2020-03-01 – cuaresma 01

[printfriendly]

El primer domingo de cuaresma

Tema del día:  Por el pecado del Adán y Eva, la muerte entró en el mundo, y ahora toda la humanidad por naturaleza está bajo la condenación. Pero por un solo hombre, Jesucristo, recibimos “la justicia de Dios” para nuestra salvación.

La Colecta: Oh todopoderoso y eterno Dios, te rogamos que nos dirijas, santifiques y gobiernes nuestras almas y corazones en los caminos de tus leyes y las obras de tus mandamientos, a fin de que mediante tu protección poderosa seamos defendidos en cuerpo y alma, ahora y siempre; por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 2:7-9,15-17;3:1-7 En el paraíso que Dios había creado por ellos, Adán y Eva escucharon al diablo y se rebelaron contra Dios. El pecado y la muerte entraron en el mundo por medio de esta rebelión, y ahora todos por causa de su pecado tienen la necesidad de un Salvador de su pecado.

7Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

8Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

15Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

1Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. 7Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.

El Salmo del Día: Salmo 130

Cántico gradual.

1 De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.

2 Señor, oye mi voz;

Estén atentos tus oídos

A la voz de mi súplica.

3 JAH, si mirares a los pecados,

¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse?

4 Pero en ti hay perdón,

Para que seas reverenciado.

5 Esperé yo a Jehová, esperó mi alma;

En su palabra he esperado.

6 Mi alma espera a Jehová

Más que los centinelas a la mañana,

Más que los vigilantes a la mañana.

7 Espere Israel a Jehová,

Porque en Jehová hay misericordia,

Y abundante redención con él;

8 Y él redimirá a Israel

De todos sus pecados.

La Segunda Lectura: Romanos 5:12-19 San Pablo hace una comparación entre Adán y Jesucristo. Así como el pecado y la muerte entraron en el mundo por un solo hombre: Adán, la justicia y la salvación vienen también por medio un hombre: Jesucristo.

12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 13Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.

15Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 16Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 17Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

El Versículo: Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo

El Evangelio: Mateo 4:1-11 Aun tentado en la misma forma que Adán y Eva (y todos los seres humanos), Jesucristo nunca pecó, sino llevó una vida perfecta como nuestro substituto para ganar por nosotros la justicia.

1Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:

A sus ángeles mandará acerca de ti,

y,

En sus manos te sostendrán,

Para que no tropieces con tu pie en piedra.

7Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

AMADOS NUESTRO DIOS NOS LIBRA CONSTANTEMENTE DE LA TENTACIÓN

Estamos en tiempos donde existe tanta información pero a la vez abunda la desinformación, esto sucede por el hecho de que cada persona siempre quiere mostrar y dominar con su concepto que ha entendido y tal vez que él mismo a creado. Estamos en tiempos donde canalizar la misma información es muy difícil por el hecho de que en medio de toda la información existe muchas mentiras. Pero cuando hablamos como creyentes que estamos bajo una misma fe, porque la Biblia nos dice que es una Sola Fe, no tenemos motivo por los cuales confundir conceptos como la prueba y la tentación. Ambas son dos cosas muy diferentes, sus significados son muy distanciados pero cuando queremos manipular estos conceptos es donde manipulamos la Palabra de Dios y pecamos en contra del Tercer Mandamiento porque no le damos el trato que necesita las Escrituras, por naturaleza nosotros tendemos a manipular conceptos bíblicos, nuestros conceptos y esto es muy peligroso porque nos puede llevar a un resultado catastrófico ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, Marcos 9:43.

Siendo bien claros con el tema para este día estamos hablando de la Tentación y la Biblia nos enseña quien es el que provoca esta misma porque le da el nombre de TENTADOR Por su empeño en hacer caer a los creyentes en el pecado y el error. Mateo nos habla de este Tentador y hoy nosotros necesitamos entender que la tentación en si misma no es mala, esta se vuelve un problema cuando no dejamos que el Espíritu Santo nos haga huir de ella sino que se cumple lo que nos enseña Santiago 1:13-15 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Entendamos que la concupiscencia es el deseo y es lo que sucede con la tentación cuando en vez de dejar trabajar al Espíritu Santo mejor alimentamos ese deseo y es por este motivo que llegamos al pecado y hoy nuestro pasaje nos enseña como Jesús soportó todas estas Tentaciones por Amor a cada uno de nosotros, por esto es importante entender que Jesús fue obediente en todo momento y aquí vemos una evidencia de esto cuando Él se dejó llevar por el Espíritu Santo al desierto.

Estas Tentaciones por las cuales pasó Jesús son las mismas que nosotros nos vemos enfrentados cada día, somos tentados a amar las cosas materiales, cuando el Tentador le dijo a Jesús Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él sabía la necesidad física de Jesús en ese momento después de tener ese ayuno tan largo de 40 días y noches y en medio de esto le dijo a Jesús que supliera esa necesidad de hambre que tenía. El Tentador conoce cuales son cada una de nuestras necesidades físicas, falta de dinero, de salud, falta de un trabajo y nos lleva a que solo dependamos de ellas, hace de que amemos estas cosas llevándonos a dedicar mucho tiempo a conseguirlas o conservarlas, pero caemos en la trampa de solo concentrarnos en conseguir el bienestar material y físico en este mundo y olvidamos lo más importante, nuestra vida espiritual. Es por esto por lo que no tenemos tiempo para Dios porque estamos muy ocupados en el trabajo, consiguiendo dinero y tratando de mantener la mejor salud. Y es donde encontramos de la Gracia de nuestro Dios, nosotros caemos en esta trampa, pero Jesús a pesar de su necesidad física no cayó y vemos como su obediencia nos beneficia a cada uno de nosotros, ya que todo lo que Él hizo nos hace estar bajo el abrigo de Dios 4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La siguiente situación en nuestras vidas tiene que ver con ser tentados a cambiar el significado de la Palabra de Dios, El Tentador le dijo a Jesús. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Esto le funcionó con Adán y Eva que se dejaron cambiar el significado del mandato de Dios, Él les dijo que morirían si comían del fruto del bien y del mal, pero se dejaron cambiar el significado de estas palabras cuando el tentador les dijo que no morirían sino que serian igual a Dios y ellos al ser tentados alimentaron sus deseos y pecaron, lo mismo hacemos nosotros hoy en día cuando damos color a nuestro pecado justificándolo, diciendo que el aborto es una elección personal, la homosexualidad es una opción de vida, que el divorcio es para el bien de las personas, que necesitamos mostrar que somos mejores que otros para ganar el perdón. Todas estas cosas son ejemplos de como somos tentados en cambiar el significado de la Palabra de Dios. pero una vez más encontramos en Jesús perdón porque tampoco cayó en esta baja estrategia del Tentador por eso respondió 7Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

Por último, vemos como el Tentador nos ataca con algo que le atrae mucho a nuestro viejo hombre, el adorarnos y glorificarnos a nosotros mismos. Aquí juega un papel importante la vanidad, los medios de comunicación se han encargado de vendernos una información de que es hermoso o feo, que es riqueza y pobreza y también nos damos cuenta que por naturaleza queremos lograr nuestros éxitos a veces sin importar por encima de quien pasemos porque solo queremos tener un reconocimiento del mundo y es donde nos dejamos llevar por estas palabras que el Tentador usó para hacer caer a Jesús 8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Somos tentados a tener la gloria del mundo y vender nuestra alma al Diablo y finalmente perderemos todo eternamente. Pero Jesús nos rescató y venció esta Tentación por nosotros 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Jesús se enfrentó y venció todas estas tentaciones que vinieron del enemigo con el único objetivo de dañar nuestra salvación, pero no lo pudo lograr porque se enfrentó con el mismo Dios quien no solamente le venció en estas tentaciones, sino que soportó en toda su vida al Tentador hasta la Cruz y allí nuestro Señor Jesucristo le dio su estocada final como lo leemos en Colosenses 2:15 despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. En la Cruz finalmente Jesús pagó por todos nuestros pecados, por todas nuestras debilidades y es por esto que el Tentador ya no tiene dominio sobre nosotros porque somos hijos de Dios quien nos cuida de no caer en tentación y por este motivo que cuando Jesús dijo que el alimento verdadero del hombre es toda palabra que sale de Dios es donde el estudio de la Palabra y la oración es muy importante para nosotros porque así mantenemos alejados al tentador como lo dice Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Nuestra carne en este mundo nunca será fuerte, pero si mantenemos el alma velando con la Palabra de Dios y en oración mantendrá al enemigo alejado de nuestras vidas. También no podemos estar confiados y creer que podemos por nuestros propios medios alejar la tentación o al tentador, si nosotros tenemos ese pensar estamos en un peligro tentando a Dios y si lo hacemos es porque tal vez nuestro corazón ya no sea creyente o este endurecido como lo explica Hebreos 3:8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, los Israelitas cayeron en ese juego peligroso y es por esto que vemos en las historias bíblicas que muchos no solamente murieron en el desierto sino que también muchos de esos fueron al infierno por confiar en sí mismos y es por esto que nosotros pensemos no en alimentar nuestra carne sino hacer lo que Dios quiere que hagamos movidos por el Espíritu Santo quien nos hace vivir como lo leemos en 2 Pedro 2:9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; Así es, tengamos esta seguridad que solo viene de lo alto, Dios quiere que no le tentemos cambiando el significado de las Escrituras sino que dejemos que ellas mismas hablen por sí mismas y esto nos llevará a adorarle y Glorificar solo al Señor que no solamente nos envió a Jesús para ser nuestro Redentor con su vida y sacrificio en la cruz sino que nos libra de toda tentación y sobre todo la de abandonar la fe porque somos suyos y solo recibirán castigo los injustos que aún pertenecen al tentador. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo, Cristo santo

32 Oh, Verbo humanado

88 Sublime gracia

Culto Cristiano:

129 Castillo fuerte

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

67 Santo Cordero

202 Oí la voz del Salvador

207-217 Himnos de Arrepentimiento y Confesión

219 Roca de la eternidad

223 Confío yo en Cristo

225 Por gracia sola yo soy salvo

229 Tal como soy

 

 

[printfriendly]

Comentarios

Comentarios