2020-06-07

[printfriendly]

El primer domingo después de pentecostés

(El domingo de la santísima Trinidad)

(Blanco)

Tema del día:  La Biblia enseña claramente que hay un solo Dios, pero que este Dios es tres personas distintas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu los cuales todos son Dios completamente. En el misterio de la Trinidad, Dios se revela como nuestro Creador, Redentor, y Santificador.

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, que has dado gracia a tus siervos para confesar la verdadera fe, ensalzar la gloria de la eterna Trinidad y en el poder de la majestad divina adorar a la Unidad: Te suplicamos que nos conserves en esta fe y nos defiendas siempre en toda adversidad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 1:1-2:3 Con su palabra poderosa Dios creó en seis días normales todo lo que en el mundo hay. Al ver su santa creación dijo que era buena, es decir, completamente perfecta. Por lo tanto, el día séptimo Dios descansó de su obra creadora. Aunque por lo general la creación se atribuye a Dios el Padre, sabemos que «el Verbo» (Juan 1:3) y «el Espíritu de Dios» (Génesis 1:2) también participaron en ella. También vemos aún en el primer capítulo de la Biblia que Dios se revela a sí mismo como un Dios trino al decir, «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza.»

1En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

3Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. 4Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 5Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

6Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 7E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

9Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 10Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 11Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

14Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 20Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 21Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 22Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. 23Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

24Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

29Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 30Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 31Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

2

1Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 2Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

El Salmo del Día: Salmo 150

Aleluya.

1 Alabad a Dios en su santuario;

Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

2 Alabadle por sus proezas;

Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

3 Alabadle a son de bocina;

Alabadle con salterio y arpa.

4 Alabadle con pandero y danza;

Alabadle con cuerdas y flautas.

5 Alabadle con címbalos resonantes;

Alabadle con címbalos de júbilo.

6 Todo lo que respira alabe a JAH.

Aleluya.

La Segunda Lectura: 2 Corintios 13:11-14 San Pablo termina su carta a los corintios exhortándolos a vivir en harmonía los unos con los otros en la unidad de la fe. Este compañerismo que existe entre cristianos solamente es posible por medio de Dios Padre que nos amó tanto que envió a su Hijo Jesucristo para redimirnos y por su Espíritu Santo el cual nos une en la única fe verdadera.

11Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. 12Saludaos unos a otros con ósculo santo. 13Todos los santos os saludan. 14La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria. ¡Aleluya!

El Evangelio: Mateo 28:16-20 Antes de ascender al cielo, Jesucristo manda a todos los que creemos en él que vayamos a proclamar las buenas nuevas de la salvación. Nosotros podemos proclamar este mensaje sin temor, porque el Dios Trino nos da los medios poderosos para hacerlo (Palabra y Sacramentos) y nos promete que estará con nosotros todos los días de nuestra vida.

16Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

ADOREMOS AL DIOS TRINO ACTOR DE NUESTRA SALVACIÓN

Después del domingo de Pentecostés la iglesia cristiana se reúne a meditar sobre la obra del Dios Trino. Aunque todo cristiano antes de orar, antes de estudiar la Palabra se encomienda a Él invocando su nombre, aunque cada oportunidad que nos reunimos como cristianos estamos reunidos en su nombre la iglesia cristiana dedica este domingo para unirse al cantico del Salmo 150 para alabar al Padre, Hijo y Espíritu Santo dando la Gloria por ser el creador, el proveedor y lo más importante nuestro Salvador.

Si estudiamos detenidamente la Biblia tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento nos encontramos con una sola verdad que la podemos llamar como la confesión de fe del pueblo de Dios que señala muy bien Moisés al decir en Deuteronomio 6:4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Este uno es, que dice la misma Palabra de Dios ha sido la piedra de tropiezo de muchos que interpretan la Biblia sin fe usando la razón. Es por este motivo que han nacido sectas que todos conocemos que dicen que Dios es uno solo y es por lo que todo el que cree en la Trinidad es un pagano por el hecho de adorar tres dioses. La fe vence la razón, por medio del Espíritu Santo quien cumple su trabajo como lo enseño nuestro Señor Jesucristo en Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. Nos ha enseñado que no estamos equivocados en creer que este uno es la Trinidad en tres personas diferentes. El mismo Moisés que escribió por inspiración divina el pasaje que escuchamos de Deuteronomio nos explica que este Dios Trino estuvo presente en la creación. 1En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Aquí hace referencia al Padre 2Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. En este versículo está haciendo referencia al Espíritu Santo y en el versículo 3Y dijo Dios encontramos en el término dijo que es la Palabra de Dios al Hijo por quien todas las cosas fueron hechas. Si ampliamos este estudio no necesitaríamos de un solo sermón para apoyarnos bíblicamente de esta verdad, necesitaríamos de muchas horas de estudio para reforzar este conocimiento. Pero Moisés en el mismo relato de la creación concluye con la creación del hombre al escribir 26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Notemos que Moises no dijo hizo o hice, escribió en plural hagamos esto nos señala a la Trinidad, tres personas distintas un solo Dios verdadero.

Negar la Trinidad es negar la Salvación porque si al Espíritu Santo se le llama fuerza, no puede dar la fe usando los medios de gracia puesto que no es Dios, el Hijo no podría Salvarnos al ser un maestro o profeta porque no tendría su naturaleza divina para poder vencer al Diablo al no pecar y cumplir la voluntad del Padre perfectamente y el Padre no podría cumplir la promesa de Salvarnos porque prometer la venida del Mesías y la obra del Espíritu Santo seria una mentira puesto que el Espíritu Santo y el Hijo no son Dios entonces el Padre simplemente miente. Negar la Trinidad nos lleva a la condenación eterna porque no estamos reunidos alrededor del Dios verdadero sino alrededor de un ídolo que significa que es una imagen o un reflejo sin realidad. Pertenecer a una organización religiosa que dice ser unitaria es una organización que lleva almas al infierno. Y si nosotros vemos la Doctrina Bíblica de la Trinidad no usando la fe sino la Razón estamos en peligro espiritual en este momento porque al negar al Dios Trino se niega la obra de su Salvación. El querer usar ejemplos movidos por la razón para dar a explicar la Trinidad como el huevo que tiene tres partes, como los estados del agua o decir que el hombre tiene tres partes: alma, espíritu y cuerpo para explicar la Trinidad todo esto es falsa doctrina que nos lleva a perder nuestra alma.

Hoy Domingo de la Trinidad estamos aquí reunidos adorando a nuestro Dios al decir que creemos en Dios Padre que creo los cielos y la Tierra. Creemos en Jesucristo es nuestro Señor quien realmente vino a este mundo a rescatarnos a nosotros ovejas perdidas por nuestro pecado. El Evangelista Mateo en el pasaje para este día nos afirma esta verdad, es necesario creer en Jesús que es cien por ciento hombre y cien por ciento Dios que ahora esta en su estado de exaltación frente a sus discípulos en Galilea por un mandato que él les había dado el jueves santo en su sermón de despedida como lo vemos en este mismo evangelio 32Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. Mateo 26:32. La Biblia nos presenta que después de la resurrección de Jesús y antes de subir a los cielos estuvo 40 días apareciéndose a sus discípulos y es por lo que Mateo nos muestra que ellos tenían pendiente este encuentro con su Señor resucitado. Es por este Motivo que en el versículo 17 leemos Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Estamos frente a una verdad absoluta, los once discípulos que cumplieron esta cita no se inclinaron frente a un ídolo, una imagen que no existe. Adoraron a Dios mismo, ellos mismos estaban dudosos si era Jesús por el mismo motivo que les exprese anteriormente, Jesús resucitado aparecía y desaparecía. No podemos decir que ellos pecaron porque en medio de su duda adoraron a Jesús.

He aquí la verdad de nuestra vida espiritual, Jesús es Dios. 18Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. En este versículo vemos la unidad del Dios Trino al Jesús decir que le fue dada toda potestad, es decir que tiene poder sobre todo lo creado, aún sobre los ángeles creados. Y esto es importante no solamente entenderlo sino también creerlo porque la Biblia nos muestra un atributo divino que Jesús al ser poderoso sobre todo y ahora que estamos convencidos de su Poder nos manda 19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Somos perdonados de nuestro pecado en contra del segundo mandamiento al pecar contra el nombre de Dios al querer razonar la Trinidad por Jesús quien como nuestro sustituto enseño perfectamente la Trinidad al bautizar en el nombre del Dios Trino. Jesús al igual que Moisés al usar el termino hagamos, es más específico al mostrar porque Moisés uso el plural hagamos, el Padre, El Hijo y el Espírito Santo. Pero también vemos expresado el deseo de Dios al querer salvar a todo el mundo dando la fe en Jesús y esto se hace por medio del Bautismo, este termino que significa lavar con agua unido a la Palabra, al nombre de Dios hace que una persona sea un discípulo de Jesús. Pero la Biblia nos amplia la bendición de este medio de gracia al enseñarnos que nos hace hijos de Dios y nos da perdón de pecados 26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Gálatas 3:26-27.

Pero también Jesús nos da el otro medio de hacer las personas creyentes al decir 20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Este mandato esta unido al versículo famoso de Pablo de Romanos 10:17 La fe es por el oír y el oír por la Palabra de Dios y si unimos este versículo a la misión que Jesús dijo del Espíritu Santo que Él nos enseñará todas las cosas, entonces la única conclusión que podemos tener en este momento es que enseñando la Palabra de Dios, la Ley y el Evangelio es la manera de que otras personas al igual que nosotros somos salvos porque en la Palabra de Dios que nos muestra como el pecado nos aparta de Dios y la solución a esto mismo Isaías 53:6 nos dice Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Y el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad hace que nosotros creamos en estas palabras siendo perdonados por la obra de Cristo quien no solamente murió para darnos el perdón de nuestros pecados, sino que también con su resurrección nos ha dado la seguridad que Él venció la muerte, el pecado y al diablo.

Nosotros ¿necesitamos cuestionar la Naturaleza divina de la Trinidad? O ¿Necesitamos hacer una prueba desde la ciencia para comprobar la existencia del Dios Trino? O ¿Mejor nos inclinamos a darle gusto a nuestra razón al querer entender este misterio? La respuesta a estas tres preguntas es un rotundo NO. Porque nosotros vivimos por fe y no por vista como lo enseña la Biblia en 2 Corintios 5:7. Y además tenemos una promesa más que nos dice nuestro Señor he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Que promesa tan maravillosa la que estamos escuchando, Jesús esta contigo y conmigo, Él está con su iglesia y nos guía hasta llevarnos al cielo para estar juntos como un solo pueblo, así como lo hacemos en este momento Alabándolo eternamente. Que el Espíritu Santo nos conceda esto a cada uno de nosotros por los méritos de Cristo. Amén

Los Himnos:

Cantad al Señor:

25 A Dios supremo creador

63 A Dios demos gloria

66 ¡Al Dios de Abraham, loor!

71 Dad al Padre toda gloria

75 Jubilosos te adoramos

78 Señor, mi Dios

Culto Cristiano:

96-103 Himnos para la Santísima Trinidad

104-108 Doxologías

2 Alzaos, ¡Oh Puertas!

185 Naciones todas alabad

190 Sólo a Ti, Dios y Señor

193 De boca y corazón

303 Dios os guarde siempre en santo amor

 

[printfriendly]

Comentarios

Comentarios