeron en ese juego peligroso y es por esto que vemos en las historias bíblicas que muchos no solamente murieron en el desierto sino que también muchos de esos fueron al infierno por confiar en sí mismos y es por esto que nosotros pensemos no en alimentar nuestra carne sino hacer lo que Dios quiere que hagamos movidos por el Espíritu Santo quien nos hace vivir como lo leemos en 2 Pedro 2:9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; Así es, tengamos esta seguridad que solo viene de lo alto, Dios quiere que no le tentemos cambiando el significado de las Escrituras sino que dejemos que ellas mismas hablen por sí mismas y esto nos llevará a adorarle y Glorificar solo al Señor que no solamente nos envió a Jesús para ser nuestro Redentor con su vida y sacrificio en la cruz sino que nos libra de toda tentación y sobre todo la de abandonar la fe porque somos suyos y solo recibirán castigo los injustos que aún pertenecen al tentador. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

32 Oh, Verbo humanado

88 Sublime gracia

Culto Cristiano:

129 Castillo fuerte

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

202 Oí la voz del Salvador

207-217 Himnos de Arrepentimiento y Confesión

219 Roca de la eternidad

223 Confío yo en Cristo

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

 

 

[printfriendly]

12 mayo 2019 – Cuarto Domingo de Pascua