2018-10-14 – Pentecostés 19

Print Friendly, PDF & Email

El decimonoveno domingo después de Pentecostés

(Verde)

Tema del día:
En los últimos dos domingos hemos hablado de las cruces que llevamos como cristianos. Por causa del nombre de Cristo vamos a sufrir en este mundo. Lamentablemente los sufrimientos no siempre vienen del mundo pecaminoso, sino también dentro la iglesia. Los dones y bendiciones que Dios otorga, el diablo usa para causar celos.

La Colecta:
Oh Dios, Fortaleza de todos los que en ti confían: Misericordiosamente acepta nuestra súplica, y puesto que por causa de nuestra naturaleza pecadora no podemos hacer ningún bien sin tu ayuda, concédenos tu gracia, para que guardando tus mandamientos, te agrademos en palabra y obra; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

La Primera Lectura:
Números 11:16,24-29 El punto de esta lectura es muy importante. Dios nos da el ejemplo de Moisés, el cual en vez de ponerse celoso de los dones que Dios había concedido, se regocijó en el amor de Dios. Nadie tiene todos los dones que Dios otorga al hombre, y entonces, en vez de ponernos celosos de los que tiene diferentes o más dones que nosotros, regocijemos con ellos y usemos nuestros dones para la gloria de Dios.

16Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.

24Y salió Moisés y dijo al pueblo las palabras de Jehová; y reunió a los setenta varones de los ancianos del pueblo, y los hizo estar alrededor del tabernáculo. 25Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron.

26Y habíanquedado en el campamento dos varones, llamados el uno Eldad y el otro Medad, sobre los cuales también reposó el espíritu; estaban éstos entre los inscritos, pero no habían venido al tabernáculo; y profetizaron en el campamento. 27Y corrió un joven y dio aviso a Moisés, y dijo: Eldad y Medad profetizan en el campamento. 28Entonces respondió Josué hijo de Nun, ayudante de Moisés, uno de sus jóvenes, y dijo: Señor mío Moisés, impídelos. 29Y Moisés le respondió: ¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos.

El Salmo del Día: Salmo 51

Al músico principal. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, vino a él Natán el profeta.

1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;

Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

2 Lávame más y más de mi maldad,

Y límpiame de mi pecado.

3 Porque yo reconozco mis rebeliones,

Y mi pecado está siempre delante de mí.

4 Contra ti, contra ti solo he pecado,

Y he hecho lo malo delante de tus ojos;

Para que seas reconocido justo en tu palabra,

Y tenido por puro en tu juicio.

5 He aquí, en maldad he sido formado,

Y en pecado me concibió mi madre.

6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,

Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

7 Purifícame con hisopo, y seré limpio;

Lávame, y seré más blanco que la nieve.

8 Hazme oír gozo y alegría,

Y se recrearán los huesos que has abatido.

9 Esconde tu rostro de mis pecados,

Y borra todas mis maldades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,

Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de delante de ti,

Y no quites de mí tu santo Espíritu.

12 Vuélveme el gozo de tu salvación,

Y espíritu noble me sustente.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,

Y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;

Cantará mi lengua tu justicia.

15 Señor, abre mis labios,

Y publicará mi boca tu alabanza.

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;

No quieres holocausto.

17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;

Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

18 Haz bien con tu benevolencia a Sion;

Edifica los muros de Jerusalén.

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,

El holocausto u ofrenda del todo quemada;

Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.

La Segunda Lectura: Santiago 4:7-12 En vez de quejarnos de que tan difíciles son la ley y las cruces que tenemos que llevar, Dios quiere que con corazones agradecidos le obedezcamos y luchemos contra la tentación.

7Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.8Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.9Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.10Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

11Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. 12Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. ¡Aleluya!

El Evangelio: Marcos 9:38-50 Así como vimos la semana pasada, los intereses de los discípulos son su propia gloria, en vez de la de Cristo. Lo que Cristo quiere de nosotros es servicio humilde, sin orgullo, egoísmo y celos. Esas cosas interfieren con el servicio a Dios y pueden causar tropiezo para otros. Sería mejor perder miembros de nuestro cuerpo que caer en estos pecados e ir al infierno. ¡Qué siempre acudamos al perdón de nuestro Dios misericordioso!

38Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. 39Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. 40Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. 41Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.

42Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar. 43Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 45Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, 46donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 47Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, 48donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 49Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con
sal.
50Buena es la sal; más si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con
los otros.

EL ESPIRITU SANTO PRODUCE SALUD EPIRITUAL PARA NUESTRA IGLESIA

Todos nosotros los estudiantes de la Biblia sabemos que Pablo le escribió a una congregación que estaba enferma espiritualmente, hablo de los Corintios, ellos estaban llenos de celos los cuales los llevo a tener divisiones dentro de su congregación, en el inicio de su carta por inspiración divina leemos 10Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.11Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.12Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.13¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?1 Corintios 1:10-13. Dios en su eterna sabiduría da dones y bendiciones de la manera que Él quiere y para el beneficio de su iglesia pero esto muchas veces trae celos a los cristianos dentro de una congregación, creemos que Dios se equivoca al darle dones o bendiciones a un hermano y es donde llegan los celos a cada uno de nosotros y empezamos a ser una cruz para nuestro hermano en la fe y también una cruz para nuestra congregación.

Una cosa que no podemos olvidar es que Dios conforma una congregación con personas que somos muy diferentes en la cultura en la cual fuimos criados, la manera de pensar en la cual fuimos inculcados en el crecimiento de nuestras vidas, en los sentimientos que tenemos cada uno de nosotros porque unos somos más emocionales que otros; pero Él sabiendo todo esto, quiere que seamos uno dentro de la iglesia, cambia nuestro pensamiento material por uno espiritual y hoy Jesús quiere que cada uno de nosotros seamos cristianos saludables espiritualmente para que la iglesia pueda Glorificar a Dios y no sea una burla para los incrédulos. ¿Cuántas veces nosotros hemos cometido pecados donde los incrédulos se burlan de nuestra fe que profesamos dentro de nuestra iglesia? Y esto ha sucedido cuando nos enfermamos espiritualmente por medio de los celos dentro de nuestra congregación solo por el hecho de que queremos ser mejores que otros o porque queremos tener el control sobre los hermanos que pertenecen a nuestra congregación.

El domingo pasado terminó nuestra lectura del evangelio con estas palabras 37El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.Marcos 9:37, inmediatamente el apóstol Juan recordó que había conocido a alguien que no estaba con ellos y no era conocido por ellos 38Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía.  Juan pensó que Jesús le iba aplaudir esta acción, él creyó que actuaron de manera correcta y tenía elementos de juicio para prohibirlo porque sencillamente este hombre no estaba con ellos y además es un caso único que la Biblia nos presenta de que alguien aparte de los apóstoles estaba sacando demonios, pero Dios permitió esto para dar esta enseñanza no solamente a sus apóstoles sino también a la iglesia de hoy que tiene el mismo fundamento de fe de los apóstoles. 39Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. 40Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. 41Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa. Jesús le dio esta repuesta porque sabía que en el corazón de Juan había celos, estos son un pecado que va en contra de la voluntad de Dios y Pablo en el listado de los pecados que presenta a los hermanos de Galacia puso este pecado por inspiración divina 20idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,Gálatas 5:20. Nosotros no estamos exentos de caer en este pecado, necesitamos reconocer que de un modo u otro hemos sido una cruz para nuestra iglesia cuando hemos querido tener los mismos dones que otro hermano despreciando el don que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros, por nuestra naturaleza pecaminosa tendemos a querer tener el control dentro de nuestra congregación y esto lo hacemos por medio de nuestros celos y como es un pecado realmente merecemos el castigo de Dios en el infierno eterno.

Ahora Jesús explica como nosotros podemos ser piedra de tropiezo para nuestra iglesia 42Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar. Lo más posible es que en ese lugar había niños y Jesús los volvió a usar de ejemplo pero también podemos aplicarlo no solamente para aquellos que están empezando a vivir sino también para aquellos que están empezando en la fe; aquellos que la Biblia llama neófitos, y podemos ser piedra de tropiezo para ellos por medio de nuestros celos y Jesús usa una manera metafórica de cómo podemos pecar con partes de nuestro cuerpo 43Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 45Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, 46donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 47Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, 48donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.Notemos los sinónimos que Jesús usa para mostrar el castigo del infierno, atase una piedra de molino al cuello y ser arrojado al mar, el fuego que no es apagado, el gusano que no muere y esto es lo que merecemos cuando con nuestra mano señalamos que somos mejores que otros hermanos en la fe, cuando con nuestros pies corremos a adelantarnos a hermanos para que vean que tenemos mejores dones que ellos y cuando por medio de nuestros ojos vemos cómo podemos quitarle el puesto de servicio al hermano dentro de la iglesia, Jesús no habla literalmente de quitarlos puesto que recordemos que el pecado está dentro de nosotros, por medio de esta figura literaria Él nos llama al arrepentimiento que quitemos todo aquello que haga producir celos dentro de nosotros para que no seamos castigados en el infierno eterno.

Sólo en Jesús podemos encontrar el perdón de nuestro pecado de los celos, Él con su vida perfecta nunca tuvo este sentimiento pecaminoso y lo demostró al contestarle a Juan 39Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. 40Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. Jesús sabía que necesitaba de muchos que no estaban con los apóstoles pero que estaban siendo usados por el Espíritu Santo y no fue celoso porque sabía que no solamente este hombre sino que habían muchos que estaban hablando bien de Él y el evangelio que era predicado, Jesús nunca hizo nada pecaminoso para impedirle a un hombre o mujer que ayudara en el reino de los cielos y también solo en Jesús somos perdonados con su sacrificio y muerte en la cruz 19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.Juan 19:19,es nuestro Rey porque con su sufrimiento en la cruz y muerte nuestro Dios nos ha perdonado del pecado de los celos y es esta obra de Jesús que va a producir dentro de nosotros no unos celos amargos para ser cruz de nuestros hermanos sino que nos recuerda por medio del Espíritu Santo que somos sal del mundo 49Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal. 50Buena es la sal; más si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros. Sabemos que la Biblia usa la figura de la sal para enseñar como ella preserva, Dios por medio de nosotros quiere que preservemos la iglesia manteniéndonos en paz los unos con los otros y esto los hacemos entendiendo que cada don o bendición que Dios nos ha dado no es mejor que la de los otros o que la de ellos sean mejores que los nuestros, Él quiere que seamos personas que deleguemos dentro de nuestras congregaciones así como lo aprendimos en la lectura del antiguo testamento para este día de Números 11:16,24-29, donde Moisés delegó a otros hermanos para que sirvieran dentro de la iglesia. También Él quiere que evitemos cualquier murmuración dentro de nosotros 11Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. Santiago 4:11y esto lo hacemos refrenando nuestra lengua y aprendiendo a dar Gloria a Dios por todos los hermanos que les ha dado grandes dones los cuales son para el servicio de cada uno de nosotros y también es la manera de mostrar al mundo muerto por el pecado que es celoso por naturaleza que nosotros como hijos de Dios somos la sal de la tierra la cual llevamos el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo por todas las naciones. Amén.

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

47 A nadie amaré como a Cristo

51 Dios de gracia, Dios de gloria

53 Seguidme a mí, dice el Señor

55 Serviremos al Señor

96 Con gran gozo y placer

102 Hoy, por los santos

Culto Cristiano:

128 Un solo fundamento

129 Castillo fuerte

131 Firme en la roca eterna

133 Amémonos
hermanos

135 De
la iglesia el fundamento

226 No
habré de gloriarme jamás

229
Tal como soy

255 Que mi vida entera esté

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios