2020-03-15 – cuaresma 03

Print Friendly, PDF & Email

El tercer domingo de cuaresma

(Púrpura)

Tema del día:  Nosotros somos hijos de luz, es decir, que Cristo la luz del mundo vino para llamarnos de las tinieblas del pecado a la luz de la salvación. Entonces, como dice San Pablo, “qué andemos como hijos de luz.”

La Colecta: Oh Dios, que ves que no hay en nosotros poder alguno: Guárdanos exterior e interiormente para que seamos defendidos de toda adversidad que pueda sobrevenir a nuestros cuerpos y de todos los malos pensamientos que puedan asaltar y dañar nuestras almas; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 42:14-21 Dios por medio de su profeta Isaías prometió que iba a enviar a su siervo el cual iba a guiar a los ciegos y cambiar las tinieblas en luz. Este siervo es Jesucristo la luz del mundo.

14Desde el siglo he callado, he guardado silencio, y me he detenido; daré voces como la que está de parto; asolaré y devoraré juntamente. 15Convertiré en soledad montes y collados, haré secar toda su hierba; los ríos tornaré en islas, y secaré los estanques. 16Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé. 17Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses.

18Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, 20que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? 21Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla.

El Salmo del Día: Salmo 143

Salmo de David.

1 Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos;

Respóndeme por tu verdad, por tu justicia.

2 Y no entres en juicio con tu siervo;

Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.

3 Porque ha perseguido el enemigo mi alma;

Ha postrado en tierra mi vida;

Me ha hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.

4 Y mi espíritu se angustió dentro de mí;

Está desolado mi corazón.

5 Me acordé de los días antiguos;

Meditaba en todas tus obras;

Reflexionaba en las obras de tus manos.

6 Extendí mis manos a ti,

Mi alma a ti como la tierra sedienta.

Selah

7 Respóndeme pronto, oh Jehová, porque desmaya mi espíritu;

No escondas de mí tu rostro,

No venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura.

8 Hazme oír por la mañana tu misericordia,

Porque en ti he confiado;

Hazme saber el camino por donde ande,

Porque a ti he elevado mi alma.

9 Líbrame de mis enemigos, oh Jehová;

En ti me refugio.

10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;

Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

11 Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás;

Por tu justicia sacarás mi alma de angustia.

12 Y por tu misericordia disiparás a mis enemigos,

Y destruirás a todos los adversarios de mi alma,

Porque yo soy tu siervo.

La Segunda Lectura: Juan 9:1-7,13-17,34-39 En esta lectura Cristo sana al hombre ciego, pero este hombre recibe mucho más que la habilidad para ver con sus ojos físicos, porque Cristo también abre sus ojos espirituales. Lo triste es que los que rechazan a Cristo quedan ciegos espiritualmente y entonces también bajo condenación.

1Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. 2Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? 3Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. 4Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. 5Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. 6Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 7y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

13Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. 14Y era día de reposo* cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos. 15Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo. 16Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo.* Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos. 17Entonces volvieron a decirle al ciego: ¿Qué dices tú del que te abrió los ojos? Y él dijo: Que es profeta.

34Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron.

35Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? 36Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él? 37Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. 38Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró. 39Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.

El Versículo: Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo aquel que cree, tenga en él vida eterna.

TEXTO SERMÓN

Efesios 5:8-14 Pablo explica a los efesios como Dios en su gracia les llamó de las tinieblas del pecado e incredulidad a ser hijos de luz. Por lo tanto, les exhorta a vivir como es digno de hijos de la luz.

8Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9(porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10comprobando lo que es agradable al Señor. 11Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto. 13Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. 14Por lo cual dice:

Despiértate, tú que duermes,

Y levántate de los muertos,

Y te alumbrará Cristo.

HERMANOS CUARESMA ES TIEMPO DE BONDAD, JUSTICIA Y VERDAD

Hoy en día muchos de los cristianos pueden conocer la doctrina bíblica en toda su profundidad, es por este motivo que muchos teólogos escriben libros tratando de explicarla, es por la razón que vamos a seminarios donde recibimos capacitación de expertos en la doctrina bíblica y es por esto que hoy en día el hombre puede catalogar quien tiene más conocimiento que otros en la enseñanza bíblica. Pero realmente una cosa es tener un conocimiento y otra aplicar este conocimiento y es donde no solamente los doctores en doctrina fallan sino todo cristiano en general vivimos lo que Pablo nos escribe en esta carta a los Efesios 11Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas; 12porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto. Este versículo es un mandato de Dios a que no participemos en el pecado, aquí llamado obras infructuosas, es un termino que va en oposición a los frutos de la fe que Pablo menciona en esta porción de estudio para este tercer domingo de cuaresma como la bondad, justicia y verdad. Participar en las obras de las tinieblas creo que lo podemos hacer cada día, tenemos malos pensamientos frente a nuestro prójimo movidos por la envidia, la codicia y aún el orgullo. De nuestras bocas salen palabras de ofensas hacia nuestro prójimo, o palabras soeces hacia el otro y también aún hemos maldecido sin necesidad. Pero si esto lo hacemos en contra de nuestro prójimo que diremos ¿frente a Dios? la primera lectura para este día tomada del libro de Isaías 42:18-20 nos dice: 18Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. 19¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, 20que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? El siervo del cual habla aquí Dios es su pueblo quien estaba ciego y sordo por su idolatría porque amaba más a los dioses paganos que al mismo Dios y cuando nosotros no mostramos amor al prójimo, no importando quien, también estamos ciegos y sordos frente a Dios porque Romanos 13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

Nuestro viejo hombre le gusta complacer más el pecado, se degusta en los pecados que cometen otros y es claro que por no cumplir la Ley demostrada en el amor al prójimo merecemos ser enemigos de Dios eternamente, apartados de su ciudadanía en el castigo eterno del fuego consumidor. Reconocemos que puede más nuestro egoísmo que la bondad, nuestra venganza que justicia y nuestra mentira que la verdad. Es el momento de reconocer que necesitamos ayuda porque no queremos estar eternamente castigados en el infierno consumidor. Y la solución la da el mismo Dios hacia nosotros ciegos y sordos espirituales por naturaleza 8Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor, estamos frente a un versículo que habla claro de nuestra conversión, el día que ya no pertenecíamos al diablo por la obra de Cristo quien vino a este mundo a vencer el egoísmo, la venganza y la mentira viviendo amando al prójimo perfectamente como lo enseña el evangelista Juan 13:1 Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Este amor perfecto de Jesús hacia los suyos el Padre en los cielos lo vio aceptable para perdonar nuestro pecado, en la vida de Jesús encontramos perdón por nuestro egoísmo, venganza y mentira ya que en su amor encontramos perdón en todos nuestros pecados. En el evangelio de Juan recibimos la información que él iba a pasar de este mundo al Padre y la única manera de hacerlo era venciendo al mismo autor de estas obras infructuosas producidas en nosotros, al diablo, y es por esto por lo que usamos este mismo evangelista para conocer como amó hasta el final 28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. 29Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. Juan 19:28-30. Consumado es, son palabras de buenas nuevas para nosotros, Jesús mismo entregó su espíritu por amor no solamente a sus apóstoles sino a nosotros también que ahora estamos cerca a Dios y por lo que el Espíritu Santo nos llama: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. No sabemos si esto era parte de un himno o parte de una confesión de fe, pero lo que sí sabemos es lo apropiado de estas palabras para nosotros en este tiempo de cuaresma donde el Espíritu Santo nos esta llamando a despertar, es decir a dejarnos guiar por Él en nuestras vidas amando a Dios quien nos lleva a amar al prójimo practicando la Bondad, la Justicia y la verdad.

Recordemos que todo lo que sucede en nuestras vidas sale a la luz, bien sea un pecado no arrepentido o las obras producidas por el Espíritu Santo en nosotros. Pero es lo que nuestro Dios que venció la muerte quiere que nosotros mostremos que estamos vivos espiritualmente mostrando bondad al incrédulo enseñándole la Palabra de Dios para que también pueda despertar de su incredulidad y muerte espiritual, esta misma bondad Dios quiere que la mostremos en nuestros hogares amando incondicionalmente a nuestras parejas e hijos sirviéndoles y juntos adorando a nuestro Dios cada día, esta misma bondad la vamos a mostrar con nuestros hermanos en la fe no siendo piedra de tropiezo para ellos y ayudándoles a conservar en la fe y orando por ellos por sus necesidades materiales y espirituales que son las más importantes y esta bondad Dios quiere que la practiquemos aún con nuestros enemigos bendiciéndolos como la Palabra de Dios nos manda. También el Espíritu Santo produce en nosotros justicia, el hombre justo en términos humanos es aquel que por dejarse guiar por los mandamientos de Dios contribuye a la paz y el bienestar de sus semejantes, cuando somos cristianos justos pagamos nuestras deudas y somos respetuosos de todas nuestras autoridades y, cuando somos justos aprendemos a ver las cosas que pasan a nuestro alrededor con los ojos de Dios llenos de misericordia y amor.

Hermanos vivimos en la luz y esta misma nos trae la verdad, esta comienza con enseñar lo que realmente es el hombre, un miserable pecado digno de ser castigado en el infierno eterno, esta verdad es muy importante decirla porque nos prepara para otra verdad importantísima que es lo que Jesús vino a este mundo hacer por nosotros llevando una vida perfecta y sufriendo y muriendo por cada uno de nosotros. Esta verdad no solo la enseñamos en la doctrina bíblica, sino que también en nuestro diario vivir que las palabras que salgan de nuestras bocas sean sin engaño y sólo usemos nuestra boca para alabar a Dios y hablar bien de los demás.

Hermanos en este tiempo de Cuaresma el Espíritu Santo este activo en nuestras vidas llevándonos por los caminos de la bondad, la justicia y la verdad. Amén

Los Himnos:

El Sermón:

El Predicador: El Liturgista:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

88 Sublime gracia

107 El Señor es mi luz

54 Santo Espíritu llena mi vida

26-34 Los himnos del Redentor

38 Tu Palabra es mi cántico

Culto Cristiano:

47 Cristo vida del viviente

110 ¡Luz brillante, dulce y pura!

116 Tu Palabra, ¡oh Padre santo!

166 Hijos del celeste rey

202 Oí la voz del Salvador

203 ¿Oyes como el evangelio?

245 Lejos de mi Padre Dios

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios