2019-07-07 – Pentecostes 04

Print Friendly, PDF & Email

El cuarto domingo después de pentecostés

(Verde)

Tema del día: La vida de un cristiano es una vida penitente. El verdadero arrepentimiento empieza con reconocimiento del pecado y tristeza por lo que se ha hecho y también con la confianza firme que Dios lo perdonará. En las lecturas para esta mañana veremos ejemplos de pecadores, los cuales al ser enfrentados con sus pecados, se arrepienten y confían en el perdón de su Dios misericordioso.

La Colecta: Todopoderoso y eterno Dios, concédenos un aumento de fe, esperanza y amor, para que amemos lo que tú has mandado y obtengamos el cumplimiento de todas tus promesas; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 2 Samuel 11:26-12:10,13-15 Al ser enfrentado con sus pecados de adulterio y asesinato, David se arrepiente y recibe las palabras consoladoras, “Jehova ha remitido tus pecados, no morirás.”

26Oyendo la mujer de Urías que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido. 27Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová.

Natán amonesta a David

12

1Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. 2El rico tenía numerosas ovejas y vacas; 3pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. 4Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él. 5Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. 6Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia.

7Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, 8y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. 9¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 10Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer.

13Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. 14Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá. 15Y Natán se volvió a su casa.

Y Jehová hirió al niño que la mujer de Urías había dado a David, y enfermó gravemente.

El Salmo del Día: Salmo 32

Salmo de David. Masquil.

1 Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2 Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,

Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.

4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

6 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

La Segunda Lectura: Gálatas 2:11-21 San Pablo sigue defendiendo su ministerio ante los judaizantes de Galacia contando de una vez en que tenía que regañar al más popular de los apóstoles, Pedro, por su actitud farisaica.

11Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? 15Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, 16sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. 17Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. 18Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. 19Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Vístanse de justicia tus sacerdotes, y canten con gozo tus santos. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 7:36-50 La mujer que ungió los pies de Cristo sentía una verdadera tristeza por sus pecados, pero confiando en el perdón de Dios, mostró su amor y agradecimiento.

36Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa. 37Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; 38y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. 39Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. 40Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. 41Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. 44Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. 45No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. 47Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. 48Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. 49Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? 50Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

HERMANOS VESTÍOS DEL NUEVO HOMBRE

Una de las cosas que hace que el cristiano sea débil actualmente es la falta de conocimiento de los mandamientos de Dios y esta falta de conocimiento está relacionado con no entender la aplicación a cada mandamiento en la vida de cada uno de nosotros y también acompaña esta falta de conocimiento como olvidamos lo que realmente la Biblia nos habla acerca del infierno, cada uno de nosotros podemos pasar días sin pensar o hablar de este lugar de tormentos que fuimos librados de ir y es por esto que no mantenemos vivo este lugar donde merecemos ir por culpa de nuestro pecado, y en conclusión cuando nosotros pecamos necesitamos reconocer que el motivo principal de caer en él es porque no estamos siempre pensando cual es la voluntad de Dios con nuestras vidas. La Biblia hace una conexión directa entre el perdón y la vida de un cristiano y esta conexión nosotros como luteranos confesionales la conocemos como la Ley y el Evangelio, Martín Lutero en una de sus enseñanzas dijo que realmente es un teólogo aquel que sabe usar la Ley y el Evangelio y esto es una gran verdad porque no podemos olvidar que Dios nos ha llamado a cada uno de nosotros como cristianos no solamente perdonados sino como lo enseña Efesios 4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. El “nuevo hombre” es el hijo convertido y regenerado con un nuevo amor y reverencia hacia su Padre que le permiten querer hacer la voluntad de Dios. Es necesario notar que este nuevo hombre ha sido “creado”. El cristiano no ha engendrado nada. Es alguien que ha cobrado vida por medio del poder creativo y todopoderoso de Dios. Y lo que Dios ha creado es “según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. Esta nueva creación es un regreso a la imagen de Dios en la cual el hombre y la mujer fueron creados originalmente Génesis 1:27, pero que la perdieron cuando cayeron en el pecado. Por desgracia, esa restauración no se llevará a cabo por completo aquí en la tierra, debido a que nosotros los cristianos con demasiada frecuencia sucumbimos a las tentaciones, pero es un comienzo. El nuevo hombre tiene un deseo entusiasta de vivir en la verdadera justicia y santidad que le agrada a su Dios Redentor. Pablo apela a este deseo de complacer a un Dios misericordioso y amoroso cuando exhorta a llevar una vida de santificación.

Y hablando del nuevo hombre creado por Dios para vivir en verdadera justicia y santidad vemos como el evangelista Lucas nos presenta a una mujer que entendió como era su vida sin Dios y como fue rescatada de ir al lugar lleno de llama y tortura eterna; esta mujer que la Biblia dice que es una pecadora, lo más posible practicaba la prostitución el cual es un pecado en contra del sexto mandamiento y el Espíritu Santo la convenció de su pecado y ella reconoció su pecado, luego sintió dolor por el mismo y vemos aquí a una mujer renovada agradeciendo a su Salvador la cual trajo un frasco de alabastro con perfume; 38y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. Esta mujer no perdió la oportunidad de agradecerle a su Señor porque entendió lo pecadora que era y como fue más perdonada 48Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados y agradeció grandemente a Dios por encontrar lo que realmente necesitaba en su vida 50Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

Necesitamos reconocer que olvidamos ser agradecidos con Dios por tenernos aquí, olvidamos cual es el motivo por el cual nos congregamos, cual es el motivo por el cual necesitamos estudiar la Palabra diariamente, cual es el motivo por el cual orar diariamente; y el diablo tiene una docena de razones falsas para inducirnos al pecado para que pequemos más porque: será agradable; será provechoso; está de moda; todo el mundo lo hace; nadie se perjudicará con eso; y es donde estamos cada uno de nosotros allí con nuestro pecado. Amar y confiar en el dinero, amar y confiar en el hombre más que en Dios, seguir brujos, el horóscopo y confiar en el tarot son pecados en contra del Primer Mandamiento. No orar, usar el nombre de Dios para falsos juramentos, prometer o mandar lo que Dios no manda ni promete son pecados contra el Segundo Mandamiento. Dejar de congregarnos con frecuencia, no hacer devocionales, no tomar la santa cena por vivir en impenitencia son pecados contra el Tercer Mandamiento. Desobedecer a los padres, al jefe en el trabajo, ofrecer dinero al policía cuando cometemos una infracción o enfrentarme a pelear con él es un pecado en contra del Cuarto Mandamiento. Estar a favor del aborto, la eutanasia, tener pensamientos suicidas o homicidas, comer por gula, ser alcohólico, ser adicto a drogas psicoactivas, la ira, el odio son pecados en contra del Quinto Mandamiento. Tener vida sexual fuera del matrimonio bien sea que se esté casado o soltero, estar de acuerdo con la homosexualidad, ser adicto a la pornografía y pagar para tener sexo son pecados en contra del Sexto Mandamiento. Cuando no queremos trabajar por pereza, cuando en el trabajo no cumplimos totalmente las horas por las cuales nos han pagado, cuando tomamos dinero o cosas que no son nuestras, cuando como padres de familia no damos el tiempo suficiente a nuestra familia por preferir los amigos o el trabajo estos son pecados en contra del Séptimo Mandamiento. Cuando no usamos el oficio de las llaves correctamente dentro de la iglesia, cuando mentimos, cuando no guardamos secretos, cuando el chisme y los malos comentarios abundan en nuestras bocas en contra del prójimo o hermano en la fe es un pecado en contra del Octavo Mandamiento. La envidia, el egoísmo, la avaricia son pecados en contra del Noveno y Décimo Mandamiento y cada uno de nosotros necesitamos reconocer que no aplicamos lo que nos enseña Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros y como en vez de someternos a Dios nos sometemos al diablo a causa de nuestro pecado merecemos ser enviados al infierno eterno.

También necesitamos cuidarnos de no tener la vista de aquellos que no creen que Jesús es el Salvador cuando cuestionaron su obra 49Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? O la actitud de Simón el fariseo que había invitado a comer a Jesús en su casa 39Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. Pablo nos enseña en la carta a los Corintios que si nos creemos mejor que otros es mejor salir de este mundo. Pero la enseñanza en este cuarto domingo del tiempo de Pentecostés Dios quiere que dejemos trabajar al Espíritu Santo así como lo hizo David, Pedro y esta mujer del evangelio para el día de hoy después de reconocer y sentir tristeza por el pecado. Y la manera de dejar trabajar al Espíritu es reconocer cada día de nuestras vidas que fuimos librados de ir al infierno, es pensar en el fuego eterno que fuimos librados y después de reconocer esto que no es otra cosa que mostrar arrepentimiento por nuestro pecado ir a la vida perfecta de Cristo y a su sacrificio el cual nos da el perdón gratuito por todas nuestras ofensas; así lo mostró Pablo a Pedro en Gálatas 2:17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. Cristo no fue servidor del pecado, fue enemigo del pecado y es por esto que vivió perfectamente para salvarnos de ir al tormento eterno y poder entender lo que nos enseña en este mismo capítulo de Gálatas 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Cuando Pablo dice que esta juntamente crucificado con Cristo esto quiere decir que todos nuestros pecados fueron llevados y clavados en la cruz la cual Cristo sufrió para darnos nueva vida porque ya nosotros no vivimos en la carne sino que nuestra motivación está en Cristo Jesús, el cielo, la vida eterna y recordando que cada uno de nosotros somos el que más le debía a Dios como en esta parábola de Jesús 41Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado.

Dejemos de poner tropiezo al Espíritu Santo y dejemos que realmente trabaje en nuestras vidas haciéndonos vivir en la fe del Hijo de Dios y esto quiere decir que vamos a vivir en la justicia y santidad de la verdad al estar estudiando constantemente los mandamientos de Dios aplicándolo como espejo y freno en nuestras vidas, como los cumplió Jesús en lugar nuestro con su vida perfecta y su sufrimiento y muerte y lo más importante su aplicación, es usar los mandamientos como una guía en nuestras vidas porque no queremos que nos pase como al rey David que por su pecado hizo que los enemigos de Dios blasfemaran de ÉL, porque queremos ser Luz en medio de toda esta oscuridad que hay en este mundo, porque queremos que nuestros hogares no sean fuentes de divisiones sino de unidad, respeto, amor, perdón, lealtad para ayudar a otros hogares que se están destruyendo poco a poco así como el cáncer hace con el ser humano; queremos que Dios nos use para ayudar al homosexual, al adicto, al mentiroso, al asesino, al infiel, al ladrón, al egoísta y al avaro, a todo aquel que está muerto en sus delitos y pecados para que salga de esa vida enseñándoles como la Ley y el Evangelio ha transformado nuestras vidas y finalmente queremos que nuestro apellido de ser cristianos y más de la fe luterana confesional sea mantenido en este mundo hasta el día tan deseado de encontrarnos con nuestro Dios cara a cara y todo esto es posible si dejamos que el Espíritu Santo gobierne por completo nuestra vida. Amén

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

17 De tal manera Dios amó

18 Te saludo Cristo santo

28 El profundo amor de Cristo

88 Sublime gracia

111 Cordero de Dios

Culto Cristiano:

207-217 Himnos de Arrepentimiento y Confesión

47 Cristo vida del viviente

54 ¿Vives triste y angustiado?

58 Afligido y castigado

67 Santo Cordero

165 Hay una fuente

202 Oí la voz del Salvador

204 Ven alma que lloras

205 Venid pecadores

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios