2020-04-09 – El jueves santo

Print Friendly, PDF & Email

El jueves santo

(Púrpura o blanco)

Tema del día: El jueves santo es la noche en que nuestro Señor Jesucristo fue entregado por nosotros para sufrir una muerte horrible en la cruz. En este día celebramos la institución de la Santa Cena y meditamos en la reconciliación que tenemos con Dios por medio del cuerpo y sangre de Cristo.

La Colecta: Oh Señor Jesucristo, puesto que nos has dejado en un sacramento maravilloso la memoria de tu Pasión: Concede, te suplicamos, que participemos de este sacramento de tu cuerpo y sangre de tal modo que los frutos de tu redención se manifiesten continuamente en nosotros; tú que vives y reinas con el Padre y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Éxodo 12:1-14 El Señor instruye a Moisés como hacer los preparativos para la pascua, el día en que Dios iba a salvar a su pueblo de las manos de los egipcios. Este rescate por medio de la sangre del cordero pascual prefigura la salvación que viene por medio de la sangre del cordero perfecto Jesucristo.

1Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. 3Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. 9Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas. 10Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. 11Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová. 12Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. 13Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

14Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis.

El Salmo del Día: Salmo 116

1 Amo a Jehová, pues ha oído

Mi voz y mis súplicas;

2 Porque ha inclinado a mí su oído;

Por tanto, le invocaré en todos mis días.

3 Me rodearon ligaduras de muerte,

Me encontraron las angustias del Seol;

Angustia y dolor había yo hallado.

4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:

Oh Jehová, libra ahora mi alma.

5 Clemente es Jehová, y justo;

Sí, misericordioso es nuestro Dios.

6 Jehová guarda a los sencillos;

Estaba yo postrado, y me salvó.

7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,

Porque Jehová te ha hecho bien.

8 Pues tú has librado mi alma de la muerte,

Mis ojos de lágrimas,

Y mis pies de resbalar.

9 Andaré delante de Jehová

En la tierra de los vivientes.

10 Creí; por tanto hablé,

Estando afligido en gran manera.

11 Y dije en mi apresuramiento:

Todo hombre es mentiroso.

12 ¿Qué pagaré a Jehová

Por todos sus beneficios para conmigo?

13 Tomaré la copa de la salvación,

E invocaré el nombre de Jehová.

14 Ahora pagaré mis votos a Jehová

Delante de todo su pueblo.

15 Estimada es a los ojos de Jehová

La muerte de sus santos.

16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo,

Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;

Tú has roto mis prisiones.

17 Te ofreceré sacrificio de alabanza,

E invocaré el nombre de Jehová.

18 A Jehová pagaré ahora mis votos

Delante de todo su pueblo,

19 En los atrios de la casa de Jehová,

En medio de ti, oh Jerusalén.

Aleluya.

La Segunda Lectura: 1 Corintios 11:23-28 San Pablo vuelve a instruir a los corintios en cuanto a la institución y significado del sacramento de la Santa Comunión. Les recuerda que Cristo ofrece su verdadero cuerpo y sangre en este sacramento y que todos los que reciben este sacramento proclaman al mundo la muerte de Cristo, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

27De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

El Versículo: Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que él venga.

El Evangelio: Juan 13:1-15,34 El apóstol Juan no incluye la institución de la Santa Cena en su evangelio, sino agrega más detalles a las hazañas de Jesucristo el jueves santo que no se encuentran en los otros evangelios. Mientras que Cristo lava los pies de sus discípulos, les enseña porque lo hace y les da un nuevo mandamiento: amar así como él los había amado.

1Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, 3sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. 6Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 7Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 8Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. 9Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 10Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

12Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

EL DON DEL SERVICIO OBRA DEL ESPÍRITU SANTO EN EL CREYENTE

Es muy común estar familiarizados con la palabra servicio, se usa frecuentemente en empresas de transporte, o empresas de comunicación y hasta en la política lo usan constantemente donde halla necesidad de trabajar con las personas. También escuchamos estas palabras con frecuencia en nuestras congregaciones, lo importante del servicio usando los dones de cada cristiano. Pero nos encontramos con este termino que es muy usado en este mundo pero pocos entienden su real significado y todo depende de quien es el motivador de este servicio porque puede ser el diablo o Dios.

El diablo es el servidor de sus hijos e igualmente los incrédulos que son sus hijos le sirven. También es el servidor de todo aquel que ama el pecado y es experto en complacer la carne con los deleites del mundo; el apóstol Juan en una de sus cartas nos enseña que es amar el mundo Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 1 Juan 2:16. Estas son las herramientas que usa el diablo para servir y para ser servido porque alimentar los deseos de la carne es su especialidad la cual lleva a que el hombre vaya en contra del prójimo con mentiras, robos, asesinato, adulterios, fornicación, codicia, haciendo todo esto se muestra que el servidor es el maligno ya que lo único que busca es que el ser humano tenga la vanagloria de esta vida y no la Gloria de la vida eterna.

La iglesia visible se ha dejado engañar en muchas oportunidades del maligno, así como hizo con el corazón de Judas, lo ganó para que tuviera la vanagloria de la vida y esto lo vemos en la iglesia de hoy en día que más que servir a las almas del Señor están dedicadas a pensar en la riqueza material y su fama en el mundo, hoy en día muchos creen que su iglesia es verdadera y la única que salva porque tienen una cabeza que es santa y llamada vicario de Cristo en el mundo o porque creen tener las obras de arte más hermosas de la humanidad. Otras iglesias visibles creen que por el hecho de tener su propio canal de televisión (que no es malo tenerlo) o porque tienen millones de fieles entonces es la iglesia que realmente representa la fe cristiana porque hacen milagros y ofrecen profecías para ayudar al hombre conocer su futuro, pero cuando se habla con los lideres de estas congregaciones simplemente es claro que la vanagloria de la vida es lo único que les interesa.

Todos nosotros tenemos claro que la iglesia cristiana no se identifica con una iglesia visible como tal porque cuando hablamos de la iglesia cristiana, así como lo mencionamos en nuestra confesión de fe, creo en la santa iglesia cristiana, en la comunión de los santos esta hablando de los verdaderos creyentes que hemos sido rescatados de las manos del maligno por el poder de la Palabra de Dios convenciéndonos de nuestro pecado y con el cual es servidor del diablo que feliz llevaba nuestras almas al castigo eterno en el infierno y todo este rescate lo hizo nuestro Señor Jesucristo quien llevó una vida sin pecado y esta semana que estamos meditando en su pasión y muerte es constatada nuestra fe que ÉL es nuestro Cordero Pascual y el Espíritu Santo que ahora vive en nosotros nos hace hijos de Dios que somos consolados con la riqueza de la Gracia de Dios al darnos la fe en Cristo Jesús. Creemos que la iglesia cristiana está en todo lugar donde se predica el Evangelio y se usan los sacramentos, muchos llaman a esto las marcas de la iglesia y finalmente creemos que la iglesia cristiana esta en este mundo al cual pertenecen muchas personas de distintas razas, idiomas, edades para servir y dar la Gloria al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Pero la iglesia cristiana tiene bien claro el mandato de Jesús en el evangelio para este Jueves Santo, 34Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Y también identifica el origen de este amor en Jesucristo quién vino a este mundo mostrando el amor del Padre por la humanidad, puesto que Amó Dios al mundo que dio a su Unigénito Hijo Jesucristo para que todo aquel que en el crea no se pierda sino que tenga vida eterna, Juan 3:16. Jesús demostró el Amor del Padre destruyendo las obras del maligno en nuestro lugar, nunca busco la vanagloria del mundo porque vino a servir únicamente al Padre para que cada uno de nosotros seamos perdonados de amar las cosas y vanagloria de este mundo. 4se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Esto fue lo que Jesús hizo como nuestro sustituto, tomo el lugar de un esclavo que era tenido para hacer un oficio difícil y hasta desagradable porque todos sabemos y conocemos como son unos pies sucios y hasta con mal olor; pero a Jesús no le importó esto y como una muestra de su sacrificio y amor por la humanidad lavó los pies a sus discípulos. Pero este acto realizado por Él es una muestra del sacrificio que iba hacer por el mundo, 1sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. ¡Así es hermanos! La muestra de servicio más grande de nuestro Señor Jesucristo fue la de sufrir y morir para ser nuestro Cordero Pascual. Es por medio de la obra de Jesús que pertenecemos a la iglesia cristiana y aún más podemos ir al cielo porque nos rescató del pecado y la esclavitud que el diablo nos tenia y ahora por medio del Espíritu Santo no servimos para vanagloria del mundo sino para la Gloria de la vida eterna dada por el Dios Trino verdadero.

¡Cuidado! No podemos caer como iglesia en la actitud arrogante y despectiva de Pedro y la incredulidad de Judas después de saber que estamos en las manos de Jesús como nuestro Señor y Maestro puesto que así lo reconocieron los apóstoles en ese momento y el Espíritu Santo también nos lleva a confesarlo de esta misma manera. Recordemos lo importante de estar conectados con la Palabra de Dios y dejar que el Espíritu Santo obre por medio de ella en nosotros. Pedro en su terquedad como muchos cristianos hoy en día no entienden el lavamiento físico con el lavamiento espiritual que Jesús les estaba enseñando 6Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?; 8Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás; 9Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. Pedro se limitó a ver que Jesús estaba haciendo una acción hecha por un esclavo y no dejo que el Espíritu Santo le enseñara en ese momento cual era el significado de este gran acto de humildad de Jesús y por otro lado Judas que realmente representa a todos los que pertenecen a una iglesia visible pero no creen en Jesús como su Señor y Salvador ya que constantemente rechazan la gracia de Dios porque creen siempre lo importante de hacer o dejar de hacer obras para la salvación y esto sucede porque el diablo aún es su estorbo en esta vida y tanto Judas como estos que creen en la Salvación por obras Jesús dice de ellos 10vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. Pero esto donde se equivocó el terco Pedro y el incrédulo Judas es el fundamento de nuestra fe. Pedro al igual que nosotros estamos limpios, eso es lo que significó lavar los pies, Pedro no lo entendió en ese momento, pero Jesús sabía que él no era incrédulo como Judas y por eso le explicó 7Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. Cuando viera Pedro que Jesús colgado en una cruz estaba limpiando su pecado y Judas no tenia parte con Jesús por su incredulidad y es por lo que Jesús le dio un significado espiritual a este lavamiento de los pies de como horas más adelante iba a limpiar con su sangre preciosa todos nuestros pecados y los de toda la humanidad.

¿Hoy nosotros creemos en Cristo Jesús como nuestro Señor y Salvador? El Espíritu Santo nos lleva a confesar que Sí creemos, ¿tenemos la seguridad que pertenecemos a la iglesia cristiana? El mismo Espíritu Santo nos lleva a tener esta seguridad por nuestra fe en Jesús y este mismo Espíritu Santo nos lleva a que seamos unos creyentes de Servicio y el mismo Apóstol Juan nos enseña como seguimos el mandato de Jesús de amarnos unos a otros y 14Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. La manera de Servir en este mundo es muy clara para nosotros porque primero no lo hacemos para vanagloria del mismo, queremos ser considerados cristianos que oramos sin ser reconocidos públicamente, estudiamos las Escrituras sin mostrar que somos mejores que otros y que todo lo que hacemos es por amor y agradecimiento a nuestro Dios y dejando que el mismo Espíritu haga que en nosotros se cumpla lo que enseña 1 Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. y guardando los mandamientos como una guía en nuestras vidas sin practicar el pecado, servimos a Dios y al prójimo dejando que el Espíritu Santo use todos nuestros done para amarnos con el amor que todo lo puede, todo lo sufre y todo lo soporta. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

39 No podemos caminar

41 ¡Oh buen Jesús!

42 Una espiga

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

105 Acuérdate de Jesucristo

107 El Señor es mi luz

Culto Cristiano:

46 Al contemplar la excelsa cruz

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

120-127 Los himnos para la Santa Comunión

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

229 Tal como soy

246 Mi fe descansa en ti

255 Que mi vida entera esté

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios