2020-02-16 – epifanía 06

Print Friendly, PDF & Email

El sexto domingo después de epifanía

(Verde)

Tema del día:  La ley de Dios es clara: Dios exige la perfección no sólo en lo que hacemos, sino también en lo que pensamos y decimos. Y es por eso que necesitamos a Jesucristo, el único Salvador de la condenación de la ley.

La Colecta: Oh Señor, te suplicamos que escuches misericordiosamente los ruegos de tu pueblo y le concedas que comprenda y discierna sus deberes, haciendo que tu gracia y virtud le muevan a cumplirlos con fidelidad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Deuteronomio 30:15-20 En esta lectura Moisés nos dice que es imposible ser neutrales espiritualmente, porque la ley declara que los que hacen lo que exige la ley son justos y los que no lo hacen quedan condenados.

15Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; 16porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. 17Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, 18yo os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella. 19A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.

El Salmo del Día: Salmo 119a

Alef

1 Bienaventurados los perfectos de camino,

Los que andan en la ley de Jehová.

2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios,

Y con todo el corazón le buscan;

3 Pues no hacen iniquidad

Los que andan en sus caminos.

4 Tú encargaste

Que sean muy guardados tus mandamientos.

5 ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos

Para guardar tus estatutos!

6 Entonces no sería yo avergonzado,

Cuando atendiese a todos tus mandamientos.

7 Te alabaré con rectitud de corazón

Cuando aprendiere tus justos juicios.

8 Tus estatutos guardaré;

No me dejes enteramente.

La Segunda Lectura: Mateo 5:21-37 Jesús en su sermón del monte revela que tan difícil es cumplir con las exigencias de la ley, porque Dios no sólo exige la obediencia en nuestras acciones, sino también en nuestros pensamientos y actitudes. Pero Dios nos salvó de la condenación de la ley y ahora nos anima a obedecer esta misma ley para agradecerle.

21Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

31También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

33Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. ¡Aleluya!

TEXTO SERMÓN

1 Corintios 2:6-13 Por medio de la fe nosotros tenemos la verdadera sabiduría, o sea, que conocemos a Jesucristo como nuestro Salvador.

6Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 7Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 9Antes bien, como está escrito:

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,

Ni han subido en corazón de hombre,

Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

10Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

DEMOS GRACIAS A DIOS POR TERMINAR LA EPIFANÍA CON SABIDURIA

Al escuchar todas las lecturas para este día es fácil identificar el tema que nos ayudará a alimentar y fortalecer nuestras almas en la Fe Bíblica al terminar este tiempo de Epifanía. Hablar de la Sabiduría es lo que apasiona a muchas personas en todos los tiempos, filósofos, antropólogos, escritores y todos los que les gusta hablar acerca de la sabiduría encontraran que solo hay dos tipos de ella, una es la que solamente tiene el hombre y la cual es subjetiva como entender un poco las cosas de este mundo, los pensamientos y comportamientos de las personas, la sabiduría de la letra, matemáticas y todas las ciencias que podemos encontrar en este mundo. La otra SABIDURIA que es necesario conocer está relacionada con la Verdad, porque esta es Eterna y no es cambiante ni subjetiva y estoy hablando de la SABIDURIA de Dios.

Es importante entender el contexto en el cual San Pablo por inspiración divina escribió a cerca de este tema. En la congregación de los Corintios, tal vez la más grande que Pablo fundó, siempre estaban acostumbrados a darle importancia a las personas que pudieran tener un conocimiento de las cosas y además la manera de expresar este conocimiento era de mucha importancia, pero cuando llego Pablo a evangelizarles dejó muy claro que la SABIDURIA que les estaba enseñando a ellos fue dada por Dios de la siguiente manera: 1Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. 1 Corintios 2:1-5. Pablo fue muy claro al explicarles con la sencillez que les habló porque el mensaje de la Palabra de Dios es sencillo de predicar, pero hoy en día han querido enseñar la Palabra de Dios con palabras místicas, esto lo usan porque creyendo muchos que entre más arcaico o antiguo se enseñe la doctrina es más santo; es lo mismo que sucede con la música, muchos creen que la única música para alabar a Dios es la gregoriana y entre más solemne suene es mejor y más sagrada. Nosotros necesitamos dejar que el Espíritu Santo nos guie con su sencilla pero Poderosa Palabra porque Pablo nos habla de la SABIDURÍA que han alcanzado madurez, estos son los que han experimentado su poder y su paz, está hablando de cada uno de nosotros que en este momento confesamos nuestra fe en Cristo Jesús quien llevó una vida perfecta y murió en la cruz para darnos el perdón de los pecados. Esta Sabiduría es diferente porque no es la que tienen los príncipes de este mundo como Anás, Caifás, los judíos del Sanedrín (Concilio), Pilatos, Herodes, Judas, ya que con su sabiduría lo que hicieron fue rechazar a Jesús como el Mesías, el Cristo y es por esto por lo que Pablo muestra su ignorancia al decir porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

Ellos al igual que muchos tienen la SABIDURIA DIVINA escondida y oculta y nosotros podemos también dejar de tener esta SABIDURIA DIVINA si no ponemos en alta estima la Palabra de Dios, el Tercer Mandamiento nos manda a que dejemos que la Palabra de Dios sea quien guíe nuestras vidas pero nosotros nos volvemos sabios pasivos, esto quiere decir que únicamente leemos las Escrituras los domingos o el día de nuestra reunión en la iglesia, la vida de un creyente refleja que tanta importancia le da a la Palabra de Dios en su constancia en congregarse, en su constancia de tomar la santa cena, en su constancia de hablar a otros de Cristo y nosotros necesitamos reconocer nuestro pecado que no hemos cumplido perfectamente la Ley de Dios en este mandamiento, lo pasivos que somos al estudiar la Palabra de Dios y aún más lo activos que somos al no dejar que el Espíritu Santo trabaje en nuestras vidas y es por esto que somos culpables de no darle estima a la Palabra de Dios mereciendo ser castigados eternamente como el hombre rico de la historia que predicó Jesús en Lucas 16:23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos.

Pero Dios hace que dejemos de ser pasivos frente a la Palabra de Dios y hace que dejemos trabajar al Espíritu Santo porque ÉL nos da la VERDADERA SABIDURIA, ésta que Pablo menciona en este texto de hoy al decir Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Y Dios preparó el Evangelio para nosotros, estas buenas nuevas que nos dicen como fuimos librados del castigo en este lugar de tormentos por la obra de Cristo, quien siempre tuvo la Palabra de Dios en su primer prioridad y es por esto que en la historia Bíblica del rico y Lázaro Él mismo enseñó esta misma prioridad cuando dijo la respuesta de Abraham a este hombre rico que estaba en el infierno a causa de su propia sabiduría 27Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Lucas 16:27-30. Jesús al mencionar que hay que oír a Moisés y los profetas que es la misma Palabra de Dios podemos ver como cumplió el Tercer Mandamiento por nosotros y fue tan activo con la Palabra de Dios que la cumplió porque en ella se nos dice como el Mesías iba a salvar el mundo como lo dijo Pablo en esta misma sección de los Corintios, a Cristo crucificado, así es Dios preparó nuestra Salvación en Cristo Jesús con su sufrimiento y muerte y es por este motivo que el mismo Espíritu Santo nos da la SABIDURIA de creer en Él.

Ahora apreciemos lo activo que es el Espíritu Santo dentro de cada uno de nosotros porque ahora tenemos esta SABIDURIA ya que Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, si no fuera por este acontecimiento nosotros hoy estuviéramos perdidos en nuestra propia sabiduría, porque, así como nuestra conciencia nos conoce a nosotros como dice Pablo 11Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también funciona el mismo Espíritu Santo quien conoce a Dios perfectamente porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. y esto nos da a nosotros seguridad que es el mismo Dios quien vive dentro de nosotros, que no nos ha dado el espíritu o la sabiduría de este mundo sino al Espíritu que proviene de Dios y esto significa que nosotros sabemos ahora que es lo que hablamos, como nosotros acomodamos lo espiritual a lo espiritual y esto quiere decir como vivimos en este mundo. Por esto para el pueblo de Israel que iba a entrar a la tierra prometida Moisés tuvo que repetirles como Dios quería que vivieran dentro de un pueblo incrédulo como los Cananeos 16porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Deuteronomio 30:16. Para andar en los caminos de Jehová es necesario el contacto con la Palabra de Dios, la cual no solamente nos da la verdadera SABIDURIA sino que también nos guía en esta vida viviendo de acuerdo a la voluntad de Dios como lo escuchamos en la porción del sermón del monte donde nos enseña una aplicación al quinto mandamiento en cuanto al trato con el hermano en la fe, el enojo constante que quiere cobrar venganza y llega al odio o el llamar al hermano en la fe necio (que es otro termino para incrédulo) son cosas que vamos a evitar porque la unión que mostramos aquí en la tierra es la que vamos a vivir en el cielo perfectamente es por este motivo que la práctica del perdón es un gozo para el cristiano. No vamos a codiciar la mujer, ni el hombre del prójimo ya que son pecados en contra del sexto mandamiento, en estos tiempos donde el valor por el cuidado del cuerpo en cuanto a lo sexual ha cambiado tanto, Dios quiere que honremos el matrimonio con fidelidad y amor de sacrificio. Vamos a evitar los juramentos necios porque es un pecado en contra del segundo mandamiento, por esto que nuestras palabras sean reconocidas por el cumplimiento, siempre vamos a respetar nuestras promesas ya que con ellas demostramos que la verdad nos hace sabios, estudiemos el sermón del monte para que podamos ver como nuestras vidas guiadas por el Espíritu Santo va a honrar al Padre en agradecimiento a la obra de Cristo y esta es la verdadera SABIDURIA. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

48 Busca primero el reino de Dios

51 Dios de gracia, Dios de gloria

53 Seguidme a mí, dice el Señor

55 Serviremos al Señor

88 Sublime gracia

90 ¡Oh Cristo de infinito amor!

Culto Cristiano:

58 Afligido y castigado

64 Jesús, mi bien

67 Santo Cordero

113 Preciosa herencia otorga Dios

114 Sabia, justa y toda pura

202 Oí la voz del Salvador

205 Venid pecadores, que Dios por su amor

207-217 Himnos de arrepentimiento y confesión

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios