2018-12-30 – Navidad 1

Print Friendly, PDF & Email

El Primer Domingo después de la Navidad

(Blanco)

Tema del día: Jesucristo vino a este mundo para servir como nuestro sustituto bajo la ley de Dios. Como nuestro hermano en la humanidad, Cristo hizo lo que nosotros no podemos, guardó perfectamente la ley de Dios.

La Colecta: Dirígenos, oh Señor, en todas nuestra acciones según tu beneplácito, para que mediante tu ayuda constante, todas nuestras obras sean iniciadas, continuadas y llevadas a cabo en tu nombre, para gloria tuya, y al final alcancemos la vida eterna; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: 1 Samuel 2:18-20,26 El niño Samuel sirvió en el templo del Señor, en donde también vivió. Vemos una similaridad entre su ministerio a Dios y el ministerio de Cristo de niño (con la excepción que Cristo sirvió a Dios perfectamente).

18Y el joven Samuel ministraba en la presencia de Jehová, vestido de un efod de lino. 19Y le hacía su madre una túnica pequeña y se la traía cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado. 20Y Elí bendijo a Elcana y a su mujer, diciendo: Jehová te dé hijos de esta mujer en lugar del que pidió a Jehová. Y se volvieron a su casa.

26Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres.

El Salmo del Día: Salmo 111

Aleluya.

1 Alabaré a Jehová con todo el corazón

En la compañía y congregación de los rectos.

2 Grandes son las obras de Jehová,

Buscadas de todos los que las quieren.

3 Gloria y hermosura es su obra,

Y su justicia permanece para siempre.

4 Ha hecho memorables sus maravillas;

Clemente y misericordioso es Jehová.

5 Ha dado alimento a los que le temen;

Para siempre se acordará de su pacto.

6 El poder de sus obras manifestó a su pueblo,

Dándole la heredad de las naciones.

7 Las obras de sus manos son verdad y juicio;

Fieles son todos sus mandamientos,

8 Afirmados eternamente y para siempre,

Hechos en verdad y en rectitud.

9 Redención ha enviado a su pueblo;

Para siempre ha ordenado su pacto;

Santo y temible es su nombre.

10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;

Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos;

Su loor permanece para siempre.

La Segunda Lectura: Hebreos 2:10-18 ¡Oh, qué hermano nos es Cristo! En su amor vino a este mundo como nuestro hermano en la humanidad para ser nuestro sustituto bajo la ley y para morir en nuestro lugar. Por medio de su muerte destruyó la muerte y el diablo. Nosotros ya no tenemos que temer la muerte. Además, tenemos uno que nos puede ayudar en las tentaciones, el que fue tentado pero salió victorioso.

10Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. 11Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12diciendo:

Anunciaré a mis hermanos tu nombre,

En medio de la congregación te alabaré.b

13Y otra vez:

Yo confiaré en él.c

Y de nuevo:

He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.d

14Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. 17Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 18Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Qué la paz de Cristo reine en vuestros corazones. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 2:41-52 Vemos que aun de joven, Cristo cumplió con la voluntad de Dios, mostrando que Dios y su Palabra fueron las cosas más importantes en su vida.

Pero también mostró su obediencia a Dios al escuchar a sus padres, cumpliendo con el cuarto mandamiento. Cristo desde niño cumplió con toda la ley de Dios como nuestro substituto.

41Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; 42y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. 43Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 44Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 45pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 46Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. 48Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. 49Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? 50Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. 51Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

CONSERVEMOS EL REGALO MÁS GRANDE QUE LA NAVIDAD NOS HA DADO

En Colombia hay una tradición cada 24 de diciembre, que es el día donde se celebra la Navidad aquí, de darle un regalo a los niños porque “el niño Dios se los trajo” es muy común el día 25 de diciembre ver a los niños jugando con sus regalos y la pregunta que siempre se les hace ¿qué regalo les dio el niño Dios? Pero muchos guiados por la tradición Católica Romana de hacer las novenas con el fin de preparar la venida del niño Jesús al Pesebre y son 9 días donde mayormente los niños se reúnen en las calles, casas y en los templos Romanos para cantar villancicos y escuchar la novena de Navidad y en el último día es decir el 24 ellos están muy felices porque el niño Dios les ha traído regalos. Aunque sabemos que esta es una tradición llena de mentiras porque a todos nosotros nos criaron haciéndonos pensar que era el niño Dios quien nos traía estos juguetes como regalos, hoy vengo con palabras de verdad hablándoles como Jesús en sí mismo es el regalo más grande que no solamente recordamos en esta temporada sino que es un regalo que viene desde lo alto.

Navidad sin Jesús no es Navidad, Navidad sin la fe en este que nació en Belén no es Navidad, Navidad sin el regalo de la Salvación no es Navidad. El mundo cristiano no debe centrarse en lo material para celebrar estas fechas sino pensar en la parábola que nos enseña Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. El tesoro que encontró este hombre fueron las buenas nuevas que es el Evangelio, este tesoro fue tan importante que no le importó cuánto valía ese campo y lo compró. Esto nos anima a cada uno de nosotros a que en este mundo no predomine lo material, que en estas fiestas nuestro gozo sea el Evangelio, este es nuestro tesoro el cual nos fue dado por el amor de Dios, este tesoro lo podemos resumir en lo que nos enseña 1 Corintios 12:3 nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Esta es la fe que ha sido puesta en nuestros corazones por medio de los medios de Gracia que conocemos como el Evangelio en la Palabra y los Sacramentos del Bautismo y la Santa Cena, es por medio de esto que nosotros ahora creemos que el regalo más grande que se nos ha dado es Creer en Cristo Jesús y el regalo más grande que podemos dar a otros, desde el más niño hasta el más viejo es hablar de lo que Cristo vino hacer en este mundo dándonos la Salvación por medio del perdón de nuestros pecados.

Pero por culpa de nuestro egoísmo, nuestros pleitos con el prójimo, por el deseo de estar trabajando y trabajando para tener cada vez más dinero no compartimos este regalo con nadie, pecamos siendo piedra de tropiezo y en contra de este mandamiento que el mismo Jesús nos da en Mateo 22:37-39 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Así es, muchas veces estamos tan ocupados con nosotros mismos o con nuestro orgullo que no dejamos que el perdón abunde en nuestras vidas o la avaricia por el dinero que olvidamos que la mejor muestra de Amor hacia Dios y el prójimo es darle el Regalo del Evangelio y es por pecados como estos que Jesús vino al mundo porque este pecado y como todos los otros nos condenan en el infierno eterno pero Dios usó a alguien para que nos diera este regalo, a Cristo Jesús.

Este evangelio para hoy nos enseña muy bien en que consiste el regalo que se nos ha dado, que es la Fe en Cristo Jesús. La ley no era un mandato solamente para el pueblo de Israel sino para cada hombre que hay en este mundo como lo dice en Romanos 2:14-15 14Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos. Todo ser humano que viene a este mundo llega con la Ley escrita en sus corazones, esto es que Dios quiere que todos sepamos cuál es su Santa voluntad, que es lo que Él quiere que nosotros hagamos o dejemos de hacer y también la Ley nos muestra que merecemos el castigo eterno en el infierno por no someternos a ella perfectamente como Dios quiere que lo hagamos pero es ahí donde está el valor grande de este regalo que se nos fue dado desde la primera Navidad, a Cristo Jesús. 41Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; 42y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. Dentro de las leyes que Dios dio a su pueblo encontramos la ley ceremonial de celebrar la fiesta de la Pascua, esta fiesta era parte de las Leyes ceremoniales que eran aquellas que Dios mismo dio para que le adoraran y en esta oportunidad para dar gracias por la salida del pueblo de Israel de Egipto, pero estas Leyes ceremoniales tenían un propósito claro que era ser un tipo de Jesús, esto quiere decir que se cumplirían en Jesús. Nosotros hoy en día no estamos llamados a cumplir estas Leyes porque en Jesús encontramos el cumplimiento perfecto de ellas, sus padres celebraban cada año la Pascua cumpliendo este mandato de Dios pero lo hacía de manera imperfecta, en cambio Jesús al celebrar esta fiesta de la Pascua cuando tenía 12 años y todas las veces que la celebró lo hizo para cumplir la Ley perfectamente, María y José la celebraban de manera imperfecta pero en Cristo Jesús encontraron la verdadera Pascua, Jesús es nuestra Pascua como lo enseña San Pablo 7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 1 Corintios 5:7. Esto quiere decir que Jesús como nuestro doble sustituto no solamente cumplió la Ley por nosotros sino que también murió para darnos el perdón de nuestros pecados que es la vieja levadura.

Pero encontramos también perdón de nuestro pecado de no querer compartir este Regalo con el prójimo por nuestro egoísmo, orgullo y avaricia en Cristo Jesús, nos cuenta la historia Bíblica de hoy 43Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 44Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 45pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 46Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Jesús no se extravió como lo hacen algunos niños a esa edad movidos por su desobediencia, el motivo de quedarse en Jerusalén fue mucho más que celebrar la fiesta de la Pascua, se quedó para que Dios nos perdone a cada uno de nosotros que no compartimos el Regalo de dar a conocer su nombre y Él sí lo hizo perfectamente por cada uno de nosotros, Él se quedó dándoles a todos aquellos que estaban en el templo en ese momento el Regalo más grande que se le puede dar a una persona, usar la Palabra de Dios por medio de la Ley y el Evangelio para que el Espíritu Santo ponga la fe en el Redentor.

48Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. 49Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? La respuesta de Jesús no fue un pecado en contra del cuarto mandamiento, al contrario Él por Amor a sus padres y a toda la humanidad les dijo directamente cuál era su propósito de venir a este mundo, es necesario atender los negocios de su Padre, y este negocio era comprar por medio de la vida perfecta de Cristo y su sufrimiento y muerte a toda la humanidad, que importante somos cada uno de nosotros para Dios y si lo somos para ÉL como no nosotros aprender de Jesús para atender los negocios de Dios que es simplemente dar el Regalo de la Navidad que es mostrar el amor de Él por todo el mundo por medio de Jesucristo.

 50Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. 51Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. 52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. En ese momento sus padres no entendieron cuál era la misión de Jesús en este mundo, pero tiempo después al verlo predicar, hacer milagros y como la Biblia muestra que María guardaba todo esto en su corazón porque ella estaría bajo la cruz el día que Jesús cumplió la tarea que el Padre le había encomendado. Ahora nos queda a nosotros salir y dar este mismo regalo a toda la Humanidad, dejemos los celos, los pleitos y demos prioridad a la Palabra de Dios estudiándola para enseñar a otros que todo aquel que confiese que Jesús es el Señor será Salvo. Amén.

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

4-16 Los himnos para la navidad

17 De tal manera Dios amó

29 Fruto del amor divino

30 Jesús es la roca

32 Oh, Verbo humanado

33 Soy el camino

77 Oh Jesús, niñito hermoso

Culto Cristiano:

8-26 Los himnos para la Navidad

349-358 Los himnos para la Navidad (para niños)

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

35 Gloria a Dios en las alturas

36 Lindos ángeles cantores

38 Jesús divino

251 ¡Oh qué amigo nos es Cristo!

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios