2019-09-29 – Pentecostes 16

Print Friendly, PDF & Email

El decimosexto domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: El cristiano tiene la verdadera sabiduría: el conocimiento de Dios y de su amor. Al ver como Dios mostró su amor por nosotros, que se entregó a sí mismo completamente muriendo en la cruz por nosotros, vamos a entregarnos completamente a él.

La Colecta: Te suplicamos, misericordioso Señor, que concedas a tus fieles perdón y paz para que sean limpios de todos los pecados y te sirvan con mente tranquila; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Proverbios 9:8-12 La verdadera sabiduría encuentra sus principios en “el temor de Jehová,” es decir, en amor y respeto hacia Dios.

8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca;

Corrige al sabio, y te amará.

9 Da al sabio, y será más sabio;

Enseña al justo, y aumentará su saber.

10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría,

Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

11 Porque por mí se aumentarán tus días,

Y años de vida se te añadirán.

12 Si fueres sabio, para ti lo serás;

Y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo.

El Salmo del Día: Salmo 19

Al músico principal. Salmo de David.

1 Los cielos cuentan la gloria de Dios,

Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

2 Un día emite palabra a otro día,

Y una noche a otra noche declara sabiduría.

3 No hay lenguaje, ni palabras,

Ni es oída su voz.

4 Por toda la tierra salió su voz,

Y hasta el extremo del mundo sus palabras.

En ellos puso tabernáculo para el sol;

5 Y éste, como esposo que sale de su tálamo,

Se alegra cual gigante para correr el camino.

6 De un extremo de los cielos es su salida,

Y su curso hasta el término de ellos;

Y nada hay que se esconda de su calor.

7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;

El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;

El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;

Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;

Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

11 Tu siervo es además amonestado con ellos;

En guardarlos hay grande galardón.

12 ¿Quién podrá entender sus propios errores?

Líbrame de los que me son ocultos.

13 Preserva también a tu siervo de las soberbias;

Que no se enseñoreen de mí;

Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,

Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

La Segunda Lectura: Filemón 1:1,10-21 San Pablo anima a Filemón a aceptar en amor cristiano a Onésimo, el cual antes era su esclavo.

1Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amado Filemón, colaborador nuestro,

10te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, 11el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil, 12el cual vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo. 13Yo quisiera retenerle conmigo, para que en lugar tuyo me sirviese en mis prisiones por el evangelio; 14pero nada quise hacer sin tu consentimiento, para que tu favor no fuese como de necesidad, sino voluntario.

15Porque quizá para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre; 16no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. 17Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo. 18Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta. 19Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también. 20Sí, hermano, tenga yo algún provecho de ti en el Señor; conforta mi corazón en el Señor.

21Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aún más de lo que te digo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocijaos! ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 14:25-33 El cristiano no se entrega a Dios para ganar el cielo, sino porque ya tiene el cielo en Cristo. Por otro lado, el que rehúsa entregar toda su vida a Dios, realmente está rechazando lo que Cristo ha hecho por él.

25Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. 28Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. 31¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? 32Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. 33Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

HIJOS DE DIOS EL VERDADERO CONOCIMIENTO NOS HACE SABIOS ANTE NUESTRO DIOS.

La mayoría de los cristianos llegamos a pertenecer a la iglesia de Dios por un motivo equivocado, lo digo de esta manera porque los motivos por los cuales empezamos a acercarnos a la iglesia es porque Dios nos llevó al borde del abismo en nuestros problemas de alcohol, tal vez de drogas, o estábamos al borde de un divorcio o un suicidio, tal vez estábamos tan desanimados en nuestras vidas porque no teníamos un horizonte claro que seguir y es donde Dios uso todo esto para empezar a trabajar en nosotros para enseñarnos el verdadero motivo por el cual ahora pertenecemos a su reino. El versículo 25 de nuestro texto nos muestra que grandes multitudes iban con Jesús, lo más posible es que le seguían esperando un nuevo milagro o muchos esperando por fin que el pueblo se sublevará contra los romanos, pero fue un baldado de agua fría la que recibieron todos los que le seguían porque Jesús fue muy claro en el versículo 26 cuando puso esta condición si alguno viene a mi¸ estas palabras están acompañadas de tres condiciones para seguir a Jesús; y estas mismas hay que entenderlas porque muestran el sacrificio que vive un cristiano para pertenecer a este reino porque la evidencia de esto son las tribulaciones que tenemos en este momento, esto quiere decir que llegamos a este reino huyendo de tribulaciones que teníamos y ahora nos damos cuenta que éstas mismas son necesarias para estar vinculados con nuestra fe y la vida eterna.

Ahora recordemos cada uno de nosotros los motivos por los cuales creímos que fuimos traídos a la fe, aun los que han nacido en la fe Luterana Confesional también pueden pensar que sería de ellos si en estos momentos no pertenecieran al reino de los cielos, e inmediatamente nos damos cuenta que Dios uso esa etapa difícil de nuestras vidas para mostrarnos que teníamos un problema peor en el cual vivíamos antes de llegar a la fe porque este consiste en tener una tribulación eterna ya que éramos enemigos de Dios y nuestro orgullo pecaminoso nos llevó a ser ignorantes espirituales porque teníamos cada uno de nosotros un diferente Dios como el pueblo de Israel en los tiempos de Isaías 18¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis? 19El artífice prepara la imagen de talla, el platero le extiende el oro y le funde cadenas de plata. 20El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se apolille; se busca un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva. Isaías 40:18-20. La falta de conocimiento y sabiduría de Dios nos llevó a crear a nuestro propio dios, tal vez era de madera o de yeso, tal vez era de oro o de carne y hueso o tal vez ese dios en el que confiábamos creíamos que era lo necesario para nuestras vidas porque decíamos que no importa en quien se crea lo importante es que se crea, o no importa cual dios sea porque todo nos lleva al mismo camino. ¡Que ignorantes éramos! ¡el infiernos nos poseía! Y Dios aun así tuvo misericordia de nosotros y nos rescató de esa ignorancia dándonos sabiduría espiritual donde hemos aprendido que es muy necesaria la Ley y el Evangelio en nuestras vidas cumpliéndose en nosotros lo que enseña Proverbios 9:10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia. Y esta sabiduría y conocimiento es eterno porque solo consiste en creer en Jesús, y ÉL es Dios eterno, Él vino para rescatarnos de la ignorancia que teníamos cuando adorábamos a nuestros propios ídolos y por amor a cada uno de nosotros solo adoró al único Dios verdadero como lo enseña Juan 10:25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí. Jesús vivió de una manera perfecta haciendo que el Padre fuera lo primero para Él cumpliendo su voluntad perfectamente y mostrando como lo hizo por amor a cada uno de nosotros, esta es la verdadera sabiduría y conocimiento que es eterno que creemos que llevó una vida perfecta en lugar nuestro y dándonos la bendición que no merecemos de ser llamados hijos de Dios por su sacrificio y muerte en la cruz 33Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. 34Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Juan 19:33-34. Todo esto lo sufrió nuestro Señor para que nosotros tuviéramos el verdadero sentido de estar en este mundo que es adorar a nuestro Dios creador y Salvador al único quien nos ha dado todo lo que necesitamos en este mundo no solamente hablando de cosas materiales que nos da todo lo que necesitamos para vivir sino lo más importante la sabiduría espiritual que consiste en creer en Él como nuestro Dios Salvador y vivir solo para Él y es por esto que estas 3 condiciones que Jesús pide a todo aquel que cree en Él y le sigue por la obra del Espíritu Santo la podemos llevar a cabo porque hacerlo es tener la verdadera sabiduría y conocimiento eterno de Dios que nos ha llevado a dejar nuestros ídolos y ahora la manera de mostrarlo es siguiendo a Cristo de la siguiente manera:

Primero, Jesús usa un término fuerte que es aborrecer, y lo aplica más fuertemente cuando lo relaciona con nuestro primer grado de consanguinidad en este mundo, siempre afirmamos que la familia es lo primero y es lo que hay que practicar, pero cuando nuestra familia está en contra de Dios y su Palabra, cuando nuestra familia no cree en lo que enseña la Biblia inmediatamente ellos nos atacarán y muchas veces nosotros terminamos sometidos a sus ataques y terminamos aborreciendo a nuestro Dios, en cambio la verdadera sabiduría y conocimiento nos lleva a poner en primer lugar a nuestro Dios y no a un familiar porque ellos ya no son nuestros dioses, el verdadero Dios los venció y ahora Él quiere usarnos a nosotros no para dejarnos llevar de ellos sino para traerlos a la fe y por esto la mejor manera de hacerlo es con el ejemplo a ellos donde les mostramos con palabras y hechos que seguimos al único Dios verdadero.

En la segunda condición que es cargar su cruz, esta también humanamente es muy difícil de entender pero Dios quiere que resumamos este cargar la cruz con las palabras amor y sacrificio; esa cruz siempre la vemos reflejada en una persona por ejemplo cuando un esposo no trata a la esposa como vaso frágil y ella solamente lo soporta dejándolo todo en manos de Dios esto sí que es una cruz dura o cuando una esposa es poco paciente y constantemente vive entre gritos y sátiras también es una cruz para el esposo o cuando hay un hijo desobediente que es dominado por su carne, las drogas y el alcohol sus padres siempre están en función de recuperarlo confiando siempre en la obra del Espíritu Santo y este proceso sí que también es una cruz; o cuando tenemos compañeros hostiles en nuestro trabajo o un jefe hostil nosotros seguimos sirviendo porque necesitamos el trabajo y esto se convierte en una cruz dura de soportar y que tal de un enemigo que constantemente está gritándonos cosas para hacernos caer en peleas o está buscando la manera de destruirnos y hacernos caer y nosotros solamente oramos confiando que el Espíritu Santo obre en Él también esto es una cruz o cuando tenemos una enfermedad terminal en nuestras vidas y todo mundo nos aconseja que la eutanasia es la opción es donde encontramos que el dolor de la enfermedad se combina con los consejos y esto termina siendo una cruz. También al final de nuestro texto para el día de hoy Jesús vuelve a tomar el tema de las posesiones materiales, recordemos al joven rico en los evangelios que creyó cumplir toda la ley para salvarse pero amó más las posesiones materiales y se fue triste y perdido eternamente; el punto de los bienes materiales sabemos que no está mal tener cosas que Dios nos ha dado pero el otro lado de la moneda nos muestra como nosotros dedicamos mucho tiempo a conseguir y cuidar los bienes materiales y no tenemos tiempo para dedicar al cuidado de nuestras almas y perdemos poco a poco el conocimiento y sabiduría de Dios por no estar alimentándonos espiritualmente.

Por esto es importante el Espíritu Santo dentro de nuestras vidas porque ÉL no va hacernos avergonzar cuando en medio de estas tribulaciones perdemos batallas con nuestros familiares o sentimos ser vencidos por nuestra cruz o creemos que solo venimos a sufrir a este mundo pero Dios ganó la guerra contra el padre de los cobardes que es el Diablo y es donde necesitamos el conocimiento y la sabiduría de Dios para que no caigamos nosotros y abandonemos la fe y hagamos que Dios sea una burla para los incrédulos y por esto Jesús añade estas ilustraciones: La primera se trata de un hombre que piensa construir una torre. El constructor se asegurará de que tiene el dinero suficiente para terminar el trabajo antes de empezarlo, porque de otra forma será el hazmerreír de sus vecinos. De la misma manera, ningún rey piensa en iniciar una batalla sin tener el ejército suficiente para terminarla. Si ve que está perdiendo la batalla, la mejor opción es enviar una embajada para negociar los términos de paz. Estas ilustraciones nos enseñan de la prudencia porque siempre un cristiano prudente va a poner todo en manos de Dios, siempre va hacer todo pensando que es lo que quiere Dios y siempre va a cumplir sus promesas hechas a Dios como la que hicimos guiados por el Espíritu Santo de siempre vivir en esta fe. Por esto hermanos la verdadera sabiduría y conocimiento de Dios lo vemos en la persistencia que tenemos en vivir bajo la voluntad de Dios movidos por el agradecimiento a Él que nos ha dado lo que más necesitamos que es su perdón y misericordia eterna y quiere que en este mundo seamos la Luz para otros para que también sigan a Jesús eternamente dejando sus ídolos. Amén.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

47 A nadie amaré como a Cristo

48 Busca primero el reino de Dios

49 Con el buen Jesús andemos

50 Cristiano soy

51 Dios de gracia, Dios de gloria

52 Hermanos cantad

53 Seguidme a mí, dice el Señor

55 Serviremos al Señor

Culto Cristiano:

161 Dejo el mundo y sigo a Cristo

175 Haz lo que quieras

219 Roca de la eternidad

235 Como ovejas celebramos

239 El rey de amor es mi pastor

240 En Jesucristo se halla la paz

242 Jesús es mi pastor

243 Jesús, mi tesoro

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

253 A los pies de Jesucristo

255 Que mi vida entera esté

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios