2019-11-17 – últimos tiempos 03

Print Friendly, PDF & Email

El tercer domingo de los últimos tiempos

Los santos triunfantes

(Blanco)

Tema del día: ¿Dónde está, oh muerte tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” Dado que Cristo vive, nosotros también viviremos con él en el cielo en donde experimentaremos el gozo y la paz que sobrepasan nuestro entendimiento. “¡Sorbida es la muerte en victoria!”

La Colecta: Señor Dios, Padre celestial: envía a tu hijo, te rogamos, para que él recoja a su esposa, la iglesia, y así nosotros, juntos con todos los redimidos, entremos en su reino eterno; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 65:17-25 En este pasaje, el Profeta Isaías describe el nuevo cielo y la nueva tierra que todos los creyentes disfrutarán para siempre. El gozo y paz de este lugar sobrepasan nuestro entendimiento. No habrá más tristeza ni muerte en nuestro hogar celestial.

17Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.

El Salmo del Día: Salmo 150

Aleluya.

1 Alabad a Dios en su santuario;

Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

2 Alabadle por sus proezas;

Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

3 Alabadle a son de bocina;

Alabadle con salterio y arpa.

4 Alabadle con pandero y danza;

Alabadle con cuerdas y flautas.

5 Alabadle con címbalos resonantes;

Alabadle con címbalos de júbilo.

6 Todo lo que respira alabe a JAH.

Aleluya.

La Segunda Lectura: 2 Tesalonicenses 2:13-3:5 En este mundo estamos rodeados por las fuerzas malignas del diablo, pero nosotros hemos sido escogidos por Dios y apartados de este mundo para recibir la salvación en el cielo. Por lo tanto, San Pablo nos anima a mantenernos firmes en la verdad del evangelio mientras estemos en este mundo.

13Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 14a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 15Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

16Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

3

1Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, 2y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 3Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal. 4Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado. 5Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Están delante del trono de Dios, y día y noche le sirven en su templo. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 20:27-38 A los saduceos, los cuales no creían en la resurrección de los muertos ni en el cielo, Cristo describe como va a ser la vida eterna en el cielo. Nunca debemos dudar de nuestra resurrección porque nuestro Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos.

27Llegando entonces algunos de los saduceos, los cuales niegan haber resurrección, le preguntaron, 28diciendo: Maestro, Moisés nos escribió: Si el hermano de alguno muriere teniendo mujer, y no dejare hijos, que su hermano se case con ella, y levante descendencia a su hermano. 29Hubo, pues, siete hermanos; y el primero tomó esposa, y murió sin hijos. 30Y la tomó el segundo, el cual también murió sin hijos. 31La tomó el tercero, y así todos los siete, y murieron sin dejar descendencia. 32Finalmente murió también la mujer. 33En la resurrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer?

34Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de este siglo se casan, y se dan en casamiento; 35mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. 36Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. 37Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. 38Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven.

SANTOS TRIUNFANTES PRONTO ESTAREMOS EN LA IGLESIA TRIUNFANTE

Nosotros muchas veces nos concentramos solamente en los relatos bíblicos respecto a la semana santa como en la entrada triunfante de nuestro Señor en Jerusalén, lo que sucedió el jueves y viernes santo en la última semana que estuvo en este mundo, pero lo que no préstamos la debida atención es lo que sucedió en cada uno de estos días dentro del Templo de Jerusalén, como nuestro Señor Jesucristo usó cada minuto de su vida predicando la Palabra de Dios a la Iglesia Militante, tenemos este concepto de Iglesia Militante para todos los creyentes que estamos en este mundo, no estamos hablando de ninguna denominación en especial sino de la iglesia verdadera, la invisible, aquella que solamente Dios ve, los 144.000 que habla Apocalipsis capitulo 14, estos son los que realmente creemos que somos comprados por la vida perfecta y por la sangre del Cordero y que tenemos un lugar en el cielo eterno al lado de nuestro Dios por su eterna Gracia. Pero mientras estamos en este mundo vamos a seguir militando luchando como lo enseña la lectura del Nuevo Testamento para este día en 2 Tesalonicenses 3:2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. Estos hombres perversos lamentablemente son todos aquellos que dicen pertenecer a una congregación visible, pero son usados por el Diablo para atacar la Iglesia Militante, los verdaderos cristianos en este mundo.

Jesús se enfrentó a estos hombres perversos, aquellos que estaban dentro del Templo de Jerusalén y se creían dueños del mismo templo como de las ovejas de nuestro Dios, fariseos, escribas, maestros de la ley, herodianos y como estamos viendo en el evangelio para el día de hoy un grupo que puede ser considerado como una secta, los Saduceos, eran quienes estaban siendo usados por el enemigo para atacar a la Iglesia Militante y al Salvador de esta iglesia. Nuestra carne muchas veces nos hace tan débiles que no soportamos los ataques que recibe nuestra fe que cada vez estamos más tentados a abandonar la fe. Los ataques que recibimos al ver que somos muy pocos en nuestra iglesia y no crecemos tanto comparados con otras congregaciones y pensamos dejar la fe; o muchas veces queremos que en nuestra iglesia halla más emoción porque creemos que somos muy tradicionales en la manera de hacer los cultos o los estudios y deseamos pasar a otra iglesia no importando que creen para vivir como queremos que sea nuestra iglesia; nos damos cuenta de algún pecado de un hermano en la fe y no toleramos este pecado y preferimos mejor alejarnos porque creemos que la iglesia no ha hecho nada para que esta persona cambie; nos enteramos de todos los problemas que tenemos como iglesia y creemos que estamos solos y estamos tentados a buscar una iglesia que aparentemente tenga menos problemas y todo esto sucede porque posiblemente nuestra fe no está cimentada en la Roca fuerte que es Jesucristo y pecamos en contra del Tercer Mandamiento porque no prestamos atención a lo que las Escrituras nos enseñan de todo lo que sufre la Iglesia Militante.

Jesús como nuestro sustituto no tuvo miedo de enfrentarse a estos hombres tan respetables, Lucas nos dice que este grupo se llaman Saduceos, muchos creen que estos vienen del sacerdote Zadoc que sirvió al Rey Salomón como esta en 2 Samuel 8:17, pero tenían un problema doctrinal muy serio porque Lucas nos dice que no creían en la resurrección, este grupo ataca a la iglesia militante con falsa doctrina, atacando el centro de nuestra fe de la misma manera que fueron atacados la congregación de los Corintios 1 Corintios 15:17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Todo aquel que no crea en la resurrección corporal de los muertos aún está muerto espiritualmente y si nos dejamos llevar de doctrinas falsas como estas estamos en peligro de perder nuestra salvación. Pero estos Saduceos que no tenían fe solo eran guiados por su razón y así la usaron para tratar de avergonzar a nuestro Señor Jesucristo, citando la ley del Antiguo Testamento conocida como el Levirato, esta ley la podemos leer en Deuteronomio 25: 5-10 y este termino Levirato viene de la palabra Levir que significa hermano del esposo el cual se casaba con la esposa de su hermano o sea su cuñada si su hermano moría y no había tenido hijos. Y su razón los llevo al extremo del ejemplo donde hablan de una mujer que murió su marido y luego de haberse casado con los 6 hermanos de este no pudo engendrar hijos y llegó el momento de la pregunta satánica, queriendo llevar lo terrenal al cielo 32Finalmente murió también la mujer. 33En la resurrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer? Y Jesús por amor a nuestra debilidad que también queremos llevar las cosas de este mundo al cielo les respondió contundentemente guiado por su amor 34Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de este siglo se casan, y se dan en casamiento; 35mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. 36Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. Así es Jesús habla de como es la Iglesia Triunfante, es decir cuando estemos en el cielo; allá no habrán cosas terrenales como el matrimonio, allá tampoco existe la muerte y también seremos iguales a los ángeles que pueden estar frente a la presencia de Dios cara a cara y nosotros hoy somos llamados Santos Triunfantes porque la Iglesia Triunfante nos esta esperando ya que pertenecemos a este iglesia no solamente por la manera perfecta que Cristo vivió en este mundo sino que también para darnos la promesa de la resurrección y estar en cuerpo y alma en el cielo eternamente cuando Jesús venga por segunda vez nos regaló esta promesa con su sacrificio en la cruz como lo enseña Pablo en 1 Corintios 15: 3-4 Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. ¡Así es! Jesús venció a Satanás y sus súbditos como estos Saduceos al morir por nuestros pecados y resucitar para que nosotros tengamos la promesa de ser hoy llamados Santos Triunfantes que aunque en este momento estemos en la Iglesia Militante, pronto, muy pronto estaremos en la Iglesia Triunfante porque vivimos en la promesa de nuestros primeros hermanos en la fe como Jesús lo cita en este pasaje 37Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. 38Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven. Jesús recuerda el hecho majestuoso que vivió Moisés cuando vio la zarza ardiente, ahí estaba presente aquel que nos creo y que quiere que vivamos con Él eternamente, nuestro Dios, que nos ha hecho vivir, nos ha hecho tener la verdadera vida espiritual, la cual nos llama a tener confianza en la eternidad, nos llama a vivir en este mundo esperando que pronto salgamos de aquí y llegamos Triunfantemente al cielo porque ya la carne, el diablo y el pecado no nos volverán a hacer sufrir.

Pero mientras llega el momento de estar en la Iglesia Triunfante vamos a demostrar como la Iglesia Militante aún la gobierna Dios y esto lo hacemos cada día viviendo en arrepentimiento y dejando que sea el Espíritu Santo quien produzca los frutos, los cambios en nuestra vida, también lo mostramos confiando en la Palabra de Dios, la cual nos da la seguridad que tenemos una nueva vida en Cristo y nos lleva a congregarnos con frecuencia, a orar constantemente y a ser usados por Dios para traer a otros a esta fe verdadera, mira tu vida en este momento, mira los problemas terrenales que tenemos, mira las dolencias físicas de nuestro cuerpo y ahora mira el cielo y allí está la verdadera vida esperándonos a nosotros Santos Triunfantes por Jesús porque la muerte ya no tiene poder sobre nosotros. Amén

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

98 ¡Muerte! ¡dónde está tu horror?

99 Cuando suene la trompeta

100 Pronto vuelve Jesucristo

101 Y sólo espero ese día

102 Hoy por los santos

108 Esta es la fiesta

Culto Cristiano:

4 ¡Despertad! A todos llama

2 Alzaos, oh puertas

5 Redentor precioso, ven

78 De mil arpas

154 Los santos de la tierra y de los cielos

156 Ven Tú, ¡oh Rey eterno!

322 Dormir en Cristo

334 Morir sólo es resucitar

337 Mi Jesús, mi Salvador

338-341 Los himnos para la segunda venida del Señor

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios