2019-07-21 – DOMINGO DE LA MAYORDOMIA

Print Friendly, PDF & Email

DOMINGO DE LA MAYORDOMIA

Tema del día:  En este tiempo de Pentecostés nuestro Dios en su infinita misericordia nos llama para ser mayordomos (administradores) de los regalos que nos da para nuestro bienestar en este mundo.

COLECTA: Dios Santo tú que nos das todos los dones que necesitamos para administrar tus regalos te pedimos que por medio del Espíritu Santo podamos dar gracias por sostener nuestra vida espiritual y material en este mundo siendo administradores fieles. Lo pedimos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén

LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO: GÉNESIS 39:4-6, en esta lectura Dios uso a nuestro hermano en la fe José para que fuera mayordomo de las casa de Potifar y fue bendecido por su fidelidad.

4Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. 5Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. 6Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.

Salmo del Día 112

Aleluya.

1 Bienaventurado el hombre que teme a Jehová,

Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.

2 Su descendencia será poderosa en la tierra;

La generación de los rectos será bendita.

3 Bienes y riquezas hay en su casa,

Y su justicia permanece para siempre.

4 Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos;

Es clemente, misericordioso y justo.

5 El hombre de bien tiene misericordia, y presta;

Gobierna sus asuntos con juicio,

6 Por lo cual no resbalará jamás;

En memoria eterna será el justo.

7 No tendrá temor de malas noticias;

Su corazón está firme, confiado en Jehová.

8 Asegurado está su corazón; no temerá,

Hasta que vea en sus enemigos su deseo.

9 Reparte, da a los pobres;

Su justicia permanece para siempre;

Su poder será exaltado en gloria.

10 Lo verá el impío y se irritará;

Crujirá los dientes, y se consumirá.

El deseo de los impíos perecerá.

Lectura del Nuevo Testamento: 1 Corintios 16:1-3 San Pablo escribió a los Corintios por inspiración divina la manera en la cual es necesario dar las ofrendas a Dios y esto motivado por el amor que Dios nos ha dado en Cristo Jesús

1En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 2Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. 3Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén.

EL ESPÍRITU SANTO NOS ANIMA A LA MAYORDOMÍA

Para hablar del tema que hemos escogido para este domingo, donde celebramos el Domingo de Acción de Gracias para con Dios practicando la Mayordomía no quise usar un pasaje como centro de esta meditación sino más bien deseo que hablemos de esta doctrina como un tema general de las Escrituras, es muy importante que entendamos que cada palabra que usamos tiene un sentido especial, es decir, que su significado nos explica lo trascendente de la misma palabra. La manera en la cual Dios se comunica con nosotros los seres humanos cristianos son las palabras, una cosa es un idioma que es la manera en la cual suenan las palabras y otra cosa es el sentido y significado de las mismas, casi todas las palabras tienen unos términos que llamamos las raíces y es de estas de donde vienen los significados que conocemos. En el caso del tema para nuestra meditación en este día en el griego, la palabra mayordomía (oikonomia) es una palabra compuesta que significa «administración de una casa». El que administra la casa es llamado mayordomo (oikonomos «ley de la casa») o bien superintendente (epitropos). La idea tiene sus raíces en el establecimiento de la esclavitud. El amo nombraba a un esclavo para que administrara su casa, lo que podía incluir la enseñanza y disciplina de los miembros de la casa, en especial de otros esclavos y los niños. Un ejemplo clásico sería José en la casa de Potifar 4Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía. 5Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. 6Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia. Génesis. 39:4–6.

Ya que entendemos que significa este término Mayordomía vamos a aplicarlo a nuestra vida de Santificación, es decir en cómo vivimos; como cristianos creemos y entendemos que las obras que hacemos en nuestras vidas son producidas por el mismo Espíritu Santo como lo enseña Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Al ser creados en Cristo para buenas obras entendemos que todo lo que hacemos es muy influenciado por el mismo Dios y especialmente en todo el contexto bíblico sabemos que el Espíritu Santo es el decorador de interiores, es decir, aquel que trabaja en nuestro corazón por medio de la Palabra y los Sacramentos para mantener al nuevo hombre en los caminos agradables del Señor; en el texto de Génesis nuestro hermano José pudo ejercer su mayordomía a cabalidad porque el Espíritu Santo fue quien le ánimo para ser un fiel servidor de Potifar; pero algo que no podemos perder de vista es que José no era una persona sobrenatural o de otro mundo, él era un hombre pecador al igual que cada uno de nosotros y tenía la misma fe que confesamos, el creía y esperaba la venida del Mesías porque tenía la confianza que la promesa que Dios les dio a sus primeros padres en el Edén después de pecar era una realidad para llevarle al cielo y en agradecimiento a Dios él le puso en primer lugar mostrando en quien creía siendo buen administrador de las cosas que no eran de él.

Y esto nos da la entrada a entender que todo lo que nosotros tenemos no es nuestro, son cosas que Dios nos ha dado para nuestro pasar en este mundo porque ÉL sabe que nosotros lo necesitamos, es por este motivo que nos enseñó en el Padre nuestro a pedir por el pan diario de cada día, porque con esta petición reconocemos que todo lo que tenemos en nuestras vidas es dado por ÉL en préstamo, porque las Escrituras son muy claras en cuanto a las cosas que tenemos en este mundo porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 1Timoteo 6:7. Esta es la manera que Dios nos muestra que no tenemos necesidad de sentirnos dueños de las cosas que tenemos porque ni siquiera las podemos producir ni tampoco usarlas por toda la eternidad. Pero nuestro egoísmo y avaricia que son pecados en contra del resumen de la ley de Dios como lo enseña nuestro Señor Jesucristo en Mateo 22:37-40 37Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. Cuando infringimos estos mandamientos de Dios somos llevados a creernos dueños de las cosas que son dadas por el mismo Dios y es por esto que estos dos ladrones, el egoísmo y la avaricia, ha llevado a asesinatos, robos, engaños y realmente nos muestra que al creernos dueños de las cosas que son dadas por Dios merecemos ser echados al infierno eterno.

Pero necesitamos reconocer que cuando venimos a este mundo no traemos cosas materiales pero si venimos siendo dueños de nuestro pecado, desde la concepción como lo enseña el salmista He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. Salmo 51:5 y es la misma naturaleza del pecado que no nos deja entender que las cosas que tenemos en este mundo no son nuestras sino que son dadas por Dios para que las administremos, es lo primero que necesitamos dejar que Dios nos guie con este punto, no somos dueños de nada, somos administradores de las cosas que tenemos en este mundo, pero nuestro pecado nos lleva a consideramos dueños del tiempo no importándonos dedicarle el tiempo necesario a alimentar nuestras almas personal o conjuntamente con los hermanos en la fe; nuestro pecado nos hace dueños de los dones que Dios nos ha dado porque no permitimos que el Espíritu Santo nos use con nuestros dones ni tampoco dejamos que sean otros los que también puedan servir no solamente dentro de la iglesia sino en el mundo; nuestro pecado nos lleva a creernos dueños del dinero que recibimos olvidamos distribuirlo tal como Dios nos dice en las Escrituras a saber: las ofrendas, nuestra familia y ayudar al necesitado. El pecado que nos lleva a ser malos mayordomos necesita ser tratado por el mismo Dios, y esto lo hizo enviando a nuestro Señor Jesucristo al mundo, Él entendió perfectamente cuál fue su propósito de estar en este mundo y fue un administrador por excelencia, los evangelios muestran una cantidad de pasajes donde fue administrador perfecto del tiempo orando y enseñando la Palabra de Dios, fue un administrador perfecto usando todos sus dones para salvar al hombre perdido por el pecado y fue un administrador perfecto con el dinero porque lo usó para el bienestar de su reino pero el cumplimiento de su accionar como administrador lo hizo al dar su vida, no considero su vida como propiedad de Él mismo, fue su vida dada por el mismo Dios y la ofreció por cada uno de nosotros como lo enseña Juan 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Es este Amor de Cristo siendo mayordomo perfectamente por cada uno de nosotros que nos lleva a que dejemos que sea el Espíritu Santo quien produzca en nosotros agradecimiento y lo mostremos en muchas facetas de nuestra vida, pero en esta oportunidad centrándonos en la mayordomía, es decir de cómo ser administradores de todo lo que Dios nos ha dado. Para esto vamos a llamar nuestra Mayordomía DAC, ser Mayordomos DAC nos ofrece el secreto para que seamos Mayordomos fieles guiados por el Espíritu Santo, la D de DILIGENCIA, quiere decir que por la obra del Espíritu Santo somos DILIGENTES al poner en práctica lo que nos dice la Palabra de Dios, esto quiere decir que entendemos que no somos dueños de las cosas que tenemos en este mundo sino Administradores y esto lo hacemos cuando somos DILIGENTES al usar el tiempo suficiente al estudio de la Palabra de Dios y a la oración para que administremos bien nuestro tiempo, por esto Jesús usa la palabra Velad con relación de la administración del tiempo porque no sabemos el día de nuestra muerte o el día del juicio final 35Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; 36para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. 37Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. Marcos 13:35-37. La Palabra de Dios nos llama hacer DILIGENTES en usar nuestros dones, la Biblia manda a que todo cristiano tenga el servir a los demás como una bandera que lo identifica, cada uno de nosotros estamos capacitados por el Espíritu Santo para consolar, animar, fortalecer, aconsejar, cuidar al hermano que lo necesita porque el mismo Señor del Servicio nos manda en Juan 13:14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Por último las Escrituras nos llama a que seamos DILIGENTES para usar el dinero que Dios nos da usándolo para las ofrendas a Dios, sostener nuestras familias y ayudar a quien necesite, Dios no quiere que seamos esclavos del dinero como lo enseña en la carta a Timoteo, 9Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 1 Timoteo 6:9-10. Aprendamos que el dinero no nos usa a nosotros, somos nosotros los que usamos el dinero y sí lo hacemos DILIGENTEMENTE como las Escrituras nos manda estamos no solamente siendo oidores de la Palabra de Dios sino también hacedores.

Dentro de la mayordomía DAC, nos falta hablar de la A de AMOR, este es el motor que nos da la verdadera motivación para ser administradores fieles como Dios quiere que seamos, San Juan nos dice: Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 1 Juan 4:19, estamos familiarizados con el Amor de Dios porque lo conocemos y vivimos en él dando gracias a Dios, el cual no nos dio lo que merecemos sino lo que necesitamos, este AMOR es quien nos lleva a ser DILIGENTES y también a hablar del último significado de la letra para completar la mayordomía DAC y es la letra C de CONSTANCIA, conocemos lo que significa este término que consiste en hacer lo mismo varias veces, y es lo que Dios quiere que nosotros seamos con nuestra mayordomía DAC que nos congreguemos y estudiemos las Escrituras, oremos, sirvamos a los demás, demos nuestras ofrendas y cuidemos de los nuestros CONSTANTEMENTE y ¿esto lo podemos hacer? Sí porque recordemos cual es nuestro estado espiritual en este momento y en 2 Timoteo 1:14 nos dice Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros. Amén

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios