20150920 Pentecostes17

[printfriendly]

El decimoséptimo domingo después de pentecostés (Verde)

20 septiembre 2015

Tema del día: Dios nunca nos promete en su Palabra que nuestra vida en este mundo va a ser fácil. De hecho, nos dice que vamos a sufrir nuestras cruces, es decir, que sufriremos por causa de su nombre. Pero nosotros cargamos esas cruces de buena voluntad y con confianza, porque sabemos que ha hecho Dios por nosotros. Nunca nos dejará. “Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

La Primera Lectura: Isaías 50:4-­‐10 -­‐-­‐ Jesucristo, el Mesías aquí predicho por el profeta Isaías, sirve como nuestro ejemplo en los sufrimientos. Aguantaba burlas, dolor, hasta la muerte para cumplir con la voluntad de Dios. Como resultado de su sufrimiento, Dios lo resucitó de entre los muertos y lo exaltó hasta lo sumo. A nosotros, quienes andamos aquí en este mundo oscuro en que no podemos ver la salvación que nos espera, Dios nos anima a confiar en él, porque vendrá el día en que nosotros sí veremos nuestra salvación.

El Salmo del Día: Salmo 116

La Segunda Lectura: Santiago 2:1-­‐5,8-­‐10,14-­‐18 -­‐-­‐ Nosotros vamos al cielo porque Dios nos ha declarado inocente por los méritos de nuestro Señor Jesucristo. Recibimos esta justificación por medio de la fe y no por obras. Pero la verdad es que la fe naturalmente va a producir frutos para agradecer a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros. No existe fe que no produce obras. Uno de los frutos de nuestra fe es la obediencia a la segunda tabla de la ley: amar a nuestro prójimo. Para agradecer a Dios por el amor que nos ha mostrado, no haremos excepción de personas, sino aceptar a todos como Cristo sin excepción ha aceptado a nosotros.

El Evangelio: Marcos 8:27-­‐35 -­‐-­‐ Tres grandes verdades se encuentran en el evangelio para esta mañana. Primero que la fe cristiana se basa en la confesión que Jesús es el Salvador prometido en el Antiguo Testamento, el Hijo de Dios. Segundo, que para ganar nuestra
salvación fue necesario que Cristo sufriera y muriera en una cruz. Tercero, que el cristiano mientras que está aquí en este mundo pecaminoso va a sufrir por causa del nombre de Cristo.

27Salieron Jesús y sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo. Y en el camino preguntó a sus discípulos, diciéndoles: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? 28Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. 29Entonces él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy? Respondiendo Pedro, le dijo: Tú eres el Cristo. 30Pero él les mandó que no dijesen esto de él a ninguno.
31Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días. 32Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle. 33Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo:
¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.
34Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en
pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 35Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

RECONOZCAMOS QUE JESÚS CARGÓ LA CRUZ POR NOSOTROS

Este pasaje es muy conocido entre nosotros porque lo usamos en el tiempo de la Cuaresma para meditar quién es aquel que fue a la cruz y como por amor a nosotros fue a Jerusalén para terminar su obra de redención. Hoy este pasaje en este tiempo de Pentecostés es muy apropiado usarlo porque Jesús nos enseña en que consiste tomar la cruz, tomar su cruz. Nos enseña San Pedro 1Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.
2Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será
blasfemado, 3y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. 2 Pedro 2:1-­‐3 Pedro en estos versículos está hablando de aquellos que hoy en día están predicando que sí una persona es cristiana sus problemas terminarán por el hecho de pertenecer a su iglesia, sí alguien tiene problemas económicos dando los diezmos se solucionará sus problemas. Sí tienen alguna enfermedad solamente necesitan oración y
ayuno y bastantes horas para esto para que Dios le pueda bendecir son salud física. Estos son los que Pedo llama mercaderes del Evangelio porque solamente por su codicia predican la Biblia haciendo que muchos lleven una vida cristiana falsa porque creen que solo siendo cristianos todo lo malo que les pasa en esta vida terminará como un premio a su lealtad con Dios y que no necesitan cargar la cruz que Cristo nos enseña en este pasaje porque se han ganado no hacerlo por las obras que hacen para ganar la voluntad del Padre. Necesitamos definir que es la cruz de la cual habla Cristo en este pasaje en el versículo 34 Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Negarse a sí mismo quiere decir que dejaremos de hacer nuestra voluntad y hacer la voluntad de Dios y es ahí donde está la cruz para cada uno de nosotros, ¡qué difícil es negarnos a nosotros para hacer la voluntad del Padre! Porque cuando vamos a negarnos así mismo es dejar a un lado el YO y dejar que el Padre sea quien gobierne nuestra vida. Pero llegamos a las cruces que tienen los jóvenes hoy en día, esto nos recuerda a David en el salmo 25:7 De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; los jóvenes pelean con su YO al dejar que sus pasiones juveniles les gobiernen, al dejar que la música sexual sea su mejor deleite, al dejar que el sexo fuera del matrimonio sea su pasatiempos. Los que estamos en la edad adulta también tenemos nuestras cruces que son movidas por la ambición y la lucha por sobrevivir en un mundo altamente competitivo, arriesgado y depredador, aquí hay muchos cristianos luchando con su YO para dejar que sea el Padre de los cielos que gobierne sus vidas porque quieren solucionar por sí solos todos los problemas que se tienen en este mundo. También el matrimonio tiene sus cruces cuando el esposo olvida aquellas líneas que ganaron el amor de su esposa, cuando la esposa olvida las ternuras con que gano la devoción de su esposo. Aquí vemos un matrimonio llevando su Cruz al dejar que el YO predomine en vez de recordar la voluntad de Dios y por esto es que las tendencias al divorcio están en aumento.

Cada uno de nosotros necesitamos reconocer que estamos al igual que Pedro cuando se dejó llevar por el diablo aconsejando a Jesús que no fuera a Jerusalén a morir por el perdón de los pecados del mundo, Pedro le estaba diciendo a Jesús que era más importante cuidar su vida que morir a manos de sus enemigos en Jerusalén. Nosotros al igual que Pedro no nos gusta llevar nuestra cruz y por esto amamos más las cosas de este mundo que hacer la voluntad de Dios. ¡Hemos pecado en contra de nuestro Dios por no negarnos a nosotros mismos y seguir su cruz!

Es el momento de que los jóvenes, los adultos, los matrimonios vean a la cruz de Cristo, allí esta el secreto de negarnos a nosotros mismos porque Jesús se negó a si mismo en nuestro lugar y lo hizo perfectamente cuando no hizo su voluntad sino la del Padre y por esto Jesús les dijo a sus discipulos 31Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días. Jesús en su naturaleza humana
sabía que iba a sufrir mucho y esta era la voluntad de su Padre, pero él no le importó este sufrimiento y fue y lo hizo perfectamente. En ese momento que hablaba con sus discípulos Jesús estaba cargando su cruz y negándose a sí mismo y lo hizo por cada uno de nosotros. También encontramos el perdón de este pecado en la sangre de Cristo. Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Hebreos 13:12. Jesús se negó a sí mismo y al ir a la cruz nos dio el perdón de todos nuestros pecados y sí nosotros estamos convencidos de todo lo que Jesús hizo por nosotros y sí nosotros estamos en la misma línea de Pedro cuando 27Salieron Jesús y sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo. Y en el camino preguntó a sus discípulos, diciéndoles:
¿Quién dicen los hombres que soy yo? 28Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. 29Entonces él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy? Respondiendo Pedro, le dijo: Tú eres el Cristo. 30Pero él les mandó que no dijesen esto de él a ninguno. Pedro confesó que Jesús es el Cristo y nosotros también lo vamos a hacer y en el momento de hacerlo ahí empezamos a negarnos a nosotros mismos porque sabemos que la entrada al cielo no es por nuestros méritos, no es por nuestra obra sino por todo lo que Cristo hizo por nosotros y al creer esto estamos dejando a un lado al YO y estamos dejando que el nuevo hombre sea quien gobierne nuestras vidas y por esto cuando el diablo quiera arrebatarnos llevar nuestra cruz podamos decirle ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Esto lo podemos decir porque el Espíritu Santo vive dentro de nosotros y es por él que nuestro nuevo hombre no va a querer que nos perdamos sino que todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Y por esto desde este momento vamos a seguir cargando nuestra cruz en medio de este mundo tan perturbado y lleno del pecado y los Jóvenes tomarán su cruz 22Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. 2 Timoteo 2:22 para el joven será difícil decirle no a sus amigos que lo llevan al pecado, será difícil decirle al novio o la novia que no sigan teniendo relaciones sexuales hasta casarse y al tener esta dificultad llevarán su cruz con mucha alegría y Dios les bendecirá con justicia, fe, amor, paz y amigos creyentes que tienen sus corazones limpios que invocan al Señor. También los adultos llevaremos nuestra cruz cuando 33Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6:33 Dejando los afanes que nos trae este mundo, trabajando honradamente, usando el dinero de manera organizada, colocando primero las cosas de Dios antes que el trabajo como estando constantes en el culto, haciendo los devocionales diarios, orando en cada momento de nuestras vidas. Muchos nos tratarán de fanáticos, nos atacarán en nuestros trabajos por pensar así, muchos amigos nos abandonarán pero nosotros gustosamente cargaremos nuestra cruz dejando nuestros propios intereses y haciendo la voluntad del Padre que nos dará el pan diario, todo lo que necesitamos para vivir. Los esposos mantendrán vivo el deseo de Dios cuando habla del matrimonio 5y dijo: Por esto el hombre
dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? 6Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Mateo 19:5-­‐6 Llevarán la cruz del matrimonio cumpliendo con amor la promesa que se hicieron el uno al otro delante de Dios y de muchos testigos.

Oremos juntos para que sigamos cargando esta cruz con alegría y dejemos que el Espíritu Santo que vive dentro de nosotros sea quien nos ayude con esto, él tiene el poder de hacerlo y nosotros estemos gozosos de llevar esta cruz en medio de este mundo que sólo nos ofrece tribulaciones, tristezas, enfermedades, pleitos, enemistados. El Espíritu Santo nos anima y hace que nos neguemos a nosotros porque él siempre muestra que nuestra prioridad es el cielo y la voluntad de nuestro Dios y él hará que cada cruz que llevamos en nuestras vidas sea fácil de llevar.

Amén.

[printfriendly]

Comentarios

Comentarios