2018-12-24 – La Nochebuena

Print Friendly, PDF & Email

La Nochebuena

(Blanco)

Tema del día: El tema para la nochebuena es el mensaje que los ángeles anunciaron a los pastores, “No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de Belén, un Salvador, que es Cristo el Señor.”

La Colecta: Oh Dios, que has hecho que esta santísima noche brille con el resplandor de la verdadera luz: Concede, te suplicamos, que tal como hemos conocido en la tierra los misterios de esa luz, así tengamos en el cielo la plenitud de sus goces: por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura: Isaías 9:2-7 Más que setecientos años antes del nacimiento de Cristo, Dios prometió enviar una luz que iba a resplandecer en la oscuridad, un niño quien es el Salvador del mundo y el Dios todopoderoso.

2El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.b 3Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.4Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián. 5Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego. 6Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.c El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

El Salmo del Día: Salmo 96

1 Cantad a Jehová cántico nuevo;

Cantad a Jehová, toda la tierra.

2 Cantad a Jehová, bendecid su nombre;

Anunciad de día en día su salvación.

3 Proclamad entre las naciones su gloria,

En todos los pueblos sus maravillas.

4 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;

Temible sobre todos los dioses.

5 Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos;

Pero Jehová hizo los cielos.

6 Alabanza y magnificencia delante de él;

Poder y gloria en su santuario.

7 Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos,

Dad a Jehová la gloria y el poder.

8 Dad a Jehová la honra debida a su nombre;

Traed ofrendas, y venid a sus atrios.

9 Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad;a

Temed delante de él, toda la tierra.

10 Decid entre las naciones: Jehová reina.

También afirmó el mundo, no será conmovido;

Juzgará a los pueblos en justicia.

11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra;

Brame el mar y su plenitud.

12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está;

Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento,

13 Delante de Jehová que vino;

Porque vino a juzgar la tierra.

Juzgará al mundo con justicia,

Y a los pueblos con su verdad.

La Segunda Lectura: Tito 2:11-14 Este niño nacido en Belén es la manifestación de la gracia de Dios, o sea, su amor inmerecido por nosotros. El hecho de que Cristo vino para redimirnos no solamente quita nuestros pecados, sino también nos da la fuerza y motivación para llevar vidas santas en su nombre.

11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. ¡Aleluya!

El Evangelio: Lucas 2:1-20 Al nacer Jesucristo de la virgen María en el pueblito Belén, se cumplieron las profecías del Antiguo Testamento en cuanto al Salvador prometido. El rey de los siglos fue adorado primeramente por unos pobres pastores, los cuales escucharon a los ángeles y fueron inmediatamente a ver y a adorar al Salvador recién nacido.

1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. 4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas,

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

GUARDEMOS EL MENSAJE DEL EVANGELIO EN NUESTRO CORAZÓN

El profeta Isaías usado para la lectura del Antiguo Testamento muestra de manera clara que es el mundo que quedó después de que el pecado entro en él los que moraban en tierra de sombra de muerte Isaías 9:2. Si pensamos en una palabra que describa este mundo la mejor descripción para esto es muerte, el Diablo aprovecha muy bien la muerte que hay en el mundo porque ella empieza a mostrar su poder en la parte espiritual del hombre, el evangelista Mateo describe muy bien este estado de muerte que está en el corazón del ser humano 19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.  Mateo 15:19. No tenemos que ir a otro planeta o a otra parte para ver dónde está la muerte; nuestros corazones es la mejor muestra de que la muerte existe en este mundo porque por naturaleza el pecado que alberga nuestro corazón es el lugar donde la muerte espiritual hace su trabajo y esto lo vemos con los problemas que tenemos con el prójimo, con los hermanos en la fe, como entre los hombres se roban, se asesinan y como cada día más de dañan los matrimonios por los deseos descontrolados de la carne y finalmente creemos que con las mentiras se pueden arreglar las situaciones que nos suceden y esto pasa por la muerte que hay en cada uno de nuestros corazones que nos muestran el lugar que merecemos que es el infierno eterno.

Cuando vemos nuestro corazón lleno de muerte entendemos porque necesitamos celebrar la Navidad, el mismo Isaías nos dice luz resplandeció sobre ellos, Isaías 9:2 y está luz es nuestro Señor Jesucristo, celebramos la Navidad porque es muy importante para nosotros recordar como Dios hecho hombre vino a vivir en medio de nosotros, y por qué tuvo que venir en medio de este mundo oscuro y lleno de muerte.

Yendo al punto donde vemos como Emmanuel vino a este mundo, el evangelista Lucas nos cuenta un hecho real, con personas reales y sucesos que la historia no puede ocultar 1Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. 2Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. 3E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. El término “aquellos días” nos muestra algo que sucedió lejos de nosotros los que estamos ahora escuchando este mensaje y se nos informa de que el imperio Romano dirigido por Augusto Cesar mando a hacer un censo. Algunos críticos de la Biblia dicen que es una falla el hecho de que Lucas diga que Cirenio era gobernador de Siria cuando tuvo lugar este censo, porque los registros históricos mencionan a Cirenio como el gobernador de Siria casi diez años después de la muerte del rey Herodes; hubo un censo que se llevó a cabo en ese tiempo (6–7 d.C.). Sin embargo, dado que Jesús nació mientras Herodes era rey (Herodes murió cerca del año 4 a.C.), algunos afirman que Lucas comete aquí un error. Pero antes de llegar a esa conclusión, se deben tomar en cuenta algunas posibilidades: 1) Lucas dice que este es el primer censo mientras Cirenio fue gobernador de Siria; Cirenio pudo haber hecho un censo antes como parte de sus deberes con Siria, eso se insinúa en un documento antiguo que se ha conservado hasta el día de hoy. 2) Algunos eruditos griegos sugieren que la palabra “primero” se podría traducir mejor como “antes de”; entonces la traducción sería: “Este censo fue antes de que Cirenio fuera gobernador de Siria”. Nosotros en la actualidad difícilmente disponemos del conocimiento de hechos que ocurrieron hace dos mil años. No nos atrevemos a juzgar a Lucas, que escribió por inspiración del Espíritu de Dios después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen Lucas 1:3. Y por la fe creemos que todo lo que Lucas dice en este evangelio es totalmente verdadero.

Después de estar seguros que esto si sucedió en la historia del mundo, es decir que Dios habitó entre nosotros vemos como el Espíritu Santo uso a creyentes como José y María para poder llevar a cabo su plan  4Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; 5para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Entonces esta obediencia de José y María fue solo para cumplir la profecía de Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Podemos ver como este censo no fue algo que sucedió por casualidad o porque este gobierno vio la necesidad, Dios que tiene el control sobre todas las cosas que pasan en este mundo permitió que este censo se hiciera para que Emmanuel naciera en Belén como cumplimiento de la profecía y para que nosotros hoy que estamos celebrando su nacimiento podamos estar seguros de que este nacimiento es para el beneficio de nosotros porqué hasta su nombre está muy relacionado con la bendición que viene de Dios Efrata significa fructífera y el mejor fruto que dio fue que naciera nuestra Luz, nuestro Dios con nosotros y es por este motivo que Lucas sin titubear nos informa  6Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. 7Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Ya que sabemos cómo vino Emmanuel a este mundo, es el momento de recordar por que vino, y el versículo nos dice 11que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.  Cristo es la traducción del hebreo que significa Mesías y ambos términos nos llevan a uno que significa el UNGIDO, este es la simiente prometida desde el momento en que Adán y Eva pecaron, este fue el ESPERADO por muchos creyentes del Antiguo Testamento y este es el Señor y Salvador de toda la humanidad que vive en muerte. Esta noticia fue Dios quien empezó a contarla como el cumplimiento del tiempo ya se había efectuado, como todas las profecías se cumplieron en este niño que nació en Belén es por esto que la Biblia nos dice 8Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. 9Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo12Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas,

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!. Dios usó lo necesario para mostrar al mundo que Jesús, el Cristo, el Ungido estaba ya en el mundo, estos pastores fueron los primeros en ver esta Luz, el temor que sintieron por el pecado que había en su corazón fue calmado por la dulce voz del evangelio que un ángel les anunció desde el cielo porque en ese niño acostado en ese pesebre era la Gloria de Dios que trajo la verdadera Paz a los hombres. Esta Paz cambio nuestro corazón de muerte por vida y luz, esta Paz solo la encontramos en Jesús quien desde su concepción fue sin pecado para con su vida poder ser nuestro Salvador, nuestro corazón lleno de muerte en la vida de este Santo ser que nació en Belén fue cambiado a vida y es lo que la Biblia llama el Nuevo hombre, nuestro corazón por la obra de Jesús y el poder del Espíritu Santo está lleno de muchos dones dado desde lo alto donde el pecado que había en nuestro corazón fue cambiado por 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza, Gálatas 5:22-23 y es así como la muerte de Emmanuel en la cruz también lo hizo para cambiarnos a cada uno de nosotros, sacarnos de la muerte espiritual en la cual vivíamos donde merecíamos la IRA de Dios, pero con su sangre derramada en la cruz fuimos librados de ese castigo 9Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Romanos 5:9. Y esto es lo que nos motiva a llevar vidas diferentes anunciando la obra de Cristo así como lo hicieron esos pastores en esa noche 15Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho. Esto es lo mismo que el Evangelio produce en nosotros, seguridad, así como los pastores fueron a ver al niño nacido en el pesebre, nosotros vamos a las Escrituras y allí vemos cada vez que queremos el milagro del nacimiento de Jesús, allí miramos cada vez que queremos todo lo que Dios hizo usando personas creyentes como María que guardaba todo lo que estaba viviendo en su corazón y es lo mismo que Dios quiere en esta Navidad para cada uno de nosotros guardemos en nuestros corazones que el propósito por el cual Dios hecho hombre vino a este mundo fuimos cada uno de nosotros los cuales estamos llamados a seguir celebrando la Navidad y decirle a otros que el nacimiento espiritual que el Espíritu Santo hace en todo hombre es por el poder de su Palabra que nos llama a todos nosotros hijos de Dios eternamente y esto lo demostramos en cómo vivimos en este mundo dando a conocer a los hombres no solamente en la Navidad sino en todo momento el Amor para con todos los hombres. Amén y Feliz navidad.

Los Himnos:

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

1 A ti loor y gloria

4-16 Los himnos para la Navidad

63 A Dios demos gloria

75 Jubilosos, te adoramos

77 Oh Jesús, niñito hermoso

Culto Cristiano:

8-26 Los himnos para la Navidad

349-358 Los himnos para la Navidad (para niños)

6 ¡Hosanna al buen Señor Jesús!

35 ¡Gloria a Dios en las alturas!

36 Lindos ángeles cantores

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios