20150927 Pentecostes18

[printfriendly]

El decimoctavo domingo después de pentecostés (Verde)

27 septiembre 2015

Tema del día: Al creer en Jesucristo como nuestro Salvador, dejamos el orgullo pecaminoso para confiar en Dios y servirle en humildad. La fe humilde no busca su propia gloria, sino quiere dar toda la gloria a su Dios y Salvador, porque ese mismo Dios en su sola gracia nos da la gloria del cielo.

La Primera Lectura: Jeremías 11:18-­‐20 -­‐-­‐ El profeta Jeremías muestra la verdad que vimos la semana pasada: que al seguir a nuestro Dios, vamos a sufrir nuestras cruces. No obstante, Jeremías seguía predicando la Palabra de Dios confiando que Dios lo protegería. Tampoco buscó venganza, sino en humildad, dejó que Dios juzgara a sus enemigos en su justicia perfecta.

El Salmo del Día: Salmo 31

La Segunda Lectura: Santiago 3:13-­‐18 -­‐-­‐ El cristiano muestra su fe al llevar una vida de “sabia mansedumbre.” Envidia y celos provienen del egoísmo y no tienen lugar en la vida de un cristiano. Por amor a Dios, sirvamos a nuestro prójimo en humildad y estemos contentos con lo que Dios nos ha dado.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones. ¡Aleluya!

El Evangelio: Marcos 9:30-­‐37 -­‐-­‐ Aun después de tres años de andar con Cristo, los discípulos todavía no entendieron lo que significaba ser un discípulo de Cristo. Discutían entre sí quién de ellos era el mayor. Al ver el amor de Cristo, qué dejemos nuestro orgullo pecaminoso para poder servirle con humildad.
30 Habiendo salido de allí, caminaron por Galilea; y no quería que nadie lo supiese. 31 Porque enseñaba a sus discípulos, y les decía: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día. 32 Pero ellos no entendían esta palabra, y tenían miedo de preguntarle.
33 Y llegó a Capernaúm; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? 34 Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. 35 Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos. 36 Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo: 37  El que reciba en mi
nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.

HERMANOS DIOS NOS LLAMA AL SERVICIO LLAMADO POR EL AMOR
Recuerdo que una vez un amigo mio estaba muy enojado conmigo por el motivo de que su esposa había asistido a un culto en una iglesia y allí ella había diezmado todo lo que él le había dado para que comprara la comida de la quincena. Esta mujer quería ir a comprar su comida después del culto que la habían invitado y fue tanta su emoción de estar allí que pasarón muchas veces la ponchera de la limosna por medio de todos lo que estaban y ella terminó depositando todo el dínero que tenía y hasta los pasajes que tenía para devolverse a casa. Y cuando esta mujer salió de la iglesia vio al pastor salir de allí en su automóvil y con sus gafas negras ni siquiera saludo a aquellos que habían escuchado su mensaje. Volviendo a mi amigo, éste estaba enojado conmigo por yo ser pastor y me decía que nosotros buscamos solamente tener una buena posición económica, nos gusta sólo vivir de las necesidades de las personas. En cierto sentido mi amigo tenía razón porque muchos hoy en día desean ser pastores solamente por prestigió y para mejorar su situación económica, otros desean ser líderes en las iglesias para que las personas les rindan pleitecia y otros quieren mostrarse en la iglesia como la personas que más conocimiento tiene y por esto hay que rendirle pleitecia. Esto me dio oportunidad para abrir la Biblia a mi amigo y explicarle desde el punto de vista de la Biblia que significa ser creyente y que significa ser un ministro de Dios.

Empece contandole como lo hago con ustedes hoy que era un jueves en la tarde o tal vez ya estaba oscureciendo y estando celebrando la Pascua Jesús con sus discipulos después de enseñarles y comer la Pascua con ellos la Biblia nos enseña que Jesús tomo agua y se ató a si mismo una toalla y empezó a lavar los pies a sus discipulos. Todos se quedarón
sorprendidos porque su maestro, su líder estaba haciendo el oficio de un esclavo, al lavar los pies de los discipulos Jesús les estaba enseñando en que consistia ser creyente, en que consistía en ser el primero de todos y esto se resume solamente en una sola palabra. Servir. El prestigio que todos llevamos por dentro con nuestro viejo hombre hace que cada uno de nosotros seamos tomados muy en serio en todo lo que hacemos en nuestras vidas, queremos el reconocimiento de ser los mejores en nuestros trabajos, nos gusta recibir las menciones de honor entre los mejores estudiantes, nos gusta que seamos reconocidos dentro de la iglesia como las personas que más ayudamos, nos gusta que nos alimenten el ego para que podamos decir que somos mejores que otros. Somos al igual que los discipulos en este evangelio para el día de hoy 33Y llegó a Capernaúm; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? 34Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Los discípulos se sintieron privilegiados de andar con un rey porque Jesús hablaba mucho del Reino de los Cielos y ellos no habían entendido como era ese reino y por esto se imaginaban muchos parados en su palacio dando órdenes y teniendo muchos servidores. Dios desde el Antiguo Testamento había regulado como debería de ser el rey de los Israelitas 16Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino. 17Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia. 18Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; 19y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra; 20para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel. Deuteronomio 17:16-­‐20 y cuando estudiamos detenidamente toda la historia del Antiguo Testamento con los reyes de Israel nos damos cuenta que ellos olvidaron todo esto y pecaron contra Dios y su pueblo porque olvidaron que habían sido puestos para servir y no para que les sirvieran. Reconozcamos nuestro pecado delante de Dios, nos gusta ser los primeros para que nos sirvan y esto es un pecado en contra de su palabra que nos enseña y manda 35Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.

Primero necesitamos reconocer que Jesús fue un servidor perfecto como nuestro sustituto y esto lo hizo al mencionar en el versículo 31 como nos sirvió no solamente a nosotros sino a toda la humanidad El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día. Jesús siendo Dios mismo no le importó quien era y fue a la cruz como ese acto de servicio a toda la humanidad, él fue entregado en manos de sus enemigos como un acto de servicio para cada uno de nosotros, mostró su servicio perfecto al morir por cada uno de nosotros en la cruz y por esto como
nuestro Salvador nos dio el perdón de este pecado y cada pecado que hemos cometido y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Efesios 2:8.

Sí mantenemos en nuestras mentes y corazones el servicio hecho por Jesús por cada uno de nosotros, entonces en amor a nuestro Dios vamos a hacer lo que nos enseña Pablo en Gálatas Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Gálatas 5:13. Veamos que el amor es quien nos va a motivarnos a no ser los primeros sino que seamos los últimos y no importando cual sea nuestra posición en el trabajo, en la iglesia o donde estemos, el amor hará que sirvamos unos a otros de distintas maneras:

Hoy en día muchos no les prestan atención a los niños, ellos necesitan de nuestro servicio al enseñarles la Palabra de Dios y por esto 36 tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo: 37El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió. Con esto Jesús nos está enseñando que recibir a un niño en el nombre de Jesús quiere decir más que darle mucho cuidado físico tierno. Involucra también el cuidado espiritual, ocuparse en el bienestar eterno del niño y así somos los últimos.

Servimos a nuestro Dios enseñando la Palabra de Dios a otros, no importando lo que suframos a causa del evangelio así como le sucedió a Jeremías Y yo era como cordero inocente que llevan a degollar, pues no entendía que maquinaban designios contra mí, diciendo: Destruyamos el árbol con su fruto, y cortémoslo de la tierra de los vivientes, para que no haya más memoria de su nombre. Jeremías 11:19 Esto nos recuerda que Jeremías ni se imaginaba la ira que embargaba a la gente de su ciudad; tal vez ni siquiera era capaz de entender ni de enfrentar esa ira. O quizá todavía guardaba en su corazón ciertas esperanzas contra toda esperanza, de que las cosas mejoraran en Judá. En realidad, todavía quería creer que el pueblo de Judá iba a escuchar el mensaje que el Señor les enviaba mediante su profeta, y que iban a cambiar para bien. Y como era un hombre totalmente dedicado a la obra del Señor y porque confiaba en el Señor de todo corazón, Jeremías estaba convencido de que el pueblo compartía también esa fe. Pero este incidente echó por tierra sus ilusiones y le demostró cuán poco había tocado el corazón de ellos la gran reforma que llevó a cabo el rey Josías. La gente simplemente no había cambiado, y no quería cambiar su forma de ser. Con ese incidente Jeremías se dio cuenta de la inmensa dificultad que le esperaba en su ministerio como profeta de Dios.

Vamos a servir con nuestras ofrendas porque por medio de ellas se puede llegar a más personas, si tenemos nuestra actitud indicada frente al dinero sabemos que es un regalos de Dios y que nosotros solo somos administradores de su dinero y por esto damos nuestras
ofrendas teniendo en cuenta el consejo de San Pablo a los corintios 2Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado 1 Corintios 16:2 Mostremos nuestro servicio a Dios orando por todos, es una bendición nosotros tenemos el regalo que nuestro Dios nos escucha por medio de Jesucristo y por esto vamos a servir a todos igualmente siguiendo el consejo de Pablo 1Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres. 1 Timoteo 2:1. Dios también preserva el mundo por medio de nuestra oración porque oramos para que llegue la Palabra de Dios a todos los que aún no la han escuchado y por medio de ella lleguen al arrepentimiento y a confesar a Jesús como su Salvador.

Finalmente mostramos el servicio a Dios amándonos unos a otros y esto lo demostramos al ser misericordiosos, perdonándonos y ayudándonos entre nosotros en las cosas que necesitemos material y espiritualmente y si nuestra vida es de servicio Dios nos verá siempre como los primeros.

Amén.

[printfriendly]

Comentarios

Comentarios