2019-08-18 – Pentecostes 10

Print Friendly, PDF & Email

El décimo domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: ¡Qué privilegio tenemos al poder traer nuestras oraciones a Dios! Aunque nuestro pecado nos hace enemigos de Dios, Cristo ganó por nosotros la justificación y reconciliación con Dios. Podemos pedir cualquier cosa de nuestro Padre celestial con la confianza de que nos escuchará y contestará nuestra oración para nuestro bien.

La Colecta: Oh Dios, protector de todos los que en ti confían, no hay ni fuerte ni santo sin ti: aumenta y multiplica tu misericordia para con nosotros, para que gobernados y guiados por ti, supremos lo temporal y alcancemos lo eterno; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Génesis 18:20-32 Abraham pidió a Dios por los justos que moraban en Sodoma y Gomorra, mostrando la confianza que un creyente puede tener cuando pida a Dios en sus oraciones.

20Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, 21descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré. 22Y se apartaron de allí los varones, y fueron hacia Sodoma; pero Abraham estaba aún delante de Jehová.

23Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? 24Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? 25Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? 26Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos. 27Y Abraham replicó y dijo: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza. 28Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Y dijo: No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco. 29Y volvió a hablarle, y dijo: Quizá se hallarán allí cuarenta. Y respondió: No lo haré por amor a los cuarenta. 30Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta. Y respondió: No lo haré si hallare allí treinta. 31Y dijo: He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte. No la destruiré, respondió, por amor a los veinte. 32Y volvió a decir: No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez.

El Salmo del Día: Salmo 6

Al músico principal; en Neginot, sobre Seminit. Salmo de David.

1Jehová, no me reprendas en tu enojo,

Ni me castigues con tu ira.

2Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo;

Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen.

3Mi alma también está muy turbada;

Y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?

4Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma;

Sálvame por tu misericordia.

5Porque en la muerte no hay memoria de ti;

En el Seol, ¿quién te alabará?

6Me he consumido a fuerza de gemir;

Todas las noches inundo de llanto mi lecho,

Riego mi cama con mis lágrimas.

7Mis ojos están gastados de sufrir;

Se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.

8Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad;

Porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.

9Jehová ha oído mi ruego;

Ha recibido Jehová mi oración.

10Se avergonzarán y se turbarán mucho todos mis enemigos;

Se volverán y serán avergonzados de repente.

La Segunda Lectura: Colosenses 2:6-15 Por medio de Cristo, el verdadero Dios hecho hombre, hemos sido librados de la condenación que se encuentra en la ley. El perdón y la vida son nuestros en Cristo nuestro Salvador.

6Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; 7arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

8Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. 11En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. 13Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 11:1-13 Cristo nos enseña a orar por medio del Padrenuestro. Podemos pedir a Dios nuestro Padre celestial en oración con la confianza que siempre nos contestará en amor.

1Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. 2Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 3El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 4Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

5Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, 6porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; 7y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? 8Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. 9Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

HERMANOS NO OLVIDEMOS PORQUE ES NECESARIA LA ORACIÓN

El catecismo de Lutero define la oración como un acto de adoración en el que le hablamos a Dios con el corazón, esta definición la podremos saber de memoria o tal vez podemos entender que es la oración, pero en realidad ¿entendemos la profundidad de la oración? Creo que lo que hace que no oremos con frecuencia y confianza es que no entendemos lo profundo que es la práctica de la oración para un cristiano, por este motivo solo nos limitamos a orar cuando sea necesario, es decir, en los alimentos, cuando estamos en la iglesia o cuando tenemos una situación por definir. Pero en realidad cuando la Biblia nos enseña en 1 Tesalonicenses 5:17 orad sin cesar, nos está diciendo que dentro de nuestra vida de Santificación es muy importante la adoración continua a Dios en nuestras vidas y dentro de esta adoración continua la oración juega un papel importante en cada momento de nuestras vidas.

Los Discípulos fueron testigos de la ferviente y activa oración de nuestro Señor Jesucristo, entendemos y creemos que ÉL oró perfectamente como nuestro sustituto porque realmente el pecado de nuestra oración no es solamente que no la hacemos con frecuencia sino que no ponemos la confianza en que ella sea escuchada y respondida por Dios; cada vez que estamos estudiando un tema que tenga que ver con nuestra vida de santificación nos damos cuenta que realmente el infierno es el lugar que merecemos porque los frutos que damos no son los que Dios espera que demos, ya que por nuestra naturaleza pecaminosa le ponemos freno al Espíritu Santo y es por esto que no solamente merecemos ser condenados al infierno eterno sino que también no merecemos que nuestra oración sea escuchada.

En este sermón no nos vamos a centrar a estudiar el contenido del Padre nuestro que nuestro Señor Jesucristo enseñó a sus apóstoles y a nosotros, la cual es una oración necesaria porque encontramos en ella el acción de gracias y las peticiones que necesitamos cada día y es por esto que como cristianos es necesario hacer esta oración cada día, enseñarla a nuestros hijos y sobre todo el significado de cada una de las palabras que hay en ella como lo enseña el catecismo menor escrito por Martín Lutero. En este sermón vamos a centrarnos en la segunda parte del texto donde Jesús nos enseña del poder que tiene la oración, que en verdad ella mueve cosas y circunstancias específicas como lo vemos en esta parábola 5Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, 6porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; 7y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? 8Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. La clave para entender esta parábola es la parte final del versículo 8, la importunidad hizo que el amigo se levantara para darle lo que necesitaba, esta importunidad llevada con la perseverancia hizo que se movieran cosas y circunstancias, veamos que fue un sentimiento negativo el que animó que fuera concedido el favor de tener los tres panes para servirle a su amigo que viene de visita en una hora no esperada y ahora Jesús compara esta parábola de ese amigo que atendió al que tocó su puerta con la manera en la cual Dios nos atiende a nosotros sus hijos por los méritos de Cristo; es siempre necesario entender y creer que nuestra oración Dios no la escucha porque sea larga o corta, porque estemos de pie o de rodillas, Él escucha toda nuestra oración únicamente por los méritos de Cristo quien como dice la Biblia en 1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Jesús es nuestro único mediador porque llevó una vida perfecta y como lo leemos en estos versículos se dio a si mismo en rescate por todos sufriendo y muriendo en la cruz para que nosotros tengamos una buena relación con Dios y miremos en el campo de la oración ese cambio que tuvimos porque nosotros éramos parte del grupo que habla Proverbios 28:9 El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable. Cuando vivíamos sin ser revestíos por la obra de Cristo Dios no escuchaba nuestra oración, al igual que pasa con muchos hoy en día que creen que Dios les concede muchos milagros por el hecho de cambiar el mediador como María, santos, imágenes entre otras cosas, pero lo que enseña el texto de Proverbios es que Dios permite que su oración sea atendida y respondida por el mismo abominable que es Satanás y todo esto es un juicio por su incredulidad.

Pero cada uno de nosotros podemos hoy dar gracias a Dios porque es por los méritos de Cristo que escucha nuestra oración y nos llama y anima 9Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 10Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 11¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Después de enseñarles el Padrenuestro, Jesús les cuenta una parábola acerca de una persona que va a medianoche a pedirle a su amigo tres panes para alimentar a un huésped inesperado. El amigo al principio rechaza la petición de ayuda porque toda la familia ya está en cama y las puertas están cerradas, pero la persistencia prueba que es un motivo mayor que la amistad, porque finalmente consigue lo que había pedido. El propósito que tuvo Jesús al contar esta parábola fue enseñar que la persistencia en la oración consigue resultados. Si un amigo humano se conmueve y responde ante la petición constante, mucho más se conmoverá nuestro Padre celestial y responderá cuando vayamos a él una y otra vez con nuestras necesidades. Nuestra petición, nuestra búsqueda y el llamado a la puerta no serán en vano. Lo que el Padre celestial nos otorga en respuesta a la oración persistente será bueno para nosotros. Usando otra vez una comparación, Jesús hace notar que un padre terrenal no le dará a su hijo lo que le hace daño. Mucho más debemos confiar en que nuestro Padre celestial nos dará buenos dones, entre los cuales es el Espíritu Santo. En respuesta a las oraciones, nuestro Padre nos dará siempre lo que es mejor para nosotros.

Y así actúa nuestro Padre con nosotros por su misericordia, y les traigo un ejemplo de un personaje Bíblico que ahora está en el cielo porque tenía la misma fe que tenemos nosotros, el profeta Isaías y el libro de Reyes habla de este Rey, Ezequías, fue un rey creyente que nos enseña porque nuestra prioridad es pedir el Espíritu Santo en nuestras vidas, cuando nuestra prioridad es pedir los dones espirituales que nos da Dios por medio de la tercera persona de la Trinidad entonces vemos como entendemos que la oración no es para cambiar los planes de Dios sino descansar en su soberana voluntad. Eso le creía muy bien Ezequías en el momento de ser sitiado junto con su pueblo por los enemigos Asirios y como Senaquerib rey de Asiria había blasfemado en contra de Dios como lo vemos en Isaías 36:15-18 15Ni os haga Ezequías confiar en Jehová, diciendo: Ciertamente Jehová nos librará; no será entregada esta ciudad en manos del rey de Asiria. 16No escuchéis a Ezequías, porque así dice el rey de Asiria: Haced conmigo paz, y salid a mí; y coma cada uno de su viña, y cada uno de su higuera, y beba cada cual las aguas de su pozo, 17hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas. 18Mirad que no os engañe Ezequías diciendo: Jehová nos librará. ¿Acaso libraron los dioses de las naciones cada uno su tierra de la mano del rey de Asiria? Vemos que en este momento hostil el Espíritu Santo puso en el corazón de Ezequías hacer esto Aconteció, pues, que cuando el rey Ezequías oyó esto, rasgó sus vestidos, y cubierto de cilicio vino a la casa de Jehová. Isaías 37:1. Ahora mira este ejemplo y cuando en verdad estamos concentrados en pedir bendiciones espirituales siempre en medio de cada una de nuestras dificultades llevamos nuestra oración a Dios, este es un motivo por el cual venimos a congregarnos y adorar a Dios porque traemos todas nuestras cargas a Él, esa oración que hacemos diariamente persistentemente pidiendo ayuda y solución a ella la traemos en medio de nuestro culto; pero la respuesta de los Asirios en cuanto vieron que Ezequías pedía a Dios y confió en su profeta Isaías aumento la hostilidad de sus mensajes de destrucción y en esta segunda oportunidad vemos como la reacción de Ezequías fue la siguiente 14Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores, y las leyó; y subió a la casa de Jehová, y las extendió delante de Jehová. 15Entonces Ezequías oró a Jehová, diciendo: 16Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos y la tierra. 17Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira; y oye todas las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente. 18Ciertamente, oh Jehová, los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas, 19y entregaron los dioses de ellos al fuego; porque no eran dioses, sino obra de manos de hombre, madera y piedra; por eso los destruyeron. 20Ahora pues, Jehová Dios nuestro, líbranos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que sólo tú eres Jehová. Isaías 37:14–20. Mira este ejemplo de Ezequías, es la razón por la cual nuestro Señor Jesucristo nos enseñó hoy el motivo de tocar la puerta, de buscar, de llamar porque mientras nuestra prioridad en la oración sean pedir constantemente bendiciones espirituales las materiales se darán siempre como Dios disponga para nuestro bien. Ahora dispongámonos a estar de pie, cierra tus ojos y en silencio trae tu petición cualquiera que sea y preséntala a Jehová (Silencio) Jehová a inclinado su oído a nosotros y nos ha escuchado por los méritos de Cristo, Jehová Dios es el único que puede arreglar esta situación y tengamos la confianza que siempre nos escucha porque somos sus hijos amados y siempre hará lo que realmente necesitamos para cuidar nuestras almas y para proveernos de todo lo que necesitamos en este mundo. Amén

  Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

44 Amigos de Cristo

52 Hermanos cantad

80 A las montañas mis ojos con fe

83 Con qué paternal cariño

107 El Señor es mi luz

109 Padre nuestro

Culto Cristiano:

202 Oí la voz del Salvador

240 En Jesucristo se halla la paz

245 Lejos de mi Padre Dios

246 Mi fe descansa en ti

251 ¡Oh que amigo nos es Cristo!

253 A los pies de Jesucristo

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios